Breve historia de los derechos sociales. Del constitucionalismo liberal al constitucionalismo social

AutorJosé Ig. Martínez Estay
Cargo del AutorDoctor en Derecho , Universidad de Santiago de Compostela
Páginas21-66

Page 21

I -El constitucionalismo liberal o la protección de la libertad
A) Nacimiento del constitucionalismo

Durante el siglo xvu, el absolutismo se expandió por gran parte de Europa continental, no sólo como doctrina sino como realidad que encontró en Francia su máxima manifestación1. Precisamente en aquel país, el proceso de fortalecimiento del poder del monarca dio origen a un régimen jurídico especial para sus funcionarios, conocido bajo la denominación de Régime Administratif. Dicho sistema sustraía las actuaciones de los funcionarios reales del ámbito del ordenamiento y jueces ordinarios, a fin de hacer más eficaz el ejercicio del poder.

Entre tanto en Inglaterra, las pretensiones absolutistas de la dinastía Estuardo chocaron con la oposición del Parlamento y los jueces, situación que incluso originó dos guerras civiles durante el siglo xvli: la que costó la cabeza a Carlos I en 1649, y dio origen a la dictadura de Cromwell, y la Glorious Revolution, que puso fin al reinado de Jacobo II y a la monarquía Estuardo. Producto de aquellos hechos son una serie de proclamaciones de derechos, como la Petition of Rights (1627) o la Ley de Habeas Corpus (1640), así como el Instrument of Government (1653), otorgado por Cromwe11 2. Pero la consecuen-Page 22cia más importante de tan agitado período histórico, fue la idea de limitar el poder a través de un procedimiento especial, denominado Rule of Law. El Rule of Law (traducido normalmente al castellano como «Estado de Derecho») suponía garantizar a las personas ciertos espacios de libertad, inviolables e infranqueables. Nacía así el constitucionalismo3 .

Europa occidental sólo conoció una reacción antiabsolutista hacia el siglo XVIII, durante el cual el constitucionalismo, y por ende la idea de limitar el poder, se expanden definitivamente. Las teorías de Locke, Rousseau, y en general del iusnaturalismo racionalista que da forma al ideario liberal, son proclamadas solemnemente en la Declaración Francesa de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789. Ya antes habían cruzado el Atlántico para incorporarse a la Declaración de Virginia de 1776, y con posterioridad a la Constitución de los Estados Unidos de Norteamérica de 1787.

B) Derechos y libertades en el constitucionalismo liberal

El constitucionalismo liberal proclamó la libertad e igualdad esencial de todos los hombres, así como la existencia de ciertos derechos consustanciales a la naturaleza humana. Como señala Carl Schmitt, estos derechos se reconocían al hombre en calidad de ser individual (razón por la que habla de «derechos individuales»), y se les atribuía un carácter superior y anterior al Estado. Más aun, no se entendían como bienes jurídicos, sino como «esferas de libertad, de las que resultan derechos, y precisamente derechos de defensa»4, pues suponen un límite a la acción estatal5. Para Locke esos dere-Page 23chos eran el derecho a la vida, el derecho a la libertad y el derecho de propiedad6 - Más tarde, en el siglo XlX, Norteamérica consagró el principio de igualdad ante la ley. Este principio, que se unió a los derechos tradicionales, fue concebido para garantizar la no discriminación y asegurar iguales oportunidades para todos7. Durante este mismo siglo, y como apunta Carl Friedrich, el avance de la democracia originó el reconocimiento particularizado de determinadas manifestaciones de la libertad humana, conocidas como «libertades civiles ». Así, se incorporan a los listados de derechos constitucionales el derecho a sufragio, la libertad de religión, la libertad de expresión en sus diversas manifestaciones (libertad de prensa, de asamblea y de asociación), etc. 8 .

En esa línea Mill proclamó que la libertad humana exigía libertad de conciencia, libertad de pensamiento, libertad de expresión, libertad de asociación, libertad de reunión, etc. 9 Si los derechos individuales se suponían anteriores al Estado, estos nuevos derechos «no presuponen al hombre individual libre en el estado extraestatal de "libertad", sino al ciudadano que vive en el Estado, al citoyen»10

Page 24

C) Crisis del constitucionalismo liberal

Los aportes del movimiento constitucional supusieron un importante avance en la dignificación de la persona. Para el liberalismo, del que el constitucionalismo es tributario, la libertad individual era un fin esencial, que conllevaba postergar otros fines. Pero la exacerbación del individualismo produjo el debilitamiento del movimiento constitucional. El constitucionalismo se presentaba «como un conjunto de fórmulas que reconocían derechos absolutos, en términos formalmente generales..., los que el estado, cual guardián del orden y la seguridad pública tenía que constreñirse a cuidar y, a lo más, promover »11

Las desigualdades sociales, que durante siglos fueron aceptadas sin mayores cuestionamientos 12, se acrecentaron durante el período de la revolución industrial y del apogeo del liberalismo económico 13. El reconocimiento de la igualdad esencial entre todos los hombres y la posterior proclamación de la igualdad ante la ley, no autorizaban al estado para hacerlas efectivas materialmente. El estado sólo debía abstenerse de entorpecer la libertad y derechos de las personas, no discriminar y garantizar la igualdad de oportunidades para todos. Se trataba de una igualdad formal.

Page 25

II -El constitucionalismo social. La lucha por la igualdad material: un nuevo rol para el Estado
A) Nacimiento del constitucionalismo social
La Constitución francesa de 1848
Primera formulación de derechos sociales

Por las razones señaladas antes, a mediados del siglo xlx cambia la percepción sobre la pobreza y las desigualdades sociales. Comienzan a plantearse las primeras demandas sociales y a surgir los primeros movimientos obreros. En Francia el deseo de transformar el orden liberal desató la revolución de 1848, cuyo carácter social quedó reflejado en sus reivindicaciones: asegurar condiciones mínimas de existencia, derecho al trabajo, derecho a la instrucción, y nacionalización de la banca, minas y ferrocarriles 14 Uno de los frutos más importantes de esta revolución fue la Constitución de 4 de noviembre de 184815, cuyo texto contenía algunas disposiciones que eran fiel reflejo del espíritu revolucionario. El artículo VIII de su preámbulo señalaba los deberes del Estado, entre los que se contaba el de proteger al ciudadano en su trabajo, y poner al alcance de todos la instrucción indispensable a todo hombre. Asimismo, este artículo obligaba al Estado a asegurar la existencia a los necesitados, proporcionándoles trabajo, dentro de los limites de Page 26 sus recursos, o los medios de subsistencia a quienes no podían trabajar 16 . Ya en la parte normativa misma de la Constitución, su artículo 13 (Capítulo II) consagraba la instrucción primaria gratuita, la igualdad de rentas entre patrones y obreros, y el deber estatal de crear trabajos públicos para desocupados. Por último, en este artículo se contempló el deber social de proveer asistencia a niños abandonados, a los desamparados y los ancianos sin recursos 17 .

Por lo anterior, puede sostenerse que la primera formulación de derechos sociales fue la efectuada por la Constitución francesa de 1848 18. La razón es simple: sólo puede hablarse de derechos sociales a partir del momento en que la sociedad creyó necesaria la transformación del orden liberal, pues constituyen uno de los medios para alcanzar tal fin. Y aquel momento sólo llegó a mediados del siglo xlx, precisamente la época en que surgió dicha Constitución como consecuencia de una revolución social. No obstante, Rosanvallon sitúa el nacimiento del État-providence en el período de la Revolución Francesa19. Por su parte Cruz Villalón sostiene que la idea de derechos sociales, o al menos la de Estado Social, estaba relativamente presente en la Constitución francesa de 1791. Asimismo, Pelloux 20, Cascajo21 , García Macho22 y Castro Cid23, sostienen que la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano de la Constitución francesa de 1793, fue la primera en reconocer derechos sociales.

Sin embargo, no debe olvidarse que el contexto histórico con que se corresponden estas Constituciones es la revolución de 1789, y está lejos de ella el ide-Page 27ario de transformar el orden liberal. Por el contrario, esa revolución tuvo justamente un carácter liberal, pues apuntaba a poner término al Antiguo Régimen, sustituyéndolo por otro inspirado en los postulados del iusnaturalismo racionalista. Se trató de una revolución que persiguió el establecimiento de un orden liberal, y no de modificarlo, pues no se puede modificar lo que no existe. En consecuencia, resulta erróneo sostener la existencia de derechos sociales a partir de la Revolución Francesa de 1789, cuyo objetivo fue esencialmente político-liberal. En tal sentido, la doctrina francesa destaca que sólo a partir de 1848 las declaraciones de derechos incorporan un «estatuto positivo», puesto que antes sólo contenían un «estatuto negativo»24. Como indica Pérez Luño, la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR