Comentario al Artículo 243 del Código Penal

AutorSergio Amadeo Gadea
Cargo del AutorAbogado Criminólogo
Páginas741-745

Page 741

§ 1 El delito de extorsión: Concepto

El delito de extorsión regulado en el art. 243 CP puede ser definido como un delito contra el patrimonio mediante el cual una persona obliga a otra a realizar u omitir una conducta jurídica perjudicial para su patrimonio o el de un tercero. Sus elementos configuradores son el ánimo de lucro y el empleo por parte del autor de violencia o intimidación226 (SAP MADRID, sección 16, 26/03/2007). En definitiva, se entiende por extorsión la realización de un negocio jurídico en perjuicio del patrimonio del sujeto pasivo o de un tercero, concurriendo violencia y/o intimidación y ánimo de lucro (STS 18/09/1998). Se considera delito de encuentro al exigir para su realización una conducta del sujeto pasivo (STS 29/09/1999), pues en la extorsión la exigencia de una colaboración del sujeto pasivo es decisiva para realizar un acto jurídico con trascendencia económica227, en perjuicio propio o Page 742 de tercero, siendo lo decisivo que exista este propósito o ánimo de obtener un lucro ilícito en conjunción con la violencia o intimidación (SAP ASTURIAS, sección 8a, 21/05/2002) (Por todas SAP MADRID, sección 7a, 12/03/2007).

El delito de extorsión es una figura anómala y atípica, báscula entre el delito de robo con intimidación, las defraudaciones e, incluso, las amenazas condicionales en lo económico. Pero mantiene sin embargo una fisonomía propia e independiente, como delito de resultado cortado, en el que la consumación se produce tan pronto se consigue la realización u omisión del acto o negocio jurídico, con ánimo de lucro y propósito defraudatorio, aunque cualquier episodio posterior ha de pertenecer no al tracto comisivo de la infracción sino a su fase de agotamiento. Es desde luego muy discutida su naturaleza jurídica (cfr. SSTS 13/04/1992 y 10/04/1990), si bien, quizás, podría encontrarse su carácter diferenciador en que en esta infracción, además del ánimo de lucro, existe una violencia o intimidación directa o inmediata en el comportamiento del sujeto activo. Como se exige una directa colaboración del sujeto pasivo, se denomina también delito de encuentro, porque la infracción supone esa decisiva colaboración, inherente al encuentro de los afectados por el delito.

En el delito de amenazas se dan evidentemente muchas y variadas connotaciones, aunque la intimidación, por supuesto que con ánimo de lucro en algún caso, es una acción más a distancia (STS 29/09/1999).

La extorsión tiene indudables relaciones con los delitos contra la libertad de las personas, singularmente, los de amenazas y coacciones, como se describe en dicho precepto que exige la presencia de violencia o intimidación como medio para obligar a otro a realizar u omitir un acto o negocio jurídico en perjuicio de su patrimonio o el de un tercero (STS 15/03/2003). Page 743

La comisión de este delito en el supuesto de realizarse como delincuencia organizada, se encuentra recogido en el artículo 2 de la Ley Orgánica 5/1999, de 13 de enero, de modificación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal en materia de perfeccionamiento de la acción investigadora relacionada con el tráfico ilegal de drogas y otras actividades ilícitas graves. "A los efectos señalados en el apartado 1 de este artículo, se considerará como delincuencia organizada la asociación de tres o más personas para realizar, de forma permanente o reiterada, conductas que tengan como fin cometer alguno o...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR