STS, 12 de Noviembre de 2003

PonenteDª. María Milagros Calvo Ibarlucea
ECLIES:TS:2003:7098
Número de Recurso2692/2002
ProcedimientoSOCIAL - Recurso de casacion. Unificacion de doct
Fecha de Resolución12 de Noviembre de 2003
EmisorTribunal Supremo - Sala Cuarta, de lo Social

D. LUIS GIL SUAREZD. MANUEL IGLESIAS CABEROD. MARIANO SAMPEDRO CORRALD. GONZALO MOLINER TAMBOREROD. JUAN FRANCISCO GARCIA SANCHEZDª. MILAGROS CALVO IBARLUCEA

SENTENCIA

En la Villa de Madrid, a doce de Noviembre de dos mil tres.

Vistos los presentes autos pendientes ante esta Sala, en virtud del recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto por el Letrado Dª María Jesús Díez-Astrain Foces en nombre y representación de Dª Lourdes contra la sentencia de fecha 28 de mayo de 2002, dictada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, sede de Valladolid, en recurso de suplicación nº 507/2002, interpuesto contra la sentencia de fecha 29 de noviembre de 2001, dictada por el Juzgado de lo Social nº Dos de Valladolid, en autos nº 618/2001, seguidos a instancia de Dª Lourdes contra INSTITUTO NACIONAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL y la TESORERÍA GENERAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL sobre PENSIÓN DE JUBILACIÓN.

Ha comparecido en concepto de recurrido el Procurador D. José Granados Weil en nombre y representación del INSTITUTO NACIONAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL.

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO

Con fecha 29 de noviembre de 2001 el Juzgado de lo Social nº DOS de Valladolid, dictó sentencia en la que se declararon probados los siguientes hechos: "1º) La actora Dª Lourdes cuyos datos personales constan en autos, ha venido prestando sus servicios laborales para TELEFÓNICA DE ESPAÑA, S.A. Esta empresa, en sus convenios colectivos de los años 1996 y 1997 - 1998, convenios cuyos textos constan en autos, estableció en la cláusula 6ª (convenio de 1996) y en la cláusula 4ª (Convenio de 1997-1008) un plan de prejubilaciones. dichos planes constan perfectamente definidos en los referidos convenios y la regulación que de ellos se establecen en los mismos debe entenderse aquí por entero reproducida, destacando en este momento que se decía "Podrán acogerse a la prejubilación ...". "A partir de los 60 años los empleados que hubieran optado por acogerse a la prejubilacion "el empleado que solicite acogerse a la prejubilación..." 2º) En atención a dicha regulación de un sistema de prejubilaciones, el ahora demandante suscribió el día 1-8-98 un contrato de prejubilación, cuyo texto íntegro consta en la prueba de la parte actora y aquí se da por íntegramente reproducido, destacando que en el mismo se dice "... es empleado fijo de plantilla y desea acogerse al sistema de prejubilación establecido..." "interesando en base a las siguientes estipulaciones..." "D... se acoge al sistema de prejubilación ... causando baja en la empresa el día 1.8.98. "el empleado, a partir de la baja suscribirá un convenio especial con la seguridad social a fin de mantenerse en situación de asimilada al alta..." "la empresa establece una relación contractual directa y exclusiva con el empleado suscribiente del presente acuerdo..." "la solicitud de baja que se realiza en este acto y que la empresa acepta..." "D... se compromete a la no realización, durante el periodo de prejubilación, y en todo caso durante un plazo de dos años, de cualquier tipo de actividad por cuenta propia o ajena que suponga competencia con las que realizan Telefónica de España y las empresas de su grupo..." 3º) Una vez cumplida la edad de 60 años, la parte ahora demandante solicitó pensión de jubilación anticipada, acreditando 40 años o más de cotización, siéndole reconocida mediante resolución del INSS que consta en el expediente administrativo y aquí se da por íntegramente reproducida, de fecha 26-9-00, en cuantía equivalente al 60% de su base reguladora de 292.797 pts., por aplicación de un coeficiente reductor del 8% por cada año de jubilación anticipada (40 años cotizados). 4º) En fecha 4-6-01 formuló solicitud ante el INSS en reclamación de revisión de la pensión de jubilación reconocida, por entender que la cuantía de la misma debía ascender al 65% de la base reguladora, al ser de aplicación un coeficiente reductor del 7% y no del 8% por cada año de jubilación anticipada, dicha solicitud fue desestimada en resolución del INSS de fecha 7-6-01, que consta en autos y cuyo contenido se da aquí por reproducido y presentada reclamación previa el 5-7-01 fue también desestimada en resolución del INSS de 10-7-01 que consta en autos y cuyo contenido se da aquí por reproducido. 5º) La cuestión ahora debatida afecta a gran número de trabajadores."

En dicha sentencia aparece la siguiente parte dispositiva: "Que desestimando la demanda presentada por DOÑA Lourdes contra el INSTITUTO NACIONAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL y TESORERÍA GENERAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL absuelvo a los demandados de todas las pretensiones contra ellos formuladas ".

SEGUNDO

La citada sentencia fue recurrida en suplicación por la Letrada D. María Jesús Diez- Astrain Foces, actuando en nombre y representación de Dª Lourdes , ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, sede de Valladolid, la cual dictó sentencia en fecha 28 de mayo de 2002, en la que consta el siguiente fallo: "Que DEBEMOS DESESTIMAR Y DESESTIMAMOS el recurso de suplicación interpuesto por Dª Lourdes , contra la Sentencia dictada por el Juzgado de lo Social núm. Dos de los de Valladolid, de fecha veintinueve de Noviembre de dos mil uno, en Autos núm. 618/2001, seguidos a instancias de indicada recurrente contra INSTITUTO NACIONAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL y TESORERÍA GENERAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL, sobre REVISIÓN PENSIÓN DE JUBILACIÓN, y en consecuencia, DEBEMOS CONFIRMAR Y CONFIRMAMOS la sentencia recurrida."

TERCERO

Por la Letrada D. María Jesús Diez-Astrain Foces, actuando en nombre y representación de Dª Lourdes , se formalizó el presente recurso de casación para la unificación de doctrina que tuvo entrada mediante escrito en el Registro General de este Tribunal el 12 de julio de 2002, en el que se denuncia infracción del artículo 189.1 b) de la Ley de Procedimiento Laboral. Se aporta como sentencia contradictoria con la recurrida la dictada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, de 5 de noviembre de 2001 (Rec. nº 2267/2001).

CUARTO

Por providencia de esta Sala de fecha 5 de febrero de 2003 se admitió a trámite el presente recurso, dándose traslado del escrito de interposición y de los autos a la representación procesal de la parte recurrida para que formalice su impugnación en el plazo de diez días, habiendo transcurrido el plazo sin que lo haya verificado.

QUINTO

Evacuado el traslado de impugnación, por el Ministerio Fiscal se emitió informe en el sentido de considerar improcedente el presente recurso e instruida la Excma. Sra. Magistrado Ponente se declararon conclusos los autos, señalándose para votación y fallo el día 6 de noviembre de 2003.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO

La trabajadora, una vez cumplida la edad de sesenta años, solicitó pensión de jubilación anticipada al haberse acogido al sistema de prejubilación en virtud del pacto suscrito el 1 de Agosto de 1998 con la empleadora, Telefónica de España, S.A. La resolución del Instituto Nacional de la Seguridad Social le reconoce la pensión en cuantía equivalente al 60% de la base reguladora mediante la aplicación de un coeficiente reductor del 8% por cada año de jubilación anticipada. Instó en vía jurisdiccional un porcentaje del 65% disminuyendo el coeficiente reductor al 7%.

La sentencia del Juzgado de lo Social desestimó la demanda y recurrida en suplicación por la parte actora, la Sala del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, con sede en Valladolid, dictó el 28 de mayo de 2002 sentencia desestimatoria por causa de inadmisión al no alcanzar la cuantía de las diferencias resultantes en el incremento de la pensión, para el caso de estimar modificación del coeficiente, al mínimo para recurrir en suplicación ni apreciar la existencia de afectación general.

SEGUNDO

Frente a dicha desestimación alza la demandante el recurso de casación para la unificación de doctrina con apoyo como sentencia de contraste en la dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, el 5 de noviembre de 2001, en la que también se discutía el incremento de la pensión de jubilación de un trabajador que causó baja voluntaria, según el certificado de la empresa Telefónica de España, S.A. acogiéndose a un plan de prejubilaciones, concretándose la pretensión en la aplicación de un coeficiente reductor inferior.

Como quiera que la sentencia recurrida no entró a conocer del fondo de la reclamación interesa a efectos de establecer la necesaria contradicción, a tenor de lo exigido por el artículo 217 de la Ley de Procedimiento Laboral, determinar en qué forma se desarrolla el planteamiento y resolución de la cuestión relativa a la afectación general.

En las actuaciones de las que trae causa el presente recurso, la demandante en el acto de juicio oral alegó la existencia de afectación general, la sentencia de instancia afirmó en el ordinal quinto de los hechos probados que la cuestión debatida afecta a gran número de trabajdores, razonando en el cuarto de los Fundamentos de Derecho que dicha afectación se demostró por la gran cantidad de citaciones a juicios idénticos al presente aportados por la actora en el ramo de prueba, a lo que añade el resultado de una certificación sobre el número de demandas presentadas ante los Juzgados de Valladolid.

La sentencia recurrida considera insuficientes los datos reflejados en el Fundamento de Derecho Cuarto a los que se ha hecho mención en el que se reputa la situación acreditada de "gran número" añadiendo su consideración acerca de la notoriedad.

En la sentencia de contraste no consta alegación o prueba alguna en la instancia acerca de la afectación general ni que la sentencia origen de las actuaciones al posibilitar la interpretación del recurso de suplicación, dispensara las razones para ello, siendo la sentencia de contraste la que en el primero de sus Fundamentos sostiene que a la vista de más de quince mil prejubilaciones que Telefónica de España, S.A. llevó a cabo en toda España y de los asuntos que se encuentran pendientes de resolución por la misma cuestión litigiosa obliga a declarar la notoriedad del Tribunal en cuanto a la afectación masiva del tema.

Con ello se introduce un elemento fáctico que permite establecer una identidad substancial entre los presupuestos fácticos de ambas resoluciones y estimar así concurrente el requisito de la contradicción en los términos del artículo 217 de la Ley de Procedimiento Laboral, por lo que procede definir el único elemento divergente entre ambas sentencias, la exigencia del requisito de la cuantía mínima para recurrir en suplicación y las excepciones que la Ley de Procedimiento Laboral contempla.

TERCERO

Debe reiterarse la doctrina de esta Sala, en sentencia de 3 de octubre de 2003, RCUD. núm. 008/1011/2003 : "El art. 189-1-b de la LPL admite la posibilidad de interponer recurso de suplicación contra la sentencia de instancia, aunque la cuantía del proceso no llegue a 1803'04 euros, en los casos, "seguidos por reclamaciones, acumuladas o no, en los que la cuestión debatida afecte a todos o a un gran número de trabajadores o de beneficiarios de la Seguridad Social, siempre que tal circunstancia de afectación general fuera notoria o haya sido alegada y probada en juicio o posea claramente un contenido de generalidad no puesto en duda por ninguna de las partes."

La cuestión clave es, por consiguiente, delimitar y determinar el concepto de "afectación general" que este precepto maneja.

A este respecto, debe comenzarse indicando que la "afectación general" es un concepto jurídico indeterminado que, aunque tiene en efecto una base fáctica, no se agota con ella sino que la trasciende. No debe olvidarse que el Tribunal Constitucional en su sentencia 142/1992 de 13 de Octubre declaró que la exigencia de que "la cuestión debatida afecte a todos o un gran número de beneficiarios", "contiene un concepto jurídico indeterminado, que sobre un sustrato fáctico sometido a las reglas generales de la prueba, requiere una valoración jurídica acerca de su concurrencia en cada caso concreto"; criterio que se reitera en las sentencias de dicho Tribunal 144/1992 de 13 de Octubre, 162/1992 de 26 de Octubre y 58/1993 de 15 de Febrero.

Conforme a lo que se declara en el art. 189-1-b), para que exista afectación general es necesario que "la cuestión debatida afecte a todos o a un gran número de trabajadores o de beneficiarios de la Seguridad Social"; lo que supone la existencia de una situación de conflicto generalizada en la que se ponen en discusión los derechos de los trabajadores frente a su empresa (siempre que ésta tenga una plantilla suficientemente extensa y tales derechos alcancen "a todos o a un gran número" de sus trabajadores) o los derechos de los beneficiarios de la Seguridad Social frente a ésta. Para apreciar la afectación general o múltiple no es necesario que se hayan incoado muchos procesos judiciales a consecuencia de la cuestión que la produce, pues basta con la existencia de la situación de conflicto generalizado, y el conflicto existe aunque el pleito no se haya iniciado. Hay conflicto cuando un empresario desconoce los derechos de sus trabajadores, o les priva de tales derechos, o la interpretación que aquél y éstos hacen de una norma legal o convencional es manifiestamente contraria; aún cuando tales situaciones no hayan dado lugar, en un momento determinado, a la presentación de numerosas demandas ante los Tribunales. Lo cual es también esencialmente predicable de las reclamaciones frente a la Seguridad Social de sus beneficiarios, sobre todo en los supuestos en que las entidades gestoras utilizan uniformes criterios interpretativos para resolver los actos masa objeto de su competencia.

La conclusión expuesta en el párrafo inmediato anterior no supone, en modo alguno, que se equipare la afectación general a todo supuesto de interpretación de una norma de carácter general; decir que la afectación general exige una situación de conflicto generalizado no significa que la misma se confunda con el ámbito personal de las normas jurídicas. No se trata de tomar en consideración el alcance o trascendencia de la interpretación de una disposición legal, sino de averiguar "si la concreta cuestión debatida afecta a todos o a un gran número de trabajadores" (como explicó la sentencia del Tribunal Constitucional 108/1992, de 14 de Septiembre); es decir si el conflicto de que se trate, surgido a consecuencia de la negativa o desconocimiento de un derecho o derechos determinados y específicos, alcanza a un gran número de trabajadores o beneficiarios de la Seguridad Social.

Es necesario tener en cuenta, además, que la vía especial de recurso que admite el art. 189-1-b) de la LPL no está concebida exclusivamente como un derecho de las partes, pues se configura también como un instrumento que tiene por objeto conseguir la unificación de doctrina en supuestos que son trascendentes en su conjunto y en los que la unidad de criterios aplicativos y hermenéuticos participa en buena medida de la condición de orden público. Así la sentencia del Tribunal Constitucional 79/1985, de 3 de julio, precisó que uno de los objetivos que se persiguen por el legislador al establecer esta vía especial de acceso al recurso, es "evitar que queden sin recurso reclamaciones de escasa entidad económica desde una consideración meramente individual, pero que pueden trascender esta dimensión al multiplicarse o extenderse a numerosos supuestos de hecho idénticos y requerir, por ello, una actividad uniformadora de los Tribunales de rango superior"; y de la sentencia del mismo Tribunal 108/1992, de 14 de septiembre, se desprende que este supuesto excepcional de interposición del recurso de suplicación que permite el art. 189-1-b) de la LPL, responde a "un interés abstracto: la defensa del 'ius constitucionis' y la garantía de la uniformidad de la doctrina legal en todo el territorio nacional como principal expresión del principio constitucional de igualdad en la aplicación de la Ley".

Sentadas las precisiones expuestas en el precedente razonamiento jurídico en orden a la noción de afectación general, se hace necesario explicar los modos o sistemas que tienen que seguir los Tribunales de Justicia para poder apreciar la concurrencia de la misma en cada proceso concreto. Y a este respecto, se destaca que el texto literal del art. 189-1-b) de la LPL, se refiere a tres posibilidades o modalidades diferentes, a saber: a).- que esta afectación general sea notoria; b).- que tal afectación "haya sido alegada y probada en juicio" por alguna de las partes intervinientes en el mismo; y c).- que el asunto "posea claramente un contenido de generalidad no puesto en duda por ninguna de las partes". De esta triple diferenciación, tal como queda expresada en el precepto de que tratamos, se pone en evidencia que, conforme a los mandatos del mismo, únicamente es necesaria la previa alegación de parte y la probanza de la afectación múltiple, en el segundo de los supuestos referidos, no siendo precisas ni cuando se trate de hechos notorios ni cuando el asunto "posea claramente un contenido de generalidad no puesto en duda por ninguna de las partes". Para estas dos últimas situaciones, el legislador no exige la alegación ni la probanza de la comentada afectación; la impone únicamente en el segundo de los supuestos enumerados, lo que hace lucir que en los otros dos no es necesario el cumplimiento de tal exigencia.

Profundizando un poco más en relación con las tres distintas modalidades o maneras de apreciación de la afectación múltiple, consignamos las consideraciones siguientes:

1).- La idea de notoriedad encierra no poca imprecisión, no siendo fácil fijar sus perfiles definitorios. Así la sentencia del Tribunal Constitucional 59/1986, de 19 de mayo, declaró que "la notoriedad es un concepto relativo e indeterminado, vario y plural".

Sin embargo, en nuestro derecho, el concepto de notoriedad es tratado en el art. 281-4 de la Ley de Enjuiciamiento Civil de 7 de Enero del 2000, de forma muy exigente y rigurosa, pues tal precepto dispone que "no es necesario probar los hechos que gocen de notoriedad absoluta y general".

La notoriedad regulada en el art. 189-1-b) de la LPL no es la misma que la referida en el art. 281-4 de la LEC. La notoriedad precisa para apreciar la concurrencia de la afectación múltiple que abre el acceso al recurso de suplicación en el proceso laboral, no puede ser la "notoriedad absoluta y general" de que habla el mencionado art. 281-4, pues mantener esta idea rigurosa y extremada de la notoriedad, en la aplicación del art. 189-1-b), equivale a convertirla en una exigencia inútil y ociosa, pues es prácticamente imposible que el hecho de que un determinado proceso judicial alcance a un gran número de trabajadores, sea conocido por todos o casi todos los ciudadanos; exigir una notoriedad tan acusada e intensa supone vaciar de contenido a este concepto y a hacerlo inoperante. La idea de notoriedad que ha de tomarse en cuenta, a los efectos de dicha afectación múltiple, tiene que ser más flexible y matizada, bastando que por la propia naturaleza de la cuestión debatida, por las circunstancias que en ella concurren, e incluso por la existencia de otros procesos con iguales pretensiones, para el Tribunal tal cuestión sea calificable como notoria. En definitiva, se trata de que la afectación general quede de manifiesto por la intrínseca y peculiar naturaleza de las reclamaciones efectuadas y a la vista de los elementos y circunstancias propios de tales reclamaciones y demás datos obrantes en autos. Y será el Tribunal quien, valorando y sopesando todo ello, decidirá si concurre o no tal afectación.

Como ya se ha dicho, en estos casos de notoriedad no es necesaria la alegación de parte para que el Juez o Tribunal pueda apreciar su existencia y admitir que contra la resolución de instancia cabe formular recurso de suplicación.

2).- Según el mandato contenido en el art. 189-1-b) de la LPL tampoco es necesario la alegación y prueba de la afectación general en los casos en que la cuestión debatida "posea claramente un contenido de generalidad no puesto en duda por ninguna de las partes".

Se trata de una categoría próxima a la idea de notoriedad, que maneja el precepto comentado, pero en la que el vigor de la evidencia de la afectación múltiple es de menor intensidad, de ahí que se exija que las partes intervinientes en el proceso no hayan puesto en duda la concurrencia de tal afectación múltiple. Por ello, es obvio, que para que pueda tener lugar la aplicación de este supuesto, es de todo punto necesario que se produzca esta posición de las partes en el proceso en relación con la afectación general; es decir, que ninguna de las partes se haya opuesto a la misma. Si en la litis consta la oposición de alguno de los intervinientes en ella, no es posible acogerse a este sistema de apreciación de la afectación múltiple.

Ahora bien, en cualquier caso es indiscutible que en estos concretos supuestos no es necesario que las partes hayan alegado y probado la concurrencia de la afectación general.

3).- En los restantes casos, es decir, aquéllos que no tienen encaje en los números 1 y 2 inmediatos anteriores, casos que son los que el art. 189-1-b) menciona en segundo lugar, sí es necesaria dicha alegación y prueba de la afectación múltiple. En estos casos, la falta de una y otra o la insuficiencia o inoperancia de la prueba practicada impiden que el Juez o Tribunal aprecie la concurrencia de afectación múltiple.

En primer lugar será el Juez de lo Social de instancia quien deba analizar y resolver si en el litigio de que se trate, cuya cuantía no supere los 1803'04 euros, concurre o no afectación general. Siendo obvio que para ello tiene que atenerse a los criterios y exigencias que se han venido exponiendo en los razonamientos precedentes.

Similar amplitud y libertad de decisión, en lo que concierne a esta concreta materia de la afectación múltiple, tienen las Salas de lo Social de los Tribunales Superiores de Justicia al resolver el recurso de suplicación, y la Sala de lo Social del Tribunal Supremo al examinar el recurso de casación para la unificación de doctrina, toda vez que, a pesar del carácter extraordinario de ambos recursos y de la naturaleza excepcional del segundo, se trata de una materia de competencia funcional que puede ser examinada de oficio por la Sala "ad quem" sin necesidad de cumplir las rigurosas exigencias propias de dichos recursos, como se desprende de lo dispuesto por las sentencias del Tribunal Supremo de 9 de marzo, 6 de mayo, 15 y 22 de julio, 28 de septiembre, 20 y 30 de octubre, y 21 de diciembre de 1992; 11 de febrero, y 23 y 27 de marzo, 7 y 20 de abril, 17 de mayo, 21 de junio, 28 de septiembre, 29 de octubre y 22 de noviembre de 1993; 21 y 31 de enero, 9 y 24 de febrero, 7 y 16 de marzo, 5 de mayo y 17 de noviembre de 1994; 26 de mayo y 20 de junio de 1995; 9 y 18 de julio, 20 y 27 de septiembre, y 21 de noviembre de 1996; 17 de febrero, 7 de marzo, 25 de septiembre y 14 de noviembre de 1997; y 9 de marzo, 22 de julio y 6 de octubre de 1998.

Es conveniente destacar, por último, que de la doctrina expuesta en los anteriores párrafos y fundamentos de derecho se deriva la importante consecuencia de que en aquellos casos en los que esta Sala ha declarado de modo reiterado, en relación con una cuestión determinada y concreta planteada ante ella, que la misma afecta a todos o a un gran número de trabajadores, tal declaración, en relación con otros procesos en que se suscite idéntica cuestión, tiene el valor de la doctrina jurisprudencial, al ser la afectación múltiple, como ya se explicó, un concepto jurídico."

CUARTO

Aplicando las consideraciones precedentes al presente litigio, se llega a la conclusión de que la propia naturaleza y caracteres de las cuestiones que en él se ventilan y los elementos y circunstancias que en éstos concurren, ponen en evidencia que las mismas afectan en un número muy elevado de trabajadores. Téngase en cuenta que la pretensión ejercitada versa sobre la aplicación del coeficiente reductor de la jubilación anticipada a un número de antiguos trabajadores de Telefónica de España, S.A. que la sentencia de contraste sitúa en quince mil.

Por tanto, en esta litis cabe interponer recurso de suplicación contra la sentencia de instancia, debiendo casar y anular la sentencia desestimatoria por inadmisión a fin de que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León entre a conocer del fondo de la pretensión.

FALLAMOS

Estimamos el recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto por el Letrado Dª María Jesús Díez-Astrain Foces en nombre y representación de Dª Lourdes . Casamos y anulamos la sentencia de fecha 28 de mayo de 2002, dictada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, sede de Valladolid, en recurso de suplicación nº 507/2002, con remisión de las actuaciones a dicho Tribunal a fin de que se pronuncie sobre el resto de las cuestiones planteadas con el recurso de suplicación.

Devuélvanse las actuaciones a la Sala de procedencia ,con la certificación y comunicación de esta resolución.

Así por esta nuestra sentencia, que se insertará en la COLECCIÓN LEGISLATIVA, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

PUBLICACIÓN.- En el mismo día de la fecha fue leída y publicada la anterior sentencia por el Excmo. Sr. Magistrado D. María Milagros Calvo Ibarlucea hallándose celebrando Audiencia Pública la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, de lo que como Secretario de la misma, certifico.

9 sentencias
  • SAP Madrid 188/2009, 10 de Julio de 2009
    • España
    • 10 Julio 2009
    ...la trascendencia del derecho de información como instrumental del derecho de voto (sentencias del TS de 22 de mayo de 2002, 12 de noviembre de 2003 y 29 de julio de 2004 ). También ha señalado la existencia de límites al mismo, pues debe ceñirse a los extremos concretos sometidos a la junta......
  • ATS, 29 de Enero de 2008
    • España
    • 29 Enero 2008
    ...), seguidas, entre otras muchas, por las sentencias de 8-10-2003 (R. 832/2003), 14-10-2003 (R. 779/2003), 21-10-2003 (R. 959/2003), 12-11-2003 (R. 2692/2002), 5-12-2003 (R. 888/2003), 30-4-2004 (R. 3381/2002), y 26-10-2004 (R. 3278/2003), 12-1-2005 (R. 6239/2003), 21-2-2005 (617/2004), 25-1......
  • STS 380/2016, 5 de Mayo de 2016
    • España
    • 5 Mayo 2016
    ...2014 Renfe-Operadora formaliza su recurso de casación unificadora, articulado en dos motivos: Invocando como referencial la STS 12 noviembre 2003 (rec. 2692/2002 ) expone que el recurso de suplicación debió ser aceptado a trámite y resuelto pues concurre afectación general, como aprecia el ......
  • STSJ Islas Baleares 123/2018, 20 de Marzo de 2018
    • España
    • 20 Marzo 2018
    ...así como al menos otros 27 trabajadores que han formulado reclamaciones individuales. Cita en su favor la parte recurrente la STS de 12 de noviembre de 2003 . SEGUNDO Establece el Art. 192.2.g) LRJS que no procederá recurso de suplicación en los casos de "Reclamaciones cuya cuantía litigios......
  • Solicita tu prueba para ver los resultados completos

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR