Calidad en la acción humanitaria

AutorJacobo Ocharan
CargoExperto en temas de Ayuda Humanitaria, ha desempeñado diferentes funciones en el área de emergencias de Intermón Oxfam.
Páginas121-143
Introducción

Los elementos actuales que condicionan la ayuda humanitaria, y por tanto la calidad de la misma, son, entre otros: el aumento del número de conflictos, del número de desastres y del número de víctimas; el debilitamiento de los Estados; la proliferación de agencias y organizaciones; la disputa del espacio humanitario: injerencia de actores nuevos; la reconsideración de los principios humanitarios y sus bases legales; el estancamiento en los fondos públicos para la ayuda; y la sustitución de la acción política por acción humanitaria (instrumentalización de la ayuda humanitaria).

Dentro de este marco es donde debe ser entendida la calidad de la ayuda humanitaria. No hablamos de un mundo teórico de reflexión sino de uno práctico donde hay cada vez más víctimas de desastres y conflictos, donde cada vez más actores dicen tener derecho a practicar la acción humanitaria y donde el compromiso político internacional hacia las víctimas de los desastres desciende en Euros pero aumenta en su utilización.

Durante la última década se ha ido suscitando el debate en torno a la calidad en la ayuda humanitaria. Nacidas de la evidencia de que lo que se estaba haciendo en “el terreno” tiene grandes lagunas y fallos, fueron desarrollándose diferentes iniciativas de calidad que han chocado por no tener un acuerdo desde su base: los principios y la visión de ellos. Todas estas visiones de calidad nacidas en los últimos 10 años tienen una utilidad aplicable para su fin: la mejora de la calidad.

¿Qué es la calidad en Acción Humanitaria?

El Diccionario de la RAE1 tiene como primera acepción de calidad: “propiedad o conjunto de propiedades inherentes a una cosa que permiten apreciarla como igual, mejor o peor que los restantes de su especie”. Por tanto, la Page 123 definición nos lleva a ese conjunto de componentes o propiedades y la necesidad de que estos sean comparables y por tanto mensurables.

Pocos autores se han querido aventurar en definir calidad en ayuda humanitaria y sus componentes. Tomo de una persona cercana una de las pocas definiciones que he podido encontrar: “ Quisiera desentrañar algunos elementos y tipologías de calidad. Yo sugeriría dos grandes bloques: la calidad de entrega y la de proceso. La primera se referencia hacia el exterior y se correlaciona con otro concepto muy importante en cooperación, que es el Impacto. La calidad de proceso se proyecta más hacia lo interno de las organizaciones y se correlaciona con la Eficiencia en los procesos de gestión”2

Por tanto, conjugando la definición del Diccionario de la RAE y la identificación de los componentes de la calidad, podríamos decir que la calidad en la ayuda humanitaria depende del grado mensurable que se tenga en eficiencia e impacto.

Desmenuzar el concepto de calidad puede ayudar a comprenderla pero no resuelve el debate en torno a ella. La controversia en torno a la calidad en la ayuda humanitaria está abierto por su bajo resultado en los últimos años pero también porque no se llega a un consenso sobre algunos elementos clave. Entre ellos: ¿A quién se le debe exigir la calidad? ¿En qué principios se basa? ¿Quién nos la puede exigir? Y derivado de estos tres elementos, se plantean nuevas preguntas con respuestas diversas como: ¿Cómo se mide y cómo se regula? Si es que debe hacerse... ¿Cómo se consigue?

¿Por que hace falta calidad en Acción Humanitaria?

Las organizaciones humanitarias decimos tener el derecho de poder acceder a las víctimas de los desastres para proveer la asistencia necesaria que les permita salvar sus vidas, protegerlas si es necesario y apoyarles en la reconstrucción de las mismas. Decimos tener un “deber humanitario”. Para tener este deber y el derecho de asistencia nos comprometemos y, se nos obliga teniendo en cuenta el Derecho Internacional Humanitario a unos principios. Pero también nos comprometemos a tener el máximo impacto positivo posible siendo lo más eficientes posible. Y ¿por qué hace falta hablar ahora de calidad en la Acción Humanitaria? Simplemente porque ha faltado de manera palpable en los últimos años.

Page 124

Un clásico de todas las reflexiones sobre ayuda humanitaria en los 90 es la evaluación conjunta que se hizo tras el genocidio de Ruanda en 19943. Dentro de las recomendaciones del documento se pide una “autorregulación de la comunidad de ONG para mejorar su impacto”. Propone a las ONG recetas como: mejorar la coordinación, la división de tareas, tener trabajadores y trabajadoras humanitarios con experiencia y cualificados, comprometerse con la capacitación de personas locales, pagar salarios coherentes, cooperar y ser transparentes con las autoridades locales y nacionales, tener estrategias desarrolladas de evaluación de necesidades y planificación, etc. No obstante, no hay que irse a los “clásicos” de la evaluación para constatar la falta de calidad en la respuesta, ni tampoco a condiciones de extrema complejidad como fue la respuesta tras el genocidio de Ruanda. Un ejemplo es la respuesta al huracán Mitch en 1999, que fue un desastre inmenso en víctimas y daños pero no se cataloga como emergencia compleja.

¿A quién se debe exigir la calidad?

En el debate en torno a la calidad en ayuda humanitaria, hay un consenso absoluto en que la acción humanitaria no puede ser entendida, en ningún caso, como tarea exclusivamente técnica. La base de la acción humanitaria son sus principios humanitarios. Dado que también hay debate en torno a ellos, tomamos de momento aquellos principios humanitarios en los que hay consenso. Por tanto, de los 7 principios de la Cruz Roja, extraemos los dos internos (voluntariado y unidad) y la neutralidad por el debate que comporta, y nos quedamos con: humanidad, imparcialidad, independencia y universalidad.

Al hablar de la calidad con la que deben actuar organizaciones humanitarias, sólo tomamos en consideración aquellas organizaciones que están comprometidas con el cumplimiento de los cuatro principios citados. Son los principios los que marcan el criterio para ser o no ser organización humanitaria. Nos podemos excusar en la falta de consenso en torno a algunos criterios, pero decir que no hay suficientes elementos para tener un criterio sobre lo que es o no organización humanitaria es entrar en un debate falso. Humanidad, imparcialidad, independencia y universalidad además de una neutralidad entendida como la base que posibilita la acción humanitaria imparcial, son argumentos suficientes para delimitar quién es o no es organización humanitaria.

Page 125

A partir de esta base comenzamos nuestro reflexión en torno a la calidad. A lo largo de los años la exigencia del cumplimiento de los principios ha ido evolucionando y ya no vale sólo con cumplir los principios sino que hay que hacerlo dentro de una acción de calidad, eficiente y por la que se rinda cuentas.

¿En qué principios está basada la calidad?

Los principios que orientan la acción humanitaria no están del todo consensuados y, de alguna manera, están vivos ya que van evolucionando con la propia acción. Este debate en torno a qué principios debemos respetar y cómo los interpretamos es el que luego desencadena el debate en torno a la calidad.

Ya hemos citado los 7 principios de la Cruz Roja, que se quedan en cinco cuando los aplicamos al resto de las organizaciones. También nos hemos posicionado en torno a la necesidad de cumplir con la imparcialidad, la humanidad, la independencia y la universalidad para ser considerado desde nuestro punto de vista como agencia humanitaria. Pero la acción humanitaria se está volviendo más ambiciosa a la hora de establecer sus principios influyendo de manera directa en la calidad. Algunos autores y organizaciones añaden a los principios clásicos otros de nueva generación como la rendición de cuentas, la transparencia, la necesidad de apropiación de las acciones por parte de los damnificados y la contextualización4. También hay influencias claras del mundo de la cooperación al desarrollo5 a la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR