STS 451/2002, 15 de Marzo de 2002

PonenteJoaquín Martín Canivell
ECLIES:TS:2002:1890
Número de Recurso1515/2000
ProcedimientoPENAL - 01
Número de Resolución451/2002
Fecha de Resolución15 de Marzo de 2002
EmisorTribunal Supremo - Sala Segunda, de lo Penal

SENTENCIA

En la Villa de Madrid, a quince de Marzo de dos mil dos.

En el recurso de casación por Infracción de Ley y Quebrantamiento de Forma que ante Nos pende, interpuesto por Germán y Alexander , contra Sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Zaragoza (Sección 3ª), que condenó a Luis Miguel , Germán y Alexander , por un delito contra la salud pública, los componentes de la Sala Segunda del Tribunal Supremo que al margen se expresan se han constituido para la Votación y Fallo, bajo la Presidencia del primero de los indicados y Ponencia del Excmo. Sr. D. Joaquín MARTIN CANIVELL, estando representados los recurrentes por la Procuradora Sra. Dña. Mercedes Blanco Fernández.

ANTECEDENTES

  1. - El Juzgado de Instrucción número 2 de los de Egea de los Caballeros, instruyó Diligencias Previas 579/98 contra Luis Miguel , Germán y Alexander , y una vez concluso lo remitió a la Audiencia Provincial de Zaragoza (sección 3ª, rollo 52/99) que, con fecha 25 de Enero de dos mil, dictó sentencia que contiene los siguientes HECHOS PROBADOS:

"Los acusados Luis Miguel , Germán y Alexander sin antecedentes penales, siendo los dos primeros mayores de edad y el tercero de diecisiete años, en fecha y hora no concretadas, pero anteriores a las 16 horas del día 21 de noviembre de 1.998, adquirieron a persona cuya identidad no se ha podido determinar 34,97 gramos de anfetamina con la finalidad de transmitir mediante precio la mayoría de la substancia adquirida a terceras personas. Antes de las 16 horas del expresado día se reunieron los tres citados con los también acusados Luis Pablo y Ramón en una vivienda ubicada en el piso NUM000NUM001 del número NUM002 de gobierno de la AVENIDA000 de la localidad de Egea de los Caballeros (Zaragoza) que Luis Miguel tiene alquilada, llevando Ramón una balanza de precisión marca "GRAM" que había tomado prestada de la empresa MAGAPOR, donde trabaja; ya en el piso, empleando dicha balanza, procedieron al pesaje de la droga entregando a Luis Pablo y Ramón cantidades no concretadas guardando el resto Luis Miguel , Germán y Alexander parte para su consumo y el resto para venderlo en diversos bares de la localidad. Sobre las 19 horas del aludido día, salieron del domicilio indicado que vigilaba la policía local todos los acusados que fueron interceptados y trasladados a dependencias de la Guardia Civil excepto Luis Miguel que salió huyendo, aunque luego se presentó en el acuartelamiento voluntariamente. A Ramón se le ocupó la balanza. Posteriormente se llevó a cabo, por miembros de la Guardia Civil asistida de la Sra. Secretario del Juzgado de Instrucción nº Dos de Egea, provistos del oportuno mandamiento, la entrada en el domicilio expresado hallando en su interior lo siguiente: dos bolas de anfetamina que se encontraban en el frigorífico; en la mesa del salón restos de polvo de la misma substancia y un cuchillo de cocina y una tarjeta de telefónica con restos similares. Dentro de una guía de teléfonos se hallaron trozos de plástico de color obscuro de forma circular aptos para la elaboración de papelinas y dos notas manuscritas una con lotes de precios según dosis escrita por el acusado Alexander y otra con nombre y correspondientes a cantidades de dinero; finalmente 8.500 pesetas y una libreta de ahorros y extracto bancario a nombre de los ocupantes del piso, Luis Miguel y su novia. Posteriormente los agentes inspeccionaron diversos puntos de la vía pública, hallando en el lugar donde estaba estacionado el vehículo Opel Kadett W-....-W que conducía Luis Pablo y donde también se encontraba Germán , cuando ambos fueron interceptados, otra bolsa similar a las ocupadas en el frigorífico, 19 envoltorios conteniendo anfetamina formados con plástico obscuro similar al encontrado en el interior de la guía telefónica y otra papelina. Finalmente en unos setos de la misma Avenida por el lugar donde se intercepto a Ramón y Alexander , se encontró otra bola como las ya descritas y un monedero de Alexander que contenía tres dosis de anfetamina envueltas en plástico blanco 425 pesetas y dos llaves de candado. En total la anfetamina ocupada arrojó un peso de 34,97 gramos con un valor de 134.634 pesetas. No se ha acreditado que la droga adquirida por Luis Pablo y Ramón tuviera otro destino que su propio consumo". (sic)

  1. - La Audiencia de instancia dictó el siguiente pronunciamiento:

    "FALLO: Condenamos a Luis Miguel , Germán y Alexander , ya circunstanciados, como autores responsables del delito contra la salud pública que queda definido, sin la concurrencia en Germán de circunstancias modificativas de su responsabilidad criminal, y concurriendo en Alexander la atenuante de menor edad de dieciocho años en Luis Miguel la de actuar a causa de su grave adición a las anfetaminas, a las penas, al primero de prisión de tres años con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el mismo tiempo y a la multa de 200.000 pesetas con arresto sustitutorio de 20 días en caso de impago y al abono de 1/5 parte de las costas procesales. Al segundo a las penas de tres años y seis meses de prisión con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el mimo tiempo y multa de 200.000 pesetas con arresto sustitutorio de 20 días en caso de impago y abono de 1/5 parte de las costas. Y a Alexander a las penas de prisión de un año y seis meses y multa de 100.000 pesetas con arresto sustitutorio de 10 días en caso de impago, así como al bono de 1/5 parte de las costas procesales. Se decreta el comiso y destrucción de la droga intervenida y la destrucción de los demás efectos ocupados (balanza, recortes de plástico, cuchillo y tarjeta). Y Absolvemos a Luis Pablo y Ramón del delito contra la salud pública de que se les acusa, declarando oficio 2/5 partes de las costas procesales. Declaramos la solvencia de Luis Miguel y la insolvencia de Germán y Alexander , aprobando los autos que a este fin dictó y consulta el Sr. Juez Instructor".

  2. - Notificada la sentencia a las partes, se preparó recurso de casación por infracción de Ley y quebrantamiento de Forma, por la representación de Germán y Alexander , que se tuvieron por anunciados remitiéndose a esta Sala Segunda del Tribunal Supremo las certificaciones necesarias para su sustanciación y resolución, formándose el correspondiente rollo y formalizándose el recurso.

  3. - Por la representación de Germán se presentó escrito basando el recurso en los siguientes MOTIVOS DE CASACION:

PRIMERO

Por la vía del artículo 851.1 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por falta de claridad de los hechos probados.

SEGUNDO

Por la vía del n´º 1 del artículo 851 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por contradicción en los hechos probados.

TERCERO

Por la vía del artículo 5.4 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, se denuncia el quebrantamiento del principio constitucional de presunción de inocencia recogido en el artículo 24.2 de la Constitución Española.

CUARTO

Por la vía del nº 4.5 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, por vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva de los jueces y tribunales, sin que se pueda causar indefensión en relación con el artículo 14 de la Constitución Española.

QUINTO

Por la vía del nº 2 del artículo 849 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, al existir error en la apreciación de la prueba como se acredita por los documentos obrantes que no resultan contradichos por otros elementos probatorios.

SEXTO

Por la vía del nº 1 del artículo 849 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por la no aplicación de la eximente incompleta del nº 1 del artículo 21 del Código Penal, en relación con los números 1 y 2 del artículo 20 del mismo texto legal.

SEPTIMO

Por la vía del nº 1 del artículo 849 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por inaplicación de la atenuante que como alternativa se proponía por la defensa, recogida en el artículo 21.2 del Código Penal, en relación con la 2ª del mismo texto legal, aplicándola como muy cualificada con la delimitación penológica contemplada en la regla 4ª del artículo 66 del Código punitivo.

OCTAVO

Por la vía del nº 1 del artículo 849 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por la no aplicación de la atenuante analógica de arrepentimiento del artículo 21.6 del Código Penal, en relación con los números 4 y 5 de idéntico artículo y texto legal.

  1. - Por la representación de Alexander se formalizó el recurso basado en los siguientes MOTIVOS DE CASACION:

PRIMERO

Por quebrantamiento del principio constitucional de presunción de inocencia consagrado en el artículo 24.2 de la Constitución Española.

SEGUNDO

Por infracción del derecho constitucional a la tutela judicial efectiva consagrada en el artículo 24.1 de la Constitución Española, ante la ausencia de motivación de la sentencia impugnada.

  1. - Instruido el Ministerio Fiscal de los recursos interpuestos, la Sala admitió los mismos quedando conclusos los autos para señalamiento de Fallo, cuando por turno corrrespondiera.

  2. - Hecho el señalamiento para Fallo, se celebró la Votación prevista el 4 de Marzo de 2.002.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Recurso de Germán :

PRIMERO

Comienza este recurso con un motivo por quebrantamiento de forma, que se introduce por la vía del artículo 851.1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y alega falta de claridad en la expresión de los hechos probados. Se refiere el recurrente a que, respecto a él, se dice en los de la sentencia que su finalidad era "transmitir mediante precio la mayoría de la sustancia adquirida" y que él, Luis Miguel y Alexander guardaron el resto de cantidades de droga para, en parte, venderla en diversos bares de la localidad.

Pero las imprecisiones que el recurrente señala no son constitutivas del defecto que denuncia, el cual, para existir, es preciso que consista en la producción de una incomprensión en los hechos determinada por la ininteligibilidad de las frases utilizadas o por omisión de hechos fundamentales y necesarios para ser subsumidos en una figura penal típica, de tal suerte que, por ello se produzca una laguna o vacio en la descripción de los hechos: Tal cosa no sucede en la narración fáctica establecida en la sentencia objeto de este recurso, porque, independientemente de la falta de precisión en cuanto a la cantidad de droga que se afirma reservada para transmitir a otras personas, se entiende perfectamente la expresión utilizada que es inteligible y no sufre de omisión o incomprensión que impidan la subsunción.

El motivo ha de ser desestimado.

SEGUNDO

También el siguiente motivo del recurso denuncia un quebrantamiento de forma, que se alega con apoyo en el artículo 851.1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Dice el recurrente que se contradicen dos partes del relato de hechos. Una que afirma que el recurrente y otros dos acusados adquirieron 34'97 gramos de anfetamina con el fín de transmitir la mayoría de la sustancia terceras personas y otra, que entregaron, tras su pesaje, cantidades no concretadas a dos consumidores, guardando los tres el resto, en parte para su consumo y el resto para venderlo en distintas bases de la localidad.

Tampoco puede prosperar este motivo. El defecto formal denunciado exige para existir que exista una contradicción interna de carácter gramatical entre diversos términos de los hechos, de tal modo que la afirmación de unos sea incompatible con la afirmación de otros, con un resultado contradictorio, que sea insubsanable y recaiga sobre elementos fácticos esenciales para la subsunción, con el efecto de hacer imposible que el relato sea soporte adecuado para la aplicación de la calificación jurídica pretendida. Pero, en el caso presente, los dos términos del relato histórico que afirma el recurrente se contradicen entre sí, no son contradictorios porque adquirir droga para transmitir la mayor parte de la adquirida a terceras personas no se opone a que se transmitiera una parte de ella, no determinada en su cantidad, a dos personas de identidad conocida, y guardar parte del resto para venderlo. Antes bien, la segunda expresión describe dos formas de realizar lo que en la primera expresión se afirma sobre ser el propósito de los adquirentes destinar una parte para transmitirla a terceras personas. Así que el motivo ha de perecer.

TERCERO

El motivo correlativo del recurso denuncia, por la vía del artículo , 5 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, quebrantamiento del derecho del acusado a la presunción de inocencia que garantiza el artículo 24.2 de la Constitución. Se explica a continuación que el recurrente manifestó que algunos fines de semana consumía droga en común con otros de los acusados, pero no se le encontró en posesión de cantidad alguna de droga.

Con repetición frecuente tiene dicho esta Sala que, cuando en casación se alega infracción del derecho a la presunción de inocencia, su función se ha de limitar a comprobar si el juzgador de instancia contó con prueba suficiente de cargo para dictar una sentencia de condena, verificar si esa prueba se ha obtenido en correctas condiciones de inmediación y contradicción y que no procede de violación de derechos o libertades fundamentales, y cerciorarse de que su valoración se ha hecho con criterio de lógica y experiencia suficientemente expresados en la preceptiva motivación de la resolución adoptada.

Niégase en este caso que el tribunal que juzgó al recurrente hubiera contado con prueba de signo acusatorio para poder condenarle y, al negarlo, se olvida que, tanto ante la policía como ante el juez de instrucción y en ambas ocasiones asistido de letrado, al acusado ha manifestado que guardaba una parte de la anfetamina adquirida en cantidad de 5 gramos para un amigo que se la había encargado y cuyo nombre no quiso decir. Con tal reconocimiento por su parte de que destinaba parte de la droga a un tercero, es claro que contó el tribunal con prueba de la tenencia por parte del acusado de droga con finalidad de destinarla al tráfico y, por tanto, no puede acogerse el motivo, el cual ha de ser desestimado.

CUARTO

El siguiente motivo del recurso, cuarto en el orden de su formulación, alega, con apoyo en el artículo 5.4º de la Ley Orgánica del Poder Judicial, vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva en relación con el derecho a no sufrir indefensión y con el artículo 14 de la Constitución que proclama la igualdad de todos los españoles ante la Ley. Se queja sobre todo el recurrente de la diferencia de trato con el coacusado Luis Miguel en el que la Sala de instancia ha apreciado concurrir la atenuante.

Sin embargo, en cuanto a no haberse respetado el derecho a la tutela judicial efectiva del recurrente, la sentencia recurrida dedica todo un amplio fundamento jurídico a la evaluación y razonamiento sobre si concurre en él una atenuante, en especial la alegada atenuante eximente incompleta de intoxicación por droga y la analógica de la de arrepentimiento. Empero, es evidente que, por el contrario, nada se razona sobre la atenuante de grave adicción a drogas o sustancias psicotrópicas, que, con carácter subsidiario para caso de denegación de la concurrencia de la dicha eximente incompleta, planteó la defensa de este recurrente, por lo que en este concreto aspecto sufrió denegación de la tutela judicial efectiva al no haberse ofrecido motivación alguna al respecto de la denegación de la concurrencia en el caso de la dicha atenuante y, en consecuencia, procede acoger el motivo.

QUINTO

Por la vía del número 2 del artículo 849 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal se articula el quinto motivo del recurso. Manifiesta el recurrente que el juzgador de instancia ha sufrido en la apreciación de la prueba al no tomar en consideración las conclusiones del detallado informe que sobre su adicción a las drogas y efectos sobre sus capacidades cognoscitivas y volitivas ha realizado el doctor Carlos Alberto .

Abundante jurisprudencia de esta Sala viene señalado la necesidad para el éxito de un motivo, que se acoja a la calificada de estrecha vía de casación del error de hecho, de que ese error se acredite precisamente mediante prueba que inequívocamente merezca la calificación de documental, a la que, excepcionalmente, se igualan con valor de documento, las conclusiones de informes o dictámenes periciales cuando se trate de uno solo, o si con varios, sean absolutamente coincidentes en sus conclusiones las que acogidas por el juzgador, llegue no obstante a conclusiones distintas a las del informe sin expresar plausibles razones para la disidencia.

En este caso sucede que, el informe único pericial sobre el acusado que ahora recurre, en relación con los efectos que le determina el consumo de drogas, ha sido plenamente seguido por el tribunal que le ha condenado, en cuanto al dicho informe dice rotundamente que no sufre psicosis o enfermedad mental alguna, ni sus capacidades cognoscitivas y volitivas aparecen afectadas por el consumo de drogas que, en efecto, se dice, le afectan, pero aclarando que tan solo en cuanto a procurarselas, con lo que el tribunal, teniendo en cuenta que no se trataba en la ocasión enjuiciada de procurárselas y precisamente acogiendo las conclusiones del informe, ha rechazado la apreciación de la atenuante eximente incompleta por el acusado pretendida. Ante la ausencia de erróneo desacuerdo, procede la desestimación del motivo.

SEXTO

Se apoya en el artículo 849.1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal el motivo sexto del recurso para denunciar infracción de Ley, determinada por la no aplicación al recurrente de la atenuante eximente incompleta que establece el artículo 21.1º en relación con el 20.2º del Código Penal. Se arguye en el motivo que no puede admitirse que la afectación de la voluntad del acusado sólo para procurarse la droga sea una conducta que pueda separarse de la necesidad de adquirirla a otra persona, debiendo considerarse la figura del consumo-tráfico y, sin apartarse de las consideraciones médicas, debió el tribunal acoger la atenuante que se alega.

La figura de la eximente establecida en el número 2º del artículo 20 del Código Penal y la atenuante que de ella pueda derivarse aplicando el número 1º del artículo 21 del mismo Código, está definida por dos elementos: 1º) existencia en el sujeto de una intoxicación determinada por el consumo de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas u otras que produzcan efectos análogos, o influencia sobre él de un síndrome de abstinencia determinado por su dependencia de tales sustancias, y 2º) como consecuencia de los predichos síndromes de abstinencia o intoxicación, un efecto psicológico en el afectado que le impida, bien la comprensión de la ilicitud del hecho, bien la capacidad de obrar en conformidad con esa comprensión. Con tales presupuestos a la vista, en el presente caso se observa que del actual recurrente, en la ocasión de hechos, no consta ni que se encontrara en situación de intoxicación plena o menos plena, o bajo los efectos de un síndrome de abstinencia, ni tampoco que tuviera afectadas negativamente sus capacidades psicológicas de comprender la ilicitud de lo que hacía o de obrar en conformidad con esa comprensión. Consecuentemente, aun acogiendo plenamente, las conclusiones del perito médico, no se podía encuadrar su conducta bajo la atenuante que se pretende, toda vez que en la ocasión de hechos no estaba acuciado por la necesidad de procurarse la droga, que el mismo ha reconocido acababa de consumir aquella tarde. Por lo tanto, el motivo no puede ser acogido.

SEPTIMO

También se apoya el siguiente motivo del recurso en el artículo 849.1º, para denunciar infracción de Ley al no haberse aplicado en la sentencia recurrida, como alternativa para el caso de no acogerse la atenuante eximente incompleta, la circunstancia 2ª del artículo 21 del Código Penal.

Es en esta alegación donde, sobre la base del informe médico referente a los efectos en el acusado del consumo de drogas, puede tener éxito la pretensión del recurrente. Según ese informe, se encontraba afectado por una severa dependencia al consumo de anfetaminas. Como él mismo ha reconocido que reservaba droga para entregar a un amigo y como consta que también se proponía distribuirla, es aquí donde la figura del consumidor traficante tiene su encaje con el efecto atenuante que en el citado número 2º del artículo 21 se previene, puesto que la actividad de dedicar droga al ilícito tráfico estaba determinada por la necesidad de satisfacer las necesidades de consumo que su grave dependencia le determinaba.

El motivo ha de ser acogido.

OCTAVO

El último motivo de este recurso, denuncia infracción legal, como los precedentes por la vía del artículo 849.1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, determinada en este caso, según el recurrente, por no haberse aplicado una atenuante analógica al arrepentimiento que permite el número 6 del artículo 21 del Código Penal. A tal fin señala en el motivo, que cooperó con sus propias declaraciones a su propia incriminación, así como que el sargento de la policía que le tomó declaración ha señalado que era el más arrepentido de todos.

Desde hace tiempo no se basa ya la atenuante de arrepentimiento en un efectivo sentimiento de pesar por su conducta en el acusado, sino sólo en la realización por el mismo de actos que objetivamente conduzcan a la efectividad en la aplicación de la norma penal. Por ello la alegada reacción de arrepentimiento que del recurrente se afirma resulta a tal fin irrelevante. En cambio, comoquiera que la realización de una conducta conducente al descubrimiento del delito, ha de realizarse antes de que el sujeto que la efectúe conozca la existencia de un procedimiento judicial para su averiguación y represión, incluso para acogerla con el carácter de analógica, pues de otro modo se acogería con efecto atenuatorio una circunstancia a la que faltaran requisitos básicos de aquella con la que se asimile, y como quiera que en el presente caso las manifestaciones reconociendo su conducta por este acusado las efectuó una vez que ya sabía que se seguía procedimiento en averiguación de los hechos, no puede admitirse la circunstancia atenuante analógica que pretende y, en consecuencia el motivo ha de ser desestimado.

Recurso de Alexander :

NOVENO

El primero de los motivos de este recurso denuncia quebrantamiento del derecho constitucional de presunción de inocencia, al no existir prueba de cargo suficiente para la condena del actual recurrente que ha manifestado que la droga que se le ocupó era para su consumo.

Ya antes, en esta resolución, se ha expresado cuales son las funciones de esta Sala de casación cuando ante ella se alega infracción del derecho a la presunción de inocencia. En el presente caso niega el recurrente que contara el juzgador de instancia con suficiente prueba de cargo a él referente sobre la realización de actos de tráfico de drogas.

Pues bien, aunque en el acto del juicio oral se desdijeron los coinculpados de lo dicho anteriormente, es lo cierto que en sus primeras declaraciones Germán y Ramón dicen que era la finalidad de varios de ellos, entre Los que se designaba a este acusado, dedicar el resto de la sustancia que no consumieran a la venta a otras personas en los bares nocturnos de Egea de los Caballeros. Pudo lícitamente el tribunal de instancia acoger esas declaraciones anteriores a las hechas en el juicio oral, y así lo ha razonado en su sentencia. Por ello resulta ahora procedente entender que contó el juzgador de instancia con prueba suficiente de cargo para la condena de este recurrente y, por ende, este motivo ha de ser desestimado.

DECIMO

El otro motivo de este recurso también denuncia vulneración de un derecho constitucionalmente garantizado, en este caso el derecho a la tutela judicial efectiva. La infracción se dice determinada por no haberse hecho en la sentencia ninguna consideración de los informes aportados a la causa respecto al consumo por este acusado de sustancias estupefacientes, ni por lo tanto incluir este tema en la motivación preceptiva de la sentencia con exclusión por ello de los efectos atenuantes que los informes debieran haber producido.

En las conclusiones provisionales elevadas a definitivas al término del acto del juicio oral, la defensa de este acusado, se limitó a negar las correlativas del Ministerio Fiscal interesando a continuación la libre absolución de su defendido, y aunque entre la prueba que solicitó se pedía fueran aportados datos de un centro de prevención de Zaragoza sobre acogida de su defendido en un centro de deshabituación, no se planteó la cuestión de que fuera éste adicto al consumo de drogas ni de que de ello pudiera derivarse alguna disminución de su responsabilidad penal. Por otra parte los datos que se desprenden de las diversas certificaciones que sobre él se han unido a la causa, o bien no mencionan para nada relación alguna con el consumo de drogas (equipo técnico del Juzgado de menores de Zaragoza), o bien se limitan a señalar sin dar fechas concretas de cuando, que sus hábitos de consumo habían pasado de ser de consumir en fín de semana a consumir también entre semana (informe del Ayuntamiento de Zaragoza, librado catorce meses después de los hechos, el 13 de enero de 2.000). En tales condiciones no es posible admitir que su derecho a la tutela judicial efectiva fue vulnerado por no expresarse nada en la motivación de la sentencia sobre una adicción a drogas que tan solo ahora, en casación, hay constancia de que alegue.

El motivo ha de ser desestimado.

III.

FALLO

F A L L A M O S : Que debemos DECLARAR Y DECLARAMOS NO HABER LUGAR AL RECURSO DE CASACION interpuesto por Alexander contra sentencia dictada, el veinticinco de Enero de dos mil, por la Audiencia Provincial de Zaragoza, sección tercera en causa contra el mismo y otros seguida por delito contra la salud pública, con expresa condena al recurrente en las costas ocasionadas por su recurso.

Y debemos DECLARAR Y DECLARAMOS HABER LUGAR al recurso de casación interpuesto por Germán contra la misma dicha sentencia, acogiendo para ello los motivos cuarto y séptimo, por vulneración de precepto constitucional e infracción de Ley respectivamente, de recurso. Y, en su virtud, CASAMOS Y ANULAMOS dicha sentencia con declaración de oficio de las costas determinadas por su recurso.

Comuníquese esta resolución y la que a continuación se dicta a la mencionada Audiencia Provincial.

Así por esta nuestra sentencia, que se publicará en la Colección Legislativa lo pronunciamos, mandamos y firmamos . D. José A. MARTIN P. D. José A. MARAÑON CH. D. Joaquín MARTIN C.

SEGUNDA SENTENCIA

En la Villa de Madrid, a quince de Marzo de dos mil dos.

En la causa incoada por el Juzgado de Instrucción número 2 de Egea de los Caballeros y seguida ante la Audiencia Provincial de Zaragoza, sección tercera, por delito contra la salud pública, contra los acusados: Luis Miguel , hijo de Eduardo y María Carmen, de 22 años de edad, natural de Zaragoza y vecino de Egea de los Caballeros; Germán , hijo de Santiago y María Teresa, de 22 años de edad, natural de Zaragoza y vecino de Egea de los Caballeros; Luis Pablo , hijo de Félix y María Angeles, de 23 años de edad, natural y vecino de Egea de los Caballeros, Ramón , hijo de Félix y Maria Teresa, de 82 de años de edad, natural de Zaragoza y vecino de Egea de los Caballeros, y Alexander , hijo de Jesús y María Pilar, de 21 años de edad, natural de Tarragona y vecino de Egea de los Caballeros, en la que por mencionada Audiencia y Sección, el 25 de Enero de dos mil, se dictó sentencia que ha sido CASADA Y ANULADA por la dictada hoy por esta Sala Segunda del Tribunal Supremo, que, integrada por los Excmos. Sres. expresados al margen y bajo ponencia del Excmo. Sr. D. Joaquín MARTIN CANIVELL, hace constar lo siguiente:

PRIMERO

Se acogen y dan por reproducidos los de la sentencia recurrida.

SEGUNDO

Se añade a los hechos probados que el acusado Germán ha realizado los hechos de posesión para el de tráfico de sustancias psicotrópicas bajo efectos de una grave adicción a su consumo.

U N I C O .- Igualmente se acogen y dan por reproducidos los de la sentencia objeto de recurso, a los que se adiciona lo expresado en la presente sentencia de casación para entender concurre en el acusado Germán una atenuante de realización del hecho a causa de su grave adicción al consumo de drogas y sustancias psicotrópicas del número 2 del artículo 61 del Código Penal, con lo que precede reducir su condena de prisión a tres años, y con la posibilidad de aplicación de lo dispuesto en el artículo 87 del Código Penal.

F A L L A M O S

Que debemos CONDENAR Y CONDENAMOS a Germán como autor responsable de un delito contra la salud pública, y la concurrencia en él de la atenuante de realizar el hecho a causa de su grave adicción al consumo de drogas estupefacientes y sustancias psicotrópicas, a la pena de tres años de prisión con la accesoria de inhabilitación especial del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, penas que sustituyen a la de prisión de tres años y seis meses con igual accesoria que le imponía la sentencia recurrida, que debemos CONFIRMAR Y CONFIRMAMOS la sentencia en cuanto a la pena de multa con arresto sustitutorio que al mismo Germán impone, así como en la totalidad de sus restantes pronunciamientos.

Procédase con respecto a la pena impuesta a Alexander de conformidad con lo dispuesto en la disposición transitoria de la Ley Penal del Menor.

Así por esta nuestra sentencia, que se publicará en la Colección Legislativa lo pronunciamos, mandamos y firmamos . D. José A. MARTIN P. D. José A. MARAÑON CH. D. Joaquín MARTIN C.

PUBLICACIÓN.- Leidas y publicadas han sido las anteriores sentencias por el Magistrado Ponente Excmo. Sr. D. Joaquín Martín Canivell, mientras se celebraba audiencia pública en el día de su fecha la Sala Segunda del Tribunal Supremo, de lo que como Secretario certifico.

13 sentencias
  • AAP Orense 544/2021, 11 de Octubre de 2021
    • España
    • 11 Octubre 2021
    ...1345/99, 27-9; 1509/99, 28-10; 3/00, 20-1; 53/00, 27-1; 55/00, 18-1; 238/00, 14-2; 261/00, 21-2; 493/00, 27-3; 110/02, 29-1; 409/02, 7-3; 451/02,15-3 ). / Aspecto psicológico: la anulación completa o limitación incompleta de la voluntad y de la inteligencia. Es decir, que, como consecuencia......
  • AAP Burgos 301/2017, 4 de Mayo de 2017
    • España
    • 4 Mayo 2017
    ...; 1509/99, 28-10 ; 3/00, 20-1 ; 53/00, 27-1 ; 55/00, 18-1 ; 238/00, 14-2 ; 261/00, 21-2 ; 493/00, 27-3 ; 110/02, 29-1 ; 409/02, 7-3 ; 451/02,15-3 ). &nb sp; / Aspecto psicológico : la anulación completa o limitación incompleta de la voluntad y de la inteligencia. Es decir, que, como con......
  • AAP Orense 608/2020, 16 de Diciembre de 2020
    • España
    • 16 Diciembre 2020
    ...1345/99, 27-9; 1509/99, 28-10; 3/00, 20-1; 53/00, 27-1; 55/00, 18-1; 238/00, 14-2; 261/00, 21-2; 493/00, 27-3; 110/02, 29-1; 409/02, 7-3; 451/02,15-3). ) Aspecto psicológico: la anulación completa o limitación incompleta de la voluntad y de la inteligencia. Es decir, que, como consecuencia ......
  • SAP Zaragoza 51/2003, 30 de Junio de 2003
    • España
    • 30 Junio 2003
    ...modo se acogería con efecto atenuatorio una circunstancia a la que faltaran requisitos básicos de aquella con que se asimila (Sentencia Tribunal Supremo 15-3-2002). Tampoco es aplicable el artículo 376 del Código Penal, que contempla al arrepentido en estos delitos, pues no se dan en este c......
  • Solicita tu prueba para ver los resultados completos

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR