El Banco de España crea un Código de Conducta para garantizar la independencia de su plantilla

El documento establece un régimen de incompatibilidades y normas de conducta en las que se regulan aspectos como la relación de la plantilla con las entidades con las que operan o supervisan, la prohibición de utilizar información confidencial y se desaconsejan ciertas operaciones de inversión.

Independencia e imparcialidad

El Código, remitido por circular interna a los empleados y que ha entrado en vigor el pasado 1 de noviembre, especifica que no podrán aceptar regalos o favores de las entidades con las que tienen relaciones que puedan menoscabar su independencia o imparcialidad, y les insta a informar a sus superiores cuando alguna se los ofrezca. "No solicitarán ni aceptarán regalos, invitaciones, beneficios, favores, préstamos, servicios u otras prestaciones económicas o transacciones en condiciones ventajosas, por razón del desempeño de sus funciones, en especial de entidades sometidas a supervisión del Banco de España o con las que éste realice operaciones que, por sobrepasar un valor considerado socialmente aceptable o un valor insignificante -sea económico o no-, puedan menoscabar su independencia o imparcialidad", indica el texto. Los trabajadores tendrán que informar también a sus superiores si se da alguna circunstancia que pueda comprometer su independencia.

Por otra parte, prohíbe que puedan negociar o aceptar ofertas de trabajo realizadas por personas o entidades privadas con las se lleve a cabo actuaciones concretas de verificación, autorización, supervisión, inspección o sanción hasta que éstos hayan finalizado. En el caso de que esto ocurra, tendrán que informarlo al jefe de oficina tan pronto como se produzca. Los empleados del banco deberán además guardar secreto sobre las informaciones confidenciales a las que hayan podido tener acceso cuando cese la relación laboral o estén en situación de excedencia.

Obligación de declarar inversiones

Asimismo, aquellos que puedan tener acceso a información privilegiada y que tengan u operen con títulos negociados en mercados organizados o prevean hacerlo con acciones de compañías que vayan a salir a Bolsa tendrán que presentar cada año una declaración sobre las inversiones realizadas en dichos valores. El código desaconseja expresamente para este colectivo las operaciones o negociaciones a corto plazo, con fines especulativos, sobre cualesquiera valores o instrumentos financieros, y especifica que todas estas medidas afectan también a las actuaciones realizadas de forma...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR