Calificación concursal

AutorJavier Antón Guijarro
Cargo del AutorMagistrado

La calificación concursal se regula en el Título X del Libro I del Texto Refundido ( arts. 441 a 464 ).

El Capítulo I aparece dedicado primeramente a las Disposiciones generales en las que se regulan las conductas que pueden conducir a la calificación del concurso como culpable, así como a la determinación de las personas que pueden ser cómplices, mientras que el Capítulo II se centra en las cuestiones procesales para el desarrollo de la sección de calificación, la Sentencia de calificación, y a la calificación en caso de intervención administrativa de una entidad.

Contenido
  • 1 Causas del concurso culpable
  • 2 Tramitación de la sección sexta
  • 3 Formación de la sección sexta en caso de incumplimiento del convenio
  • 4 Sentencia de calificación: sus pronunciamientos, recursos y ejecución
  • 5 Supuesto especial de la formación de la sección sexta en caso de intervención administrativa de una entidad
  • 6 Ver también
  • 7 Recursos adicionales
    • 7.1 En dosieres legislativos
  • 8 Legislación básica
  • 9 Legislación citada
  • 10 Jurisprudencia citada
Causas del concurso culpable

El Texto Refundido comienza recogiendo en su art. 442 la cláusula general que antes se encontraba en el art. 164-1 LC con un texto idéntico en cuanto al enunciado de la conducta tipificada y que conduce a calificar el concurso como culpable cuando en la generación o agravación del estado de insolvencia hubiera mediado dolo o culpa grave del deudor.

Se introducen sin embargo dos novedades. La más importante es que en el catálogo de las personas que pueden haber cometido esa conducta dolosa o culposa cuando el deudor es una persona jurídica se ha eliminado la figura de los “apoderados generales” que aparecía en la LC (introducida tras la reforma de la Ley 38/2011 ) y en su lugar se ha colocado a los “directores generales”.

Se trata de una modificación necesaria habida cuenta que la equiparación automática del apoderado general con la de los administradores o liquidadores, de derecho o de hecho, en cuanto que personas que encarnan la jerarquía organizativa de la sociedad, y como tales se encuentran legitimados pasivamente para ser personas afectadas por la calificación y poder ser condenadas a cubrir el déficit concursal, venía siendo problemática, pues tanto los Tribunales (SSTS 2 febrero 2008, 14 abril 2009) como la doctrina venían exigiendo no solo la formalidad de la existencia de un poder general sino además que hubieran asumido la autonomía decisional propia de un administrador de hecho.

La introducción en su lugar de la figura de los “directores generales” consigue una deseable armonización de la legislación concursal con la societaria, pues cuando la LSC regula en su art. 236 el círculo de personas a quienes se extiende la responsabilidad frente a la sociedad no contempla a los apoderados generales, pero sí recoge en su apartado 4 a los directores generales, quedando equiparada de esta manera el régimen de responsabilidad en uno y otro ámbito.

La segunda novedad es la supresión de las conductas preconcursales que fueron introducidas en la sección de calificación por la Ley 9/2015 en el art. 164-1 LC , de manera tal que el Texto Refundido remite su regulación a su lugar natural como son las normas comunes en materia de concurso consecutivo. Así la mención contenida en el art. 164-1 in fine LC referida a los socios que se hubiesen negado sin causa razonable a la capitalización de créditos o una emisión de valores o instrumentos convertibles con las consecuencias previstas en el art. 165-2 LC , pasa ahora a estar contemplada en el art. 700 Texto Refundido .

Por lo que respecta a los supuestos que en todo caso (presunción iuris et de iure) conducen a calificar el concurso como culpable que se encontraban en el art. 164-2 LC pasan ahora al art. 443 Texto Refundido bajo la rúbrica de “supuestos especiales” en el que se enumeran las 6 conductas con un texto idéntico salvo en alguna mejora de redacción.

En cuanto a las presunciones relativas de culpabilidad (presunciones iuris tantum) que se recogían en el art. 165-1 LC pasan ahora con idéntica redacción al art. 444 Texto Refundido . Y en sintonía con lo arriba apuntado, el art. 444 Texto Refundido tampoco recoge como presunción de culpabilidad en el concurso la que aparecía recogida en el art. 165-2 LC referida a conductas en el ámbito preconcursal, quedando ahora reguladas en el art. 700 Texto Refundido .

Por último el concepto de cómplices que aparecía en el art. 166 LC se traslada con idéntico contenido al nuevo art. 445 Texto Refundido , introduciendo como única novedad la sustitución de los “apoderados generales” por los “directores generales”, trasladando el esquema de la cláusula general del art. 442 Texto Refundido .

Tramitación de la sección sexta

El art. 446 Texto Refundido regula la formación sexta del mismo modo que lo hacía el art. 167 L.C. , para lo cual se establece primeramente una regla general según la cual deberá abrirse la sección cuando se dicte una resolución por la que se apruebe el convenio o el plan de liquidación o se ordene la liquidación de la masa activa conforme a las normas legales supletorias.

Llama la atención sin embargo que la redacción de la excepción a dicha regla general se haya mantenido en el art. 446-2 Texto Refundido con el mismo enunciado que contenía el art. 167-1 párrafo 2 LC (tras la desafortunada redacción introducida por la Ley 38/2011 ) a pesar de las consecuencias que genera su aplicación. La intención de la LC conforme la redacción original tras su entrada en vigor era la de reservar la apertura de la calificación para todos los supuestos de liquidación, y para el caso de aprobación de un convenio solo cuando su contenido fuera gravoso, entendiendo por convenio gravoso aquel que disponga una quita superior a un tercio o una espera superior a tres años, de manera que bastaba con la inclusión de una de tales alternativas para que el convenio fuera tenido por gravoso y con ello que fuera abierta la sección de calificación.

El problema surgió con la redacción que la reforma otorgó a la excepción al hacerlo en un sentido negativo (“no procederá”) con lo que ahora basta con que uno de tales contenidos no sea gravoso para que no haya lugar a la apertura de la sección sexta, tratándose de una consecuencia que no parece fuera buscada de propósito por el legislador.

Sí se aclara en cambio en esta excepción que el contenido del convenio, gravoso o benigno, deberá serlo “para todos los créditos o para los de una o varias clases o subclases de las establecidas en esta ley”, mejorando así la redacción del art. 167-1 LC al especificar qué se entendía por “clases”.

Por lo que se refiere a la personación de acreedores o terceros con interés legítimo el art. 447 Texto Refundido mejora el contenido del art. 168-1 LC pues ahora se dice expresamente que las alegaciones que puedan realizar tendrán como finalidad “que la administración concursal o el Ministerio Fiscal puedan fundar la calificación del concurso como culpable”.

Con ello se traslada aquí la doctrina expuesta por la STS 3 febrero 2015 [j 1] que fija el estatus de los acreedores en la sección de calificación al negarles legitimación para pedir una determinada calificación, pues tal...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR