Comentario al Artículo 175 del Código Penal

AutorGema Martínez Mora
Cargo del AutorJuez Sustituto
Páginas258-260

Page 258

§ 1 Naturaleza

La doctrina mayoritaria otorga al presente tipo penal una naturaleza claramente autónoma a las torturas, toda vez que es residual, al recoger todos aquellos supuestos no comprendidos en el artículo anterior, y asimismo aunque con matices en cada caso concreto su perfil definitorio se sitúa en la ausencia de una vía de investigación delictiva (SSTS 1218/2004 y 754/2004). Page 259

§ 2 Elementos del tipo

La STS 1218/2004 perfiló los elementos definitorios de la figura delictiva del artículo 175 señalando que se encuentra bajo la rúbrica de los delitos contra la integridad moral, y supone un tipo residual respecto al delito de torturas definido en el art. 174, en cuanto que, bajo su dicción legal, se cometerá cuando la autoridad o el funcionario público, abusare de su cargo, y no se hallare comprendido en el artículo anterior (torturas), atentare contra la integridad moral de una persona. Son, pues, sus requisitos la concurrencia en cuanto al sujeto activo, del carácter de funcionario público o autoridad, ya que en caso contrario la ley prevé la sanción por la vía del art. 173, si bien este último precepto refuerza la acción infligiéndose un trato degradante, adjetivación que no se predica del acto comisivo en este delito, aunque puede considerarse implícito.

En cuanto a la acción, el sujeto activo tiene que abusar de su cargo, lo que significa un comportamiento extralimitativo, prevaliéndose de su condición pública, lo que produce una cierta intimidación para la consecución de sus fines y de sensación de impunidad en su comportamiento.

Respecto al resultado, consiste en atentar contra la integridad moral de una persona. El derecho a la integridad moral está reconocido constitucionalmente en el art. 15 de nuestra Carta Magna, que prescribe con carácter general los tratos degradantes y que se conecta directamente con la dignidad de la persona, cuyo art. 10 atribuye a la misma ser el fundamento del orden político y de la paz social.

Por último, los hechos no pueden ser constitutivos del delito de torturas, lo que le confiere un carácter residual (SSTS 16/04/2003 y 1009/2005).

La STS 1344/2004...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR