Comentario al Artículo 65 del Código Penal

AutorVictorio De Elena Murillo; Ana María Ayala Coll
Cargo del AutorSecretarios Judiciales
Páginas365-370

Page 365

El art. 65 CP, aplicable literalmente a las circunstancias atenuantes y agravantes de carácter genérico, también es aplicable a las que la ley penal establece para cada delito128 (incluso a las eximentes), al obedecer a un principio superior más amplio. En su texto, en cada uno de sus dos párrafos, distingue dos clases de circunstancias diferentes: 1º. Aquellas que consisten en la ejecución material del hecho o en los medios empleados para realizarla, que se comunican a todos los que hayan tenido conocimiento de ella129 (art. 65.2). 2º. Las que tienen carácter personal, como las relativas a la disposición moral del delincuente o a sus relaciones particulares con el ofendido, que sólo alcanzan a aquel Page 366 Page 367 en el que concurren (art. 65.1). Esta regla de comunicabilidad o no comunicabilidad de las circunstancias del hecho responde al principio de accesoriedad limitada o media aplicable para determinar cuándo responde el participe según que el delito principal haya alcanzado el grado de completo (acción típica o antijurídica y culpable) -accesoriedad máxima o extrema- o no haya alcanzado tal grado, por haber llegado a ser sólo acción típica -accesoriedad mínima- o acción típica y antijurídica -accesoriedad media o limitada-. Esta última (accesoriedad media o limitada) es la regla preferida de la doctrina y aplicable en España, de modo que, si el hecho está justificado (falta de antijuricidad), tal justificación alcanza al partícipe (inductor y cómplice necesario o no necesario), siendo a estos efectos (para la determinación de cuándo responde el partícipe) irrelevante que la acción sea o no culpable en la persona del autor principal (STS 07/03/2003). Cierto es que una parte de la doctrina sostiene que el art. 65 (antiguo art. 60 del CP 1973) sólo es aplicable a las circunstancias agravantes y atenuantes genéricas. Pero no es menos cierto que la jurisprudencia del Tribunal Supremo (S 13/10/1992) viene sosteniendo que rige también para las circunstancias específicas de los tipos de la parte especial (p. ej. en el asesinato o en el robo), dado que no existen entre unas y otras circunstancias razones que fundamenten una solución diferenciada y que el texto de la ley no distingue entre genéricas y específicas. No se debe olvidar tampoco que una parte de la doctrina, que considera que el art. 65 es aplicable sólo a las circunstancias genéricas, postula su aplicación por...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR