Comentario a Artículo 617 del Código Penal

AutorConsuelo Romero Sieira
Cargo del AutorDoctora en Derecho Juez sustituto
Páginas702-710

Page 702

Libro III

Faltas y sus penas

Título I

Faltas contra las personas

A) Párrafo primero
§ 1 Requisitos

La infracción penal que define este precepto exige, para su apreciación, la concurrencia de los siguientes requisitos: una conducta consistente en la acción de agredir físicamente a una persona; una intención o dolo, que es la de dañar la integridad física de esa persona; y un resultado, la existencia de una lesión en el cuerpo de la misma como consecuencia de esa acción; lesión que sólo ha de precisar, para su curación, una primera asistencia facultativa, pues da necesitar un posterior tratamiento médico o quirúrgico nos encontraríamos ante un delito de lesiones, del art. 147 CP, o del art. 148,1, por la peligrosidad del instrumento empleado (SAP Page 703 ALMERÍA, sección 3ª, 27/04/2007)412.

§ 1 2. Concepto de tratamiento médico

El tratamiento médico o quirúrgico es un elemento normativo del tipo penal, respecto del cual el Código Penal carece de una definición, por lo cual han de ser los órganos jurisdiccionales los que han de determinar el alcance y contenido de dichos tratamientos, respecto de los cuáles el texto legal se limita a exigir que deben ser "objetivamente" precisos.413

El concepto de tratamiento médico parte de la existencia de un menoscabo a la salud cuya curación o sanidad requiere la intervención médica con planificación de un esquema de recuperación para curar, reducir sus consecuencias o, una recuperación no dolorosa que sea objetivamente necesaria y que no suponga mero seguimiento facultativo o simples vigilancias, incluyéndose, además, las pruebas necesarias para averiguar el contenido del menoscabo y tratar de ponerlos remedio.

Jurisprudencialmente, se ha realizado innumerables pronunciamientos dirigidos a definir el concepto de tratamiento médico pudiendo resumirse tal doctrina jurisprudencial en los siguientes términos: por tratamiento médico puede entenderse aquel sistema que se utiliza para curar una enfermedad o para tratar de reducir sus consecuencias si aquélla no es curable. Existe ese tratamiento, desde el punto de vista penal, en toda actividad posterior tendente a la sanidad de las personas, si está prescrita por médico. Es indiferente que tal actividad posterior la realice el propio médico o la encomiende a auxiliares sanitarios, también cuando se imponga la misma al paciente, por la prescripción de fármacos o por la fijación de comportamientos a seguir (dietas, rehabilitación, etc.), aunque deben quedar al margen de lo que es tratamiento médico, el simple diagnóstico o la pura prevención médica (STS 02/06/1994). No obstante, se trata de una cuestión que ha de mirarse con mucho cuidado. La lex artis es indicativa de una "necesaria actuación", porque las simples medidas de prevención no serán tratamiento médico propiamente dicho. De lo contrario quedaría en manos del facultativo, más o menos exigente, la presencia de un delito o de una falta, de la misma manera que tampoco puede quedar en manos de la víctima el decidir si se necesita, tras la primera asistencia, un tratamiento posterior, médico o quirúrgico (SSTS 12/02/2007; 09/12/1998; 23/01/2002; 26/09/2001; 15/12/2004 y 25/04/2001). En materia de tratamiento médico o quirúrgico de las lesiones, el legislador no lo ha dejado al arbitrio personal de las víctimas sino que se refiere a él en términos ajenos al mismo, exigiendo que la lesión lo requiera objetivamente para su sanidad (SSTS 30/03/2007 y 26/01/2006).

§ 1 3. Casuística jurisprudencial

La prescripción de medicamentos necesarios para la curación y de una actuación de sutura para reponer los tejidos afectados es el tratamiento médico diferenciador del delito y la falta de lesiones (STS 18/05/2007).414 En reiteradas ocasiones, la Sala Segunda ha considerado que la aplicación de puntos de sutura implica la necesidad de un tratamiento, siquiera menor, para la curación de las heridas producidas a consecuencia de una conducta delictiva y que consecuentemente sirve de límite diferenciador entre el delito de lesiones y la falta del artículo 617 del Código Penal. Así, la STS 21/07/2003 señala que "los puntos de sutura, por su propia naturaleza, en cuanto que necesitan la intervención de un médico, ordinariamente un especialista en cirugía, incluso aunque sólo requirieran los servicios de algún otro facultativo sanitario de titulación inferior, han de considerarse siempre, al menos en casos tan Page 704 evidentes como el aquí examinado, en que fueron catorce los que tuvieron que realizarse, como tratamiento quirúrgico, aunque sea de cirugía menor, pues, por uno u otro sistema, requieren la aproximación de los bordes de las heridas hasta que el transcurso del tiempo restaura los tejidos en tal posición415". La STS 04/06/2004 considera que la cura de una herida incisa que necesariamente implica la utilización de una terapia encaminada a cerrarla, por sutura o por cualquier otro tratamiento médico alternativo que pudiera conseguir los mismos efectos, han de considerarse como tratamiento quirúrgico. Cuando son practicados con el fin de reducir el tiempo de curación de la herida y aminorar las secuelas antiestéticas de la cicatriz que quedaría en el rostro de la víctima, no cabe reputar ese tratamiento quirúrgico como objetivamente innecesario, aunque la herida pudiera sanar por sí misma; no se trata de una práctica médica caprichosa o arbitraria, como no lo es todo ejercicio de la "lex artis" practicado por el facultativo como terapia, quirúrgica o no, encaminada a reducir el tiempo de curación y a mitigar las proporciones de las cicatrices. Por tanto, la sutura de las heridas efectuada con dichas finalidades constituye el tratamiento objetivamente requerido, por lo que resulta aplicable el tipo del artículo 147.1 CP (STS 12/11/2001).

La lesión psíquica consecuencia de la agresión física sufrida, supone un menoscabo de la salud mental del agredido, incardinable en el artículo 147 CP si precisó para su curación un diagnóstico y un tratamiento prescrito por un médico titulado416. Siendo necesario que la lesión mental sufrida por la perjudicada requiriera tratamiento médico, ya que constituiría una interpretación extensiva del tipo entender por tal todo lo que llevare a cabo cualquier clase de psicólogo (STS 13/12/2004).

La pérdida parcial de uno de los incisivos del agredido requiere objetivamente, además de una primera asistencia facultativa, en cuanto la rotura parcial de pieza dentaria, en todo caso, de tratamiento quirúrgico de reconstrucción (STS 04/12/2006). Según la STS 15/06/2004, debe aplicarse el artículo 147.2 CP en el caso de la rotura de un diente, pues la víctima ha necesitado de tratamiento odontológico posterior que corrija el defecto producido.

El tratamiento inmovilizador y rehabilitador es, por lo general, tratamiento médico (STS 13/09/2002). Es evidente para la jurisprudencia, que la colocación y necesaria posterior eliminación de una escayola o férula constituye tratamiento médico, en tanto que aparece objetivada una necesidad de reducción de la fractura y eliminación del elemento reductor bajo control facultativo, ya que, desde el punto de vista penal, existe ese tratamiento en toda actividad posterior tendente a la sanidad de las personas, si está prescrita por médico (SSTS 01/12/2000 y 22/03/1999). La inmovilización del miembro lesionado sin ninguna especificación y sin constar si le hubiera puesto férula no agota el tratamiento médico, ya que es necesario que el paciente se someta a una nueva revisión por parte del facultativo, por lo que tampoco permite tomar dicho concepto como integrador de una lesión constitutiva de delito (SAP VALLADOLID, sección 2ª, 30/12/2004). La prescripción del uso de un collarín cervical, no como medida precautoria o cautelar, sino consecutivo a la lesión y, dada su naturaleza, medio necesario para evitar el dolor y obtener la sanidad lo más rápidamente posible, tiene la consideración de tratamiento médico.

Y en lo concerniente a la ingestión de fármacos (analgésicos y antiinflamatorios) conforme a un plan médico que establezca unos límites en su dosificación y administración que el paciente debe seguir, haciendo él mismo notar cualquier contratiempo, Page 705...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR