Comentario a Artículo 311 del Código Penal

AutorEsther Valbuena García
Cargo del AutorProfesora de Derecho en ESIC Doctora en Derecho

TÍTULO XV. De los delitos contra los derechos de los trabajadores200

§ 1 Antecedentes legales

La introducción del llamado delito laboral por Ley de 15 de noviembre de 1971, marca un cambio de rumbo en la política criminal al iniciar la protección del trabajador en cuanto a tal, es decir, ya no sólo como persona común, sino en tanto pertenece a un sector del mercado de trabajo, cuya posición como contratante exige ser considerado en pie de igualdad (STS 21/12/1987).

La nueva redacción que el Código Penal de 1995 ofrece del llamado delito laboral (art. 311) prescinde de una relación ejemplificativa de conductas, pero no implica una reducción de su ámbito de aplicación. "En este sentido, no parece que a la luz de lo prevenido en el artículo 35 de la Constitución y de las concepciones sociales imperantes en torno a la estabilidad en el empleo y en general al respeto de los derechos de los trabajadores (y como presupuesto o derecho de mayor relevancia, al del trabajo en sí), el Legislador penal haya restringido el campo del delito laboral, en cualquier caso es evidente que lo ha castigado con mayor severidad (...)"201 (SAP BALEARES, sección 2ª, 25/06/1998 y SAP GRANADA, sección 1ª, 08/03/1999).

§ 2 Sujetos activo y pasivo

Será sujeto activo de este delito un patrono o empleador en sentido amplio, esto es, tanto el empresario individual como el social, de naturaleza civil o mercantil. Cualquier persona que emplee a otra (SAP CÓRDOBA, sección 3ª, 07/05/2002).

El tipo regulado en el art. 311 CP constituye el núcleo central del derecho penal laboral, orientado a la salvaguarda de las relaciones laborales mediante el castigo de los comportamientos lesivos de los derechos y condiciones laborales de los trabajadores. Desde una perspectiva constitucional, el hecho de que los trabajadores inmigrantes no se encuentren dentro del ámbito subjetivo de aplicación del art. 35 CE -en el que se proclama el derecho y deber de trabajar-, no puede operar como patente de impunidad frente a quien los contrata; de modo que el empleador deberá fijar en todo caso unas condiciones de trabajo respetuosas con la dignidad humana y con los valores propios de un Estado "social". "El CP protege toda relación de prestación de servicios, abstracción hecha de que el contrato de trabajo sea válido o nulo,202 y abstracción hecha de que el trabajador esté en situación legal o sea un inmigrante ilegal" (SSTS 12/04/1991; 30/06/2000; 29/03/2004 y 22/11/2004). En definitiva, como ya recordaba la STS 12/04/1991, el CP "no protege las consecuencias de un contrato de trabajo formalmente válido, sino la situación de personas que prestan servicios para otra. De lo contrario el más desprotegido debería cargar también con las consecuencias de su desprotección."

§ 3 Engaño o abuso de situación de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR