Conclusiones

AutorRicardo de la Rosa Fernández
Cargo del AutorLicenciado y doctor en derecho por la Universidad de Barcelona
Páginas561-577
561
LA FILIACIÓN EN LAS PAREJAS HOMOPARENTALES
I. Homosexualidad, homoparentalidad e igualdad
Es innegable que la vigente Constitución de 1978 supuso un antes y
un después en el tratamiento jurídico que las instituciones del Estado venían
dando a las personas homosexuales: se producía así el tránsito de un sistema
que era a la vez punitivo, confesional y médico-terapéutico y encaminado a la
represión, sanación o marginación de la persona homosexual, hacia un siste-
ma jurídico como el actual, que sitúa en la igualdad, como valor superior de
nuestro sistema social y democrático de derecho, a las personas homosexua-
les, con las heterosexuales, justificando en el ordenamiento la aprobación
o promulgación de normas de protección especial para el colectivo homo-
sexual, como diversos preceptos concretos del Código penal englobados en
la regulaci (artículos 22.4, 173, 314, 510, 510 bis, 512 o 515) o bien apro-
bando leyes como la ley catalana 11/2014, de 10 de octubre, para garantizar
los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros e intersexuales y
para erradicar la homofobia, la bifobia y la transfobia.
No obstante, debe ponerse de manifiesto que el ordenamiento jurídi-
co ha ido reconociendo y permitiendo primero la realidad de las personas
homosexuales, para posteriormente recurrir a normas coercitivas que coad-
yuven a la protección del colectivo de personas homosexuales. Y ese dato,
precisamente, es el que pone al descubierto que el ordenamiento ha ido
por delante de la mentalidad social, haciendo obligada la elaboración de
Conclusiones
CONCLUSIONES
562
RICARDO DE LA ROSA FERNÁNDEZ
estas normas coercitivas (penales o administrativas), dado que aunque los
estudios sociológicos refieran una actual mayor aceptación de la existencia
de personas homosexuales y de su desarrollo personal a través de sus rela-
ciones familiares, lo cierto es que perduran episodios de discriminación y
de homofobia, que han ido obligando al legislador a establecer previsiones
legales con las que pudieran evitarse estas situaciones ilícitas.
Sin duda, en nuestro sistema jurídico tiene un peso enorme la interpre-
tación histórica de las normas y el tratamiento de las personas homosexuales
en fases de la historia del derecho en que no se reconocían los derechos fun-
damentales de la persona, o bien sí se reconocían pero no se consideraba que
la persona homosexual pudiera defender su forma de ser desde el derecho
al libre desarrollo de la personalidad, el derecho a la igualdad, el derecho a
no ser discriminado, o el derecho a tener un familia y que ésta fuera tratada
con las mismas garantías que ya tenía reconocidas la familia tradicionalmente
reconocida por la ley. Asimismo, no debe perderse la visión global de la cues-
tión, ya que no fue hasta hace poco más o menos de cincuenta años cuando
las personas homosexuales dieron el paso de asociarse, sumar esfuerzos y
proceder a reivindicar sus derechos, siendo pioneros de estas reivindicacio-
nes en España el Front d’Alliberament Gai de Catalunya (FAGC) y el Movi-
miento Español de Liberación Homosexual (MELH).
II. Homofobia social arraigada
Por lo tanto, el arraigo de una visión social peyorativa y de actitudes
homófobas en muchas personas y en grupos sociales no es algo aislado en
este momento en nuestro país, a pesar de que el ordenamiento jurídico es-
pañol haya seguido una evolución modélica en algunos aspectos y pionera,
en algunos casos, en el contexto internacional. Pero precisamente por eso
mismo, urge una verdadera pedagogía social en los derechos fundamenta-
les que, más allá de estereotipos y de encasillamientos, permita, en el plazo
más breve posible, que se pueda obtener una igualdad social material, más
allá de la formal-legal ya existente.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR