Banca Comunal y los Objetivos de Desarrollo del Milenio: una forma innovadora de luchar contra la pobreza

AutorRupert Scofield
CargoEconomista agrícola con más de 30 años de experiencia en los países en desarrollo de África, América Latina, Eurasia y el Gran Oriente Medio
Páginas43-60

Page 43

Introducción

En el año 2000, los líderes de 189 naciones se comprometieron a una alianza mundial para liberar al pueblo de la pobreza extrema y las privaciones asociadas. Este voto tomó la forma de ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) para reducir la pobreza y mejorar la educación, la salud, la igualdad

Page 44

de género y la sostenibilidad ambiental para el año 2015. La Banca Comunal ha estado trabajando para combatir la pobreza y responder a las necesidades de los más vulnerables desde su creación en 1984, cuando el fundador de FINCA Internacional John Hatch, desarrolló e implementó un programa de pequeños préstamos para agricultores de bajos ingresos que les permitiera obtener préstamos sin aval -principal obstáculo para el acceso al crédito- a tasas de interés que pudiesen pagar.

Aunque no se ha establecido una relación causal entre los préstamos de la Banca Comunal y el progreso en relación con las áreas descritas en los ODM, tenemos pruebas de que nuestros clientes con el tiempo tienen más fuentes de ingresos, lo que lleva a mayores ingresos en los hogares y quizás, aún más importante, capacidad de resiliencia a crisis como la enfermedad o la muerte de un trabajador asalariado. Además, los datos de la evaluación que la que se comparan los clientes actuales con los nuevos clientes, revelan que los primeros tienden a tener ingresos más altos, poseen más niños en la escuela y llevan a cabo mejores prácticas sanitarias.

Este artículo explora el papel de la Banca Comunal (BC) en la promoción de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, mediante la vinculación de cada ODM con historias exitosas de clientes de FINCA y los resultados de la investigación de evaluación del cliente.

Historia de cliente: Nayima Umaru, FINCA Uganda, cliente de BC

Después de haber sido abandonada por su primer marido, y tras la muerte de su segundo marido, Nayima Umaru vivía en una habitación individual en Jinja, Uganda, con sus 10 hijos. Gastó sus ahorros en el cuidado de su último marido y sólo encontró trabajo limpiando las casas de las familias numerosas, de las cuales usaba los restos de comida para alimentar a sus hijos. Sin ahorros y con escasos ingresos, Nayima se vio obligada a sacar a sus hijos de la escuela porque ya no podía pagar las cuotas.

La suerte de Nayima cambió cuando un amigo la llevo a un banco comunal de FINCA, donde se percató de que FINCA concedía préstamos iniciales de cincuenta mil chelines (50 dólares) a mujeres pobres para que pudiesen iniciar un pequeño negocio o microempresa. Después de que tres mujeres en el banco comunal aceptaran garantizar su préstamo, Nayima obtuvo su primer préstamo y usó el dinero para comprar una cosecha de tomates que después vendería en el mercado para obtener beneficios.

Page 45

Durante los siguientes tres años, Nayima continuó haciendo crecer su negocio de frutas y verduras financiado por préstamos cada vez mayores de FINCA, y fue capaz de ahorrar el dinero suficiente para abrir un restaurante. Su restaurante dio trabajo a sus hijas, a excepción de una que se encuentra actualmente en la universidad, y le ha permitido ahorrar el dinero suficiente para comprar un terreno y construir una pequeña casa para su familia.

La mejora de los ingresos como resultado de la Banca Comunal significa el progreso en muchos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio1, no sólo en la erradicación de la pobreza. Como clientes a generar más ingresos en las empresas nuevas o ampliadas, también tienden a realizar mejoras en áreas relacionadas con la educación, la salud y su nivel de vida general. Un cliente que antes no tenía acceso al capital es ahora capaz de entrar en un mercado que estaba fuera de su alcance debido a los altos costos iniciales, y comprar productos en grandes cantidades para ahorrar costos. La venta de productos con un beneficio permite al cliente ampliar su negocio que, a su vez, aumenta sus ingresos. Un mayor ingreso le permite pagar las cuotas escolares de sus hijos, comprar mejor comida y construir su casa familiar. A través de historias de clientes y la evaluación de los datos, el análisis que sigue a continuación examina la forma en que la banca comunal apoya el logro de cada uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

La Banca Comunal y los Objetivos de Desarrollo del Milenio
Objetivo de Desarrollo del Milenio: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

La Banca Comunal tiene como objetivo captar a la población pobre que no tendría acceso a los servicios financieros, tratando de darles la oportunidad de hacer crecer sus negocios, aumentar sus ingresos y aliviar las duras condiciones de la pobreza. La estructura de costes de la Banca Comunal promueve un camino por el que sus clientes puedan salir de la pobreza y del hambre2.

Un préstamo de tamaño pequeño, el acceso insuficiente a los alimentos, un gran porcentaje de los ingresos destinado a la alimentación y los niveles de

Page 46

vida de calidad baja, en comparación con los no-clientes, son características del objetivo del mercado de la Banca Comunal. Un estudio de las IMF3 en 17 países de América Latina, resaltó que el promedio de los préstamos de la Banca Comunal era de 150 dólares, comparado con los 329 dólares de los grupos de solidaridad y 980 dólares para los préstamos individuales4, hecho que ilustra cómo la Banca Comunal se dirige a los sujetos extremamente pobres. Los resultados de la Investigación de FINCA sobre la Evaluación de los Clientes (FCAT, por sus siglas en inglés) indicados en la Tabla 1, revelan que los miembros del Grupo de la Banca Comunal eran más propensos a no tener suficiente comida que un beneficiario de los préstamos individuales:

Tabla 1. Porcentaje de clientes que en ocasiones o a menudo no tienen suficiente comida

[VER PDF ADJUNTO]

Ver notas 5, 6, 7 y 8

Fuente: FINCA Internacional. Investigación de FINCA sobre la Evaluación de los Clientes, 2010.

En todos los casos, los clientes de las Bancas Comunales tienen un nivel de vida mucho más bajo y gastan una proporción mayor de sus ingresos en alimentos por año, que sus homólogos de los préstamos individuales.

La Banca Comunal puede alcanzar a las poblaciones más pobres ya que los prestamistas son capaces de superar los costos fijos, generalmente altos, asociados a los préstamos individuales de los clientes empobrecidos9 -si un banco concediese 30 créditos individuales sería más costoso que un préstamo a un grupo de 30 bancos comunales-. Los préstamos a un solo individuo dentro de una Banca Comunal están garantizados por el grupo, lo que mitiga sus riesgos. Un menor riesgo en el incumplimiento de los pagos y menores costos de transacción de los préstamos a los grupos de Bancas Comunales, supone que las instituciones de microfinanzas (IMF) pueden ofrecer tasas

Page 47

sostenibles y de bajo interés para los préstamos10. Esto, a su vez, aumenta los ingresos de los clientes y libera dinero para poder invertir en educación, salud, y mejora de la infraestructura. Muchas Bancas Comunales también requieren de depósitos de ahorros11, que no sólo pueden reducir el riesgo de incumplimiento de pago, sino también promueven hábitos de ahorro fundamentales para reducir la pobreza y mejorar los niveles de vida.

La estructura de costos y la intención de las Bancas Comunales son sólo tan buenas como el verdadero impacto de dichas acciones en la vida del cliente. Los datos de evaluación de la pobreza de FINCA sugieren que la Banca Comunal mejora la vida de las personas en cuanto les permite mejorar su condición económica, hasta en un 41%12, y reducir su vulnerabilidad a la pobreza. Un estudio de 2003 en 11 Filiales distintas de FINCA, utilizando los datos de ingresos obtenidos por negocios, concluyó que los clientes actuales de FINCA habían ganado un promedio de 10,73 dólares/día, lo que suponía un 130% más que los no-clientes (4,65 dólares/día), 36% más que los nuevos clientes (7,91 dólares/día) y 21% más que los antiguos clientes (8,86 dólares/día), sugiriendo que se había dado un fuerte impulso a los ingresos como consecuencia del acceso al microcrédito13.

Estos mayores ingresos se traducen en la posibilidad de gastar más cantidad en cosas tan importantes como alimentos de mayor calidad, educación y vivienda.

Los hallazgos preliminares de un primer conjunto de datos longitudinales para evaluar el impacto de los productos de FINCA en los clientes mexicanos, confirman un aumento en el nivel de vida de nuestros clientes. La media diaria per cápita de los gastos14 para, por ejemplo, un cliente de FINCA en México aumentó de

Page 48

5,15 dólares en la PPA para el 2007 hasta 5,93 dólares en 2009, una media de incremento de 0,78 dólares en PPA. Este aumento en el nivel de vida fue estadísticamente significativo para aquellos clientes que viven por debajo de 4 dólares de PPA en 2007, lo que nos lleva a concluir que la recepción de un préstamo de FINCA tiene un efecto positivo sobre el bienestar de nuestros clientes.

Una medida de vida estándar adicional demuestra tendencias similares y refleja cómo las microfinanzas tienen un efecto positivo, no sólo en las vidas de los clientes, sino más allá de ellos. Desde que recibieron un préstamo de FINCA, de forma general los clientes...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR