Comunidad hereditaria. Reglas generales

AutorManuel Faus
Cargo del AutorNotario


Existe comunidad hereditaria cuando son varios los herederos que efectivamente llegan a serlo; sea por aceptación expresa o tácita adquiriendo la herencia por disposición de la ley o por disposición testamentaria.

Hay que advertir que la comunidad hereditaria recae sobre la unidad patrimonial constituida por la herencia, no sobre singulares bienes y derechos y que tiene una finalidad transitoria, es decir, desemboca en la partición, que puede ser pedida por todo coheredero en cualquier momento (artículos 1051 y 1052 del Código Civil (CC); excepcionalmente, puede imponerse una cierta permanencia a la comunidad por voluntad del testador (art. 1051) o de los mismos comuneros (art. 400.2 CC).

Contenido
  • 1 Características de las comunidad hereditaria
  • 2 Derechos de los partícipes de la comunidad hereditaria
    • 2.1 Derechos de los partícipes de la comunidad hereditaria sobre la herencia indivisa
      • 2.1.1 a).- Derecho a la posesión de los bienes que forman la comunidad
      • 2.1.2 b).- Derecho a administrar los bienes
      • 2.1.3 c).- Derecho a disponer de los bienes que forman la comunidad hereditaria
    • 2.2 Derechos de los partícipes de la comunidad hereditaria sobre la propia cuota
      • 2.2.1 a).- Disponer de su participación
      • 2.2.2 b).- Derecho al retracto de coherederos
  • 3 Responsabilidad de los coherederos frente a los acreedores antes de la división
    • 3.1 Aceptación pura y simple de la herencia
    • 3.2 Aceptación de la herencia a beneficio de inventario
    • 3.3 Posición del heredero que es demandado individualmente para el pago de la deuda
    • 3.4 Coheredero que es acreedor del causante
    • 3.5 Acreedores particulares del heredero
    • 3.6 Fin de la comunidad hereditaria
  • 4 Ver también
  • 5 Recursos adicionales
    • 5.1 En formularios
    • 5.2 En doctrina
    • 5.3 Esquemas procesales
  • 6 Legislación citada
  • 7 Jurisprudencia citada
Características de las comunidad hereditaria

La STS 601/2020, 12 de Noviembre de 2020, [j 1] recordando la STS 1082/2004, 5 de Noviembre de 2004, [j 2] destaca que las notas que caracterizan la comunidad hereditaria, tras la aceptación y antes de la partición, como tal comunidad germánica que es, y que la distinguen de la comunidad romana, ordinaria o por cuotas, son:

(i) cada coheredero tiene derecho al "conjunto que integra el contenido de la herencia, pero no sobre los bienes hereditarios concretos";

(ii) por tanto, ninguno de los coherederos es "titular de un bien", sino mero "titular junto con los demás coherederos, del patrimonio del que forma parte el conjunto de bienes";

(iii) esta comunidad hereditaria "no da lugar a una copropiedad de cada una de las cosas que integran la herencia."

(iv) los derechos de los miembros de la comunidad son "indeterminados";

(v) su "naturaleza es de comunidad germánica";

(vi) la comunidad hereditaria "no está regulada por los artículos 392 y siguientes del Código civil que contempla la comunidad pro indiviso romana, con distinción de cuotas y esencial divisibilidad (artículo 400) que nada tiene que ver con la comunidad hereditaria, germánica";

(vii) la titularidad colectiva derivada de una comunidad hereditaria "no da lugar a derechos autónomos a favor de cada comunero", lo que "impide la disponibilidad individual de las cuotas (...)

Derechos de los partícipes de la comunidad hereditaria Derechos de los partícipes de la comunidad hereditaria sobre la herencia indivisa a).- Derecho a la posesión de los bienes que forman la comunidad

Cada heredero tienen este derecho, sin perjudicar ni impedir la posesión por los demás (dicha posesión se efectúa a título de coheredero, sobre un bien que se halla en situación de indivisión, de modo que no es hábil para adquirir el dominio frente al resto). Como dice la SAP Asturias de 27 de febrero de 2002 [j 3]

la jurisprudencia ha venido declarando que un coheredero no puede prevalerse de su situación de detentador exclusivo para usurpar sus derechos al resto de los participes.

Es lógico que un coheredero no puede pretender, salvo título hábil a su favor, poseer en exclusiva un bien hereditario; recuerda la STS 178/2021, 29 de Marzo de 2021 [j 4] que a partir de la sentencia del pleno 547/2010, de 16 de septiembre, [j 5] es jurisprudencia consolidada el reconocimiento del ejercicio de la acción de desahucio por precario entre coherederos y en beneficio de la comunidad. Esta doctrina se fundamenta en la idea de que, durante el período de indivisión que precede a la partición, todos los coherederos tienen título para poseer como consecuencia de su participación en la comunidad hereditaria, pero ese título no ampara una posesión en exclusiva y excluyente de un bien común por un coheredero.

Es evidente que la aplicación de esta jurisprudencia requiere también que el coheredero contra el que se ejercita la acción de desahucio posea en su mera condición de coheredero, porque si su posesión está amparada por un título que le autoriza a poseer en exclusiva un bien, aunque no se haya realizado la partición, no se encontrará en situación de precario ni podrá prosperar la acción de desahucio por precario.

La posesión de los coherederos com tales no alcanza al disfrute de los bienes; el comunero que posee (cuando la posesión no está amparada por un título anterior al fallecimiento del causante) no tiene derecho a los frutos, sino que éstos se integran en la comunidad, y en el momento de la partición cada comunero recibirá los frutos que le correspondan (art. 1063). Lo mismo ocurre con los gastos.

b).- Derecho a administrar los bienes

La administración pede estar acordada judicialmente, o dispuesta por el testador, u organizada por los comuneros por unanimidad; en defecto de los casos anteriores, la administración se lleva por mayoría de capital de los comuneros, pudiendo el Juez resolver lo procedente o incluso nombrar un administrador cuando el acuerdo no se logre o sea gravemente perjudicial.

c).- Derecho a disponer de los bienes que forman la comunidad hereditaria

Para disponer de los bienes se requiere la unanimidad de todos los comuneros. Como dice la SAP Asturias de 9 de junio de 2003: [j 6]:

si un heredero vende bienes del caudal hereditario, para lo que precisaría el consentimiento unánime de todos ellos, cualquiera de los demás puede postular la nulidad de esa venta o el reintegro del precio al activo de la herencia.

Es obvio, que como dice la Sentencia de TS, Sala 3ª, de lo Contencioso-Administrativo,...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba