COVID-19 y Justicia Social. Un enfoque sindémico de la resistencia a la vacunación

AutorJosé Ramón Orrantia Cavazos
Páginas23-46
COVID-19 i Justícia social: un enfocament sindèmic de la resistència a la vacunació José Ramón Orrantia Cavazos
Rev Bio y Der. 2022; 54: 23-46
DOI 10.1344/rbd2021.54.37533
www.bioeticayderecho.ub.edu - ISSN 1886-5887
| 24
Resum
Les afectacions per la pandèmia de COVID-19 depenen de determinants socioculturals que blinden a alguns individus o
grups dels efectes més severs o tornen a uns altres més susceptibles de sofrir danys a la seva salut, posició social o
estabilitat econòmica. El cas de la vacunació és simptomàtic de com grups específics sofreixen major vulnerabilitat per
inequitats socioeconòmiques i determinants culturals. Conseqüentment, la resistència a la vacunació entre aquests
grups pot aprofundir la vulnerabilitat, per la qual cosa és necessari dissenyar estratègies que, en confrontar la
resistència a la vacunació, no deixin de costat aquelles inequitats estructurals que, de no atendre's, continuaran
alimentant la suspicàcia i renuència a vacunar-se. En aquest treball sostenim que les polítiques de salut pública
enfocades a promoure la vacunació poden beneficiar-se d'un enfocament sindèmic que consideri les sinergies entre
malalties i determinants socioeconòmiques i culturals. Això implica introduir problemes de justícia social en la
planificació d'estratègies de salut pública. Fent una anàlisi crítica del treball del bioeticista Norman Daniels qui
aborda la importància moral de la salut pública des d'una interpretació de la teoria de la justícia de John Rawls
reprenem les crítiques a la justícia com a imparcialitat de les postures comunitarista i de les polítiques de la diferència
(específicament I. M. Young), per a mostrar que un enfocament sindèmic de la salut pública és indispensable per a
aconseguir un a vacunació completa: el disseny d'estratègies haurà de considerar els contextos específics de grups
renuents a vacunar-se per a aconseguir eficiència a curt, mitjà i llarg termini.
Paraules clau: salut pública; sindèmia; justícia com a imparcialitat; comunitarisme; polítiques de la diferència;
resistència a la vacunació; determinants socioculturals; vulnerabilitat.
Abstract
The effects of COVID-19 pandemic depend on socio-cultural determinants that shield some individuals or groups from
the most severe effects or make others more vulnerable to suffering harms to their health, social position, or economic
stability. The case of vaccination is symptomatic of how specific groups suffer a higher degree of vulnerability due to
socioeconomic inequalities and cultural determinants. Consequently, vaccine hesitancy among these groups might
deepen the vulnerabilities, which is why it is necessary to design strategies that, while confronting vaccine hesitancy,
do not ignore those structural inequalities which could continue feeding skepticism and resistance to vaccination, if
unattended. In this work we claim that public health policies focused on promoting vaccination may benefit from a
syndemic approach that considers the synergies between diseases and socioeconomic and cultural determinants. This
implies introducing social justice issues into the planning of public health strategies. By critically analyzing the work of
bioethicist Norman Daniels who goes over the moral importance of public health from an interpretation of John
 we explore the criticism to justice as fairness made by the communitarian and the politics of
difference standpoints (specifically, I. M. Young), to show that a syndemic approach to public health is essential to
achieve complete vaccination: the design of strategies will have to consider the specific contexts of vaccine hesitant
groups, to achieve efficiency vaccinating in the short, medium and long term.
Keywords: Public health; syndemics; justice as fairness; communit arianism; politics of difference; vaccine hesitancy;
sociocultural determinants; vulnerability.
Resumen
Las afectaciones por la pandemia de COVID-19 dependen de determinantes socio-culturales que blindan a algunos
individuos o grupos de los efectos más severos o vuelven a otros más susceptibles de sufrir daños a su salud, posición
social o estabilidad económica. El caso de la vacunación es sintomático de cómo grupos específicos sufren mayor
vulnerabilidad por inequidades socioeconómicas y determinantes culturales. Consecuentemente, la resistencia a la
vacunación entre estos grupos puede profundizar la vulnerabilidad, por lo que es necesario diseñar estrategias que, al
confrontar la resistencia a la vacunación, no dejen de lado aquellas inequidades estructurales que, de no atenderse,
seguirán alimentando la suspicacia y renuencia a vacunarse. En este trabajo sostenemos que las políticas de salud
pública enfocadas a promover la vacunación pueden beneficiarse de un enfoque sindémico que considere las sinergias
entre enfermedades y determinantes socioeconómicas y culturales. Esto implica introducir problemas de justicia social
en la planificación de estrategias de salud pública. Haciendo un análisis crítico del trabajo del bioeticista Norman Daniels
quien aborda la importancia moral de la salud pública desde una interpretación de la teoría de la justicia de John
Rawls retomamos las críticas a la justicia como imparcialidad de las posturas comunitarista y de las políticas de la
diferencia (específicamente I. M. Young), para mostrar que un enfoque sindémico de la salud pública es indispensable
para lograr una vacunación completa: el diseño de estrategias tendrá que considerar los contextos específicos de grupos
renuentes a vacunarse para lograr eficiencia a corto, mediano y largo plazo.
Palabras clave: salud pública; sindemia; justicia como imparcialidad; comunitarismo; políticas de la diferencia;
resistencia a la vacunación; determinantes socioculturales; vulnerabilidad.
COVID-19 i Justícia social: un enfocament sindèmic de la resistència a la vacunació José Ramón Orrantia Cavazos
Rev Bio y Der. 2022; 54: 23-46
DOI 10.1344/rbd2021.54.37533
www.bioeticayderecho.ub.edu - ISSN 1886-5887
| 25

La pandemia de COVID-19 pone de relieve nuestra humanidad compartida: todos somos
vulnerables, sin importar color de piel, género, nacionalidad o estatus social. Esta crisis nos une
porque todos hemos perdido a alguien o hemos sufrido en carne propia los estragos de la
enfermedad: físicos, psicol ógicos, económicos. Pero no todos hemos padecido la pandemia de la
misma manera: existen determinantes (factores) socio-culturales que blindan a algunos
individuos o grupos de las afectaciones más severas o vuelven a otros más vulnerables o
susceptibles de sufrir daños a la salud, la posición social o la estabilidad económica. La COVID -19
es global, pero no es democrática.
El caso de la vacunación es sintomático de la forma como ciertas poblaciones son afectadas
de manera diferenciada. A nivel global, la iniciativa COVAX, una estrategia para una vacunación
justa y equitativa y modelo de cooperación internacional en materia de salud, ha fracasado porque
las farmacéuticas con capital trasnacional prefirieron vender sus dosis a los países de altos
ingresos, quienes poniendo el interés nacional por encima del control de la pandemia a través
del reparto global del riesgo compraron suficientes vacunas para inmunizar totalmente a su
población (hasta dos veces), mientras que en los países de b ajos ingresos hasta el 98% de la
población no ha recibido una sola dosis. A nivel nacional, la difícil cobertura de vacunación en
ciertas zonas de México (principalmente rurales o de difícil acceso, como los Altos de Chiapas) ha
tenido que ser compensada con form as de auto organización y aislamiento para protegerse de la
enfermedad. En ambos casos, la insuficiente e ineficiente cobertura de vacunación ha generado
suspicacia y alimentado teorías de la conspiración, provocando un aumento en la resistencia a la
vacunación que podría agravar la situación de vulnerabilidad en que ya se encuentran ciertas
poblaciones o grupos.
Las campañas de vacunación son estrategias de salud pública cuyo diseño requiere tomar
en cuenta las determinantes e specíficas de los contextos particulares de operación. Fallar al
considerar estas determinantes puede significar no sólo deficiencias en la disponibilidad de
materiales e instalaciones para atención de la salud (por ejemplo, disponibilidad de vacunas), sino
también fracasar en las estrategias de persuasión para aceptar la vacuna y combatir la resistencia
a la vacunación. En este trabajo sostenemos que las políticas de salud pública enfocadas a
promover la vacunación pueden beneficiarse de un enfoque sindémico que tome en cuenta las
sinergias que se presentan en contextos específicos: interacciones adversar que se establecen
entre dos o más e nfermedades (comorbilidades), pero también entre enfermedades o
padecimientos y determinantes sociales, culturales o económicas.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR