Análisis de la Comisión Europea sobre el comercio electrónico transfronterizo entre empresas y consumidores en la UE

Páginas3-10

Page 3

Introducción
  1. En una época en que los hogares se enfrentan a dificultades económicas, los consumidores europeos dedican más tiempo a buscar y comparar ofertas en Internet con la esperanza de encontrar los mejores precios. Las compras transfronterizas en línea presentan dos ventajas esenciales para los consumidores: una oferta de productos más amplia y la posibilidad de ahorrar dinero. Los consumidores que viven en zonas remotas tienen también la posibilidad de acceder a productos baratos.

    Por su parte, las empresas se benefician asimismo de este tipo de comercio, que les abre nuevos mercados, les permite acceder a nuevos clientes y recompensa a las sociedades innovadoras y competitivas. El mercado interior de las ventas al por menor en línea ofrece un potencial considerable.

  2. No obstante, debido a los obstáculos que subsisten en el mercado interior, el comercio electrónico europeo se encuentra, en gran medida, fragmentado en función de las fronteras nacionales. Generalmente, los consumidores no consiguen hacer un pedido a un comerciante en línea establecido en otro país de la Unión Europea. Los minoristas rechazan con demasiada frecuencia pedidos de consumidores que desean efectuar compras transfronterizas. En ocasiones, se disuade a las empresas de realizar ventas transfronterizas o expandirse a escala paneuropea o multinacional.

  3. La Comisión ha analizado el comercio electrónico transfronterizo en la Unión Europea y ha identificado los obstáculos que subsisten. Como siguiente paso, examina el impacto del actual marco político en la venta de bienes a través del comercio electrónico transfronterizo (el comercio electrónico de servicios queda fuera del ámbito de este ejercicio), aporta nuevos elementos que demuestran las oportunidades perdidas y propone distintos ámbitos de actuación.

    La confianza que el consumidor concede al medio electrónico depende de numerosos factores, como la preocupación por la protección de datos de carácter personal, el riesgo de obtener productos falsificados y la existencia de nuevos tipos de prácticas comerciales desleales en línea. Estos problemas, que afectan a la totalidad del medio electrónico, no se consideran obstáculos específicos que impiden a los consumidores o a los comerciantes explotar las posibilidades que ofrece el comercio transfronterizo.

Un mercado interior en línea fragmentado
  1. Si bien el comercio electrónico se va implantando a nivel nacional, no suele ser todavía muy frecuente que los consumidores utilicen Internet para comprar bienes (o incluso servicios) en otro Estado miembro. La diferencia entre el comercio electrónico nacional y el transfronterizo aumenta a causa de los obstáculos que existen en el mercado interior. De 2006 a 2008, la proporción de consumidores de la Unión Europea que compró al menos un artículo por Internet durante el año anterior pasó del 27 % al 33 %, mientras que el comercio electrónico transfronterizo permaneció estable (del 6 % al 7 %).

    Page 4

  2. Los consumidores europeos reconocen que las compras transfronterizas ofrecen ventajas incluso si todavía no las aprovechan. Un tercio de los ciudadanos de la Unión Europea consideraría la posibilidad de adquirir un producto o un servicio en línea en otro Estado miembro si fuera más barato o de mejor calidad. Un número comparable de ciudadanos estaría también dispuesto a realizar compras en otro idioma, mientras que el 59 % de los minoristas se declara en disposición de realizar transacciones en más de una lengua.

  3. El comercio transfronterizo anima a las empresas a ampliar su cartera de clientes y a explorar nuevos mercados, a pesar de ser pocas las tiendas en línea preparadas para responder a las necesidades de clientes extranjeros. Aunque un 51 % de los comerciantes de los países de la EU-27 venden en línea, sólo el 21% realiza ventas transfronterizas. Los minoristas que ejercen el comercio transfronterizo venden generalmente en muy pocos Estados miembros: solo el 4 % comercia en diez o más Estados miembros y la mayoría en uno o dos Estados miembros solamente.

Las ventajas de un mercado interior en línea integrado

Mayor probabilidad de encontrar ofertas más baratas

  1. Las compras transfronterizas en línea aumentan las posibilidades de ahorro, ya que la oferta es más amplía para un mismo producto. Para el consumidor, el abanico de oportunidades potenciales de ahorro aparecerá únicamente durante el proceso de compra, en el momento de la búsqueda de los productos y de la comparación de las ofertas. Los resultados de un estudio realizado en las tiendas en línea en toda la Unión Europea dan una idea del potencial de ahorro que podrían suponer para el consumidor las transacciones transfronterizas reales.

  2. En cada uno de los veintisiete Estados miembros se encargó a los participantes en el estudio que buscaran en Internet una lista de cien productos muy conocidos, y que anotaran el precio total que tendrían que pagar por ellos. Una vez encontradas las ofertas nacionales y transfronterizas se procedió a su comparación teniendo en cuenta todos los costes y gastos de entrega. El potencial de ahorro es considerable, teniendo en cuenta que es necesario un ahorro mínimo del 10 % para que los consumidores se decidan a comprar en el extranjero.

  3. En trece de los veintisiete Estados miembros de la UE (Portugal, Italia, Eslovenia, España, Dinamarca, Rumanía, Letonia, Grecia, Estonia, Finlandia, Hungría, Chipre y Malta), los participantes en el estudio consiguieron encontrar una oferta transfronteriza como mínimo un 10 % más barata que la mejor oferta nacional para al menos la mitad de los productos buscados. Este resultado confirma que las compras transfronterizas aumentan la posibilidad de encontrar ofertas menos onerosas para un mismo producto (incluidos todos los gastos).

Acceso a productos no disponibles en el mercado nacional
  1. En algunos países, muchos productos no están disponibles en línea, por lo que las compras transfronterizas ofrecen a los consumidores la ventaja inherente de encontrar productos que no se distribuyen en línea en su país. El mercado interior posee, por lo tanto, un enorme potencial para desarrollar una «larga lista» de productos que no sería rentable distribuir a escala nacional, en particular, en los Estados miembros más pequeños.

  2. El estudio sobre el comercio en línea realizado a escala de la Unión Europea puso de manifiesto que, en algunos países, resulta extremadamente difícil encontrar ofertas nacionales en línea para la mayoría de los productos. Este es el caso de los mercados más pequeños...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR