La construcción legal y convencional del derecho a la desconexión digital

AutorSagardoy de Simón, Iñigo; Núñez-Cortés Contreras, Pilar
Páginas85-123
CAPÍTULO IV.
LA CONSTRUCCIÓN LEGAL Y CONVENCIONAL DEL DERECHO
A LA DESCONEXIÓN DIGITAL
M.ª CONCEPCIÓN ARRUGA SEGURA
Profesora de la Universidad de la Rioja
1. CONSIDERACIONES INICIALES: TIEMPO DE TRABAJO, TIEMPO LIBRE
Y DERECHO A LA DESCONEXIÓN
Nuestra sociedad asiste a un profundo proceso de transformación que, por su
magnitud, en ocasiones, puede pasar desapercibido dentro de la vorágine de la
rutina de cambios precipitados por la Cuarta Revolución Industrial. La sucesión
de avances tecnológicos, y la extensión de internet1, como espacio virtual libre
y abierto disponible desde hace tres décadas, se ha propagado por todos los
continentes y entre toda la humanidad.
La digitalización de la sociedad es ya un proceso irreversible, que ha dado
paso a la trasformación de las relaciones personales y, paralelamente, a las re-
laciones laborales. Este fenómeno ha aportado nuevos instrumentos de comu-
nicación e información en el seno de la empresa, al compás de la integración de
los avances tecnológicos de la economía digital.
Tales circunstancias han alterado la realidad social sobre la que se asienta el
tradicional modelo español de relaciones industriales2 basado en la presencia
física en el centro de trabajo. Resurge así la necesidad de adaptar el concepto
de los elementos definitorios del contrato trabajo, para aportarle las nuevas
dimensiones digitales. A tal efecto, junto al debate sobre la trasformación del
lugar de trabajo o del centro de trabajo en el que se realiza la actividad laboral,
se una la definición de tiempo de trabajo y el derecho a no ver rebasado el límite
temporal pactado o convenido3. Además, desde un punto de vista normativo, la
1 La puesta al servicio de la humanidad de internet se atribuye al ingeniero británico, Sir Tim Berners-
Lee.
2 Se describe el proceso de diseño y evolución del modelo de relaciones laborales por dos de los
principales protagonistas en la doctrina cientí ca DE LA VILLA GIL, L.E.; SAGARDOY BENGOECHEA, J.A.
en El derecho del trabajo a mis 80 años, Madrid, 2015.
3 Sobre la in uencia de la tecnología en aspectos como tiempo y trabajo, por todos, IGARTUA MIRÓ,
M.T., «El derecho a la desconexión en la Ley orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de protección de datos
M.ª CONCEPCIÓN ARRUGA SEGURA
86
delimitación del tiempo de trabajo efectivo se mantiene vinculada al concepto
clásico del presencialismo en el centro de trabajo4. Pero la transformación di-
gital de las relaciones laborales ofrece nuevas formas de trabajo más allá de tal
presencia física. De esta forma, cabe afirmar que la protección del derecho a la
desconexión laboral precisa establecer limitaciones expresas ante la permeabi-
lidad que ofrece la tecnología para mantener la conexión con la actividad laboral
y, con ello, prolongar la jornada laboral.
Al margen de la mayor o menor complejidad técnica que pueda suponer la
evaluación del tiempo dedicado al trabajo desempeñado de forma virtual, una
vez finalizada la jornada ordinaria de trabajo, es preciso disponer de mecanismos
adecuados que garanticen su control para preservar eficazmente el derecho del
trabajador a su tiempo de descanso, que, como regla general, debería ser inin-
terrumpido. Solo así será posible proteger una institución, como el derecho al
descanso, consustancial al ser humano para su supervivencia, que cuenta con un
reconocimiento consolidado a nivel nacional, europeo e internacional.
Por lo tanto, el factor del tiempo de trabajo cobra un valor especial para la
concreción del derecho a la desconexión. A este respecto, el art. 2 de la Directiva
2003/88/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 4 de noviembre de 2003
relativa a determinados aspectos de la ordenación del tiempo de trabajo, aporta
tres definiciones indispensables para delimitar el tiempo vital del trabajador
dentro del régimen de organización y dirección de un empresario, para fijar
el momento a partir del cual surge un derecho a la desconexión. De un lado, se
define el tiempo de trabajo como “todo período durante el cual el trabajador per-
manezca en el trabajo a disposición del empresario y en ejercicio de su actividad o
de sus funciones, de conformidad con las legislaciones y/o prácticas nacionales”;
de otro, se entiende por período de descanso “todo período que no sea tiempo
de trabajo”; y finalmente por descanso adecuado se incluyen los “períodos regu-
lares de descanso de los trabajadores, cuya duración se expresa en unidades de
tiempo, suficientemente largos y continuos para evitar que, debido al cansancio
o a ritmos de trabajo irregulares, aquellos se produzcan lesiones a sí mismos, a
sus compañeros o a terceros, y que perjudiquen su salud, a corto o a largo plazo”.
Por ello, la construcción del derecho a la desconexión se encontrará deli-
mitada por el espacio temporal, una vez diferenciado y excluido el tiempo de
trabajo efectivo, que comprende aquella fracción de tiempo vital del trabajador
en la que las posibilidades de dedicarse a sus intereses personales, familiares
personales y garantía de los derechos digitales», Revista Trabajo y Seguridad Social, núm. 432, 2019, pp.
61-87.
4 Téngase en cuenta que el art. 34.5 ET determina que el computo del tiempo de trabajo se realizará
de modo que “tanto al comienzo como al  nal de la jornada diaria el trabajador se encuentre en su puesto
de trabajo”.
LA CONSTRUCCIÓN LEGAL Y CONVENCIONAL DEL DERECHO A LA DESCONEXIÓN DIGITAL 87
o sociales, no se encuentra afectada ni limitada objetivamente por el poder de
organización y dirección del empresario. Así, inicialmente, este tiempo de la vida
de un trabajador constituye el ámbito temporal básico de protección del derecho
a la desconexión digital. Y de la misma manera que el tiempo de trabajo efectivo
no debería verse afectado por el tiempo de ocio y dedicación a la vida personal y
familiar, tampoco deberían producirse interferencias del poder de organización
y dirección del empresario en el tiempo libre del trabajador.
2. EL PROTAGONISMO DEL DIALOGO SOCIAL EUROPEO EN LA CONS-
TRUCCIÓN DEL DERECHO A LA DESCONEXIÓN
Hasta la fecha, desde una perspectiva del sistema de fuentes solo dos países
miembros de la Unión Europea (Francia en 2016 y España en 2018) disponen
de un reconocimiento legal del derecho a la desconexión digital. Derecho que se
encuentra íntimamente relacionado con la salvaguarda de otros derechos, como
la limitación de la duración de la jornada de trabajo, el derecho al descanso, la
salud laboral a fin de evitar que derive en fatiga laboral5 e incluso a la concilia-
ción de la vida personal y laboral. Es posible alcanzar esta conclusión a la vista
del desarrollo normativo del tiempo de trabajo abordado en el seno de la Unión
Europea, cuyo fundamento reside en la protección de la seguridad y salud de
los trabajadores, y se asienta sobre dos pilares fundamentales, como son la li-
mitación del tiempo de trabajo y el disfrute de descansos periódicos. La misma
deducción se obtiene tras el análisis del nuevo marco jurídico español.
Además, el diálogo social europeo, desarrollado al amparo de los artículos
a través del Acuerdo Marco Europeo sobre la Digitalización del Trabajo6, de 22
de junio de 2020 la senda y el impulso hacia la articulación de nuevos espacios
del derecho a la desconexión. Mediante este Acuerdo Marco, aplicable en todos
5 La NTP 445 sobre carga mental de trabajo y fatiga, del Instituto Nacional de Seguridad y Salud
en el Trabajo, de ne la sensación de fatiga como un mecanismo regulador del organismo, de gran valor
adaptativo, al ser un indicador de la necesidad de descanso. Disponible en: https://www.insst.es/docu-
ments/94886/326962/ntp_445.pdf/a0a57c8d-2ae3-445b-b525-b57d0ad54592 [Consulta: 15 septiembre
2020].
6 Vid European social partners Framework agreement on digitalization, acordado dentro del sexto
programa de trabajo plurianual 2019-2021. Pág. 10. El acuerdo está suscrito por la Confederación europea
de sindicatos (European Trade Union Confederation -ETUC), CEEP (Centro Europeo de Empresas Públicas
y de Empresas de Interés Económico General), la Confederación de Empresas Europeas Bussiness Europe y
la SME united Crafts & SMEs in Europe, en representación de las pequeñas y medianas empresa, las cuales
integran a todos los agentes del dialogo social español, UGT, CCOO, CEOE y CEPYME. Esta circunstancia debería
facilitar una verdadera trasformación digital de las relaciones laborales acorde con las demandas del siglo XXI
y con el modelo del estado del bienestar defendido en la UE. Disponible en: https://www.businesseurope.eu/
sites/buseur/ les/media/reports_and_studies/2020-06-22_agreement_on_digitalisation_-_with_signatures.
pdf sexto programa de trabajo plurianual para 2019-2021. [Consulta: 29 septiembre 2020]

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR