Artículo 456

AutorSergio Amadeo Gadea
Páginas647-649

Page 647

1. Los que, con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, imputaren a alguna persona hechos que, de ser ciertos, constituirían infracción penal, si esta imputación se hiciera ante funcionario judicial o administrativo que tenga el deber de proceder a su averiguación, serán sancionados:

1- Con la pena de prisión de seis meses a dos años y multa de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito grave.

  1. Con la pena de multa de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito menos grave. 3fi Con la pena de multa de tres a seis meses, si se imputara un delito leve.

  1. No podrá precederse contra el denunciante o acusador sino tras sentencia firme o auto también firme, de sobreseimiento o archivo del Juez o Tribunal que haya conocido de la infracción imputada. Estos mandarán proceder de oficio contra el denunciante o acusador siempre que de la causa principal resulten indicios bastantes de la falsedad de la imputación, sin perjuicio de que el hecho pueda también perseguirse previa denuncia del ofendido.

La STS núm. 2248/2006, de 25 de octubre, declaró que son requisitos básicos del delito de acusación y denuncia falsa previsto en el primer párrafo del art. 456 CP: a) Una imputación con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad de hechos que, de ser ciertos, constituirían delito, b) Que la imputación se haga a persona determinada, distinta de la que la realiza y que la misma esté viva, c) Que la acción típica se realice mediante denuncia o querella ante alguno de los funcionarios que menciona el precepto, judicial o administrativo (en igual sentido SAP MADRID, sección Ia, núm. 215/2014 de 5 de mayo).

La estructura del tipo delictivo se construye del modo siguiente: [a] El bien jurídico protegido es la Administración de Justicia, esto es, un interés colectivo o difuso en el normal y eficaz funcionamiento de lo que se puede describir como «servicio público judicial (en sentido amplio)», que se ve perturbado cuando se pone en funcionamiento inútilmente como consecuencia de una actuación maliciosa o gravemente temeraria de una persona -física o jurídica- que da lugar a ello. Junto a este bien jurídico público institucional, ha de tenerse en

Page 648

cuenta que la incoación de un procedimiento penal contra una persona a quien se imputa falsamente un hecho que, de haber sido cierto, hubiera constituido una infracción penal, lleva consigo, en mayor o menor medida, una «estigmatización» social como efecto reflejo, un menoscabo de su buena imagen colectiva (honor en sentido...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR