Los delitos de lesa humanidad: su regulación en el derecho internacional y en el Código Penal Español

AutorSusana De Tomás Morales
Cargo del AutorCoordinadora
Páginas183-204

El presente artículo ha sido redactado por el profesor FRANCISCO BUENO ARÚS, Profesor Emérito de Derecho Penal Internacional de la Universidad Pontificia Comillas.

Page 183

1. Concepto

Parece ser que, después de algunos precedentes intentos doctrinales, legislativos, jurisprudenciales y convencionales, entre los que sobresalen los artículos 227 a 230 del Tratado de Versalles, que puso fin a la I Guerra Mundial y que declaraba al Kaiser Guillermo II culpable de "ofensa suprema a la moral internacional y a la responsabilidad sagrada de los tratados"1, el delito de lesa humanidad (respetemos Page 184 Page 185 Page 186 Page 187 el tradicionalismo lingüístico relativo al concepto de lesividad y sus derivados) se definió por vez primera en el artículo 6 del Estatuto del Tribunal de Nuremberg (Acuerdo de 8 de agosto de 1945 2), inspirador de reacciones tan contrarias como su rechazo por la doctrina penalista a causa sobre todo de la infracción voluntaria del principio de legalidad previa en materia de delitos y de penas (nullum crimen nulla poena sine lege), y su aceptación por la doctrina internacionalista, que entendió como un progreso la puesta en pie de un tribunal penal internacional, largamente deseado, así como la calificación del carácter criminal de la guerra de agresión en todo caso, la admisión del individuo por el Estado regulación directa de sanciones y tribunales penales internacionales en una norma convencional (nullum crimen sine poena)3, al margen de los Códigos estatales. Page 188

  1. El concepto positivo de delito de lesa humanidad, no muy preciso en su formulación, requería tres elementos, que tal vez podríamos denominar elemento objetivo, elemento temporal o finalista y elemento normativo, y que son los siguientes:

    1. Un resultado grave contra las personas, que por sí solo sería constitutivo de un delito contra la vida, la integridad o la libertad de aquéllas: asesinato, exterminio, esclavitud, deportación o cualquier otro acto inhumano; o persecuciones por motivos políticos, raciales o religiosos 4;

    2. Un elemento temporal o finalista: tales actos han de haberse llevado a cabo contra la población civil antes o durante la guerra o, si se trata de persecuciones, se requiere la intención específica que supone actuar por los motivos de referencia;

    3. En ejecución o conexión con crímenes que quedan bajo la jurisdicción del Tribunal, y que son, según el citado Estatuto, los crímenes de guerra y los crímenes contra la paz.

    En cambio, es indiferente que los delitos en cuestión constituyan también o no una violación de la legislación del Estado del territorio donde se cometió el delito. La punibilidad conforme al Derecho internacional consuetudinario de los crímenes contra la humanidad fue un principio reconocido en diversas ocasiones, por ejemplo, en el Proyecto de Código de Delitos contra la Paz y la Seguridad de la Humanidad de 1954 y proyectos posteriores. Los procesos celebrados por la comisión de tales delitos no fueron muchos, pero destaca el conocido caso Eichmann, donde el enjuiciamiento y la condena a la pena Page 189 máxima del imputado fueron precedidos de un auténtico secuestro por parte de la policía o del Ejército israelí 5 .

  2. Cincuenta años más tarde del Estatuto de Nuremberg, el concepto de delito de lesa humanidad es recogido en los Estatutos de los Tribunales internacionales para el enjuiciamiento y castigo de los crímenes internacionales perpetrados en la Antigua Yugoslavia (Acuerdo del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de 25 de mayo de 1993) y en Ruanda (Acuerdo del mismo órgano de 8 de noviembre de 1994), pero siempre con variaciones sobre los textos precedentes a cada uno de ellos:

    1. En el Estatuto del Tribunal para la Antigua Yugoslavia los crímenes de lesa humanidad se identifican por dos elementos: un elemento objetivo, que puede ser alguno de los delitos contra las personas antes enunciados, o encarcelamiento, tortura o violación; y un elemento temporal: cometidos contra la población civil durante un conflicto armado, interno o internacional. Dejan de ser tomados en consideración los actos realizados antes de una guerra. El genocidio pasa a ser valorado como un delito independiente respecto de este grupo de delitos (artículos 4 y 5).

    2. En el Estatuto del Tribunal para Ruanda, se sustituye "asesinato" por "homicidio intencional"; se suprime toda referencia a la guerra, sustituída por: "cuando hayan sido cometidos como parte de un ataque generalizado o sistemático contra la población civil", y se generaliza el elemento que consiste en la finalidad que guía al responsable ("por razones de nacionalidad o por razones políticas, étnicas, raciales o religiosas"), ampliada a los motivos nacionales o étnicos, finalidad que ahora debe exigirse en cualquiera de los delitos contra la humanidad y no sólo en la llamada persecución (art. 3).

  3. El Estatuto de la Corte Penal Internacional (Roma, 17 de julio de 1998) vuelve a modificar y complicar el concepto de crimen de lesa humanidad (art. 7), sin que se comprendan fácilmente las razones de Page 190 esta movilidad conceptual, que no desperdicia la ocasión de un nuevo texto sin introducir en él cambios de mayor o menor consideración.

    El crimen de lesa humanidad a partir de ahora requiere:

    1. El clásico elemento objetivo de una acción contra las personas, constitutiva de asesinato (nuevamente), exterminio, esclavitud, deportación (o traslado forzoso de población), encarcelación (u otra privación grave de la libertad física en violación de normas fundamentales de Derecho internacional), tortura, violación (o esclavitud sexual, prostitución, embarazo o esterilización forzados u otros abusos sexuales de gravedad comparable), persecución de un grupo o colectividad (fundada en motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos, de género o sexo 6, u otros motivos universalmente reconocidos como inaceptables con arreglo al Derecho internacional en conexión con cualquier crimen de la competencia de la Corte), desaparición forzada de personas (nuevo), el crimen de apartheid (nuevo) u otros actos inhumanos de carácter similar (que causen intencionalmente grandes sufrimientos o atenten gravemente contra la integridad física o la salud mental o psíquica). También es novedoso que el parágrafo 2 del artículo 7 defina extensamente los conceptos o tipos de las acciones enumeradas. MARTÍNEZ-CARDOS indica que "es la primera vez que se observa escrupulosamente el principio de legalidad en la tipificación de los delitos", lo que a mi juicio resulta coherente con el artículo 22 del mismo Estatuto 7 . Page 191

    2. Un elemento intencional general, que consiste en que tales delitos se cometerán "como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque" (art. 7.1), sin perjuicio de que, en el supuesto concreto de persecución de un grupo o colectividad con identidad propia (apartado h), se exija además la concurrencia de alguno de los motivos inaceptables que hemos señalado, algunos tradicionales y otros nuevos, que, a pesar del debate entablado sobre este punto, no se extienden a los demás delitos. Los conceptos de generalizado (acción masiva, frecuente, a gran escala, desarrollada colectivamente con considerable seriedad y dirigida contra una multitud de víctimas) y sistemático (ataque organizado y siguiendo una pauta regular sobre la base de una política común que abarca recursos sustanciales públicos o privados) han sido interpretados por el Tribunal penal internacional para Ruanda. Deben considerarse "población civil" aquellas personas que no forman parte del poder organizado del que proviene la violencia (WERLE). La nacionalidad de las víctimas no tiene ninguna importancia.

2. Algunas observaciones sobre su naturaleza
  1. Las infracciones penales de lesa humanidad son "crímenes" para el Estatuto de la CPI de 17 de julio de 1998 y "delitos" para el CP español vigente. En la legislación francesa y de otros países, que siguen la clasificación tripartita de las infracciones penales (crímenes, delitos y contravenciones), también figuran como crímenes, que es palabra que, además de referirse a las infracciones de mayor gravedad, tiene connotaciones lingüísticas que evocan una mayor repugnancia moral. España y los demás países que siguen la clasificación bipartita, tienen necesariamente que considerarlas delitos, por imperativo del principio de legalidad. La diferencia de nomenclatura carece a mi juicio de trascendencia.

  2. Los delitos de lesa humanidad son "delitos internacionales", en el doble sentido, material y formal, de la expresión. Formalmente, Page 192 son delitos internacionales porque se encuentran regulados en normas de Derecho internacional, como son las Decisiones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que crearon los Tribunales de la Antigua Yugoslavia y de Ruanda o el Tratado internacional de 1998 que puso en pie la Corte Penal Internacional. Materialmente, lo son porque el bien jurídico protegido es fundamentalmente el orden público internacional, de titularidad universal, o, si se quiere precisar más, la paz, la seguridad y el bienestar mundiales, que van más allá de los bienes jurídicos de los particulares afectados por la conducta del delincuente, los cuales son principalmente la vida, la integridad física o mental, la libertad, la libertad sexual, es decir, el "núcleo duro" de los derechos fundamentales. Es la importancia y la cantidad de estos resultados lo que convierte a los delitos en "crímenes de trascendencia para la comunidad internacional en su conjunto". RUEDA FERNÁNDEZ los considera como "crímenes contra...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR