Los actores que intervienen en la estrategia del estrecho de Gibraltar

AutorLuis Romero Bartumeus
CargoPeriodista. Licenciado en Ciencias de la Información. Master en Paz, Seguridad y Defensa. Profesor colaborador honorario de la Universidad de Cádiz. Trabajo realizado en el marco del Proyecto de I+D «España, seguridad y fronteras exteriores europeas en el área del Estre cho», DER2015-68174-R, Investigadores Principales A del Valle Gálvez e I. ...
Páginas147-223
147
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LOS ACTORES QUE INTERVIENEN
EN LA ESTRATEGIA DEL ESTRECHO DE GIBRALTAR
Luis ROMERO BARTUMEUS1
I.- INTRODUCCIÓN – II. ESPAÑA – III.-MARRUECOS/ARGELIA – IV.
GIBRALTAR (REINO UNIDO) – VI. LA ALIANZA ATLÁNTICA (OTAN) – VII.
CONCLUSIONES.
Soy de los que creen que Gibraltar volverá a saber
de España cuando esta, nuestra patria,
merezca ser portera del Mediterráneo y pueda
serlo con garantías para el mundo civilizado.
(…) De poco o nada nos serviría tener
la puerta sin fuerza para guardarla.
Miguel de Unamuno.
«Lo de Gibraltar». En Letras, 19162
I. INTRODUCCIÓN
La realidad del estrecho de Gibraltar como una de las zonas con mayor
tráf‌i co marítimo del mundo3, que lleva consigo la existencia de tres dispositi-
vos de separación de tráf‌i co (DST) en su zona de inf‌l uencia (al este, al oeste y
1 Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información. Master en Paz, Seguridad y Defensa.
Profesor colaborador honorario de la Universidad de Cádiz. Trabajo realizado en el marco
del Proyecto de I+D «España, seguridad y fronteras exteriores europeas en el área del
Estre cho», DER2015-68174-R, Investigadores Principales A del Valle Gálvez e I. González
García. Proyecto f‌i nanciado por el Minis terio de Economia y Competitividad y Fondos
FEDER de la UE.
2 Agradezco a Charles Gómez que me facilitara este artículo, extraído de la Biblioteca de la
Universidad de Salamanca.
3 Considerado el segundo estrecho con más tráf‌i co del mundo, en 2014 los dos centros de
control existentes en su angostura (Tarifa Tráf‌i co y Tánger Tráf‌i co) registraron el paso de
108.354 buques, sin contar pesqueros ni embarcaciones de recreo. En 2015, la cifra total fue
de 111.087 buques. Tarifa Tf‌i co identif‌i có a 68.709 buques y Táng er Tf‌i co a 42.378. Ver,
Informe Anual 2015. Sociedad Estatal de Salvamento y Seguridad Marítima. [En línea]
salvamentomaritimo.es/wp-content/f‌i les_f‌l utter/1467291964Salvamento+Mar%C3%AD-
timo+Informe+Anual+2015+Web.pdf>. Visto el 13/08/2016.
CUADERNOS DE GIBRALTAR – GIBRALTAR REPORTS
Num 1,Número/Issue # 2, 2016-2017 | ISSN 2341-0868
DOI http://dx.doi.org/10.25267/Cuad_Gibraltar.2017.i2.08
148
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
en el centro); su consideración como frontera sur exterior de la Unión Euro-
pea; la presencia en su geografía de infraestructuras críticas que requieren una
especial atención; la trascendencia de las comunicaciones marítimas a través
del mismo para las ciudades de Ceuta y Melilla e Isla de Alborán y la vigilan-
cia respecto a la amenaza terrorista global por ser zona de tránsito ineludible
para el paso entre los continentes europeo y africano, además de enlace entre
el Atlántico y el Índico, conforman para el Plan MARES4, para el Gobierno
español por lo tanto, el entorno determinante que obliga a mantener una
atención especial en esta zona de nuestra geografía.
La mirada sobre nuestro sur, sin embargo, no resulta tan evidente como
podríamos presuponer y ha variado con el paso del tiempo. Sin necesidad de
retroceder siglos sino solo unas cuantas décadas, España se ha movido en sus
planteamientos desde considerar como base de nuestro planeamiento el eje
estratégico Baleares-Estrecho-Canarias, hasta olvidarnos que teníamos un sur
por el que preocuparnos, que es lo mismo que olvidarnos de la geografía y
el lugar en que el destino decidió colocarnos. Como Robert Kaplan af‌i rma:
«[…] el presente, a pesar de lo permanente y abrumador que pueda parecer,
es fugaz. Lo único perdurable es la ubicación de los pueblos en el mapa. Así
pues, en épocas de agitación, aumenta la importancia de los mapas»5.
El Real Instituto Elcano (RIE) viene poniendo de relieve con insistencia
esa necesidad de mirar al sur con algo más de atención. En varios de sus do-
cumentos se pronuncia abiertamente por un giro en la estrategia de seguridad
de España. Su punto de vista puede discutirse pero no criticarlo por ambiguo,
dado que af‌i rma tajante: «En los últimos años –escribió Félix Arteaga– la
actuación estratégica española se f‌i jó en problemas de seguridad lejos de sus
fronteras, mientras los riesgos se acumulaban en el Sur»6.
4 Plan MARES: Plan Integral de Seguridad Marítima del Estrecho de Gibraltar. Ver: Luis
Romero, El Plan MARES o como coordinar la seguridad en el Estrecho. 18/03/2015. [En línea]
el-estrecho/>. Visto: 12/08/2016.
5 Robert D. KAPLAN: La venganza de la geografía. Cómo los mapas condicionan el destino de las
naciones. RBA, Barcelona 2013. (Pág. 21).
6 Félix ARTEAGA: España mirando al Sur : Del Mediterráneo al Sahel. Informe Elcano, nº 18.
Noviembre, 2014. [En línea] .realinstitutoelcano.org/wps/portal/web/riel-
cano_es/publicacion?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/publicaciones/
informe-elcano-18-espana-mirando-al-sur-mediterraneo-sahel>. Visto el 13/08/2016.
149
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
El informe de 2014 «España mirando al Sur» se redacta a instancias del
Ministerio de Defensa, pero su enfoque va mucho más allá de consideracio-
nes puramente militares. Dos son los escenarios de mayor riesgo que describe
el documento coordinado por Félix Arteaga: el primero afecta a la estabili-
dad de Marruecos y Argelia y, el segundo, a la difícil sostenibilidad de Ceuta
y Melilla. Como tercer elemento, describe lo negativo que resultaría perder
las oportunidades económicas emergentes en la zona y en toda África en su
conjunto.
En sus conclusiones advierte que, para evitar percepciones que «mag-
nif‌i quen los riesgos y subestimen las oportunidades, la Mirada al Sur debe
apoyarse en el mejor conocimiento y análisis posible» y para ser coherente
con la Estrategia de Seguridad Nacional resulta imprescindible elaborar una
Estrategia de Intervención Integrada. El giro al sur, def‌i ende el RIE, se debe
producir «para quedarse en él. La aproximación al Sur debe tener vocación de
permanenci», añade.
Un año antes de que este documento viera la luz, otro, también del RIE
y con la f‌i rma del mismo analista, había sido difundido bajo la premisa de
que los desafíos internacionales obligan a España a concentrar su atención
estratégica en el sur7. La Defensa que viene –decía el documento– debe hacer
pivotar a España hacia el sur. Arteaga def‌i ende que España debe asumir más
iniciativas y una mayor responsabilidad en esta región, junto a sus aliados
europeos.
Cuando cayó el muro de Berlín, pareció que con él la geografía había
desaparecido como referencia y argumento de relevancia estratégica. El paso
de los años, la aparición de nuevas amenazas y algunos reposicionamientos
estratégicos, como el de Rusia fundamentalmente, nos han devuelto a la dura
realidad y han colocado de nuevo a la geografía donde debía.
Por eso es coherente con esa relevancia la atención que no debemos dejar
de mantener en nuestro sur, que lo es también de la Unión Europea y de la
Alianza Atlántica y que se extiende mucho más allá del estrecho de Gibraltar
como accidente geográf‌i co. Nuestro sur, el de España, el de la UE y el de la
7 Félix ARTEAGA: La Defensa que viene. Criterios para la r eestructuración de la Defensa en Espa-
ña. Elcano Policy Paper, Octubre de 2013. [En línea] .realinstitutoelcano.org/
wps/wcm/connect/9a77b280416456539ce0dd58f644a475/Elcano-Policy-Paper-la-defen-
sa-que-viene.pdf?MOD=AJPERES&CACHEID=9a77b280416456539ce0dd58f644a475>.
Visto el 13/08/2016
150
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
OTAN, no es solamente el norte de África inmediato del que nos separa el
Estrecho, sino que incluye el Sahel y el golfo de Guinea como zonas vitales
para nuestra seguridad, desde las que pueden llegarnos ráfagas de inestabi-
lidad o auténticos tornados si se generaliza una fallida gobernanza en los
Estados surgidos de la descolonización de los años sesenta del siglo pasado.
El estrecho de Gibraltar en sí mismo, considerado como accidente geo-
gráf‌i co limitado, o como zona de relevancia estratégica mucho más amplia, se
constituye como un elemento de contacto entre mundos distintos pero nada
distantes que se inf‌l uyen mutuamente y que aún se relacionarán mucho más
en el futuro, dado que las distancias no son ya un problema y la información
y el conocimiento viajan a la velocidad de la luz. África posee la mayor expec-
tativa mundial de crecimiento en población, pero a la vez es titular del peor
índice de exclusión social, estando la mitad de su población por debajo del
índice de pobreza.
El acceso fácil y barato a la información es la mayor de las revoluciones
a la que nos enfrentamos y en África eso signif‌i ca que sus pobladores están
a un clic de la rica, pese a la crisis, Europa. En palabras de Jesús Díez Al-
calde: «¿qué vamos a hacer cuando no pueda su población sobrevivir en su
continente, pese a contar con los mayores fondos de productos energéticos,
la mayor extensión de territorio productor de alimentos y las mayores reser-
vas de agua potable del planeta?”»8.
La mayor concentración de Estados fallidos se encuentra también en Áfri-
ca, lo que supone una amplia extensión de fronteras sin control. El Magreb,
que no hace mucho era considerado por occidente una ef‌i caz barrera que
frenaba el avance de la inestabilidad o simplemente de la pobreza endémica
hacia el norte, comenzó hace unos años un proceso de rápido debilitamiento
que se inició en el este y camina en dirección oeste proyectando inseguridad.
Si el territorio del Magreb se deteriora políticamente, no avanza en
gobernanza ni en progreso económico y social, hasta extremos que hagan
imposible su contribución al incremento del desarrollo del continente y de
su seguridad, el Estrecho pasará a convertirse en la última barrera, muy difícil
de manejar a tenor de lo visto en el Mediterráneo central en los últimos años.
La apuesta por la estabilidad del norte de África y por la recuperación de
8 Jesús DÍEZ ALCALDE: La amenaza yihadista en África. Respuesta internacional y el compromiso de
España. Algeciras, 01/06/2015. Conferencia pronunciada en la Residencia Militar «Fuerte
Santiago». (No publicada).
151
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
cierto progreso en la región sahelo-magrebí son acciones que se convierten
en estratégicas y vitales para la seguridad aliada, europea y española.
La mirada al sur, de todas formas, debe comenzar por reconocer que te-
nemos un sur y que el Estrecho es la más cercana referencia. Sobre todo por
la evidencia que supone que potencias ajenas por geografía al mismo se hayan
empeñado en estar presentes en él y no anuncien ninguna voluntad de retirar-
se. Esto nos debería llevar al convencimiento def‌i nitivo de que esa angostura
y lo que se extiende al otro lado de la misma, tanto hacia el sur como hacia el
este, requiere toda nuestra atención y dedicación.
Estados Unidos en Rota y Morón y el Reino Unido en Gibraltar mantie-
nen una presencia estratégica en el Estrecho que, además de justif‌i carla en
el tiempo con distintos argumentos (todo cambia menos la geografía), les
ofrece la posibilidad de inf‌l uir en el mantenimiento seguro y abierto, según
lo determinen sus propios intereses, de uno de los Choke point más relevantes
del planeta y que, no lo olvidemos, se encuentra justo en nuestro sur más
cercano.
Por otro lado, los países ribereños de la franja sur mediterránea constitu-
yen igualmente un grupo de actores que con el paso del tiempo han adquirido
o están adquiriendo una relevancia estratégica propia que no hay que despre-
ciar. El Magreb, en sí mismo, atesora junto a importantes recursos naturales
una buena lista de conf‌l ictos latentes que complican y trascienden a su propia
geografía y hacen de esa franja de territorio una zona siempre dispuesta a
complicar el normal desarrollo de las relaciones internacionales más allá de
sus propias fronteras.
España, por supuesto, pero también Gran Bretaña con Gibraltar, Estados
Unidos, la Alianza Atlántica y los países del Magreb situados en la costa sur el
Estrecho, conforman la lista de actores sustanciales en esta zona del planeta
que, no hay que olvidarlo, dibujan nuestra zona sur de contacto permanente
con África. Pero además de estos, el regreso de Rusia al Mediterráneo orien-
tal, utilizando el Estrecho para acceder al mismo y por lo tanto convertida
en nueva defensora de un paso libre y seguro, amplían el número de actores
relevantes con presencia o intereses en el estrecho de Gibraltar.
En este trabajo repasamos la relevancia y los factores que afectan a los
actores en presencia en esta zona geográf‌i ca, así como los conf‌l ictos subya-
centes. Los intereses y amenazas que comparten y los que les separan tam-
152
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
bién serán analizados, así como las características peculiares de cada actor en
concreto. Pero, sobre todo, nos ocuparemos de la manera en que de forma
compartida deberían asumir la responsabilidad que les es común en el estre-
cho de Gibraltar.
II. ESPAÑA
1. EL SISTEMA DE SEGURIDAD NACIONAL
Durante la X Legislatura de las Cortes Generales (2011-2015) el esfuerzo
realizado para poner en marcha el denominado Sistema de Seguridad Na-
cional ha sido considerable. Pocas veces en un periodo de cuatro años se ha
hecho tanto para sistematizar, teorizar y consensuar en materia de Seguridad
en España. No sólo se revisó la Estrategia Española de Seguridad, aproba-
da al f‌i nal de la IX Legislatura, y como consecuencia se elaboró y aprobó la
nueva Estrategia de Seguridad Nacional9 (ESN) (2013), sino que se creó el
Departamento de Seguridad Nacional en Presidencia del Gobierno10 (DSN)
(2012) y el Consejo de Seguridad Nacional11 (CSN) (2013), inexistentes hasta
entonces, y se elaboró y aprobó, por primera vez también, la Ley de Seguridad
Nacional12 (2015), con un amplio acuerdo parlamentario.
Igualmente, comenzaron a presentarse y debatirse en el Congreso de los
Diputados los Informes Anuales de Seguridad Nacional13 que vienen a com-
9 El Consejo de Ministros del 31 de mayo de 2013 aprobó la Estrategia de Seguridad Nacional
(ESN). Ver texto íntegro [En línea] .dsn.gob.es/es/estrategias-publicaciones/
estrategias/estrategia-seguridad-nacional>. Visto el 18/08/2016.
10 Boletín Of‌i cial del Estado, de 23 de julio de 2012: Real Decreto 1119/2012, de 20 de julio,
de modif‌i cación del RD 83/2012, de 13 de enero, por el que se estructura la Presidencia del
Gobierno.
11 Boletín Of‌i cial del Estado, de 1 de junio de 2013: Real Decreto 385/2013, de 31 de mayo, de
modif‌i cación del RD 1886/2011, de 30 de diciembre, por el que se establecen las Comisiones
Delegadas del Gobierno.
12 Boletín Of‌i cial del Estado, de 29 de septiembre de 2015: Ley 36/2015, de 28 de septiembre,
de Seguridad Nacional.
13 El Informe Anual de Seguridad Nacional (IASN) es aprobado por el Consejo de Seguridad
Nacional y presentado a las Cortes para su debate. Hasta el momento se han elaborado
cuatro, los correspondientes a los ejercicios de 2013, 2014, 2015 y 2016. El de 2015, aprobado
en la sesión del CSN de 27 de mayo de 2016, no pudo ser sometido a la consideración del
153
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
pendiar todo lo que de relevante se ha producido en este ámbito en un año
natural. Por último, pero no menos importante, en la prematuramente di-
suelta XI Legislatura, se constituyó por primera vez la igualmente novedosa
Comisión Mixta (Congreso-Senado) de Seguridad Nacional14 prevista en la
Ley de 2015.
De todo este proceso, si tuviéramos que destacar uno solo de los avances
conseguidos, sin lugar a dudas nos quedaríamos con la def‌i nitiva introduc-
ción en el léxico legislativo, gubernamental y parlamentario del concepto de
Seguridad Nacional como aglutinador de todos los esfuerzos y capacidades
de la sociedad en pos del libre ejercicio de los derechos y del bienestar de sus
ciudadanos.
También durante la X Legislatura, y como derivación de la ESN, vieron la
luz documentos no menos relevantes como la Estrategia de Seguridad Marí-
tima Nacional15 (ESMN), la Estrategia de Ciberseguridad Nacional (ECSN)16
y la Estrategia de Seguridad Energética Nacional (ESEN)17.
Como producto derivado de la ESMN, en las primeras semanas de 2015
el Consejo de Seguridad Nacional dio su visto bueno al Plan Integral de Segu-
parlamento al haberse disuelto las Cortes. El último hasta el momento, 2016, fue presentado
y debatido en la Comisión Mixta de Seguridad Nacional, el 14 de febrero de 2017. Ver
texto íntegro [En línea]
nacional-2016>. Visto el 22/03/2017.
14 El 17 de febrero de 2016, las Mesas del Congreso y del Senado, en sesión conjunta,
aprobaron la composición de la Comisión Mixta Congreso-Senado de Seguridad Nacional,
según lo previsto en el artículo 13.2 de la Ley de Seguridad Nacional. El 24 de febrero
celebró la sesión constitutiva, única que pudo convocarse antes de que las Cortes de la XI
Legislatura fueran disueltas. En la XII Legislatura se volvió a constituir. Ver: Luis ROMERO: El
Parlamento estrena una Comisión de Seguridad Nacional. 26 de febrero de 2016. [En línea]
papeldeperiodico.com/2016/02/parlamento-estrena-una-comision-seguridad-nacional/>.
Visto el 18/08/2016.
15 La Estrategia de Seguridad Marítima Nacional (ESMN) fue aprobada por el CSN en diciem-
bre de 2013. Ver texto íntegro [En línea] .dsn.gob.es/es/estrategias-publicacio-
nes/estrategias/estrategia-seguridad-mar%C3%ADtima-nacional>. Visto el 18/08/2016.
16 La Estrategia de Ciberseguridad Nacional (ECSN) fue aprobada por el CSN en diciembre
de 2013. Ver texto íntegro [En línea] .dsn.gob.es/es/estrategias-publicaciones/
estrategias/estrategia-ciberseguridad-nacional>. Visto el 18/08/2016.
17 La Estrategia de Seguridad Energética Nacional (ESEN) fue aprobada por el CSN el 20 de
julio de 2015. Ver texto íntegro [En línea] .dsn.gob.es/es/estrategias-publica-
ciones/estrategias/estrategia-seguridad-energ%C3%A9tica-nacional>. Visto el 18/08/2016.
154
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
ridad Marítima en el estrecho de Gibraltar, conocido como Plan MARES. Se
trata del único documento elaborado y aprobado que ha analizado y puesto
en común los riesgos y amenazas, así como la forma de enfrentarse a ellos, de
una parte concreta de nuestra geografía, en este caso el estrecho de Gibraltar.
El Plan MARES trata de aportar, por primera vez, una herramienta que
facilite una respuesta coordinada de seguridad en los espacios marítimos que
conforman el estrecho de Gibraltar, considerados en sí mismos como los de
mayor riesgo que circundan nuestra geografía y que podrían ser escenario de
una crisis. El documento trata de trasladar a la zona del Estrecho la visión
y las previsiones de la ESMN. La relevancia del Estrecho dentro de nuestro
planeamiento de Seguridad ha quedado así puesta de manif‌i esto sin lugar a
dudas.
La relevancia económica que tiene para España un Estrecho accesible y
libre de amenazas es incalculable. Nuestro país es eminentemente marítimo y
nuestro progreso depende de ello. Casi 8.000 kilómetros de costa, incluida la
de nuestros dos archipiélagos, así lo ponen de relieve, además del millón de
kilómetros cuadrados de aguas, incluidas las que cubren nuestra zona econó-
mica exclusiva y la plataforma continental. Los principales puertos españoles
tienen en el Mediterráneo sus muelles y nuestro comercio depende funda-
mentalmente del tráf‌i co marítimo, dado que nos llegan por mar el 90 por
ciento de nuestras importaciones y exportamos a través de los puertos el 60
por ciento de lo que vendemos.
La relevancia del tráf‌i co este-oeste y viceversa, además de alcanzar de
lleno al suministro de productos petrolíferos que a través del canal de Suez
atraviesan la angostura del Estrecho frente a Tarifa, signif‌i ca también una de
las rutas de mayor tránsito de productos manufacturados entre el continente
asiático, vía Océano Pacíf‌i co-Índico-Mediterráneo-Atlántico, y el resto del
mundo.
Por otro lado, España es el único país europeo que cuenta con frontera
marítima y terrestre a la vez con el continente africano, lo que conlleva tenerla
con el mundo árabe-musulmán. El enlace marítimo cercano que supone que
entre Algeciras y Ceuta no se tarde más de 40 minutos en cruzar la lengua
de mar que separa ambas ciudades y un tiempo similar entre Tarifa y Tánger,
conforman casi un puente marítimo que el año 2015 lo utilizaron más de 5,6
millones de personas y 1,18 millones de turismos, además de más de 300.000
155
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
camiones18. El tráf‌i co norte-sur, por lo tanto, completa el cuadro de nuestra
íntima relación y dependencia del Estrecho, que conlleva una evidente res-
ponsabilidad y retos en materia de seguridad.
No es extraño, pues, que esta zona haya sido la única de todo nuestro
país que haya merecido un plan de seguridad especialmente pensado para un
espacio geográf‌i co concreto. Tampoco hay en proyecto ninguno más de estas
características.
2. LAS INFRAESTRUCTURAS CRÍTICAS
A las referencias puramente geográf‌i cas que se acumulan en la zona del
Estrecho, ya de por sí relevantes, se unen las infraestructuras críticas o estra-
tégicas, fruto de la mano del hombre, que se agrupan en él. Como resultado
de esa conjunción se produce un valor añadido que incrementa la necesidad
de salvaguardar la seguridad en la zona.
Valga recordar que por la zona más angosta del Estrecho y por la bocana
oriental del mismo pasan dos gasoductos que no solamente unen los campos
de gas del desierto argelino con España, sino que pueden unir esas reservas
con toda Europa a través de España, con destino a Portugal y Francia. Desde
los yacimientos en Argelia hasta España, por la parte más angosta, las tuberías
recorren 1.430 kilómetros (atravesando Marruecos), de los que 45 kilómetros
se encuentran en el lecho del Estrecho, a una profundidad máxima de 380
metros. Transporta, desde que en 1996 entrara en funcionamiento, 10.000
millones de metros cúbicos de gas al año. El otro gasoducto, que llega a las
costas de Almería directamente desde las costas argelinas, tiene una longitud
de 210 kilómetros, pero atraviesa el Mar de Alborán a más de 2.000 metros
de profundidad. Su capacidad es de 8.000 millones de metros cúbicos al año
y entró en funcionamiento en 2011.
Además, la interconexión eléctrica entre Europa y África también pasa
por el Estrecho. Es la única interconexión eléctrica del planeta que enlaza dos
continentes. Por cierto, interconexión que en menos de diez años tuvo que
ampliarse en un cien por cien de su capacidad al comprobarse que la prime-
ra conexión era totalmente insuf‌i ciente. La primera línea de 700 megavatios
(MW), que entró en funcionamiento en 1997, se complementó con una se-
18 Ver estadísticas de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras, que engloba a los puer-
tos de Algeciras y Tarifa, tanto por años como por meses, [En línea] .apba.es/
estadisticas>.
156
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
gunda hasta alcanzar los 1.400 MW en 2006. Tiene 26 kilómetros de longitud
y se encuentra depositada en el lecho del Estrecho a una profundidad máxima
de 620 metros. Marruecos ya ha demandado una tercera línea a sumar a las
anteriores sin que de momento haya una respuesta clara por parte de España.
En 2015, el 14 por ciento de la demanda eléctrica marroquí fue satisfecha por
estas conexiones19.
Pero, además, en el Estrecho España cuenta con su segundo polígono
industrial en volumen de producción y facturación20. En este polígono se
encuentra la ref‌i nería de petróleo de mayor capacidad de ref‌i no de España21
que, a su vez, cuenta con las mayores reservas estratégicas de combustible
del país. El conjunto de las empresas integradas en la Asociación de Grandes
Industrias (AGI) del Campo de Gibraltar consiguieron en 2015 unos ingresos
brutos de 8.213 millones de euros y un Valor Añadido Bruto directo, indirec-
to e inducido de 2.032 millones de euros. El resultado bruto de explotación
del conjunto de las empresas se situó cercano a los 1.000 millones de euros.
Igualmente en el Estrecho se encuentra ubicado el primer puerto del sis-
tema portuario español y uno de los primeros del Mediterráneo y de Europa:
el puerto Bahía de Algeciras. En 2016 se ha sumado a la corta lista de cuatro
puertos europeos que superan los 100 millones de toneladas movidas en un
año22. En ese mismo ejercicio por el puerto de Algeciras pasaron 4,76 millo-
nes de TEUs (contenedores normalizados de seis metros). Un total de 29.681
buques entraron en el puerto durante el mismo año 201623.
19 Gonzalo ESCRIBANO: Encuentros en la tercera interconexión (Marruecos-España). Real Instituto
Elcano, 15 de septiembre de 2016. [En línea] .blog.rielcano.org/encuentros-
la-tercera-interconexion-marruecos-espana/?utm_source=Newsletter194&utm_
medium=email&utm_campaign=Sep2016>. Visto el 22/09/2016.
20 [En línea] .es/NOTICIAS/index.php/;focus=ARSPRO_com_cm4a-
ll_wdn_Flatpress_8068148&path=?x=entry:entry160708-165230#C_ARSPRO_com_
cm4all_wdn_Flatpress_8068148__-anchor>. Visto el 20/08/2016.
21 La ref‌i nería Gibraltar/San Roque, de Cepsa, sita en el término municipal de San Roque, en
la Bahía de Algeciras, tiene una capacidad de ref‌i no de 12 millones de toneladas de crudo al
año. Su monoboya puede atender petroleros de hasta 350.000 toneladas.
22 Luis ROMERO: «El puerto de Algeciras, en el selecto club de los 100 millones de toneladas».
[En línea]
europa-superando-los-100-millones-toneladas/>. Visto el 03/02/2017.
23 [En línea] . Visto el 22/03/2017.
157
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
Este puerto, además, fue el único de la geografía española que apareció en
la lista inicial de veinte puertos de todo el mundo, elaborada por el Servicio
de Aduanas norteamericano, para integrarse en la Iniciativa de Seguridad de
Contenedores (CSI), para la detección temprana del intento de introducir por
vía marítima armas de destrucción masiva. Las autoridades de Washington
facilitaron de forma provisional, en 2003, un escáner para el control de los
contenedores con destino a puertos norteamericanos.
Igualmente, el puerto Bahía de Algeciras fue el primero de los españoles
que se adhirió a la Iniciativa «Megaports», promovida por el Departamento
de Energía estadounidense, para el control específ‌i co de elementos radioacti-
vos transportados de forma ilegal en el interior de contenedores. Los senso-
res, en forma de arco, se distribuyen en tres lugares distintos de las terminales
algecireñas24. Ambos sistemas corren a cargo de funcionarios de Aduanas y
de la Guardia Civil españoles, además de por agentes de Aduanas norteame-
ricanos, destinados especialmente para esta función en el puerto Bahía de
Algeciras. Agentes del FBI, destinados en Madrid, visitan regularmente las
dársenas del puerto algecireño.
De un Estrecho seguro y abierto depende el resto de los más importantes
puertos españoles que, no por casualidad, se encuentran en el Mediterráneo.
Y del Estrecho, de la ref‌i nería antes mencionada, parte el oleoducto que,
atravesando la península, abastece de combustible a algunas de nuestras más
importantes bases militares, llegando hasta Zaragoza, pasando por Rota y
Torrejón, además de contar con un ramal que llega a la base de Morón.
3. EL DESPLIEGUE DE SISTEMAS DE CONTROL
A partir de la década de los años ochenta del siglo pasado, España em-
pezó a realizar una serie de inversiones, que muy bien pueden calif‌i carse de
24 El 28 de junio de 2006, la Jefa de la Segunda Línea de Defensa del Departamento de Energía
de los EE.UU., Tracy Austin, entregó a las autoridades aduaneras españolas en el puerto Bahía
de Algeciras, unos primeros equipos de detección radiactiva, en virtud del «Memorando de
entendimiento sobre cooperación para la prevención del tráf‌i co ilícito de material nuclear
y de otro material radiactivo», f‌i rmado en diciembre de 2004 entre la Agencia Estatal de
Administración Tributaria española y el Departamento de Energía estadounidense. Este
puerto se convirtió así en el sexto del mundo en adherirse efectivamente a esta Iniciativa. Ver,
Luis ROMERO: «Lo estratégico en la cuestión de Gibraltar». En, UNISCI Discussion Papers, nº
12. Octubre de 2006. [En línea]
UNISCIRomero12.pdf>. Visto el 21/08/2016.
158
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
estratégicas, que facilitarían años después la conformación de un despliegue
destinado a controlar de forma efectiva del estrecho de Gibraltar. A grandes
rasgos, los sistemas de control en la parte más angosta del Estrecho que Es-
paña mantiene permanentemente desplegados y activos, podemos agruparlos
en cinco. Todos ellos aportan información en tiempo real y conforman un
caudal de datos estratégicos de altísimo valor. Sistemas en ocasiones redun-
dantes, ciertamente, pero que sirven a f‌i nes distintos. A la coordinación de
estos sistemas, junto a otros de mayor espectro, es a lo que aspira el Plan
MARES.
Estos cinco sistemas son:
El Centro de Coordinación de Salvamento (CCS) de Tarifa: «Tarifa
Tráf‌i co» (SASEMAR). Ministerio de Fomento.
El estrecho de Gibraltar es una de las pocas zonas marítimas del mundo
en las que es obligatoria la notif‌i cación de paso para buques que no sean
de Estado, según lo establecido por la Organización Marítima Internacional
(OMI), durante el 67º periodo de sesiones del Comité de Seguridad Maríti-
ma de dicha organización (diciembre de 1996) celebrado en Londres. Dicha
obligatoriedad entró en vigor el 3 de junio de 1997, aunque España ya dispo-
nía desde 1985 del Centro Zonal de Coordinación y Salvamento (CZCS) de
Tarifa, que así se denominaba entonces, que entró en funcionamiento ininte-
rrumpido en 198725.
Aunque desde 1970 la OMI había establecido en el Estrecho un Disposi-
tivo de Separación de Tráf‌i co (DST) y desde 1972 era obligatorio respetar los
canales establecidos para entrar y salir en el Mediterráneo, no existía ninguna
autoridad, ni sistema en la zona, que hiciera cumplir esa obligación. Hasta
principios de la década de los años ochenta no comienza España la cons-
trucción de su torre de control del Estrecho que comienza a funcionar en
1985, dando servicio de información a los buques así como asistencia radar
a quienes voluntariamente se identif‌i caban, hasta que en 1997 se convierte
en obligatoria dicha identif‌i cación y, por delegación de la OMI, ‘Tarifa Tf‌i -
co’ se convierte en autoridad de paso, con potestad de denuncia para poder
sancionar y hasta inmovilizar en puerto a los buques que no respetaran sus
indicaciones.
25 Luis ROMERO BARTUMEUS: El Estrecho en la política de seguridad española del siglo XX. Ed.:
APCG; Algeciras, 2003. (Pág. 421).
159
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
Cuantitativa y cualitativamente, la información a la que tiene acceso el
DST/CCS de Tarifa es de un valor incalculable. Su servicio ininterrumpido
las 24 horas del día, los 365 días del año, y la información básica que recibe de
los buques en tránsito, a través del Sistema de Identif‌i cación Automática (AIS
en sus siglas en inglés) le convierten en una herramienta de enorme valor.
Hasta que el 1 de diciembre de 2010 no iniciara su actividad of‌i cial la torre
de control de tráf‌i co marítimo de Tánger, España había ejercido en exclusiva
esa tarea a través de «Tarifa Tf‌i co», dado que Marruecos había aceptado el
control exclusivo de España hasta que estuviera en condiciones de desarrollar
su propio sistema de control y ponerlo en funcionamiento ininterrumpido. El
último año que España desarrolló esa competencia DST de forma exclusiva
(2010), reconocida por la OMI, la cifra de pasos contabilizados ascendió a
112.94326.
La coordinación entre los centros de Tarifa y Tánger es constante y se
pone a prueba regularmente, como en noviembre de 2013, cuando se simula-
ron caídas consecutivas de los sistemas de ambas torres, asumiendo la gemela
del otro lado la gestión total de los tráf‌i cos por espacio de varias horas hasta
la recuperación de los sistemas supuestamente averiados27.
En 2007 España y Marruecos presentaron a la OMI una propuesta con-
junta de modif‌i cación del DST del Estrecho, tras la entrada en funcionamien-
to del puerto marroquí de Tánger-Med. Era necesario articular claramente las
zonas de cruce que afectaban a las entradas y salidas de ese nuevo puerto y las
incorporaciones a los canales establecidos desde 1970. El 1º de julio de 2007
entró en vigor el nuevo DST, tras que el Comité de Seguridad Marítima de la
OMI lo aprobara y difundiera adecuadamente.
El Sistema Integral de Vigilancias Exterior (SIVE) de la Guardia Civil.
Algeciras. Ministerio del Interior.
Las costas de Andalucía, Canarias, Murcia, Comunidad Valenciana, Ba-
leares, Cataluña y Galicia, cuentan ya con cobertura del SIVE. En total más
26 Informe Anual 2015. Sociedad Estatal de Salvamento y Seguridad Marítima. [En línea]
www.salvamentomaritimo.es/wp-content/f‌i les_f‌l utter/1467291964Salvamento+Mar%C3
%ADtimo+Informe+Anual+2015+Web.pdf.> Visto el 13/08/2016.
27 España y Marruecos realizan un ejercicio sobre el control del tráf‌i co marítimo en el Estrecho. Nota de
Prensa de Salvamento Marítimo: 12/11/2013. [En línea] .salvamentomaritimo.
es/sm/sala-de-prensa/espana-y-marruecos-realizan-un-ejercicio-sobre-el-control-del-traf‌i -
co-maritimo-en-el-estrecho/?id=12322>. Visto el 13/08/2016.
160
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
de 75 estaciones se encuentran operativas, lo que aporta un conocimiento
completo de lo que sucede en el mar hasta las 10 o 24 millas náuticas, depen-
diendo de los casos, alrededor de la península, los archipiélagos y de Ceuta y
Melilla.
En 2002 se puso en marcha el primer SIVE de forma experimental y se
decidió que fuera precisamente en el Estrecho. No solamente se comenzaba
a vigilar así la frontera sur, sino que se diseñó un sistema que permitía inter-
venir con margen suf‌i ciente como para desarrollar las acciones necesarias de
interceptación en el mar, antes de que las trazas tocaran la costa y fuera más
difícil su localización.
Operado íntegramente por la Guardia Civil, que se ha dotado incluso
de medios marítimos y aéreos, además de incrementar los terrestres, se
consideró en su momento la respuesta necesaria a la incorporación de España
al espacio Schenguen, lo que suponía asumir el control de la frontera sur
de la UE. La lucha contra el narcotráf‌i co y la inmigración irregular fueron
sus principales objetivos iniciales, aunque está en condiciones de enfrentarse
a las nuevas amenazas y ser útil para la lucha antiterrorista, pesca ilegal,
piratería, la protección de los recursos terrestres y marítimos, defensa de
puertos, desarrollar tareas de búsqueda y rescate o enfrentarse a accidentes
medioambientales.
Desarrollado con tecnología española, ha sido exportado con éxito a
otros países europeos. El nuevo reto es el de alcanzar una vigilancia más allá
de las 24 millas, para lo cual se ha empezado a dotar con aeronaves de ala f‌i ja,
además de modernizar los sistemas que se instalaron inicialmente.
En Algeciras el centro de mando y control del SIVE, que tiene la zona
más angosta del Estrecho bajo su responsabilidad, se encuentra instalado
en la Comandancia de la Guardia Civil28, donde se ha integrado en el COS
(Centro Operativo de Servicios). Cuenta con estaciones f‌i jas atendidas
remotamente y desplegadas a lo largo de la costa, que están dotadas con
dispositivos radar y optrónicos, con visión diurna y nocturna, así como
unidades móviles con los mismos requisitos y enlaces que, en tiempo real,
transmiten al COS sus localizaciones para que desde allí se movilicen las
unidades y coordinen las intervenciones. La sensibilidad de sus sistemas les
28 La Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras, mandada por un coronel, tiene la con-
sideración de comandancia provincial. Tiene bajo su responsabilidad toda la comarca del
Campo de Gibraltar y cuenta con una plantilla de casi mil agentes.
161
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
permiten localizar embarcaciones a partir de cinco metros de eslora. Las
embarcaciones y helicópteros igualmente cuentan con radares y cámaras
térmicas que transmiten sus imágenes en tiempo real. A su vez, en Algeciras
se encuentra ubicado el Centro de Mando y Control Zonal, que abarca toda
la costa Andaluza, y cuyo f‌i n es poder coordinar operaciones marítimas que
sobrepasen el alcance de un Centro de Mando de Comandancia, pudiendo
recibir las trazas de todos los SIVE de la costa sur española.
En Madrid, por su parte, y una vez el despliegue está casi completado, se
ha puesto en marcha un Centro de Coordinación Nacional, que no es más
que un Centro de Mando y Control que actúa como Centro Nacional de Vigi-
lancia de Fronteras Marítimas y que recibe en tiempo real la información que
capta el despliegue en toda la costa española.
La Estación de Control del Estrecho (CIFAS-EMAD) Tarifa. Ministerio
de Defensa y Batallón de Guerra Electrónica I/32 (REW-32). Algeciras.
Ejército de Tierra.
Como parte de lo que en su día de denominó «Programa Santiago», que
dio lugar al «Sistema Conjunto Santiago», en la zona del Estrecho se encuen-
tran desplegados distintos dispositivos de inteligencia militar, asignados al
Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (CIFAS), que depende del
Estado Mayor de la Defensa (EMAD) y que facilita al Ministro de Defensa,
a través del Jefe de Estado Mayor de la Defensa, y a las autoridades militares,
la inteligencia militar precisa para alertar sobre situaciones internacionales
susceptibles de generar crisis que afecten a la defensa nacional.
La Estación de Control del Estrecho, ubicada en Tarifa, es el más visible
de los sistemas que el CIFAS despliega en la zona del Estrecho, que cuenta
con una estación gemela en Ceuta y que mediante sistemas activos y pasivos
recopila información, fundamentalmente marítima y de los sistemas electró-
nicos que operan las plataformas que navegan por el Estrecho.
Por su parte, el Batallón de Guerra Electrónica I/32, perteneciente al
Regimiento de Guerra Electrónica REW-32 del Ejército de Tierra, despliega
permanentemente sus sensores entre Algeciras y Tarifa. Su misión es la de
obtener información de carácter estratégico del espectro electromagnético,
identif‌i cando el origen de las emisiones, interferir el posible uso hostil de
dicho espectro y facilitar el propio. Sus órdenes de operaciones le llegan a
través de su escala de mano, pero tienen su origen en el EMAD que, a través
162
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
del CIFAS, dirige la explotación de los sistemas conjuntos y coordina la ex-
plotación de los sistemas específ‌i cos.
El Centro de Operaciones de Artillería de Costa (COACTA-COVAM)
El Bujeo (Tarifa). Ejército de Tierra/Armada.
El Regimiento de Artillería de Costa (RACTA) nº 4, con sede en Cam-
posoto (Cádiz), el único de esta especialidad que permanece operativo en
el Ejército de Tierra, mantiene en la costa norte del Estrecho, en Tarifa, un
Centro de Operaciones (COACTA) bunquerizado, heredado del que fuera
Centro de Operaciones del Mando de Artillería de Costa (COMACTA), des-
aparecido en 2010.
Mantiene operativas las capacidades de localización, identif‌i cación y se-
guimiento de buques en superf‌i cie que desarrollaba en su momento el Mando
de Artillería de Costa. Las unidades de fuego del Regimiento ya no están pe-
gadas al terreno y todos sus elementos, desde las piezas a los radares, pasando
por las direcciones de tiro y los sensores optrónicos, son susceptibles de ser
transportados por medios terrestres y aéreos29.
Con dos acuartelamientos en el término municipal de Tarifa, se adiestra
para poder desarrollar, en esta zona o en cualquier otra que se le asigne,
bajo el control táctico de la Armada a través del Centro de Operaciones y
Vigilancia de Acción Marítima (COVAM), la defensa y control cercano de
la costa. El COACTA bunquerizado, construido en la década de los ochenta
del siglo pasado en el interior de la sierra del Bujeo y un segundo COACTA
móvil, ambos con funciones de mando y control, son capaces de recibir en
tiempo real la información de todo tipo que le transmiten sus cuatro radares
de exploración (RAEs) y sus cuatro puntos de observación móvil (POMOs),
además de la procedente de los ligeros (POVILs), mucho más livianos y fáci-
les de transportar.
Prueba de esa integración de sistemas, del 7 al 11 de noviembre de 2016
se realizó un ejercicio en el que elementos del RACTA-4, como sensores,
elementos de mando y control y medios de fuego, se pusieron a disposición y
se integraron en el COVAM, desarrollando funciones de vigilancia y control
29 Luis ROMERO: La moderna artillería de costa. 24/10/2014. [En línea]
com/2014/10/la-moderna-artilleria-de-costa/>. Visto el: 15/08/2016.
163
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
del Estrecho de forma conjunta con elementos de la Armada desplegados en
la zona30.
El Escuadrón de Vigilancia Aérea (EVA) nº 11. Alcalá de los Gazules.
Ejército del Aire y Radar del Grupo AAA Hawk I/74. Tarifa. Ejército
de Tierra.
Por lo que se ref‌i ere a la seguridad aérea, el Escuadrón de Vigilancia Aérea
(EVA) nº 11, del Ejército del Aire, asentado en lo más alto de la sierra del
término municipal de Alcalá de los Gazules, es el responsable de la vigilancia
del espacio aéreo del Estrecho. Con un radar tridimensional de 500 kilóme-
tros de alcance, está servido por una unidad de mantenimiento y seguridad,
dado que su operativa es remota desde Pegaso, el Centro de Mando y Control
aéreo del espacio aéreo español, sito en la base de Torrejón, con el que está
enlazado de forma permanente y al que transmite sus trazas en tiempo real.
Este EVA comparte su área de responsabilidad con otros escuadrones situa-
dos en sus f‌l ancos para evitar zonas de sombra.
De forma complementaria, el Grupo de Artillería Antiaérea (AAA) Hawk
I/74, con acuartelamiento en Campamento (San Roque), cuenta con un asen-
tamiento de radar tridimensional en la costa de Tarifa que tiene la capacidad
de engancharse a Pegaso cuando no se encuentra desplegado con el Grupo de
misiles al que sirve.
Además de estos cinco sistemas que actúan de forma permanente en la
angostura del Estrecho, España cuenta con dos bases operativas en las proxi-
midades que no pueden dejarse fuera de este análisis de capacidades. Rota y
Morón, desde donde también cuentan con Instalaciones de Apoyo (IDAs) las
Fuerzas Armadas norteamericanas, son bases guarnecidas por unidades de
primer nivel de las Fuerzas Armadas españolas.
En Rota (a 40 millas del Estrecho, en la bocana atlántica), base naval de
la Armada, se encuentra el Cuartel General de Flota, el Cuartel General de la
Fuerza de Acción Naval, el Grupo de Acción Naval 2 (buques anf‌i bios y de
proyección estratégica), la Flotilla de aeronaves, la 41ª Escuadrilla de Escol-
tas (fragatas de la clase Santa María) y buques de aprovisionamiento. En San
30 Una unidad de Defensa de Costa del RACTA-4 del Ejército de Tierra se integra en el Mando de Vigi-
lancia y Seguridad Marítima. Nota de Prensa del EMAD, 14/11/2016. [En línea] .
emad.mde.es/EMAD/novemad/noticias/2016/11/Listado/161114-integracion-udac-
ta-mvsm.html>. Visto el: 15/11/2016.
164
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
Fernando, ciudad próxima a Rota, se encuentra la Comandancia General de
Infantería de Marina (IM), el Tercio de Armada (componente expedicionario
de la IM) y el Tercio Sur de IM (protección de la fuerza).
En Morón, además de las IDAs cedidas a las Fuerzas Armadas de los Es-
tados Unidos, el Ejército del Aire español tiene desplegada permanentemente
el Ala 11, dotada con cazas ‘Eurof‌i ghter-2000’ y el Gurpo 22, con P3-Orion
de patrulla marítima y antisubmarina. La base, a 83 millas del Estrecho, se en-
cuentra a pocos minutos de vuelo de la zona en caso de necesidad. En Morón
se encuentra dispuesto las 24 horas del día uno de los tres equipos de cazas
interceptores en modo ‘scramble’ que España mantiene en alerta permanente
para interceptar e identif‌i car cualquier traza sospechosa que aparezca en las
pantallas del sistema de defensa aérea Pegaso.
4. LA AMENAZA YIHADISTA
Desde el atentado del 11-M en Atocha, en marzo de 2004, considerado el
mayor cometido en suelo europeo31, España no ha vuelto a ser objeto de un
atentado de inspiración yihadista. Esto, que no es más que la constatación de
un hecho, no signif‌i ca que España no pueda ser objeto de un nuevo atentado
en el futuro. De hecho, los analistas no lo descartan y por eso nuestro nivel
de alerta antiterrorista, que establece la Secretaria de Estado de Seguridad del
Ministerio del Interior, se encuentra en el 4 (Alto) sobre 532.
Después de ese atentado, que marcó un antes y un después en el pla-
neamiento antiterrorista en España, se adoptó la decisión de optar por un
“enfoque preventivo, por la anticipación de operaciones contra el terrorismo
yihadista con el f‌i n de desbaratar posibles atentados en fase de planif‌i cación
o preparación”33. Los analistas del Real Instituto Elcano interpretan que este
elemento puramente operativo, acordado también con el Ministerio Fiscal,
ha contribuido a la ausencia de atentados desde entonces, dado que también
ha servido de elemento disuasorio, aunque ha planteado algunos problemas
31 Las tres explosiones casi simultáneas ocurridas en la red de trenes de cercanías que unen
las poblaciones del cinturón de Madrid con la capital de España, produjeron 193 muertos y
más de 1.800 heridos.
32 [En línea] .es/nivel-alerta-antiterrorista>. Visto el 19/08/2016.
33 Fernando REINARES y Carola GARCÍA-CALVO: Estado Islámico en España. Real Instituto Elcano,
2016. [En línea] .prg/publicaciones/libros/Informe-
Estado-Islamico-España.pdf>. Visto el 26/08/2016.
165
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
a la hora de presentar pruebas concluyentes de las acciones supuestamente
delictivas de los encausados.
En 2016, se desarrollaron en territorio nacional 36 operaciones policiales
antiterroristas, con la detención de 69 personas supuestamente vinculadas
con actividades de terrorismo yihadista34. En el año 2015 las operaciones anti
yihadistas desarrolladas en España también fueron 3635, con 75 detenciones36,
a las que habría que sumar ocho más llevadas a cabo en el extranjero pero con
participación de las fuerzas de seguridad españolas. En 2014 habían sido trece
las desarrolladas en territorio nacional.
Casi un año antes del 11-M, en mayo de 2003, una serie de cinco atenta-
dos simultáneos se produjeron justo al otro lado del Estrecho, en Casablanca.
La Casa de España en esta ciudad marroquí fue el escenario de uno de ellos.
En total se produjeron 45 víctimas mortales, de las que cuatro eran españolas.
Según Fernando Reinares, considerado uno de los mayores expertos en
terrorismo yihadista, de los 25 integrantes identif‌i cados del grupo que atentó
en Atocha el 11-M, 21 eran marroquíes de origen, dos argelinos, uno egipcio y
otro tunecino37. La conexión marroquí estaba, por tanto, cantada. La mayoría
de los integrantes de la célula yihadista, según narra Reinares en su obra sobre
los atentados, considerada por muchos la versión def‌i nitiva sobre los mismos,
se radicalizaron una vez en España, donde residían legalmente al menos la
mitad de ellos38.
En España residen actualmente, según los datos más creíbles, 1,88
millones de musulmanes, lo que constituye poco más del 4 por ciento de la
población española. De esos casi dos millones, 750.000 son marroquíes y
780.000 tienen la nacionalidad española39, aunque el origen de estos últimos,
en buena medida, también sea el país norteafricano.
34 Informe Anual de Seguridad Nacional 2016. Pág. 51. [En línea] .dsn.gob.es/es/
documento/informe-anual-seguridad-nacional-2016>. Visto el 20/03/2017.
35 El País, 29 de agosto de 2016. [En línea]
actualidad/1472377344_245080.html>. Visto el 29/08/2016.
36 Informe Anual de Seguridad Nacional 2015. Pág. 46. [En línea] .dsn.gob.es/es/
documento/informe-anual-seguridad-nacional-2015>. Visto el 05/02/2017.
37 Fernando REINARES: ¡Matadlos! Quién estuvo detrás del 11-M y por qué se atentó en España. Galaxia
Gutemberg. Barcelona, 2014 (Pág. 120).
38 Ibidem. (Pág. 121).
39 Ignacio CEMBRERO: La España de Alá. La Esfera de los Libros. Madrid, 2016. (Págs. 37-45).
166
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
Marruecos se atribuye, en opinión de Ignacio Cembrero, el mérito de lo
que def‌i ne como «mesura de los musulmanes en España» y lo explica, entre
otros motivos, por el trabajo de los clérigos marroquíes residentes en la pe-
nínsula que contribuyen a la moderación de sus comunidades. El veterano
periodista español, residente durante muchos años en Marruecos y Oriente
Medio, no comparte este criterio y señala que si eso fuera así, Marruecos no
habría exportado entre 1.500 y 2.000 militantes a las f‌i las yihadistas, ni Ceuta
y Melilla, donde reside el mayor número de imanes en territorio español a
sueldo del Gobierno de Rabat, habrían sido las ciudades españolas que mayor
número de aspirantes a yihadistas ha generado40.
Otros motivos aporta este autor para explicar la ausencia de atentados,
como el que a España empezó a llegar la primera generación de inmigrantes
marroquíes en número apreciable hacia los años 90 del siglo pasado, por lo
que la segunda generación está surgiendo ahora y la tercera aún no ha apa-
recido. Circunstancia muy distinta a lo que sucede, por ejemplo, en Francia y
Bélgica, donde la tercera generación es la que hoy protagoniza los más signi-
f‌i cativos episodios de radicalización, debido a la crisis de identidad que sufren
en los países donde han nacido41.
Igualmente, y es otro motivo que resalta Cembrero y otros, es justo desta-
car el esfuerzo que lleva realizando desde hace años el Ministerio del Interior
y todas las fuerzas de seguridad españolas para controlar el surgimiento de
grupos yihadistas. Esto se relaciona con que, tras el cese def‌i nitivo de la acti-
vidad armada por parte de la banda terrorista ETA42, tanto las fuerzas de se-
guridad como los servicios de inteligencia realizaron un signif‌i cativo trasvase
de efectivos de una actividad a otra, con lo que el total de agentes dedicados
en exclusiva a la lucha anti yihadista sufrió un considerable incremento, cuyos
frutos se recogen años después.
Como esfuerzo instrumental, pero que los expertos destacan como cla-
ve en el buen empleo de nuestras fuerzas de seguridad43, hay que reseñar la
decisión política de unif‌i car en el nuevo Centro de Inteligencia contra el Te-
40 Ibidem. (Págs. 166-167).
41 Ibidem. (Pág. 66).
42 [En línea] .es/contenidos/documentos/declaracioneta_es.pdf>. Visto
el 10/09/2016.
43 Fernando REINARES y Carola GARCÍA-CALVO: Estado Islámico… Cit.
167
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
rrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), los anteriores Centro Nacional
de Coordinación Antiterrorista (CNCA) y el Centro de Inteligencia contra
el Crimen Organizado (CICO). Encuadrados los anteriores y el fruto de la
fusión en la Secretaría de Estado de Seguridad, surge del convencimiento de
que la lucha antiterrorista requiere un enfoque integral de carácter transversal.
El CITCO se conf‌i gura como:
[…] el órgano de recepción, integración y análisis de toda la información es-
tratégica disponible referida al terrorismo, la criminalidad organizada y los radica-
lismos violentos. Elabora inteligencia criminal estratégica y prospectiva, ofrece una
valoración de estas amenazas permanentemente actualizada, propone y coordina
estrategias nacionales para combatirlas y establece los criterios de actuación[…]44
De la poca información que trasciende sobre su trabajo puede deducirse,
por ejemplo, que al utilizar una base de datos común, que aglutina y cruza la
información recopilada por todos los cuerpos estatales de seguridad, tanto
del crimen organizado como de terrorismo o radicalización, se haya podio
detectar a 300 personas que, investigadas por tráf‌i co de drogas, lo están
siendo también por actividades de corte terrorista, lo que conf‌i rma la doble
relación existente entre individuos que compatibilizan ambas actividades.45
Pero volviendo a la gestión del hecho diferencial religioso, la clave de
futuro está en ofrecer una buena formación islámica que, para Cembrero,
debería pasar por mejorar la del clero de esta religión en España. Para ello
solamente existen dos alternativas, af‌i rma: delegar esa función en una po-
tencia extranjera islámica, como había hecho Francia hasta el momento, o
bien educarlos en España creando las instituciones adecuadas para ello, con-
troladas por las autoridades españolas. Se trataría de formarlos en un islam
español o europeo. España, sin embargo, af‌i rma el periodista, ha optado por
ceder a Marruecos esa función, según se desprende de lo estipulado en el Plan
Nacional de Prevención de la Radicalización de enero de 2015, aunque no se
reconoce abiertamente46.
44 Informe Anual de Seguridad Nacional 2014. Pág. 58. [En línea] .dsn.gob.es/
es/estrategias-publicaciones/informe-anual-seguridad-nacional/informe-anual-seguridad-
nacional-2014>. Visto el 21/08/2016.
45 ABC. 21/08/2016. [En línea] .es/espana/abci-espana-identif‌i ca-300-
narcotraf‌i cantes-tambien-estan-f‌i chados-terrorismo-201608210312_noticia.html>. Visto el
21/08/2016.
46 Ignacio CEMBRERO: La España de Alá… Cit. (Págs. 133 y 194-196)
168
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
Francia, sin embargo, parece que ha movido f‌i cha hacia la segunda de
las alternativas planteadas por Cembrero, cuando la primera de las opciones
descritas más arriba había sido la elegida en principio. A f‌i nales de agosto
de 2016, el ministro del Interior francés presentó la Fundación para el Islam
de Francia47, con la f‌i nalidad de que los imanes se formen en el país, con
fondos nacionales, no precisamente públicos, y evitar que la inmensa mayoría
de los imanes que ejercen en Francia sigan procediendo del extranjero, donde
se forman. Hacer compatible un islam francés con los valores republicanos,
sería el gran reto que se plantea esta nueva organización. Además de esta
Fundación, el Gobierno francés está llevando a cabo una política de expulsión
de imanes radicales, que entre enero y agosto de 2016 supuso la salida del país
de quince imanes. Desde que el presidente Hollande llegó al Elíseo la cifra de
imanes expulsados asciende a ochenta.
Fernando Reinares y Carola García-Calvo ya alertaron en su momento so-
bre el riesgo que suponía dejar en manos de los imanes a sueldo del Gobierno
marroquí esa función, debido a que puede llegar a tener ramif‌i caciones no
deseadas y en el futuro podría acarrear otro tipo de problemas relacionados
con intereses estratégicos no compartidos. Manif‌i estan estos autores que:
[…] la colaboración prestada por las autoridades de Marruecos en determinadas
iniciativas orientadas a inhibir procesos de radicalización dentro de colectividades
de origen marroquí establecidas en el territorio español, concede a las autoridades
marroquíes ventajas de las que puede hacerse un doble uso48.
Sin embargo, las autoridades marroquíes no están de acuerdo con ese
deseo, expresado por algunos académicos y especialistas europeos, de con-
formar un islam con raíces occidentales. El ministro marroquí de Asuntos
Islámicos, Ahmed Tawf‌i q, en unas declaraciones a la agencia Efe, es decir,
orientadas a ser conocidas en nuestro país, señaló en su momento que esa
pretensión de formar imanes en Europa «ni garantiza nada ni cambia na-
da»49 y desmiente que exista «un islam de Francia o un islam de España»,
47 El País, 29 de agosto de 2016. [En línea]
internacional/2016/08/29/actualidad/1472459606_413328.html?id_externo_rsoc=LK_
CC>. Visto el 30/08/2016.
48 Fernando REINARES y Carola GARCÍA-CALVO: Cooperación antiterrorista entre España y Mar rue-
cos. Análisis del Real Instituto (ARI) nº 18/2015. Real Instituto Elcano, 31 de marzo de 2015.
49 El Diario Vasco, 24 de agosto de 2016. [En línea] .com/agen-
cias/201608/24/imanes-europeos-suponen-garantia-754700.html>. Visto el 24/08/2016.
169
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
precisando además que: «El imán tiene que respetar tanto las leyes como las
instituciones de España, Francia o Marruecos, incluidas las reglas del juego
político» y que su misión es «defender los principios generales que def‌i ende
el islam». Pese a reconocer que el islam se encuentra en ocasiones a la defen-
siva, debido al retraso económico y científ‌i co de los musulmanes, apostó por
hacer un discurso que lo convierta en «opcional y atractivo», recordando que
el islam previene contra tres grandes peligros: «la ignorancia, la impostura y
el extremismo», tres defectos que detecta el ministro en quienes hablan en
nombre de un islam radical.
En 2016 abrió sus puertas la primera Universidad Islámica en España,
aunque bien es cierto que se trata de un centro franquiciado y que depende
de la Universidad Islámica de Minnesota (Estados Unidos) y que imparte sus
enseñanzas ‘on line’, pese a contar con sede física en San Sebastián, donde se
celebrarán los exámenes. Aunque sus enseñanzas pretenden impartirse exclu-
sivamente en árabe50, han previsto cursos intensivos de menor carga docente
en español51. Su rector e inspirador, Rachid Boutarbouch, que ha sido rela-
cionado con el grupo Justicia y Espiritualidad marroquí52, que no reconoce al
Rey Mohamed VI como Comendador de los Creyentes, ha negado a la prensa
española dicha vinculación. En declaraciones al diario digital El Español, ex-
plicó la f‌i nalidad que buscan con su proyecto:
El objetivo es colmar un vacío. Los jóvenes musulmanes están ansiosos por
conocer su religión. Pero cuando no existe una vía clara como la Universidad, capaz
de responder a sus interrogantes, estos jóvenes se dirigen a las redes sociales donde
existen páginas y revistas de Daesh con interpretaciones radicales de la religión53.
En España había a f‌i nales de 2015 un total de 1.427 templos musulmanes
registrados, de los que el Ministerio del Interior español tenía identif‌i cados
como salaf‌i stas 9054.
50 El Mundo, del 7 de septiembre de 2016. [En línea] undo.es/f5/
campus/2016/09/06/57cef09e268e3e772c8b462f.html>. Visto el 07/09/2016.
51 El Diario Vasco. 10 de septiembre de 2016. [En línea] .com/
gipuzkoa/201609/10/universidad-islamica-donostia-recibe-20160910004947-v.html>.
Visto el 10/09/2016.
52 Ignacio CEMBRERO: La España de Alá… cit. (Págs. 218-22).
53 El Español, 11 de septiembre de 2016. [En línea]
grandes-historias/20160910/154485163_0.html>. Visto el 11/09/2016.
54 Ignacio CEMBRERO: La España de Alá cit. (Págs. 26 y 176).
170
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
5. LA INMIGRACIÓN INCONTROLADA
Pero teniendo en cuenta lo que está sucediendo en el Mediterráneo orien-
tal y central con la avalancha de refugiados que huyen de las contiendas siria
y libia y buscan en Europa un lugar donde poder sobrevivir a la barbarie que
asola sus respetivos países, es una cuestión de tiempo o de que se den las
circunstancias adecuadas que esa emigración masiva se desplace hacia el Me-
diterráneo occidental, es decir, hacia nuestro sur más cercano.
Hasta no hace mucho, solamente un año, en contra de los temores que se
habían levantado en algunos sectores hacia la posibilidad de que entre las de-
cenas de miles de desesperados que huyen del horror de la guerra se camuf‌l en
posibles terroristas yihadistas para así entrar en Europa sin ser detectados, la
Of‌i cina Europea de Policía (EUROPOL) señalaba que no existían pruebas
concretas para sostener el uso por los terroristas de ese f‌l ujo de refugiados
para entrar en Europa, al margen de posibles casos aislados55.
Sin embargo, en el Informe Anual de Seguridad Nacional 2016, presenta-
do en la Comisión Mixta Congreso-Senado de Seguridad Nacional por el jefe
de Gabinete del Presidente del Gobierno español, el 14 de febrero de 2017,
se af‌i rma textualmente que el f‌l ujo de migrantes y refugiados que tratan de
entrar en Europa, es «aprovechado por antiguos combatientes europeos del
DAESH para camuf‌l arse en su retorno a Europa» y, en concreto, af‌i rma que:
«Sin poder af‌i rmar un empleo masivo, se han registrado casos de terroristas
islámicos que han utilizado la ruta mediterránea para acceder a países euro-
peos»56.
Durante la Operación Paso del Estrecho (OPE) que une la costa espa-
ñola y el continente africano, y que cada año ve pasar a casi tres millones de
magrebíes y más de 600.000 vehículos57 en solamente tres meses, todos ellos
en ruta para disfrutar de sus vacaciones en los países de origen y regreso, la
55 Informe sobre la situación y tendencias del terrorismo en Eur opa (TE-SAT 2016). Ver [En línea]
.es/es/actualidad/sala-prensa/europol-presenta-su-informe-sobre-
terrorismo-ue>. Visto el 19/08/2016.
56 Informe Anual de Seguridad Nacional 2016. Págs. 109 y 119. [En línea] .dsn.gob.
es/es/documento/informe-anual-seguridad-nacional-2016>. Visto el 03/03/2017.
57 Las cifras of‌i ciales de 2016 han sido: 2.864.211 pasajeros y 655.498 vehículos, sumando las
fases de salida y retorno. El 31 de julio, solo el puerto de Algeciras evacuó 38.070 pasajeros
y 9.827 vehículos. [En línea] .proteccioncivil.es/web/dgpcye/ope-informes.
Visto el 21/09/2016>.
171
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
Agencia Europea de Fronteras Exteriores (FRONTEX)58 pone en marcha la
operación «Minerva», que se centra durante mes y medio en los puertos y en
sus dispositivos de control de los pasajeros que utilizan la vía marítima regular
para sus desplazamientos entre Europa y África. Los puertos de Algeciras,
Tarifa y Ceuta son los receptores de policías de entre doce y dieciséis países de
la UE, según los años, que se coordinan para intercambiar experiencias y fa-
cilitar el control de la frontera sur europea. Su misión fundamental es reducir
la entrada ilegal de personas a territorio europeo, controlar la documentación
que presentan y contribuir a la protección antiterrorista. La Policía Nacional
asume la coordinación de la operación, bajo supervisión de FRONTEX.
Por otro lado, desde 2006, la operación ‘Indalo’ reúne a embarcaciones
y aeronaves de una decena de países europeos entre los meses de junio y
octubre, desarrollando operaciones de control e interceptación en el mar y el
espacio aéreo de la costa sur española. En este caso es la Guardia Civil quien
asume el protagonismo y cumple las funciones de anf‌i trión de los países par-
ticipantes. Igualmente esta operación está supervisada por FRONTEX.
No es extraño que Europa se sienta colapsada ante la inmigración en
masa de refugiados, dado que se trata de un fenómeno nuevo en su actual
dimensión. Hasta hace poco se trataba de un «problema manejable», en pa-
labras del analista Samuel Morales59, no considerándose un problema hasta
hace solamente unos años. España, por ejemplo, en el momento álgido de
llegada de inmigrantes irregulares por mar, registró unas cifras que no llega-
ban a los 40.000 en el año 2006. En la actualidad los inmigrantes irregulares
llegados por mar a España no llegan a los 4.000 al año. Sin embargo, en las
fronteras orientales de la UE estamos hablando de millones de refugiados y
de cientos de miles de llegadas en un solo año. Los países del norte de África
son a la vez, según Samuel Morales, «emisores, receptores y países de tránsito
58 Desde 2004, el nombre completo de esta Agencia era: «Agencia Europea para la gestión
de la cooperación operativa en las fronteras exteriores de los Estados miembros de la Unión
Europea». A partir del 14 de septiembre de 2016, en que se aprueba el nuevo Reglamento
(UE) 2016/1624 por el que se crea la Guardia Europea de Fronteras y Costas, la Agencia
pasa a denominarse: Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas, aunque utili-
zando el mismo acrónimo FRONTEX. [En línea]
ES/TXT/PDF/?uri=OJ:L:2016:251:FULL&from=EN>. Visto el 17/09/2016.
59 Samuel MORALES: África a través de las amenazas y dinámicas que inf‌l uyen sobre su
seguridad. Análisis GESI, 16/2016, de 29 de junio de 2016. [En línea]
dadinternacional.es/?q=es/print/858>. Visto el 30/06/2016.
172
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
de emigrantes», habiéndose convertido éste en un fenómeno verticalizado en
todo el continente.
Que la ruta de refugiados pueda desplazarse hacia la zona occidental del
Mediterráneo es un supuesto con el que, según Juan Luis Pérez, máximo
responsable de la Jefatura Fiscal y de Fronteras de la Guardia Civil, trabaja
FRONTEX60, dado que la ruta oriental está cerrada y la central no es capaz
de absorber el f‌l ujo incesante de personas que esperan cruzar el Mediter ráneo
para acceder a Europa. No debe olvidarse que la distancia entre la costa arge-
lina y la española es menor que la que separa Libia de Italia. Sin embargo, el
director ejecutivo de esta misma Agencia, Fabrie Leggeri, señaló en junio de
2016 que ese desvío aún no se ha producido y que aunque se había detectado
un incremento del cruce entre Libia e Italia (Mediterráneo central) no hay
un cambio de ruta, de momento, habiéndose detectado solamente un ligero
desvío de Turquía hacia Egipto61.
Sin embargo, el cierre de la frontera turca o al menos la reducción de su
relevancia tras el acuerdo con la UE, trae consigo que, por ejemplo, en un
solo día se hayan podido rescatar del mar, entre las costas libias y las italianas,
6.500 personas en cuarenta operaciones simultáneas62. Una cifra que ha lleva-
do a todos los organismos intervinientes, incluidas las ONG que actúan en el
mar, al límite de sus posibilidades.
Que nuestro sur más cercano pueda o no convertirse en zona de acceso
incontrolado hacia Europa, como ya ha pasado en el central y oriental, solamente
depende de que los países del norte de África más próximos permitieran, o
no fueran capaces de evitar, que allí se instalaran las organizaciones criminales
que traf‌i can con las vidas de tantos miles de desesperados y no pudieran
controlarlas. Hoy por hoy no se dan las circunstancias para que eso sea
posible, pero no debemos dejar de prestar atención sobre todo a la evolución
argelina, fronteriza con un Estado fallido como Libia, que tiene en el relevo
60 [En línea]
REFUGIADOS-DESVIARSE-MEDITERRANEO-ESPANOL_0_940406484.html>.
Visto el 15/08/2016.
61 [En línea] .es/1311_actualidad/3872892_frontex-niega-que-
haya-un-desvio-de-la-ruta-de-llegada-de-inmigrantes-a-europa.html. Visto el 23/08/2016>.
62 El País, 29 de agosto de 2016. [En línea]
internacional/2016/08/29/actualidad/1472507441_197887.html>. Visto el 30/08/2016.
173
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
próximo de su presidente uno de los momentos críticos que deberá superar y
que Europa debería ayudar a que fuera lo más ordenado posible.
Un problema que muy bien puede calif‌i carse como grave y que afecta
también a Argelia es su endémica dependencia de los hidrocarburos que, con
los precios actuales rondando los 50 dólares el barril, ha sumido al país en una
crisis f‌i nanciera de difícil solución. La exportación de hidrocarburos supone
el 60 por ciento del PIB argelino y el 95 por ciento de los ingresos del Estado.
En 2015, los ingresos por exportación de estos productos disminuyeron un
45 por ciento63. Se calcula que por debajo de los 100 dólares el barril, Argelia
no puede mantener unas f‌i nanzas públicas que cubran sus necesidades. Un
agravamiento de la crisis económica puede llegar a ser, también, un motivo
para la emigración masiva. Ni siquiera las fuentes of‌i ciales argelinas ocultan
ya la difícil situación por la que atraviesa el país debido a esta circunstancia,
reconociendo que a no tardar mucho ni siquiera tendrán recursos suf‌i cientes
para abonar las nóminas de los funcionarios64.
Por si no hubiera suf‌i cientes incertidumbres y problemas potencialmente
graves en la zona del Mediterráneo, las policías francesa, italiana y española
han detectado un desvío del tráf‌i co de hachís procedente de Marruecos,
primer productor mundial de este estupefaciente, hacia la costa este para
aprovechar la falta de control de las costas libias. Este desvío, que comenzó
a ser detectado a f‌i nales de 2013, puede tener que ver con una clásica fuente
de f‌i nanciación de los grupos yihadistas, el narcotráf‌i co, según Ricardo
Toro, jefe de la Brigada Central de Estupefacientes de la Policía Nacional
española65. La costa libia ha sido, hasta la pérdida de Sirte por los yihadistas,
perfecta para llevar a cabo operaciones de desembarco y almacenamiento de
droga, para luego proyectarla hacia el sur de Europa, a través de otras rutas
menos controladas que la del Estrecho. En menos de tres años, las fuerzas de
seguridad italianas han conseguido interceptar una veintena de buques de gran
63 «Argelia ante la era post-Butef‌l ika». En, Informe Semanal de Política Exterior. 998, del 8 de
agosto de 2016.
64 Sud Oest, 21 de noviembre de 2016. [En línea] -
faillite-menace-l-algerie-2574380-4585.php>. Visto el: 21/11/2016.
65 La Vanguardia, 18 de septiembre de 2016. [En línea] .lavanguardia.com/
internacional/20160918/41390896375/el-hachis-de-la-yihad.html>. Visto el 19/09/2016.
174
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
tonelaje con cargamentos de hachís valorados en 2.800 millones de euros66
procedentes de Marruecos y en dirección a las costas libias. Los investigadores
consideran que, teniendo en cuenta que en Libia no se consume esta droga,
estos cargamentos forman parte de algo más g rande, sirven de moneda «para
pagar otra cosa», seguramente armas.
Si tenemos en cuenta que la seguridad es el principal problema que tiene
en estos momentos la ribera sur y el Sahel, dado que sin ella no será posible
el progreso y la mejora de las condiciones de vida de sus habitantes y que esa
inseguridad, junto a la ausencia de oportunidades de futuro y la def‌i ciente
gobernanza, son los motivos por los que se producen los f‌l ujos migratorios
masivos67, tenemos una de las claves para desarrollar nuestra seguridad coo-
perativa en esa zona de relevancia estratégica para el sur de Europa. Como
dejó dicho el secretario general de las Naciones Unidas, Kof‌i Annan, en 2005,
en su informe a la Asamblea General: «no tendremos desarrollo sin seguri-
dad, no tendremos seguridad sin desarrollo y no tendremos ni seguridad ni
desarrollo si no se respetan los derechos humanos»68.
6. EL PLAN MARES
Frente a esas amenazas que planean sobre la principal zona de interés
geoestratégico de la geografía española, el Plan Integral de Seguridad Maríti-
ma del Estrecho de Gibraltar (MARES) tiene por principal objetivo trasladar
la visión de la Estrategia de Seguridad Marítima Nacional (ESMN) al entorno
marítimo del estrecho de Gibraltar, para conseguir una adecuada coordina-
ción y cooperación de todos los organismos competentes en la zona, incluido
el Mar de Alborán y el Golfo de Cádiz. Se trata de alcanzar los objetivos esta-
blecidos en la ESN relativos al ámbito de actuación de la Seguridad Marítima.
Estos objetivos son:
66 The New York Times, del 20 de septiembre de 2016. [En línea] h p://www.ny mes.com/
es/2016/09/20/el-estado-islamico-controla-la-nueva-ruta-del-hachis-hacia-europa/>.
Visto el 22/09/2016.
67 Joaquín PELLICER: Mediterráneo: equilibrio inestable. GESI, 15/2016, de 27 de junio de
2016. [En línea] . Visto el
24/08/2016.
68 Kof‌i ANNAN: Un concepto más amplio de la libertad: desar rollo, seguridad y derechos humanos para
todos. Informe del Secretario General de Naciones Unidas a la Asamblea General el 21 de
marzo de 2005. [En línea] 005>.
Visto el 29/08/2016.
175
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
• Mantener la libertad de navegación y proteger el tráf‌i co marítimo en
el área.
• Proteger las infraestructuras marítimas críticas y la seguridad de los
buques de pabellón español.
Proteger la vida humana en el mar.
Prevenir y actuar ante actividades criminales y actos terroristas que se
desarrollen en este medio.
• Proteger y conservar el litoral, los recursos del medio marino, el
medioambiente marino, así como el patrimonio arqueológico sumer-
gido.
Prevenir y responder en casos de catástrofes o accidentes en el medio
marino.
• Hacer frente a una eventual situación de crisis en la zona del Estrecho.
• Una de las principales innovaciones de este plan es que se propone
sistematizar los distintos niveles de situación a los que las autoridades
puedan enfrentarse, def‌i niendo tres situaciones posibles de Seguridad
Marítima, a las que def‌i ne con el acrónimo SEGMAR seguido de un
numeral.
El nivel SEGMAR1, quizás el más relevante del Plan, describe con detalle
lo que se consideran acciones permanentes, en todo tiempo, que para España
resulta esencial mantener, y que deben implementar las distintas autoridades
responsables. Así, se considera que deben ser acciones permanentes en el
Estrecho:
El mantenimiento de una presentación de la situación marítima de
forma completa y coherente en toda el área de interés, mediante la
oportuna monitorización «todo tiempo».
El reconocimiento de las rutas habituales de tráf‌i co mercante, a través
de las constantes patrullas de elementos marítimos y aéreos.
La detección de buques y embarcaciones que se encuentren en peli-
gro, para poder ejercer las tareas de salvamento que correspondan.
La detección de actividades que atenten contra el medio ambiente y el
patrimonio cultural subacuático.
La vigilancia de pesca y el control de los caladeros en la zona.
• La identif‌i cación de las rutas empleadas en actividades ilegales, me-
diante tareas de investigación.
176
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
La detección y seguimiento de cualquier buque que realice actividades
sospechosas, para lo cual se requiere una operativa que pueda mante-
nerse «todo tiempo».
El intercambio de información, mediante los oportunos protocolos
de coordinación, entre los medios aéreos y de superf‌i cie que se
encuentren operando en la zona.
El análisis de las actividades detectadas y la identif‌i cación de su posible
evolución o tendencia futura. O, lo que es lo mismo, un adecuado
trabajo de inteligencia.
El Plan MARES contempla la intervención y coordinación de una
veintena de centros y organismos pertenecientes a ocho ministerios distintos
y dos empresas privadas. Todos con presencia en la zona del Estrecho.
Que este plan no se ha quedado simplemente en un documento más de
los que puede producir la Administración, lo demuestra que desde su apro-
bación, en enero de 2015, se hayan realizado dos Conferencias de Centros
Operativos de Seguridad Marítima69 para debatir la forma de coordinar las
acciones previstas en dicho Plan y desarrollar sus protocolos y sistemas físi-
cos y virtuales de actuación, así como su diseño e implantación.
Según la información difundida en la web del DSN70, se trató en su pri-
mera edición de una conferencia «novedosa y pionera por su aproximación
integral a los problemas que conciernen a la seguridad marítima en un área
de alto interés estratégico como el estrecho de Gibraltar». Asistieron a la mis-
ma los responsables de la seguridad marítima pertenecientes a los distintos
departamentos de la Administración central, de la Comunidad Autónoma de
Andalucía y de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.
En la segunda de estas conferencias71, celebrada un año después de la pri-
mera, la cooperación interdepartamental siguió siendo uno de los puntos más
relevantes de los debates. La información pública difundida de este segundo
encuentro indica que se abordó «la creación de un entorno de conocimiento
69 La primera Conferencia de Centros Operativos de Seguridad Marítima se celebró el 29
de junio de 2015 y la segunda el 7 de junio de 2016. Ambas en el complejo de La Moncloa.
70 Ver [En línea] .dsn.gob.es/es/actualidad/sala-prensa/presidencia-del-
gobierno-aborda-medidas-para-mejorar-coordinaci%C3%B3n-estrecho#sthash.fNPXkb5p.
dpuf>. Visto el 12/08/2016.
71 [En línea] .es/es/actualidad/sala-prensa/segunda-conferencia-
centros-operativos-seguridad-mar%C3%ADtima>. Visto el 12/08/2016.
177
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
virtual en seguridad marítima» para mejorar «el conocimiento compartido
del entorno marítimo mediante un proceso que favorezca el intercambio de
información». Queda claro que se pretende llevar a cabo un desarrollo tec-
nológico común para todos los centros que tengan que ver con la seguridad
marítima, que aúne esfuerzos y permita un enlace en tiempo real entre ellos y,
sobre todo, protocolos de actuación común. Esta segunda vez no consta que
se invitara al encuentro a más representantes que a los de cinco ministerios, ni
en la información difundida aparece citado el Estrecho una sola vez.
Además de España, otros dos países comparten la geografía del Estrecho
y constituyen por ello piezas fundamentales de cualquier aproximación a la
seguridad de este entorno: Marruecos y Argelia.
III. MARRUECOS/ARGELIA
Los países de la ribera sur del Mediterráneo y en concreto los más cerca-
nos a nuestro sur, son actores fundamentales en la ecuación de seguridad de
la región y por tanto de España. Aquí se puede af‌i rmar, sin lugar a dudas, que
la seguridad del vecino contribuye decididamente a nuestra seguridad. Igno-
rar su relevancia es dejar a un lado una de las piezas más trascendentes para
la seguridad en el área del Estrecho, a cuyas aguas tienen acceso directo. Aquí
la geografía, de nuevo, manda. Las aguas que bañan la mitad sur de la zona
más angosta de este paso natural entre el Mediterráneo y el Atlántico son
aguas territoriales marroquíes, mientras la mitad norte corresponde a aguas
territoriales españolas. Ambos países, como ya hemos explicado, comparten
el control marítimo del paso de buques, por delegación de la OMI.
Tanto con Marruecos como con Argelia, España mantiene enlace maríti-
mo regular, además del terrestre con el primero de estos países. Así, el f‌l ujo de
personas entre ambas orillas es constante. España, además, y este es un dato
de gran relevancia estratégica, es el primer socio comercial de Marruecos, por
delante de Francia, según los datos aportados tanto por el órgano estadístico
marroquí, la Of‌i cina de Cambios, como por Eurostat, el organismo estadísti-
co europeo72. Y mantiene esta posición de forma ininterrumpida desde hace
tres años.
72 [En línea] ertia.com/noticias/espana-consecutivo-socio-comercial-
marruecos-3143353.htm>. Visto el 25/08/2016.
178
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
Sin embargo, un factor de riesgo que no se puede dejar de lado es el enor-
me diferencial de riqueza entre la orilla sur y la norte del Estrecho, del orden
de 1 a 13, que lo sitúa como el más alto del mundo, muy por delante del que
separa a Méjico de Estados Unidos, que es de 1 a 7. Reducir esa gran diferen-
cia, mediante la ayuda al desarrollo de la ribera sur, no es más que invertir en
seguridad.
Contemplar el desarrollo y la competencia económica de Marruecos
como un elemento negativo para España, cuando es justo al revés, es no
entender que su desarrollo económico y el incremento del nivel de vida en
Marruecos, así como la consolidación y el avance democrático de sus institu-
ciones, solamente pueden tener consecuencias positivas para nuestra econo-
mía y nuestra seguridad.
1. MARRUECOS
A.- La lucha antiterrorista
En la lucha antiterrorista y en el control de la radicalización, Marruecos
se ha mostrado desde hace años como un aliado insustituible de España.
Constatado el origen de buena parte de los autores del atentado del 11-M y
que el propio Marruecos haya sido escenario de varios e importantes atenta-
dos yihadistas, los respectivos cuerpos de seguridad mantienen una estrecha
relación, incluyendo el hecho de que agentes de ambos países se encuentren
destacados en el país vecino, así como que magistrados estén desplazados de
forma permanente para mejor coordinar tanto a los cuerpos de seguridad
como a los tribunales respectivos. De forma muy gráf‌i ca, el coronel jefe de
la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras explicó en unas jornadas
desarrolladas en La Línea en el mes de noviembre de 2016 que, a dos puertas
de su despacho en la sede de la Comandancia tiene su lugar de trabajo, de
forma permanente, un of‌i cial de la Gendarmería Marroquí. España mantiene,
además, consejeros de Interior tanto en la Embajada en Rabat como en el
Consulado General en Tánger.
El nivel de cooperación entre ambos países en este ámbito, incluido el
intercambio de información en tiempo real, es calif‌i cado de «excelente» por
quienes se han detenido a analizarlo en detalle. Luisa Barrenechea y Rogelio
179
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
Alonso def‌i nen la cooperación antiterrorista entre ambos países como: prio-
ritaria, de Estado, esencial e imprescindible, además de intensa y de calidad73.
El documento más relevante que contempla la cooperación entre España
y Marruecos es el Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación de
1991, que entró en vigor el 28 de enero de 199374. Su pretensión fue la de
institucionalizar el diálogo político creando la f‌i gura de las Reuniones de Alto
Nivel (RAN) que vienen a ser idénticas a las denominadas Cumbres Bilate-
rales que España mantiene con sus otros vecinos, como Francia y Portugal
y que diez años después estableció con Argelia. La primera RAN al amparo
de este Tratado se celebró en 1993. En 2015 se ha celebrado la undécima.
Las dos últimas han tenido lugar durante el primer mandato del Gobierno
de Mariano Rajoy (2012 y 2015) lo que denota el buen momento por el que
atraviesan las relaciones bilaterales.
En el documento difundido tras la reunión de 2012, ambas delegaciones
analizaron la situación en el Sahel, Oriente Medio y el Mediterráneo y se f‌i r-
mó la denominada Declaración de Rabat que pretendía impulsar la asociación
estratégica entre ambos países. Se establecieron las bases para un Diálogo
Político Reforzado mediante reuniones periódicas de alto nivel entre los res-
ponsables de los Ministerios de Asuntos Exteriores e Interior. Semanas des-
pués del encuentro entró en vigor el Acuerdo entre España y Marruecos relativo a
la circulación de personas, el tránsito y la readmisión de extranjeros entrados ilegalmente,
que se había f‌i rmado en 1992, es decir, veinte años antes.
En abril de 2013 se produce la f‌i rma de un Acuerdo bilateral para la
creación de un Equipo Conjunto de Análisis de Cooperación Policial en
materia de Inmigración.
En el punto 14 de la Declaración f‌i nal de la RAN de 201275 se comprome-
ten ambos países a trabajar para resolver las crisis regionales respetando los
principios de la Carta de la ONU y a trabajar «codo con codo» en el marco de
73 Luisa BARRENECHEA y Rogelio ALONSO: «La cooperación antiterrorista entre España y Ma-
rruecos: ¿un modelo para la estrategia contra el yihadismo?». En, Cuadernos de Estrategia, nº
173. IEEE, 2015. (Págs. 183-227).
74 Boletín Of‌i cial del Estado, de 26 de febrero de 1993.
75 Ver texto completo de la Declaración Conjunta, fechada en Rabat, el 3 de octubre de 2012,
en: Paix et Sécurité Internationales, nº 1, 2013, pp. 186-201. [En línea]
jean-monnet/revistas/paix-et-securite-internationales/numerosPSI/psi-01-documentation-
torrejon-zebda-ran.pdf>. Visto el 25/08/2016.
180
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
las operaciones de mantenimiento de la paz ya sea bajo mandato de la ONU
o en operaciones de la OTAN y a luchar juntos contra las amenazas globales
con la comunidad internacional para erradicarlas. Consideran necesario pro-
fundizar todavía más su «cooperación ejemplar» en la lucha contra el crimen
trasnacional organizado, el terrorismo, la trata de seres humanos, el blanqueo
de dinero y otros delitos.
El punto 55 habla de retomar la actividad del Grupo Conjunto Multidisci-
plinar dedicado al análisis y la evaluación de la cooperación en la lucha contra
el terrorismo y la delincuencia organizada trasnacional. El párrafo 57 insiste
en que ambos países se congratulan de la «cooperación ejemplar entre los dos
países en el ámbito de la seguridad» y se felicitan por el «excelente nivel de
cooperación en la lucha contra el terrorismo» y convinieron en la necesidad
de reforzar la cooperación operativa.
Respecto a los Centros de Cooperación Policial de Tánger y Algeciras,
conocidos como Comisarías Conjuntas76, donde se encuentran destinados
agentes policiales de ambos países, la RAN 2012 expresó su satisfacción por
su funcionamiento y convinieron ambas delegaciones en estudiar su optimi-
zación.
La RAN de 2015, celebrada en junio de ese año en Madrid, destacó que
las relaciones entre ambos países son «mejores que nunca» y el Gobierno
español declaró expresamente su apoyo a la estrategia de Marruecos en la
lucha antiterrorista centrada en: reforzar la seguridad, promover el desarrollo
económico incluyente y fomentar la tolerancia religiosa. Se acordó reforzar
la colaboración en la lucha contra la inmigración irregular, la trata de seres
humanos y las redes criminales de traf‌i cantes. La cooperación en materia de
Seguridad se calif‌i có de «ejemplar»77.
Como se comprueba, la Seguridad interior adquiere un elevado nivel en
estas relaciones políticas aunque, como destaca Fernando Reinares, «España
y Marruecos carecen aún de un convenio que proporcione el marco jurídico
76 Ver texto del «Acuerdo entre el Gobierno del Reino de España y el Gobierno del Reino
de Marruecos en materia de cooperación policial transfronteriza, hecho “ad referendum» en
Madrid, el 16 de noviembre de 2010” en: Boletín Of‌i cial del Estado, del 15 de mayo de 2012.
77 Ver texto completo de la Declaración Conjunta, fechada en Madrid, el 5 de julio de 2015,
en: Paix et Sécurité Internationales, nº 3, 2015, pp. 239-271. [En línea]
jean-monnet/revistas/paix-et-securite-internationales/numerosPSI/psi-03-documentation-
ran.pdf>. Visto el 25/08/2016.
181
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
en el contexto del cual desarrollar más adecuadamente, superando incluso
algunas diferencias en las respectivas legislaciones, la cooperación bilateral en
materia de seguridad, incluyendo la lucha contra el terrorismo»78. Sin embar-
go, pese a ello, manif‌i esta abiertamente que esta cooperación, hoy, «es mejor
que nunca» tanto en la vertiente judicial como en la policial.
El informe El Estado Islámico en España, del Real Instituto Elcano79,
señalaba recientemente que entre junio de 2013 y mayo de 2016 se habían
desarrollado en España ocho operaciones antiterroristas conjuntas entre
fuerzas policiales españolas y marroquíes.
Además del magistrado de enlace español destacado permanentemente
en Marruecos y de los guardias civiles y policías adscritos a nuestra represen-
tación diplomática, Agentes de la DGST (Dirección General de Vigilancia del
Territorio) marroquí participan en territorio español con la policía española
en la lucha contra el terrorismo yihadista. Estas actuaciones y esta presencia
eran, para algunos expertos, impensables hace solamente tres años.
En abril de 2015 se celebró una reunión cuatripartita (G-4) de ministros
del Interior de Portugal, Marruecos, España y Francia en la que se destacó el
«papel central» desempeñado por Marruecos en la lucha contra el terrorismo
y el crimen organizado. Precisamente para luchar contra estos dos tipos de
criminalidad tan engarzados entre sí, se constituyó en marzo de 2015, muy
cerca de Rabat, la Of‌i cina Central de Investigación Judicial, con la mirada
puesta no solo en la posible radicalización de elementos nativos, sino en el
peligroso efecto de los retornados. De hecho, en agosto de 2013, en Siria, se
había formado en base a los yihadistas que habían viajado desde Marruecos
(se calcula que al menos unos 1.500) un grupo específ‌i camente marroquí
bajo la denominación de «Harakat Sham al-Islam», Movimiento del Islam de
Levante80.
A f‌i nales de octubre de 2015, convencidos de que la seguridad en el Es-
trecho es un asunto fundamentalmente de los países ribereños, España y
Marruecos desarrollaron un ejercicio de emergencia radiológica. En 2013 ya
78 Fernando REINARES y Carola GARCÍA-CALVO: Cooperación antiterrorista… cit.
79 Fernando REINARES y Carola GARCÍA-CALVO: Estado Islámico… cit.
80 Ignacio FUENTE COBO: La amenaza yihadista en Marruecos tras las Primaveras Árabes. Documento
de Análisis del IEEE: 59/2016, del 27 de septiembre de 2016. [En línea]
ieee.es/Galerias/fichero/docs_analisis/2016/DIEEEA59-2016_AmenazaYihadista_
Marruecos_IFC.pdf>. Leído el 01/10/2016.
182
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
se había desarrollado el primero, denominado REMEX 13, organizado por
la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del
Interior, en colaboración con las autoridades marroquíes y el apoyo de la
Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA)81. Este simulacro
fue exclusivamente teórico, de los denominados de mesa, y se enmarcaba en
la Iniciativa Global para Combatir el Terrorismo Nuclear (IGTN). Se trataba
de simular una operación de tráf‌i co ilícito de materiales radiactivos entre los
puertos de Algeciras y Tánger durante la Operación Paso del Estrecho, que
acababa provocando una dispersión a la atmósfera de material radioactivo.
El ejercicio de 2015, denominado «Gate to África»82, además de dos días
de trabajo de mesa, incluyó una tercera jornada donde se llevó a la práctica en
aguas del Estrecho un supuesto táctico. Se trataba de simular un transporte
conocido de material radioactivo a bordo de un buque que, en aguas
territoriales españolas frente a las costas de Tarifa, sufre un asalto por parte
de un grupo terrorista que, sustrayendo una parte de esa carga, huye en una
embarcación menor en dirección a la costa marroquí. El supuesto incluyó la
intervención de embarcaciones de las fuerzas de seguridad de ambos países y
de unidades especiales de intervención, así como medios aéreos. Asistieron un
total de 70 observadores de la OIEA y de otros organismos internacionales,
que siguieron el ejercicio desde el Centro de Coordinación para la Vigilancia
Marítima de Costas y Fronteras de la Guardia Civil, en Madrid.
Con España, es bien conocido, existen igualmente situaciones y posicio-
namientos que provocan de vez en cuando que las relaciones se conviertan en
tensas. Sin embargo, y según reconoció el propio Mohamed VI a periodistas
españoles y ratif‌i can los responsables policiales españoles destinados en Ma-
rruecos, la cooperación en este ámbito circula por otros canales y no se ve
81 [En línea] eb/dgpcye/comunicado-detalle/-/asset_
publisher/Ho6d/content/espana-y-marruecos-realizan-un-simulacro-de-emergencia-
radiologica-en-la-escuela-nacional-de-proteccion-civil?redirect=http%3A%2F%2Fwww.
proteccioncivil.es%2Fweb%2Fdgpcye%2Fcomunicado-detalle%3Fp_p_id%3D101_
INSTANCE_Ho6d%26p_p_lifecycle%3D0%26p_p_state%3Dnormal%26p_p_
mode%3Dview%26p_p_col_id%3Dcolumn-1%26p_p_col_count%3D3>. Visto el
26/08/2016.
82 Ver: «Las aguas del Estrecho acogen un simulacro de emergencia radioactiva», en: La Ver-
dad del Campo de Gibraltar, del 30 de octubre de 2015 y [En línea] .gob.
es/prensa/noticias/-/asset_publisher/GHU8Ap6ztgsg/content/id/4951411>.
183
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
afectada. Ni siquiera cuando se produjo la crisis de Perejil, esa cooperación
se vio alterada83.
Por si quedaba alguna duda respecto a la implicación de Marruecos en la
lucha antiterrorista en general y antiyihadista en particular, el contenido del
discurso pronunciado por el Rey Mohamed VI el 20 de agosto, con motivo
del 63º aniversario de la «Revolución del Rey y del Pueblo», las ha despejado
del todo. Su intervención incluía uno duro ataque a quienes utilizando una
interpretación sesgada del islam, cometen todo tipo de atentados contra
inocentes. En concreto, y en la parte f‌i nal de sus palabras, señaló: «Ante
la expresión de las locuras en nombre de la religión, todos, ya seamos
musulmanes, cristianos o judíos, debemos formar una sola f‌i la para hacer
frente a cualquier forma de extremismo, odio u ostracismo»84.
Con anterioridad, se había mostrado tajante al af‌i rmar que: «No son
musulmanes los terroristas que se presentan en nombre del Islam», para
preguntarse después: «¿Pero cuándo se consideró matar a los inocentes como
lucha sagrada?». Dirigiéndose a los marroquíes residentes fuera de su país, les
instó a que se aferrasen a los valores de la religión y de sus tradiciones «para
hacer frente a este fenómeno que les es ajeno», además de incitarles a que se
coloquen «siempre a la cabeza de los defensores de la paz, la concordia y la
convivencia en los países de su residencia». Siendo consciente del tono de sus
palabras, el Rey Mohamed VI compartió su creencia de que «todos estamos
en el punto de mira, y todo aquel que piense o crea en lo que acabo de decir,
constituye un objetivo del terrorismo».
B.- La cooperación en Defensa
El Convenio de Cooperación en el ámbito de la Defensa de 198985, entre
España y Marruecos, que entró en vigor el 20 de diciembre de 1990, aun
siendo anterior al Tratado de Amistad entre ambos países, es de menor calado
político que el de 1991 antes citado, aunque su objetivo manif‌i esto sea el de
favorecer la paz y la seguridad en la región, así como su estabilidad.
83 Luisa BARRENECHEA y Rogelio ALONSO: «La cooperación antiterrorista… cit. , pp. 211-212..
84 La versión íntegra, en francés, del discurso del Rey de Marruecos puede consultarse [En
línea] .ma/fr/discours-royaux/discours-de-sm-le-roi-la-nation-locca-
sion-du-63eme-anniversaire-de-la-revolution-du>. Visto el 25/08/2016. Agradezco a Siham
Zebda que me facilitara la localización de este discurso.
85 Boletín Of‌i cial del Estado, de 19 de enero de 1991.
184
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
En su artículo primero proclama la cooperación y los intercambios entre
las respectivas Fuerzas Armadas como instrumentos a desarrollar, incluyendo
las visitas de delegaciones y la realización de maniobras combinadas. Igual-
mente prevé la asistencia de militares de cada país a las academias y escuelas
del otro, previendo las escalas de buques y aeronaves.
En el artículo segundo se def‌i ne la asistencia mutua mediante el intercam-
bio de información. El artículo sexto establece que la cooperación prevista en
este Convenio se desarrollará mediante acuerdos específ‌i cos, con lo que se le
atribuye al Convenio de 1989 la condición de Acuerdo Marco o de referencia.
El artículo séptimo crea una Comisión Mixta para Asuntos de Defen-
sa que realizará el seguimiento de lo previsto en el Convenio. La compon-
drán los respectivos responsables de Defensa de ambos países con reuniones
anuales. Se establece también un Comité de Cooperación Militar, formado
por el JEMAD español y un alto representante militar marroquí designado.
Igualmente, prevé un Comité de Cooperación Tecnológica, Industrial y de
Asuntos de Infraestructura, Armamento y Material. El artículo 9 establece
una vigencia de 5 años, renovable por periodos de 2 años por acuerdo tácito
de las partes.
Desde 1988, las Fuerzas Armadas españoles destinan a un of‌i cial como
profesor en la Escuela de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Reales en
Kenitra y otro of‌i cial asiste como alumno a ese mismo curso. Desde 2006 un
of‌i cial español realiza el Curso Superior de Defensa marroquí, que es el que
en ese país da acceso al empleo de coronel.
Of‌i ciales marroquíes asisten igualmente al curso de Estado Mayor en la
Escuela Superior de las Fuerzas Armadas, en Madrid, así como a los cursos de
Logística, Buceadores de combate, paracaidismo, etc. Más de 400 miembros
de las Fuerzas Armadas marroquíes han completado su formación en dife-
rentes escuelas de las Fuerzas Armadas españolas, según los datos que aporta
el teniente coronel Jesús Díez Alcalde86.
En cuanto a maniobras y ejercicios realizados por ambos países, y si-
guiendo la misma fuente anteriormente citada, podemos referir los «Atlas»
y «Balsar» (Ejército del Aire) y los «Medatex» y «Maes» (Armada). O los más
relevantes «Seaborder», que se engloban en la iniciativa 5+5 Defensa y que
86 Jesús DÍEZ ALCALDE: Se consolida la cooperación militar hispano-marroquí. 25 de noviembre de
2013. [En línea] .com/blog/se-consolida-la-cooperaci%C3%B3n-
militar-hispano-marroqu%C3%AD>. Visto el 14/05/2015.
185
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
constituyen ejercicios anuales de seguridad marítima en la zona del Estrecho
y aledaños. Los últimos fueron presenciados por los ministros de Defensa de
España, Marruecos, Mauritania, Argelia, Malta y Portugal.
En 2012, y después de 8 años de interrupción, se celebró en Rabat, con
asistencia del ministro de Defensa español Pedro Morenés, una reunión bi-
lateral de alto nivel en la que se trató de la cooperación en ciberseguridad,
gestión de catástrofes y emergencias. En ese encuentro se constató un gran
interés de la parte marroquí por la Unidad Militar de Emergencias (UME)
española. Como consecuencia, Marruecos fue invitado a participar en los
ejercicios ‘Curiex 2013’ que se celebraron en la zona colindante con la central
nuclear de Almaraz. Se trataba de un ejercicio f‌i nanciado y coordinado por la
Comisión Europea y en el que el único país no comunitario que participó fue
Marruecos. Desde entonces, un coronel del Ejército marroquí se encuentra
destacado en el Cuartel General de la UME.
C.- El submarino ruso y la base de Ksar Sghir
Marruecos cuenta desde f‌i nales de 2015 con una base naval en el Estre-
cho. Se trata de la base de Ksar Sghir, a 20 kilómetros en línea recta desde
Ceuta y en las proximidades del puerto de Tánger-Med. En ese mismo año,
el almirante norteamericano Mark Ferguson, responsable de las Fuerzas Na-
vales norteamericanas para el Mediterráneo y África, la visitó. La pretensión
marroquí de que la VI Flota la utilice como puerto de escala, de momento no
ha cristalizado.
En su construcción no han faltado contratiempos, como por ejemplo el
temporal que se llevó por delante en 2009 buena parte del dique de abrigo
cuando aún no estaba f‌i nalizado. Han tenido que transcurrir casi ocho años
desde que el Rey Mohamed VI pusiera la primera piedra de esta obra para que
se den por f‌i nalizadas, pese a que la previsión inicial fue de tres años.
No ha de extrañar que Marruecos quiera tener una base naval en el Estre-
cho. Quizás su ubicación concreta no sea la mejor, pero entra dentro de toda
lógica que Marruecos quiera estar presente, también en la vertiente militar, en
esta zona. Lo que debería extrañar es que no la haya tenido antes. Este deseo
se sitúa en paralelo a su decisión de asumir su responsabilidad en el control ci-
vil del tráf‌i co marítimo en el Estrecho, erigiendo y dotando una torre de con-
trol en Tánger y compartiendo con España esa responsabilidad internacional.
La base podría relacionarse, en el futuro, con el anuncio de adquisición, por
186
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
parte de la Marina marroquí, de un submarino convencional de cuarta gene-
ración, de la clase «Amur 1650», a la rusa «Rubin» (Of‌i cina Central de Diseño
de Ingeniería Marina) con sede en San Petersburgo.
El ‘Amur 1650’, apalabrado por Marruecos, es una evolución de las dis-
tintas series de los submarinos de la clase «Kilo» (denominación OTAN)
diésel-eléctricos. En comparación con estos, desplaza menos tonelaje y es
mucho más silencioso. Su f‌i rma acústica es considerada por el fabricante “la
más silenciosa del mundo”87. Este modelo cuenta con seis lanzatorpedos con
capacidad para disparar misiles de crucero, además de equipos de guerra elec-
trónica de última generación. El submarino ruso podría embarcar, una vez
probada, una planta de propulsión independiente del aire, denominado siste-
ma de propulsión anaerobio o AIP en sus siglas en inglés (Air Independent
Propulsion), con generadores electro-químicos. Este sistema incrementa con-
siderablemente el tiempo que el sumergible puede permanecer en inmersión.
Las características técnicas del «Amur 1650» son similares a las del
proyectado por la Armada española S-80, reconvertido en S-81Plus tras los
problemas de diseño que ha sufrido y que han retrasado considerablemente
la entrega del primer buque de la nueva serie. Los tres S-70 con que en estos
momentos cuenta la Armada sufrirán una quinta Gran Carena, no prevista
en principio, para prolongar su vida útil hasta que puedan ser sustituidos por
la nueva serie.
La relación entre la compra del submarino y la nueva base en el Estrecho
se centraría en la posibilidad de que ésta fuera el atraque habitual del primero,
una vez incorporado a la Marina Real. De todas formas, queda por conocer
cuál sería el uso operativo y estratégico que querrán darle a esta nueva nave
los mandos navales marroquíes. Queda tiempo para ello, ya que dada la au-
sencia de experiencia marroquí en el uso del arma submarina, se impone un
tiempo prudencial para formar tanto a las tripulaciones como al escalón logís-
tico que debe apoyar su utilización. Además, Rubin no estaría en disposición
de entregar dicho submarino antes de 202088.
Otra posibilidad se centra en que la base de Ksar Sghir pudiera ser
utilizada por los buques de la f‌l ota rusa en sus trayectos hacia o desde el
87 [En línea] f‌i le/>. Visto el 28/08/2016.
88 [En línea]
negocia-compra-rusia-cazas-ademas-submarino.html>. Visto el 30/8/2016.
187
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
Mediterráneo. Rusia, después de su regreso a este mar, está falta de puertos
en los que repostar y reparar sin necesidad de regresar a sus bases, tras
que haya reanudado sus despliegues en zonas sensibles y de su interés. De
momento, y en base a un acuerdo f‌i rmado entre España y la entonces Unión
Soviética en febrero de 196989, buques de la f‌l ota rusa recalan en Ceuta para
aprovisionarse. Las escalas suman una media de once buques al año: diez en
2013, trece en 2014 y once en 201590, incluidos submarinos convencionales,
fragatas y destructores.
La necesidad de encontrar un sustituto a las escalas de unidades rusas en
Ceuta, donde exclusivamente se llevan a cabo tareas de abastecimiento y des-
canso de tripulaciones, se puso de manif‌i esto de forma pública el pasado mes
de octubre con la polémica internacional surgida por el paso del portaviones
ruso Almirante Kuznetsov y sus escoltas camino del Mediterráneo oriental. La
solicitud de escala en Ceuta de algunos buques que acompañaban al portaa-
viones ruso fue retirada en el último momento, tras las gestiones diplomáticas
llevadas a cabo entre España y Rusia y ante las quejas de algunos aliados de
la OTAN y de ciertos órganos de opinión anglosajones91. El destino de esta
f‌l ota era participar en los bombardeos que sobre la ciudad de Alepo llevan a
cabo fuerzas rusas en apoyo del gobierno de Damasco.
Solamente en la base de Tartus, en Siria, en el otro extremo del Medi-
terráneo, es hoy posible una escala prolongada y segura en este mar de los
buques rusos. Para potenciar las posibilidades de esta base se están llevando a
cabo obras de mejora de gran envergadura que resultarán en una gran trans-
89 Ángel LIBERAL FERNÁNDEZ: Barcos soviéticos en la colonia de Gibraltar. 03/05/2016. [En línea]
gibraltar-angel-liberal-fernandez-capitan-de-navio-r/>. Visto el 24/05/2016.
90 El País, 26 de marzo de 2016. [En línea] .com/politica/2016/03/26/
actualidad/1459022294_947252.html>. Visto el 24/05/2016.
91 Ver: Luke COFFEY: «As Aleppo Burns, Spain Resupplies The Russian Navy», 20 de octubre de
2016. [En línea] .huff‌i ngtonpost.com/entry/as-aleppo-burns-spain-resupplies-
the-russian-navy_us_5808b794e4b00483d3b5d06a>. Visto el: 21/10/2016. The Telegraph,
26 de octubre de 2016. [En línea]
russian-battle-group-may-be-used-for-indiscriminate-t/>. Visto el: 27/10/2016. El País, 26
de octubre de 2016. [En línea]
actualidad/1477421097_408325.html>. Visto el: 26/10/2016. The Washington Post, 5 de
noviembre de 2016. [En línea] .com/world-news/how-russias-lone-
aircraft-carrier-will-change-the-f‌i ght-in-syria-1621630?site=full>. Visto el: 06/11/2016.
188
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
formación de la misma, lo que facilitará el incremento de la frecuencia de las
patrullas marítimas rusas en el Mediterráneo92. El decidido apoyo de Moscú
al régimen de Damasco garantiza esa presencia.
La decisión marroquí de adquirir el submarino en Rusia coincide en el
tiempo con lo que se ha interpretado como un intento de giro en su política
exterior. Las desavenencias entre los gobiernos marroquí y norteamericano,
además de las que se producen cada cierto tiempo con el francés o con la
misma UE y la ONU, han concluido con un movimiento de pretendido ca-
lado estratégico de la diplomacia marroquí hacia Rusia y China, además de
hacia la India. El Rey Mohamed VI podría haber querido con esto demos-
trar su independencia estratégica. La postura de Estados Unidos en torno a
las competencias de la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el
Referéndum del Sahara Occidental)93 en relación al respeto a los derechos
humanos en la zona, la inclusión de Marruecos en una lista del Departamen-
to de Estado sobre violación de esos mismos derechos y unas declaraciones
del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en marzo de 2016, durante
una visita a campos de refugiados saharauis en Argelia, en las que calif‌i có de
«ocupados» los territorios que Marruecos considera sus «provincias del sur»
o el «Sahara marroquí», constituyen algunos de los últimos desencuentros. El
protagonizado por el secretario general de la ONU trajo consigo la expulsión
del territorio del Sahara Occidental de la mayor parte del personal civil de la
92 Marc MARGINEDAS: «Rusia regresa con fuerza al Mediterráneo». En, AFKAR/IDEAS,
nº 48 (Invierno 2015/2016). [En línea] .com/articulos/afkar-
ideas/rusia-regresa-con-fuerza-al-mediterraneo/>. Visto el 22/08/2016.
93 La Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU 2285 (2016) de 29 de abril, aunque
no incluyó la incorporación a la misión de MINURSO de la función de velar por el respeto
a los derechos humanos en la zona, destaca varias veces el compromiso de alcanzar la libre
determinación del pueblo saharaui y la aspiración de conseguir una solución política, a la
vez que constata la violación de los acuerdos existentes y «la importancia de mejorar la
situación de los derechos humanos en el Sahara Occidental y en los campamentos de Tinduf»
y alentaba a las partes a realizar esfuerzos para mejorar la promoción y protección de los
mismos. Considera esta Resolución como «no aceptable» la consolidación del statu quo y,
f‌i nalmente, prorroga el mandato de la MINURSO hasta el 30 de abril de 2017, conf‌i rma la
“necesidad urgente” de que la Misión de la ONU vuelva a funcionar a plena capacidad en un
plazo de 90 días y que se respeten los acuerdos militares que favorecen el alto fuego entre las
partes. [En línea] .un.org/es/comun/docs/?symbol=S/RES/2285(2016)>.
Visto el 28/08/2016.
189
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
MINURSO94. Para redondear la situación, una visita del titular de Asuntos
Exteriores francés de tres días, prevista para mediados de julio de 2016, fue
suspendida en el último momento.
El movimiento del monarca hacia Rusia y China, ambos miembros per-
manentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, se estaba fraguando
hacía meses y se sustenta en una manifestada incomprensión marroquí hacia
la postura de su principal aliado occidental en torno a cuestiones que Rabat
considera fundamentales, como el Sahara Occidental. Esta decisión de giro
diplomático culminó en las visitas del monarca alauita a Moscú y Pekín en los
meses de marzo y mayo de 2016 respectivamente. Con ambos países f‌i rmó el
Rey Mohamed VI sendos acuerdos de asociación estratégica. Una vez más el
Sahara Occidental se convirtió en un elemento determinante para concretar
la política exterior marroquí, cualquiera que sea su interlocutor.
El intento del monarca, sin embargo, de conseguir que Rusia se acercara
a la postura de Marruecos respecto al Sahara no fructif‌i có, dado que este
país mantuvo su posición tradicional de abstención en el Consejo de Segu-
ridad, con lo cual no bloqueó la resolución aprobada en abril de 2016, y el
representante de la Federación Rusa en Naciones Unidas, tras defender que
la solución al conf‌l icto debe ser mutuamente aceptada por las partes, pero en
todo caso respetando el derecho a la autodeterminación de la población del
Sahara Occidental, destacó el papel fundamental de la MINURSO en esa ta-
rea y justif‌i có su abstención señalando que el texto que había resultado podía
ser malinterpretado.
En un discurso pronunciado en Ryad, el 21 de abril, ante el Consejo de
Cooperación del Golfo, el Rey de Marruecos se desahogó contra occidente y
lo que consideró una «conspiración» contra los países árabes estables, entre
los que incluyó a las monarquías del Golfo, a Marruecos y a Jordania95. Le
Monde tituló su crónica de esa reunión con un signif‌i cativo: «Marruecos: el
giro anti-occidental de Mohamed VI». En 2013, Rabat ya había suspendido
94 El País, 25 de marzo de 2016. [En línea]
nal/2016/03/25/actualidad/1458919707_723491.html>. Visto el 28/08/2016.
95 Le Monde Afrique, 26 de abril de 2016. [En línea] .fr/afrique/
article/2016/04/26/maroc-le-virage-anti-occidental-de-mohammed-vi_4908979_3212.
html>. Visto el 30/08/2016.
190
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
las maniobras African Lion96 en las que tenían que participar 1.400 soldados
estadounidenses y 900 marroquíes, cuando parte del contingente norteame-
ricano ya se encontraba en territorio marroquí. El motivo fue la posición de
Washington en las Naciones Unidas respecto al Sahara.
Sin llegar a romper su relación privilegiada con occidente y más en con-
creto con Estados Unidos, Le Monde entendió que el Rey estaba intentando
demostrar su «autonomía estratégica» mediante un «delicado equilibrio».
2.- ARGELIA
El profesor Rafael Bustos nos recuerda que «aunque nuestra memoria
de Argelia [la de los españoles] sea hoy pobre y discontinua, en realidad, no
se corresponde con un pasado de relaciones persistentes de todo signo»97.
La posición geográf‌i ca de Argelia es de tal relevancia que no es posible en-
tender ni realizar ninguna previsión respecto al Mediterráneo sin contar con
Argelia. Para el profesor Carlos Echeverría, en clave regional, Argelia es «el
actor por antonomasia en lo que a la lucha contra la amenaza terrorista yi-
hadista respecta»98, dado que aúna su experiencia antiterrorista ante grupos
especialmente letales en su propio territorio, a la envergadura de sus Fuerzas
Armadas y de Seguridad, junto a sus capacidades para liderar organizaciones
con proyección magrebí y saheliana.
Argelia es el décimo país del planeta por extensión territorial (2,38 millo-
nes de kilómetros cuadrados), el más grande de África y del Mundo Árabe,
y tiene una fachada mediterránea de mil kilómetros de extensión. Sus límites
fronterizos lindan con Marruecos, Mauritania, Túnez, Libia, Mali y Níger,
además de unos escasos 42 kilómetros con el Sahara Occidental. La distancia
entre Orán, en la costa argelina, y Cabo de Gata, en la costa española, es de
escasamente un centenar de millas náuticas (188 kilómetros).
96 ABC, 16 de abril de 2013. [En línea]
marruecos-eeuu-shara-201304161707.html>. Visto el 28/08/2016.
97 Rafael BUSTOS: «Las relaciones España-Argelia, una mirada desde España». En, Anuario
Internacional CIDOB 2006. Ed.: CIDOB. Barcelona, 2007. (Pág. 500).
98 Carlos ECHEVERRÍA JESÚS: «Escenarios privilegiados de germinación del yihadismo salaf‌i sta
en la vecindad inmediata de Europa: el Magreb y el Sahel hasta Siria». En, Yihadismo en el
mundo actual. Documentos de Seguridad y Defensa, nº 62. Ed.: Escuela de Altos Estudios de
Defensa. Septiembre, 2014.
191
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
La cooperación en todos los ámbitos con Argelia lleva retraso respecto
a la que España mantiene con Marruecos, «en gran parte debido al largo
conf‌l icto argelino y a su aislamiento internacional»99, señala Bustos. España
y Argelia no encauzaron una nueva línea de cooperación hasta que el país
africano f‌i rmó con la UE el Acuerdo de Asociación, en 2002. Pocos meses
después, como relata el profesor Bustos, España y Argelia rubrican el Tratado
de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación100, que entró en vigor el 30 de
octubre de 2003, diez años después del f‌i rmado con Marruecos. Con anterio-
ridad, España se había apresurado a ser el primero en acercarse a Argel tras
las elecciones de 1999 y en organizar una visita del presidente del Gobierno
en 2000, donde se ponen las bases del futuro Tratado de Amistad.
Para España la relación con Argelia es estratégica, no solo por su situa-
ción sino por ser un país con enormes reservas de gas natural, con el que
f‌i rmó el primer contrato de suministro en 1975 y con el que hoy le unen dos
gasoductos a través del Estrecho. En 2015, España importó de Argelia el 60
por ciento de su suministro exterior de gas natural101. La consideración estra-
tégica del Mediterráneo para ambos países queda patente en las primeras lí-
neas del preámbulo del Tratado, acordándose, de manera similar a lo previsto
en el Tratado con Marruecos, Reuniones anuales de Alto Nivel (RAN) de los
jefes de Gobierno, así como de los titulares de Asuntos Exteriores. Además
de cooperación en materias de desarrollo económico, industrial, jurídico y
cultural, el texto normativo prevé cooperación en materia de Defensa, con
intercambio de delegaciones, con especial atención a la formación y a la orga-
nización de ejercicios combinados.
Y hacia el f‌i nal, en el artículo 13, pero que con el paso de los años ad-
quiriría una especial relevancia, se prevé la cooperación en la lucha contra el
terrorismo trasnacional, el crimen organizado y el tráf‌i co de estupefacientes.
Se acuerda reforzar la cooperación entre las instituciones competentes para el
intercambio de información y en «la lucha operacional contra el terrorismo».
En 2008, el ministro del Interior español había viajado a Argel para f‌i rmar
un Convenio de Seguridad y de lucha Contra el Terrorismo y la Criminalidad
99 Rafael BUSTOS: «Las relaciones España-Argelia... cit
100 Boletín Of‌i cial del Estado, de 11 de noviembre de 2003.
101 Ver, CORES Informe estadístico anual 2015. [En línea] .es/es/publicacio-
nes>. Visto el 27/08/2016.
192
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
Organizada102. Pérez Rubalcaba señaló tras la f‌i rma que «nuestras fuerzas de
seguridad trabajan muy bien conjuntamente en el campo de la lucha contra
el terrorismo internacional, la criminalidad organizada o la droga». El texto
incluye la creación de una Comisión Mixta de cooperación en estas materias.
El titular argelino de Interior resaltó el alto grado de intensidad y conf‌i anza
alcanzado entre las fuerzas de seguridad de ambos países103.
En febrero de 2014 y en el mismo mes de 2015, se produjeron sendas
visitas de los directores generales de la policía de ambos países a sus colegas
respectivos. En la primera, celebrada en Madrid, se reiteró el establecimien-
to de un Comité Mixto de Cooperación en materia de seguridad y de lucha
contra el terrorismo y la criminalidad organizada, según informó la Dirección
General de la Policía104, que en nada se diferenciaba aparentemente del acor-
dado y ya previsto en el Convenio de 2008.
Ignacio Cosidó destacó entonces «el papel de Argelia como socio estra-
tégico para España y la Unión Europea para mantener la estabilidad y la
seguridad en el Mediterráneo», además de agradecer la colaboración prestada
en la lucha contra la inmigración ilegal, el terrorismo y el tráf‌i co de drogas.
Al f‌i nalizar la visita del responsable argelino se anunció la implantación de
equipos conjuntos de investigación operativa de Policía Judicial y Fronteras.
Las RAN, fruto del Tratado de 2002, se desarrollan periódicamente, ha-
biendo sido las dos últimas las que tuvieron lugar los años 2013 y 2015, la
Vª y la VIª respectivamente. En la de enero de 2013, celebrada en Argel,
el documento difundido tras el encuentro105 resaltaba el comienzo de una
«nueva etapa de partenariado estratégico» entre ambos países y reaf‌i rmaba el
compromiso de profundizar la cooperación entre los ministerios del Interior
de ambos países en la lucha contra el terrorismo y la criminalidad organizada,
subrayando la importancia de la cooperación técnica, sobre todo en el campo
de la formación policial especializada. Se condenó en el comunicado con-
junto la toma de rehenes «y la puesta en libertad de terroristas detenidos que
constituyen una amenaza para la paz, la seguridad y el desarrollo». Combatir
102 Boletín Of‌i cial del Estado, de 28 de octubre de 2009.
103 [En línea] . Visto el
26/08/2016.
104 [En línea] . Visto el 26/08/2016.
105 [En línea] .html>. Visto el 26/08/2016.
193
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
los secuestros con la f‌i nalidad de obtener un pago para liberar a los rehenes
es citado como una demanda internacional.
Ambos gobiernos se felicitaron por la puesta en marcha, en mayo de
2011, del Grupo Bilateral de consulta sobre terrorismo trasnacional, del cri-
men organizado y otras amenazas conexas, que se reunió por primera vez en
noviembre de ese mismo año.
La VIª RAN106, celebrada en Madrid en julio de 2015, además de reiterar
como en las anteriores reuniones el derecho a la autodeterminación del pue-
blo saharaui y analizar la situación de Libia, Siria, Irak, Yemen y Mali, se hace
un llamamiento a la lucha internacional contra las redes terroristas y la delin-
cuencia organizada, a la vez que se destaca la importancia de la prevención de
la radicalización.
Las dos partes constataron «la excelente cooperación en materia de se-
guridad» a la vez que reaf‌i rmaban su compromiso para «profundizar en la
cooperación en la lucha contra el terrorismo y la delincuencia organizada, el
tráf‌i co de seres humanos y las redes vinculadas a la emigración ileg al», además
de contra el tráf‌i co de drogas.
En la comparecencia pública que realizaron ambos mandatarios tras el
encuentro, el presidente Rajoy felicitó a su colega Abdelmalek Sellal por su
labor de mediación que fructif‌i có con la f‌i rma del acuerdo de paz y reconci-
liación entre el Gobierno de Bamako (Mali) y los movimientos del norte de
dicho país107.
3.- CONFLICTOS NO RESUELTOS
La geografía magrebí mantiene conf‌l ictos no resueltos entre los Estados
que la conforman, que afectan a cualquier actividad y que determinan, en
buena medida, la política exterior de dichos países e impregnan sus relaciones
internacionales a cualquier nivel. Tanto la cuestión del Sahara Occidental
como el mantenimiento del cierre de la frontera argelino-marroquí desde
1994, complican mucho encontrar un espacio común entre Marruecos y
Argelia desde el que actuar de forma decidida en benef‌i cio mutuo, máxime si
106 [En línea] .es/presidente/actividades/Documents/2015/
Declaracion%20conjunta%20RAN%20Hispano-Argelina%2021%20jul.pdf>. Visto el
26/08/2016.
107 [En línea] .es/presidente/actividades/Paginas/2015/210715-
rajoysellal.aspx>. Visto el 26/08/2016.
194
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
hablamos de seguridad compartida. La cooperación regional se ve afectada,
sin duda, por diferencias que se consideran «irreconciliables»108.
El Sahara ha enfrentado tradicionalmente a Marruecos y Argelia por el
apoyo que ha prestado la segunda al Frente Polisario y a la autoproclamada
República Árabe Saharaui Democrática (RASD). Pero, además, Marruecos se
muestra extremadamente sensible con el posicionamiento que cualquier país
u organización adopta al respecto, lo que le ha llevado a mantener enfren-
tamientos o tensas relaciones con las Naciones Unidas, la Unión Europea,
Francia, España y hasta con los propios Estados Unidos cuando ha pensado
que no se ponían al lado de sus tesis.
España, implicada directamente dado que fue, y es para las Naciones
Unidas aún, potencia administradora del Sahara Occidental o Sahara español
como se le denominó en su momento, ha ido variando su posición respecto
a este territorio y su estatus, acomodándola a las tesis marroquíes. La relevan-
cia de la cooperación antiterrorista con Marruecos tiene mucho que ver en
este giro. Tras que Rabat enunciara en 2008 la propuesta de cierto grado de
autonomía para el territorio, en la comunidad internacional comenzó a vis-
lumbrarse la posibilidad de una solución negociada al conf‌l icto.
Argelia, que alberga desde 1975 los campamentos de refugiados saharauis
donde se asienta la RASD y que ha prestado todo su apoyo diplomático e
incluso militar a los desplazados, mantiene una posición aparentemente de
observador, sin implicarse en las negociaciones que se producen cada cier-
to tiempo, aunque vigilante ante posibles violaciones de sus fronteras y de
sus intereses. La posición argelina, pese a todo, es clave para el futuro de
los campamentos y de la propia RASD. En la actualidad, Argelia tiene otros
problemas más acuciantes, entre ellos el de la misma lucha antiterrorista que
lleva a cabo en su propio territorio y el de la sucesión en la jefatura del Estado
así como el de su situación económica. Un despacho de la agencia Associated
Press del 20 de agosto de 2016, alertaba del auge que estaban adquiriendo en
Argelia los musulmanes fundamentalistas, el aumento del número de mezqui-
tas y el cierre progresivo de comercios donde se venden bebidas alcohólicas,
108 Luisa BARRENECHEA y Rogelio ALONSO: “La cooperación antiterrorista… cit.» (Pág. 219).
195
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
ante la escasa preocupación mostrada por las autoridades por «la creciente
inf‌l uencia de los salaf‌i stas»109.
El conf‌l icto del Sahara, por su cercanía al Sahel, pudiera muy bien acabar
afectado por la deriva de los territorios que se encuentran en el sur de sus
campamentos y convertirse en un asunto que inf‌l uyera en la seguridad argeli-
na y marroquí, además de en la española por cercanía a la península y mucho
más a las islas Canarias. El precedente que supuso el secuestro en 2011 de tres
cooperantes, dos de ellos españoles, en los campamentos de Tinduf por parte
de elementos de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI)110, despertó alarma
en muchas cancillerías. La posición de las nuevas generaciones de saharauis,
que los representantes de la RASD no ocultan, y que se inclina a responder
a las acciones marroquíes recurriendo de nuevo a las armas e incluso a lle-
var el conf‌l icto al interior del territorio marroquí, complica la situación y las
perspectivas de futuro. Sin embargo, lo peor que le podría ocurrir a la causa
saharaui sería que la comunidad internacional se olvidara de ella o mirara para
otro lado. El tiempo corre a favor de las tesis marroquíes, ante la incapacidad
de las Naciones Unidas de hacer cumplir sus resoluciones.
Pero entre Marruecos y Argelia existe otro problema fronterizo que nada
tiene que ver con el pueblo saharaui y este es el de la frontera norte entre
ambos países, cerrada desde 1994. Este enfrentamiento por la frontera es
anterior al del Sahara, ya que procede de la época colonial. De los 1.599 kiló-
metros de frontera común, sólo los primeros 150 comenzando a contar desde
el mar, están marcados en los mapas y el resto está en litigio permanente. En
esa extensión, Marruecos construyó un muro en 2015, alegando que así ase-
guraba la frontera contra el terrorismo, el tráf‌i co de drogas, el contrabando
y la emigración clandestina, calif‌i cándolo como «defensivo»111. Argelia, por
su parte, ha comenzado también a levantar otra valla paralela a la anterior en
109 [En línea] .com/noticia/58173/0/los-musulmanes-
fundamentalistas-ganan-terreno-en-argelia/>. Visto el 05/09/2016.
110 El Mundo, 23 de octubre de 2011. [En línea] http://www.elmundo.es/
elmundo/2011/10/23/solidaridad/1319358758.html>. Visto el 25/08/2016.
111 La Voz de Galicia, 24 de agosto de 2015. [En línea] .lavozdegalicia.es/noti-
cia/internacional/2015/08/24/marruecos-reconoce-levanto-muro-150-kilometros-fronte-
ra-argelia/00031440442381856225247.htm>. Visto el 27/08/2016.
196
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
agosto de 2016112. Estos muros, en todo caso, limitarán este tránsito en sus
primeros 150 kilómetros, pero no en los restantes 1.400.
Precisamente un atentado terrorista en 1994 contra un hotel de Ma-
rrakech provocó este cierre de comunicaciones. Marruecos impuso a partir
de ese momento el visado a los argelinos, al considerar que los autores habían
accedido a su territorio por la frontera de ese país, y Argelia respondió con el
cierre de la frontera. Sin embargo, como recoge Ana Torres113, esta decisión
no ha impedido el paso de forma irregular de personas ni el desarrollo de
todo tipo de actividades ilegales a través de la línea de separación.
Las tensiones entre estos dos países, af‌i rma el profesor Echeverría, impi-
den claramente la constitución de un frente sólido antiterrorista que a ambos
conviene y que, al no poderse conformar, solo benef‌i cia a las redes que ali-
mentan la conf‌l ictividad en el Magreb, en el Sahel y hasta en Siria114. Es tanta
la conveniencia de que estos dos países de la ribera sur el Mediterráneo pue-
dan acercar posturas que tanto Estados Unidos como Europa han realizado
gestiones para conseguirlo, sobre todo en un momento como el actual en que
la coordinación anti yihadista es un objetivo común.
En el Estrecho, además de los tres estados que hemos analizado hasta
ahora, un cuarto país hace ondear su bandera aunque sobre una porción mi-
núscula de terreno. Se trata del Reino Unido y el territorio es Gibraltar.
IV. GIBRALTAR (REINO UNIDO)
1. EL INTERÉS BRITÁNICO POR GIBRALTAR
El motivo por el cual Gran Bretaña se encuentra asentada en el estrecho
de Gibraltar ha sido siempre estratégico. Gibraltar no ha sido ni es relevan-
te para la potencia que lo ocupa por sí mismo, sino por su entorno, por su
situación geográf‌i ca. Desde 1704 la presencia militar británica se ha mante-
112 [En línea] .es/noticia/2818579/0/argelia-levanta-valla-fren-
te-a-la-construida-por-marruecos/>. Visto el 28/08/2016.
113 Ana TORRES GARCÍA: «La frontera terrestre argelino-marroquí: de herencia colonial a
instrumento de presión». En, Historia Actual Online, nº 31, 2013. (Págs. 7-19). [En línea]
/view/757/689>.
Visto el 28/08/2016.
114 Carlos ECHEVERRÍA JESÚS: «Escenarios privilegiados… cit.».
197
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
nido ininterrumpida y ha compartido la ventaja de su posición en la entrada
occidental del Mediterráneo con su aliado más estrecho, los Estados Unidos.
Como puerto de avituallamiento y escala en el camino más corto hacia las
antiguas joyas de su imperio que se encontraban en Oriente, sus buques co-
merciales y los de la Royal Navy tenían Gibraltar como un puerto esencial en
esas rutas.
Sin embargo, el comercio mundial ha evolucionado de tal forma que lo
que resultaba esencial en el siglo XIX hoy ya no lo es. El papel clave que des-
empeñó durante la II Guerra Mundial como único territorio del continente
europeo en manos de los aliados en un momento determinado y como pla-
taforma esencial para la invasión de África (Operación Torch), hoy no podría
repetirlo.
La de Gibraltar es hoy una base del Mando Conjunto de las Fuerzas Ar-
madas británicas, denominada Permanent Joint Operating Base, donde dispone
fundamentalmente de: muelles de atraque, una pista para aeronaves de 1.852
metros de longitud e instalaciones de captación de inteligencia, tanto terres-
tres como submarinas. Al mando de un comodoro de la Royal Navy (Com-
mander British Forces), subordinado al Gobernador, el personal británico
destinado en todos los servicios totaliza 155 militares115, sin contar al personal
local del ‘Royal Gibraltar Regiment’. En el pasado fue sede de un Submando
regional de la Alianza (GIBMED), de los llamados entonces de cuarto nivel,
que fue desmantelado junto con todos los de su categoría cuando se reformó
la estructura de mandos de la Alianza en 1997.
La reducción de personal militar y civil al servicio del Ministerio de Defensa
británico ha ido materializándose progresivamente desde la entrada de España
en la OTAN y más aún en los últimos años por motivos presupuestarios.
La desaparición en 1992 del batallón residente que rotaba de entre los
del Ejército de Tierra británico, supuso para el Regimiento de Gibraltar
una transformación, dado que debió asumir algunas de las misiones hasta
entonces realizadas por el batallón metropolitano. Muchos de los servicios
que tradicionalmente las Fuerzas Armadas británicas mantenían en sus
manos para su propio apoyo logístico, como suministro de agua, electricidad,
sanidad, viviendas, escuelas, etc., han sido transferidos progresivamente a las
115 [En línea]
000002/Gibraltar>. Visto el 20/08/2016.
198
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
autoridades locales, que se los prestan desde entonces mediante acuerdos
específ‌i cos.
Pero esa reducción de personal no ha parado y los planes del Ministerio
de Defensa recientemente desvelados incluyen una previsión de jubilaciones
anticipadas voluntarias de parte del personal civil local que el sindicato Unite
the Union no ha tardado en calif‌i car como destinado a reducir los puestos de
trabajo locales del Ministerio, cifrados actualmente en unos 700, incluidos
los 95 integrantes de la Gibraltar Defence Police (GDP), cuerpo policial civil
que presta servicio de seguridad en las instalaciones militares. Este cuerpo
no debe confundirse con la Royal Gibraltar Police (RGP)116 que, formada por
unos 220 efectivos, se encarga de la seguridad ciudadana. Aunque esta última
es f‌i nanciada por el Gobierno local, depende del Gobernador al ser la segu-
ridad interior una competencia de éste, según estipula el artículo 47.1.c) de la
Pese a la reducción de personal y la disminución de las instalaciones a su
servicio, Gibraltar sigue siendo considerado un elemento clave y estratégico
para los responsables británicos del Ministerio de Defensa y muestras de ello
dan de forma periódica. Las negociaciones que entre 2001 y 2002 se llevaron
a cabo entre los gobiernos británico y español para intentar acordar una sobe-
ranía compartida del Peñón, se fueron al traste, entre otros motivos, porque
Londres exigía que el acuerdo debía excluir la parte del territorio en manos
del Ministerio de Defensa, según narra en sus memorias el que fuera minis-
tro para Europa del Foreign Off‌i ce, Peter Hain117. En abril de 2002, el ministro
Josep Piqué había af‌i rmado en sede parlamentaria que cuando se negociaba
se hacía desde el convencimiento de que se incluía todo el territorio, sin ex-
cepción ninguna, incluida la base naval, aunque reconocía que el Reino Unido
estaba «preocupado en cuanto a los intereses de la Royal Navy»118.
Muy poco después de eso, el ministro de Defensa británico, Geoff Hoon,
le envió en mayo de 2002 a su colega de Exteriores, Jack Straw, una carta en la
116 Para una historia de los dos cuerpos policiales que comparten territorio en Gibraltar,
ver: Ernesto PÉREZ VERA: Una mirada desde La ‘Verja’. Policías en La Roca (1830-2011). GEU.
Granada, 2012.
117 Peter HAIN: Outside in. Biteback Publishing Ltd. Londres, 2012, pp. 274-285.
118 Diario de Sesiones del Senado. Comisión de Asuntos Exteriores. 30 de abril de 2002. [En línea]
.es/public_of‌i ciales/L7/SEN/DS/CO/CS0271.PDF>. Visto el
11/09/2016.
199
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
que se af‌i rmaba que su Ministerio no estaba dispuesto a renunciar a la liber-
tad con que gestionaba las instalaciones militares de Gibraltar. Exactamente,
aludía a que los intereses militares estratégicos del Reino Unido estaban «en
peligro» si seguía adelante dicha negociación y que para las Fuerzas Armadas
se trataba de «una base de operaciones vital»119.
Por su conf‌i guración, extensión y cercanía a la ciudad de La Línea de
la Concepción, la seguridad última de la base depende en buena medida de
España. Prácticamente sin perímetro que pueda utilizar de colchón ante cual-
quier amenaza, ni siquiera el entorno marítimo ofrece esa posibilidad, satu-
rado como suele estar de buques mercantes fondeados, lo que impide contar
con cierta capacidad de reacción. Como ejemplo solo hay que recordar que
el planeado ataque de un comando argentino a los buques que se alistaban en
Gibraltar para acudir a la campaña de las Islas Malvinas, en 1982, fue desar-
ticulado por la policía española en territorio español. Y qué decir del asalto
de Greenpeace al submarino nuclear HMS Tireless, atracado en el muelle sur
durante su estancia para reparar en 2000. De igual manera, y por el contrario,
el despliegue de los medios de inteligencia británicos en Gibraltar facilita a
España, a través de los canales aliados, cierto grado de seguridad exterior.
Sin embargo, la relación entre las Fuerzas Armadas británicas presentes
en Gibraltar y las españolas es nula. Problemas de índole política impiden
que esa relación sea efectiva de forma directa. La colaboración en materia de
seguridad entre España y el Reino Unido se materializa, fundamentalmente,
al ser ambos miembros de dos organismos de seguridad de ámbito regional,
a través de las organizaciones a las que ambos países pertenecen: la Unión
Europea y la OTAN. Es a través de la Alianza que el Gobierno español co-
noce con antelación, por ejemplo, las escalas de los submarinos nucleares en
la base gibraltareña.
El profesor Pérez-Prat ha destacado que España «no hace de la base mi-
litar el centro gravitacional de sus preocupaciones», mientras «el valor militar
119 Luis PÉREZ-PRAT DURBÁN: «Cuestiones de seguridad y defensa en torno a Gibraltar». En,
Alejandro del VALLE e Inmaculada GONZÁLEZ (Eds.): Gibraltar, 300 años, Universidad de
Cádiz. Cádiz, 2004 (Pág. 194); Luis ROMERO: Gibraltar, un problema estratégico. 7 de octubre
de 2013. [En línea]
estrategico/>. Visto el 04/09/2016 y El País, 10 de mayo de 2002. [En línea] .
com/elpais/2002/05/10/actualidad/1021018619_850215.html>. Visto el 04/09/2016.
200
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
de Gibraltar es el factor principal en el argumentario británico» 120. Pese a
que existen suf‌i cientes evidencias para af‌i rmar que Gibraltar sigue siendo
para Gran Bretaña hoy, al menos para sus Fuerzas Armadas en algunos de
sus cometidos, un elemento relevante de su despliegue, España nunca ha
puesto el énfasis en este aspecto durante las múltiples negociaciones que se
han llevado a cabo. Esta circunstancia permite, a quien no ve afectados sus
principales intereses, derivar la atención y la tensión hacia aspectos menos
relevantes aunque de mejor y más fácil justif‌i cación. Pérez-Prat ha destacado
que la presencia de una base militar en un territorio que las Naciones Unidas
consideran no autónomo y sujeto a descolonización y que responde a intere-
ses estratégicos de la potencia administradora y no exclusivamente a los del
territorio en cuestión «no resulta justif‌i cado por las normas internacionales».
La clave está en que la base se gestiona como una más de las que posee
Gran Bretaña en las Islas, cuando Gibraltar no está considerado territorio
británico121, como reconocen tanto las autoridades de Londres como las de
Gibraltar.
Aunque hay quien opina que la presencia británica en Gibraltar tiene para
España una incidencia estratégica menor122, precisamente el que no esté bajo
control español y que desde ese territorio puedan desarrollarse operaciones
que afecten o disminuyan la posición española en esta zona de vital impor-
tancia para sus intereses, es un permanente problema. Eso no quita que el
valor estratégico y militar de Gibraltar para España, por sí mismo, es reducido
por no decir nulo. Incomparable, sin duda, con los setecientos kilómetros
de costa con que cuenta la geografía española volcados a los accesos y a la
angostura del Estrecho, a lo que habría que sumar la posición de sus dos ciu-
dades autónomas en la costa norte del continente africano. Pese a esto, para
el profesor Marquina los intereses de España en esta zona no pueden quedar
120 Luis PÉREZ-PRAT DURBÁN: «Cuestiones de seguridad… cit.» (Págs. 194 y 207).
121 Ibidem.
122 Luis SIMÓN: Beyod Brexit: hacia una mayor cooperación estratégica entre España y Reino Unido.
ARI 58/2016, de 20 de julio de 2016. Real Instituto Elcano. [En línea] .
realinstitutoelcano.org/wps/portal/web/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_
CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/ari58-2016-simon-beyond-brexit-hacia-mayor-
cooperacion-estrategica-espana-reino-unido>. Visto el 04/09/2016.
201
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
condicionados por terceros, ni expuestos a «posibles puenteos y consecuen-
cias indeseadas»123.
2. CAPACIDADES MILITARES
A. Los muelles de atraque
La vertiente más visible del uso de las instalaciones militares británicas
en Gibraltar la ofrecen las escalas de buques de la Royal Navy de paso hacia
o de regreso de sus despliegues en el Mediterráneo y Océano Índico, entre
ellos los de los submarinos de propulsión nuclear, y los despliegues por corto
espacio de tiempo que realizan determinadas unidades aéreas y navales para
su adiestramiento en la zona del Mar de Alborán. Esta zona ofrece la gran
ventaja de contar con una climatología sumamente benigna a lo largo de todo
el año, lo que permite sobrevuelos y navegaciones tranquilas y sin sobresaltos,
muy diferentes a las condiciones meteorológicas del Mar del Norte.
Las unidades navales de la Royal Navy permanentemente alistadas en la
base de Gibraltar se reducen a dos embarcaciones de pequeño porte (16 me-
tros de eslora) y tres lanchas Rhib (6,5 metros de eslora), únicamente desti-
nadas a ofrecer una protección cercana a sus muelles y que se agrupan en el
Gibraltar Squadron. Tanto la RGP como la GDP cuentan también con embar-
caciones de menor porte que dotan a sus respectivas secciones navales.
El dique sur del puerto está considerado un muelle Z para atraque de
submarinos nucleares, aunque no está capacitado para llevar a cabo reparacio-
nes de elementos del equipo de propulsión nuclear. Sin embargo, durante la
avería sufrida por el HMS Tireless en 2000, se habilitó dicho muelle para que
fuera reparada la avería que sufrió el sistema secundario de refrigeración de su
reactor, permaneciendo durante casi doce meses en Gibraltar. Una vez f‌i na-
lizada dicha estancia, el secretario del ‘Foreign Off‌i ce’, Robin Cook, aseguró
verbalmente a su colega español, Josep Piqué, que situaciones similares no se
repetirían. Pero hasta 2006 esa promesa no se concretó en una carta formal
entre ministros, en la que Jack Straw def‌i nía dicha reparación como «excep-
cional» y añadía que el Reino Unido «no mantiene en Gibraltar instalaciones
123 Antonio MARQUINA: «La pista de aterrizaje de Gibraltar y la base militar». En, Alejandro
del VALLE e Inmaculada GONZÁLEZ (Eds.): Gibraltar 300 años… cit. ,pp. 190-192.
202
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
permanentes para proceder a reparaciones importantes de sistemas nucleares
de submarinos»124.
Con conocimiento previo por medio de canales OTAN, el Gobierno es-
pañol ha optado por no realizar protesta alguna por las escalas rutinarias de
submarinos de propulsión nuclear en Gibraltar, sin duda en el convencimien-
to de que el Reino Unido está en su derecho de utilizar la Base Naval para
esos menesteres. Así lo expuso en sede parlamentaria el ministro de Asuntos
Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, en febrero de 2005, con motivo
de la visita del HMS Sceptre125.
En varias ocasiones, autoridades británicas han recordado públicamente
que estos navíos contribuyen también a la seguridad española, dado que mu-
chas de sus misiones se enmarcan en el ámbito de la Alianza. Incluso el titular
del Foreign Off‌i ce se lo transmitió por carta a su homólogo español en 2006:
Además de constituir un importante elemento de la política de defensa
global del Reino Unido, los submarinos nucleares también son un componente
fundamental de las fuerzas a disposición de la OTAN. Todos los submarinos
británicos están declarados a la OTAN y sus despliegues se realizan en poyo
de ese compromiso. La f‌l exibilidad para su despliegue alrededor del mundo
es fundamental para nuestro cometido defensivo en el seno de la OTAN,
así como para nuestra propia defensa y, por lo tanto, sirve a los intereses
defensivos de nuestros dos países. La base naval de Gibraltar desempeña un
importante papel de apoyo a la capacidad global de los submarinos de la
Royal Navy126.
La Armada española, a través de los equipos GOVRA (Grupo de Ob-
servación y Vigilancia Radiológica) realiza controles de las aguas y el aire
desde la costa española cercana cada vez que un sumergible nuclear escala en
Gibraltar.
124 Traducción no of‌i cial. Carta del ministro de AAEE británico a su homólogo español. 27 de febrero de
2006. Esta traducción fue distribuida por el MAEC español a los medios de comunicación y
colgada en la web of‌i cial del Ministerio. Hoy ha desaparecido de esa localización (Copia en
papel en poder del autor).
125 Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados. Comisión de Asuntos Exteriores. 10 de febre-
ro de 2005. [En línea] .es/public_of‌i ciales/L8/CONG/DS/CO/
CO_188.PDF>. Visto el 09/09/2016.
126 Traducción no of‌i cial. Carta del ministro… cit.
203
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
Las escalas de los submarinos británicos han sufrido un signif‌i cativo in-
cremento desde 2013. De no recalar ninguno dese 2009 a 2012, pasaron a
realizar seis escalas en 2013 y otras tantas en 2014, para llegar hasta siete en
2015127.
Existe una salvaguarda planteada por España cuando tuvo que ratif‌i car,
en el seno de la OTAN, el documento de carácter administrativo que se re-
f‌i ere a las peticiones de escala de buques aliados en puertos de otro miem-
bro de la Alianza. La STANAG 1100, que así se denomina ese documento,
incluye la posición española de negar la escala en puertos o bases españolas
de buques de Estado que procedan directamente del puerto de Gibraltar, así
como no permitir que ningún buque que salga de un puerto español se dirija
directamente al puerto de Gibraltar128, bajo la amenaza de no poder volver
a recalar en ningún puerto español. Esta posición ha sido y es muy criticada
por los parlamentarios e incluso por representantes del Ejecutivo británicos,
argumentando que no es de recibo que entre aliados se mantengan este tipo
de limitaciones que podrían repercutir en la seguridad de la Alianza.
B. El aeródromo de la RAF
La Royal Air Force (RAF), por su parte, mantiene la propiedad y el control
de la pista del aeródromo, aunque con un personal militar mínimo, dado que
hasta la torre de control cuenta con una empresa privada, contratada por el
Ministerio de Defensa (MoD), para su gestión. La pista es utilizada por com-
pañías civiles, que abonan los derechos de uso al MoD y los de la terminal
de pasajeros al Gobierno local. El mantenimiento de la pista y de todos sus
sistemas corre a cargo de la RAF.
La licencia con que cuenta la pista es de carácter militar, dado que no
cumple los requisitos necesarios de seguridad aérea para poder disfrutar de
una licencia civil129. Su ubicación pegada a la cara norte del Peñón, la extrema
cercanía de núcleos urbanos, la carretera que lo atraviesa, entre otros, son
127 Ángel LIBERAL: «Buques aliados en Gibraltar». En: Atenea, nº 33, febrero de 2012.
(Pág. 63) y del mismo autor: El HMS Ambush, una muestra de irresponsabilidad. [En línea]
irresponsabilidad-angel-liberal-fernandez-capitan-de-navio-r/>. Visto el 29/09/2016.
128 Ángel LIBERAL FERNÁNDEZ: Gibraltar: base militar. El interés anglo-americano por el Peñón. Civi-
tas/Thomson Reuters, 2009. (Págs. 130-131)
129 Para una minuciosa descripción de las limitaciones de la pista, ver: Ángel LIBERAL FERNÁN-
DEZ: Gibraltarcit. pp. 158-167.
204
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
elementos que condicionan dicha licencia. Por lo que respecta a España, el
aeródromo está construido sobre el istmo, no cedido en el Tratado de Utre-
cht y por lo tanto no reconocido por España como territorio bajo soberanía
británica.
Las aeronaves de Estado, parecido a lo que sucede con el puerto y los
buques militares, no pueden atravesar el espacio aéreo español si se dirigen al
aeródromo de Gibraltar ni reciben permiso para despegar o aterrizar de/en
un aeropuerto español si su destino u origen es Gibraltar. Esta limitación, que
no afecta a los vuelos comerciales, solamente cuenta con una excepción: en
caso de maniobras OTAN, pero es de plena aplicación en caso de maniobras
nacionales británicas o desplazamientos entre las islas Británicas y el Peñón.
En la zona más próxima a la verja que separa la pista del aeródromo del
municipio de La Línea, en la zona de levante, existen unos polvorines y unos
depósitos de combustible que mantiene la Fuerza Aérea.
C.- Las capacidades de Inteligencia
La más desconocida, por su propia naturaleza, pero quizás la más relevan-
te de todas las actividades que desarrollan las Fuerzas Armadas británicas en
Gibraltar, sea la relacionada con la captación de inteligencia.
En el Parlamento británico es habitual escuchar a los representantes
políticos, cuando de Gibraltar se trata, mantener abiertamente la gran
relevancia estratégica que mantiene la base gibraltareña para los intereses de
seguridad tanto de Gran Bretaña como de los Estados Unidos, además de
para la OTAN. Pero junto a esto no es extraño escuchar, y leer posteriormente
en las actas de dichas sesiones, la relevante función que cumple dicha base
en la recopilación de inteligencia. Al menos dos diputados, Liam Fox y Jack
Lopresti, así lo manifestaron en enero de 2015. El primero de ellos def‌i nió
Gibraltar como «una importante estación de recolección de inteligencia de
señales», mientras el segundo destacó su papel en «la recogida de información
vital»130.
Históricamente Gibraltar ha sido un centro relevante de operaciones de
inteligencia, tanto en conf‌l ictos como en tiempo de paz. En la actualidad
sigue sirviendo para la misma f‌i nalidad, siendo habitual que los responsables
militares destaquen esa función entre las principales que desarrollan. El nú-
cleo de dichas instalaciones se distribuye entre la colina del Molino del Viento
130 Ibídem.
205
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
(Windy Hills) y el Centro de Datos Marítimos (Maritime Data Center) en
Rosia Bay131. En la primera, según el capitán de navío (CN) Ángel Liberal,
uno de los principales expertos en la presencia militar británica en Gibraltar,
se ubican los sensores relativos a las comunicaciones, la guerra electrónica,
la optrónica y lo visual, mientras en el segundo se concentra lo relativo a la
acústica, fundamentalmente submarina.
Cabe enumerar, según la relación que hace el CN Ángel Liberal, que las
Fuerzas Armadas británicas mantienen en Gibraltar capacidades de inteligen-
cia acústica, de comunicaciones, electrónica, visual y optrónica. La acústica
submarina cabe relacionarla con el programa Colossus o programa D, que los
norteamericanos plantearon a España y Gran Bretaña en su momento132 y
que terminó por ser asumido por el Reino Unido desde Gibraltar, pero con
tecnología y aprovechamiento norteamericano. Basada en cables submarinos
con hidrófonos desplegados en el lecho marino a lo largo del Estrecho, cap-
tan los sonidos e identif‌i can las plataformas que los generan, sumando su
f‌i rma sonora a las bases de datos para su posterior identif‌i cación en cualquier
lugar donde se encuentren, además de servir para detectar su paso discreto
en inmersión.
La inteligencia de comunicaciones que se realiza desde Gibraltar fue cali-
f‌i cada por el diario londinense The Times, en 2002, como «muy delicada, que
juega un papel importante en el control de la región»133. Lo que se transmite
por el éter es técnicamente posible interceptarlo, sin que el emisor además se
aperciba de ello, dado que se emplean receptores pasivos. La decodif‌i cación
de lo captado es otro problema distinto que deberá resolverse mediante las
adecuadas técnicas de desencriptado y que pueden llevarse a cabo en lugares
muy alejados de donde han sido interceptadas.
La inteligencia electrónica identif‌i ca y localiza, fundamentalmente, las
emisiones de los radares de las plataformas que navegan o se encuentran cer-
canas a la costa. Al relacionar estos contactos con información captada por
otras fuentes es posible identif‌i car con toda seguridad el origen de los mis-
mos, sus características y diseñar las contramedidas necesarias para anularlos.
131 Ibídem, p. 195).
132 Luis ROMERO BARTUMEUS: El Estrecho… cit. pp. 447-450.
133 Citado por Ángel LIBERAL FERNÁNDEZ: Gibraltar… p. 210.
206
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
También la Colina del Molino del Viento es la localización de los sensores de
esta especialidad.
Igual ubicación utilizan los dispositivos de identif‌i cación visual, aunque
en otros lugares del Peñón existen distribuidas cámaras de vídeo controladas
remotamente. Fundamentalmente sirven para cruzar información con otros
sensores y localizar plataformas de emisión de señales e identif‌i carlas visual-
mente.
D. El Regimiento de Gibraltar
El menos relevante de los activos militares del Peñón lo constituye el
Royal Gibraltar Regiment, que se organiza como un batallón de infantería ligera
con cuatro compañías, según se explica en su propia página web134. Lo manda
un teniente coronel y consta de una Compañía de cuartel general (HQ) con
funciones logísticas; una Compañía de fusileros (G) operativa, con disponibi-
lidad total para desplegar en Gibraltar o transferir algunos de sus elementos
a operaciones en el exterior; una segunda Compañía igualmente de fusileros
(I), aunque en realidad agrupa a los especialistas de armas pesadas, tiradores
selectos y desactivadores de explosivos (EOD), denominándose de Apoyo a
la Fuerza. La cuarta, o Compañía D, está considerada una Compañía de In-
fantería del Ejército Territorial, formada por voluntarios locales que sólo se
encuentran encuadrados a tiempo parcial y cuando son movilizados prestan
apoyo a las otras unidades permanentes.
El Regimiento está compuesto, con cifras de enero de 2015 facilitadas en
un debate en el Parlamento británico135, por 226 soldados a tiempo completo
y 166 a tiempo parcial, calif‌i cados estos últimos como reserva.
3. CAPACIDADES CIVILES
A. El VTS Gibraltar
Desde 2011 funciona en Gibraltar, operado por la Gibraltar Port Authority,
un VST (Servicio de Tráf‌i co Marítimo) de puerto para coordinar los movi-
mientos de los buques que se acogen a las denominadas Aguas Territoriales
Británicas de Gibraltar (BGTW, en sus siglas en inglés). Aunque su f‌i nalidad
es supervisar los movimientos de los buques que fondean en su zona de in-
134 [En línea] yalgibraltarregiment.gi/>. Visto el 19/08/2016.
135 [En línea]
000002/Gibraltar>. Visto el 20/08/2016.
207
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
f‌l uencia, a ambos lados del Peñón, o se adentran en las aguas interiores del
puerto, su capacidad es mucho mayor y, en dirección Este, el alcance de sus
sistemas llega hasta los 300 kilómetros, mientras que hacia el Oeste tienen la
limitación de la sombra que les provoca la costa española, más concretamente
Punta Carnero.
Cuentan con tres estaciones radar, dos que enfocan al Este y al Oeste
desde Windy Hills y una tercera desde lo más alto del Peñón. Utilizan canales
de comunicación VHF, radiogoniómetro, cámaras térmicas y de infrarrojos,
además de un Sistema de Identif‌i cación Automática de buques como el que
gestiona Tarifa Tráf‌i co. En la página web de la Autoridad Portuaria de Gibral-
tar136 se af‌i rma que, además de su labor meramente portuaria, prestan apoyo
«a las fuerzas de Gibraltar para mantener la integridad de las BGTW», a la vez
que proporcionan capacidad de búsqueda y rescate (SAR) en la mar.
B. La inmigración irregular
El reducido espacio geográf‌i co de Gibraltar no es un lugar habitual de
desembarco de pateras con inmigrantes irregulares. Aunque pueda parecer
sorprendente, dada la abundancia de desembarcos en las inmediatas costas
españolas, Gibraltar no suele ser destino de estas embarcaciones. Sin duda
quienes organizan estos viajes deben saber que llegar a las playas del Peñón
no signif‌i ca llegar a territorio europeo (aunque en sí mismo lo sea) dado que
el paso por la verja a territorio Schenguen (España) requeriría un visado del
que no disponen. También tiene que ver con que desde Gibraltar no se dis-
ponga de un sistema de salvamento marítimo que preste auxilio en la mar más
allá de su zona inmediata, en contra del dispositivo que sí existe en la costa
española.
De todas formas, que no haya sucedido en el pasado no signif‌i ca que no
pueda pasar en el futuro si la zona occidental del Mediterráneo se convirtiera
en lugar de llegada masiva de inmigrantes. En ese caso, la desesperación por
llegar a tierra f‌i rme sería la prioridad fundamental, sin mirar a quien pertenece
la costa que se tiene enfrente. En Gibraltar las autoridades locales no están
acostumbradas a este trasiego de inmigrantes subsaharianos y a la problemá-
tica que conllevaría su llegada en cifras elevadas. La imposibilidad de alojarlos
en condiciones humanitarias, de devolverlos e incluso de traspasarlos a otros
territorios cercanos, convertiría esa posibilidad en una verdadera crisis.
136 [En línea] f‌i c-services>. Visto el 19/08/2016.
208
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
Como muestra, el 18 de agosto de 2016137 una embarcación con 10 inmi-
grantes indocumentados llegó a la cara este del Peñón, a Catalan Bay, sin que
la policía pudiera en primera instancia localizar a todos los componentes de la
patera en la que viajaban, dato que demostraría que no pudo ser detectada por
los radares del VTS. De hecho, la RGP lanzó un llamamiento a la población
para que colaborara en la localización de quienes lograron escapar tras tocar
tierra.
V. ESTADOS UNIDOS
La utilización por Estados Unidos de las facilidades que en el Estrecho
pudiera ofrecerle la presencia británica en Gibraltar se vio, con el paso del
tiempo, ampliamente superada con la f‌i rma de los denominados Pactos de
Madrid o Acuerdos de 1953 con el Gobierno español. En esa época, los te-
mores británicos a que esos acuerdos supusieran una reducción de la relevan-
cia de Gibraltar en los planes aliados se manifestaron en diversas ocasiones y
de forma contundente138. Transcurridas seis décadas desde entonces, y pese a
las seguridades aportadas por Estados Unidos a sus socios británicos en los
años 50 del siglo pasado, cabe af‌i rmar que esos temores estaban totalmente
fundados y acabaron por conf‌i rmarse.
En 1958 terminó la construcción de la Base Aérea de Morón y en 1959
entró en actividad la Base Naval de Rota. Otras bases y estaciones de comu-
nicaciones a lo largo de la geografía española entraron en funcionamiento. En
el momento en que Estados Unidos toma la decisión de acercarse a España,
contra viento y marea, esquivando la opinión de sus más estrechos aliados
europeos, lo hace pensando en el Estrecho y en establecer una sólida posición
en esta zona del planeta. La geografía, una vez más, mandaba.
Morón y Rota siguen ofreciendo hoy a las Fuerzas Armadas de los Esta-
dos Unidos, en las proximidades del Estrecho, unas Instalaciones de Apoyo
(IDAs) sumamente valiosas para su despliegue fuera de sus fronteras.
137 [En línea]
menos-10-inmigrantes-llega-a-gibraltar/>. Visto el 20/08/2016.
138 Antonio MARQUINA BARRIO: España en la política de Seguridad Occidental 1939-1986. Ejército,
1986 y Charles POWELL: El amigo americano. España y Estados Unido: de la dictadura a la democracia,
Galaxia Gutemberg, 2011.
209
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
1. LA BASE AÉREA DE MORÓN DE LA FRONTERA
Por lo que respecta a España, y en este apartado es igual hablar de España
que de la zona del Estrecho, el Pentágono ha incrementado en los últimos
años considerablemente su atención y ha sumado efectivos de forma consi-
derable, así como ampliado su relación con el país anf‌i trión hasta conseguir la
aprobación de dos protocolos de enmienda al Convenio de Cooperación para
la Defensa entre España y Estados Unidos de 1988, actualmente en vigor.
A partir de 2008, los cinco mandos conjuntos combatientes de las Fuer-
zas Armadas norteamericanas se convierten en seis al crearse el Mando para
África (AFRICOM), con cuartel general en Stuttgart (RFA).
La posición de los Estados Unidos respecto a nuestro sur, es decir, res-
pecto a la zona mediterránea (Magreb, Sahel, Oriente Medio) y África en su
conjunto, hay que analizarla en el marco de sus intereses globales y añadiendo
a ello las restricciones presupuestarias que también les afectaron. El deseo
manifestado abiertamente hace solamente unos años era el de redirigir su
atención preferente hacia la zona de Asia-Pacíf‌i co. La realidad de los acon-
tecimientos, no solamente en África sino también en Europa oriental, no ha
permitido que esa decisión de calado estratégico se haya podido llevar a cabo
en toda su extensión. De hecho, en febrero de 2016, el Pentágono anunció
su intención de incrementar su presencia en Europa, lo que lleva consigo
también un aumento de su partida presupuestaria. En el viejo continente los
Estados Unidos tendrán, si se concrete este último anuncio, 62.000 soldados,
distribuidos en 21 bases139.
En África, sobre todo en la zona del Sahel, el asentamiento del yihadismo
ha hecho que las bases de entrenamiento y de captación de recursos de los
grupos terroristas se hayan acercado al Mediterráneo y al sur de Europa de
forma considerable. Baste recordar que de Bamako (Mali) al Estrecho se llega
en cuatro horas de avión y que de Misrata (Libia) al Estrecho se llega en dos
horas y media de vuelo.
El plan de Estados Unidos para que de África se ocuparan los europeos,
en realidad no va a poder ser en la medida que lo tenían planeado, aunque sí
es cierto que desde hace una década la implicación europea es mayor en ese
continente y la de España también.
139 Mario LABORIE IGLESIAS: «La OTAN: ¿Todavía relevante?». En, Arquitectura de Seguridad.
Documento de Trabajo 08/2016. CESEDEN. Pág. 34.
210
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
Para los Estados Unidos y para cualquiera que mire la situación del sur
con perspectiva de futuro, la solución al problema de África pasa por los mis-
mos africanos. Una de las principales tareas de AFRICOM es llevar a cabo
acciones de diplomacia de defensa o lo que la OTAN def‌i ne ahora como
acciones de defensa cooperativa. Es decir, adiestramiento de fuerzas locales,
ayuda para el desarrollo, ayudar en la implicación de sus autoridades en la
lucha contra el crimen organizado, lucha contra la corrupción, etc.
Los Estados Unidos, desde que se crea AFRICOM en 2008, buscan una
ubicación en el mismo continente para su cuartel general y para el preposi-
cionamiento de sus fuerzas. Por distintos motivos fracasan en su búsqueda,
incluso tienen que descartar ubicarse en Marruecos, país que tenía todos los
números para que le tocara asumir esa función y que había ofrecido el terre-
no necesario. Tras el asalto al Consulado americano en Bengasi (2012) con
la muerte del embajador americano en el país, se deciden por la opción más
rápida y segura, además de la más barata: Morón de la Frontera y España.
Desde 2013 se ubica en Morón una unidad de Infantería de Marina140 con sus
aeronaves de transporte para, en pocas horas, poder alcanzar cualquier ciudad
de la mitad norte del continente africano y Oriente Medio141. Primero solici-
taron permisos provisionales para un contingente de 950 marines, hasta que
en diciembre de 2014 Estados Unidos solicita el asentamiento def‌i nitivo de
hasta 3.000 marines y 35 aeronaves (convertiplanos CV-22 Osprey de trans-
porte de personal, aeronaves de reabastecimiento en vuelo y apoyo operativo)
en Morón. El III Protocolo de enmienda al Convenio de 1988 se f‌i rma el 17
de junio de 2015142 y es aprobado por las Cortes mediante el procedimiento
de urgencia.
Por lo tanto, Morón ha incrementado su valor estratégico para los EEUU
de forma evidente. No en balde, un tercio de los vuelos de transporte estra-
tégico norteamericano a nivel global son operados desde Morón. De hecho,
existe el proyecto de incrementar su operatividad a todo tiempo (24/7/365),
para poder compartir con Rota un número mayor de los 6.000 movimientos
140 La unidad se denomina: Special Purpose Marine Air-Ground Task Force – Crisis Response –
Africa (SP-MAGTF-CR-AF).
141 Luis A. ROMERO BARTUMEUS y Miguel A. ACOSTA SÁNCHEZ: «El valor estratégico de la base
aérea de Morón en el contexto de la seguridad internacional». En, Revista Española de Derecho
Internacional. Vol. 67, nº 2, 2015. Julio/Diciembre. (Págs. 244-248).
142 Ver Boletín Of‌i cial del Estado de 12/09/2015.
211
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
aéreos al años que hoy realizan las fuerzas USA en España. Sus ventajas son:
poseer una de las pistas de aterrizaje más largas de Europa (la NASA la utiliza
como pista de reserva para la reentrada de las lanzaderas espaciales), contar
con una de las zonas de aparcamiento de aeronaves más amplias y, además, no
tener alrededor localizaciones importantes de población lo que conlleva no
sufrir limitaciones por el ruido producido por los movimientos de aeronaves.
La base se encuentra en la provincia de Sevilla, prácticamente en medio de
ninguna parte y a tan solo 83 millas del Estrecho.
En 2009, el Mando de Movilidad Aérea del Pentágono elaboró un infor-
me denominado: Estrategia de Rutas Globales (Global En Route Strategy) en el
que def‌i nió las instalaciones en el extranjero que serían claves para soportar
las operaciones militares durante el siglo XXI, al menos hasta 2025. En este
análisis Rota aparece entre las calif‌i cadas como de primer nivel, con el mismo
valor que Ramstein (RFA) y Hickman (Hawai) y Morón aparece entre las
calif‌i cadas de tercer nivel, aunque dispone de la pista de aterrizaje más larga
de Europa (3.600 metros). Ambas bases aparecen como fundamentales en lo
que def‌i nen como Ruta Central Atlántica.
En Morón opera, además, un casi desconocido, pero no secreto, 4º Des-
tacamento del 21 Grupo de Operaciones de la USAF, que forma parte del
Sistema de Vigilancia Electro-Óptico del Espacio Profundo Basado en Tie-
rra, con telescopios capaces de controlar los miles de objetos construidos por
el hombre y que orbitan alrededor de nuestro planeta, hasta el tamaño de una
pelota de baloncesto, incluidos los satélites espía. Su actividad podría def‌i nir-
se como de «caza satélites». La garantía de cobertura planetaria permanente la
otorgan cuatro telescopios ubicados en Nuevo Méjico, Hawai, Diego García
y Morón143.
2. LA BASE NAVAL DE ROTA
Pero antes de que Morón apareciera recientemente en todos los medios
de comunicación debido al pre posicionamiento de fuerzas norteamericanas,
los Estados Unidos comenzaron a hacer efectiva la petición recibida de sus
socios europeos de la OTAN de extender el escudo antimisiles balísticos a
territorio europeo y, desde luego, a los países del sur del continente. La parte
naval de este dispositivo se desplegaría en el Mediterráneo y la base elegida
143 Oscar LOBATO: «La mirada del jinete sin cabeza», en Diario de Sevilla, 15/07/2012.
212
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
para servir de zona logística y de retaguardia de los cuatro destructores que
completarán el despliegue terrestre en el Este de Europa fue Rota, en la bo-
cana occidental del Estrecho. Para ello tuvo que aprobarse un II Protocolo
de Enmienda al Convenio de 1988, que se f‌i rmó el 10 de octubre de 2012 y
entró en vigor el 21 de mayo de 2013144.
Rota, desde hace unos veinte años, ha venido sufriendo un lento pero
constante acondicionamiento, sobre todo de sus muelles y de la zona de apar-
camiento de la pista del aeropuerto, con f‌i nanciación unas veces española
pero otras muchas de los propios norteamericanos e incluso de los presu-
puestos de la OTAN, hasta convertirla en la base aeronaval más relevante
desde la que los Estados Unidos tienen capacidad de proyección.
La presencia de los 1.200 marineros de los 4 destructores Aegis y sus
familias, que de forma permanente se han asentado en la zona, no hace más
que corroborar la importancia que le otorgan los norteamericanos a estas
instalaciones donde llevan casi 60 años. La reciente visita del presidente
Obama, el 8 de julio, a la base de Rota conf‌i rma lo mucho que el Pentágono
aprecia y valora estas instalaciones y su ubicación. La llegada de estas nuevas
unidades y sus tripulaciones no supuso ningún incremento en el personal
militar norteamericano autorizado permanentemente (4.250), por lo que se
deduce que dicho máximo, previsto en el Convenio de 1988, estaba muy
lejos de ser alcanzado. Rota se encuentra a 40 millas escasas del estrecho de
Gibraltar.
El profesor Guillem Colom, en un análisis sobre bases miliares, af‌i rma:
La base aeronaval de Rota es una pieza vital en el complejo puzzle geopolítico.
Su valor en la estrategia española, aliada y estadounidense está fuera de cualquier
duda y su importancia se mantendrá a pesar del giro de Washington hacia Asia-
Pacíf‌i co o la irrelevancia estratégica europea. El arco de inestabilidad que comienza
en la orilla sur del Mediterráneo y se extiende hacia el Golfo de Guinea puede
afectar directamente nuestra seguridad, por lo que Rota continuará siendo vital para
proyectar nuestra fuerza en anticipación o respuesta a cualquier crisis.145
Para Félix Arteaga, las dos bases del sur de España «visualizan la impor-
tancia de la cooperación bilateral para los Estados Unidos, un activo con el
144 Ver Boletín Of‌i cial del Estado de 10/07/2013.
145 Guillem COLOM: La geopolítica de las bases militares (I). Documento de Investigación del
IEEE 02/2016. [En línea] .es/Galerias/f‌i chero/docs_investig/2016/
DIEEEINV02-2016_Geopolitica_BasesMilitaresxIx_GuillemColom.pdf>. Visto el
22/08/2016.
213
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
que todos los miembros de la OTAN desearían contar y del que España de-
bería sacar más partido»146.
3. LA RELACIÓN USA-GIBRALTAR
Tanto el profesor Antonio Marquina como el director el Real Instituto
Elcano, Charles Powell, narran en sendas obras de referencia sobre las rela-
ciones de seguridad entre España y Estados Unidos147, las numerosas veces
que Gibraltar se interpuso o complicó el entendimiento entre ambos países.
Durante los años previos a la f‌i rma de los Acuerdos de 1953, Gran Bretaña se
oponía con virulencia a dicho acercamiento por cuestiones políticas y por te-
mor a ver mermada su inf‌l uencia en los asuntos aliados referidos al Estrecho
y al Mediterráneo en general. Aunque de unas décadas para acá la postura tra-
dicional de Estados Unidos ha sido «declararse neutral ante un conf‌l icto entre
dos buenos aliados»148, bien es cierto que Washington también ha utilizado en
el pasado Gibraltar para presionar o enviar mensajes de disgusto a España.
Lejos quedan, y hoy serían impensables, casos como la llegada a Gibraltar
el 20 de enero de 1967 de dieciocho buques de la VI Flota norteamericana. Al
mes siguiente lo haría el buque insignia de esa misma escuadra149. Hacía poco
que España había restringido el uso de su territorio, aguas y espacio aéreo a
Gran Bretaña y a las fuerzas de la OTAN que utilizaban la base de Gibraltar.
O la que en septiembre de 1976 realizó el portaviones nuclear USS Nimitz
y el USS North Carolina, mientras estaba en estudio por parte de España la
autorización de esas escalas150.
En 1979, el embajador de España en Washington, José Lladó, escribió
al titular español de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, señalándole que
sus interlocutores norteamericanos no mostraban ningún entusiasmo cuando
pretendía vincular el asunto de Gibraltar a un posible ingreso de España en
la OTAN. Y añadía: «[…] en el fondo están más tranquilos con un Gibraltar
británico que [con] un Gibraltar español»151.
146 Félix ARTEAGA: «El f‌l anco sur de la OTAN». El País, 8 de julio de 2016.
147 Ver Nota 137.
148 Charles POWELL: El amigo… cit., p. 197.
149 Antonio MARQUINA BARRIO: España en la…cit., p. 800.
150 Charles POWELL: El amigo… cit. p. 432.
151 Citado en: Charles Powell: El amigo… cit. pp. 506-507.
214
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
Hoy, las escalas de submarinos de propulsión nuclear norteamericanos
en Gibraltar son consideradas igualmente molestas por las autoridades de-
mocráticas españolas. Con la misma motivación general que las escalas de los
submarinos británicos, avituallamiento y descanso, sin embargo, conocedores
como son que España desearía que estas escalas no se produjeran, las mismas
signif‌i can en sí mismas un apoyo a la presencia británica en Gibraltar. Las
escalas, pese a producirse, son muy escasas. En los últimos años, sólo en 2008
llegaron a cuatro de forma extraordinaria. El resto de los años no pasan de
dos y en algunos años, como 2009, 2013 y 2015, no escala ninguno152.
La estrecha colaboración entre Estados Unidos y Gran Bretaña en parcelas
tan sensibles como la captación de inteligencia ha llevado a los especialistas
a concluir que el provecho que se extrae del MDC de Gibraltar es, sin
duda, compartido por ambos países, dado además que la instalación de los
sensores que dieron origen en los años 60 a esta actividad fue una iniciativa
norteamericana. Hasta junio de 2006, un capitán de fragata de la Armada de
los Estados Unidos estuvo destinado permanentemente en Gibraltar bajo
el acrónimo USNLO (United State Navy Liaison Off‌i cer), como of‌i cial de
enlace, dedicado presumiblemente también a atender el material que producía
el MDC153. Esa función la desarrolla hoy, de forma remota, otro of‌i cial
norteamericano desde Nápoles.
El ex director del Gibraltar Chronicle, hoy representante of‌i cial del Gobier-
no de Gibraltar en Londres, llegó a manifestar en declaraciones a un diario
español:
Los americanos tienen una base aquí. Creo que Gibraltar es incluso más crucial
para ellos que para los ingleses. La importancia de Gibraltar siempre ha sido el
control de submarinos, el punto de inteligencia y su posición entre el Atlántico y el
Mediterráneo154.
Identif‌i cado como uno de los puntos de paso más relevantes del planeta
por lo que se ref‌i ere al transporte marítimo mundial, además de único acceso
entre el Atlántico y el Mediterráneo y, así, a los países del sur de Europa, la
Organización del Tratado del Atlántico Norte no podía dejar de interesarse
por su seguridad.
152 Ver Nota 119.
153 Luis ROMERO: «Lo estratégico… cit
154 La Voz de Cádiz, 30 de diciembre de 2004.
215
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
VI. LA ALIANZA ATLÁNTICA (OTAN)
1. LA AMENAZA MARÍTIMA
El comandante del Mando Marítimo de la OTAN (MARCOM), el viceal-
mirante Clive Johnstone, alertó en marzo de 2016 de la intención de Daesh
de formar su propia fuerza marítima para ejecutar atentados contra cruceros
y buques mercantes en el Mediterráneo, añadiendo que ya contaba con ca-
pacidad para llevar a cabo atentados en el mar155. La costa libia sería el más
probable punto de partida de estas acciones.
Un informe el Ministerio de Defensa italiano, difundido por las mismas
fechas, señalaba que si Daesh conseguía una alianza con las maf‌i as que desde
Sirte y el puerto de Nafaliya controlan las embarcaciones que con refugiados
e inmigrantes llegan hasta las costas italianas, estaría en condiciones de crear
en el Mediterráneo la misma situación que se vive en Somalia y el Golfo de
Adén.
En agosto de 2015 ya se habían adelantado en la previsión quienes se
dedican a la lucha antiterrorista, constatando que distintos servicios de inteli-
gencia trabajaban con esa hipótesis156 de ataques a buques en el Mediterráneo
desde Libia.
Las compañías más importantes de cruceros que usan el Mediterráneo
para sus travesías, han adoptado medidas especiales de seguridad, dado que
el canal de Sicilia es una ruta habitual de estos buques con miles de pasajeros.
Al Qaeda ya utilizó esta forma de atentar en el pasado, aunque en muy
contadas ocasiones. En 2000 contra el destructor norteamericano Cole y en
2002 contra el petrolero francés Limburg, ambos en las costas de Yemen.
En julio de 2015, una embarcación de la Armada egipcia fue atacada con
un cohete antitanque disparado desde tierra. No fue en realidad un ataque
marítimo, pero denota cierta capacidad y posesión de armamento con ese
potencial y personal adiestrado. El ataque, que hundió el patrullero, se pro-
155 Daly Mail, 9 de marzo de 2016. [En línea] .uk/news/
article-3422044/Terrorists-target-cruise-ships-Med-ranking-commander-says-ISIS-s-
spread-Libya-casts-uncomfortable-shadow.html> y
advierte-de-posibles-ataques-terroristas-en-el-mediterraneo/>. Visto el 11/08/2016.
156 ABC, 25 de agosto de 2015. [En línea]
que-barcos-yihadistas-mediterraneo-201508232005.html>. Visto el 24/08/2016.
216
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
dujo cerca de la costa de Rafah. Un grupo yihadista afín a Daesh se adjudicó
la acción. Los yihadistas distribuyeron inmediatamente un vídeo en el que se
puede observar como la embarcación es alcanzada y estalla157.
A mediados de agosto de 2016, exactamente el día 17, un buque de
salvamento f‌l etado por Médicos Sin Fronteras fue atacado con armas de
fuego y asaltado a 24 millas náuticas de la costa libia por una embarcación
de hombres armados. Tras registrar el buque por espacio de 50 minutos, que
en ese momento no llevaba refugiados a bordo, lo abandonaron sin llevarse
nada. La tripulación consiguió encerrarse en una sala segura, previamente
acondicionada, y resultó ilesa. Desde la organización se informó que daba
la impresión de que los asaltantes «eran profesionales bien entrenados»158.
Ninguna organización reivindicó el asalto.
Los análisis que calif‌i can de negativas las consecuencias de la intervención
aliada en Libia para derrocar a Gadaf‌i , inciden en que la presencia de diversas
autoridades en el territorio, enfrentadas entre sí pese a los esfuerzos de la
comunidad internacional por conformar un Gobierno de unidad, complican
los intentos por frenar la deriva de lo que es en la práctica un Estado fallido,
o la Somalia del Mediterráneo como algunos la calif‌i can. La capacidad de
que desde este territorio se extienda al resto del Magreb la inf‌l uencia de
Daesh está más centrada en la proliferación de las acciones terroristas que
en la conquista de territorios de otros estados, aunque todo dependerá de la
evolución interna de sus vecinos y de que el actual control de éstos sobre sus
propios países se mantenga o se debilite. También hay que tener en cuenta los
equilibrios de poder dentro del mundo yihadista, dado que AQMI mantiene
cierta preponderancia en el norte de África y no sería descartable que antiguos
luchadores de Daesh se integren en esta franquicia o directamente regresen
a sus países de origen, empujados por las acciones de los distintos grupos
en disputa, conformando un núcleo desestabilizador que podría afectar a
estructuras estatales débiles.
157 El País, 16 de julio de 1015. [En línea]
internacional/2015/07/16/actualidad/1437064748_691141.html>. Visto el 24/08/2016.
158 The Independent, 26 de agosto de 2016. [En línea]
news/world/europe/refugee-crisis-armed-men-shoot-at-international-aid-workers-in-
attack-on-rescue-ship-patrolling-a7210781.htm>. Visto el 29/08/2016 y El País, 26 de
agosto de 2016. [En línea]
actualidad/1472228410_184867.html?id_externo_rsoc=LK_CC>. Visto el 30/08/2016.
217
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
El profesor Javier Jordán, que también plantea como posibilidad atentados
contra el tráf‌i co marítimo en el Mediterráneo, apunta que si eso se produjera
obligaría sin duda a una intervención directa de países occidentales, de la
OTAN, en el mismo territorio libio para anular esa amenaza en sus bases de
tierra159. Sin embargo, no le otorga probabilidades de convertirse en realidad
por el momento.
2. LA CUMBRE DE VARSOVIA 2016
La Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza Atlántica,
celebrada en Varsovia del 8 al 9 de julio de 2016, proclama como un hecho
el arco de inseguridad que se extiende en la periferia de la Alianza, con ame-
nazas que se originan tanto al este como al sur de la misma. La Declaración
hecha pública al f‌i nal de la Cumbre160 destaca que el terrorismo perpetrado
por el Estado Islámico (Daesh) «representa una amenaza inmediata» para los
miembros de la OTAN.
Sin embargo, esta consideración de Daesh como una organización exclu-
sivamente terrorista limita el correcto análisis del fenómeno, siendo más ade-
cuado considerar que estamos frente a un proto-Estado que utiliza distintas
formas de agresión, la denominada guerra híbrida, y que pese a haber sufrido
en los últimos meses importantes quebrantos en los territorios que ocupaba
en Siria e Irak, aspira a convertirse en un actor con características propias de
un Estado. Para ello cuenta con un Ejército y una organización que, en los
territorios que controla, impone su ley y su estructura administrativa, además
de procurar la explotación de los recursos naturales del territorio que ocupa
para f‌i nanciarse. No cabe esperar, sin embargo, que sus quebrantos sobre el
terreno traigan consigo una eliminación a medio plazo de dicha amenaza en
cualquiera de sus formas actuales. Antes al contrario, como se ha visto re-
cientemente, derrotas o retrocesos en el campo puramente militar ocasionan
159 J. JORDÁN y A. BUENO: Análisis estratégico del Daesh en Libia. GESI, 32/2015, de 16 de
noviembre de 2015. [En línea] .
Visto el 24/08/2016.
160 [En línea] .int/cps/en/natohq/off‌i cial_texts_133169.
htm?utm_medium=email&utm_campaign=Warsaw%20Summit%20
Communiqu&utm_content=Warsaw%20Summit%20Communiqu+CID_
f5ff21d0f9f356c26c94ad1a5cf4073c&utm_source=Email%20marketing%20
software&utm_term=Eng>. Visto el 23/08/2016.
218
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
reacciones de violencia terrorista indiscriminada en el territorio de los países
miembros de la Alianza.
Al menos en cinco puntos de la Declaración de la Cumbre de Varsovia se
cita al Estado Islámico como referente de una clara amenaza, aunque la mira-
da al sur es mucho más extensa y en diecisiete de los párrafos de dicho texto
(de un total de 140), se menciona el norte de África, el Sahel o simplemente
el sur de la organización como zona que requiere atención y de donde puede
proceder la inestabilidad.
En la anterior Cumbre, celebrada en Gales en 2014, ya se había puesto de
manif‌i esto, aunque con menor intensidad, la inestabilidad procedente el f‌l an-
co sur de la Alianza, citando al Daesh como una amenaza que precisamente
podría ocasionar esos efectos. La extensión al norte de África y al Sahel de
organizaciones que, o bien han proclamado su adhesión al Estado Islámico
o desarrollan actividades que aúnan el terrorismo, el crimen organizado y la
violencia indiscriminada, gracias a la existencia de grandes zonas donde los
Estados no ejercen su función primordial de monopolio de la violencia, hace
que la Alianza Atlántica las considere amenazas para el progreso de África,
susceptibles de exportar inseguridad y desgobierno a la periferia de la orga-
nización. Esa inestabilidad, de consolidarse, acabará afectando a los países
miembros de la OTAN.
Como consecuencia de la guerra que se libra sobre todo en Siria y en
Libia, los países del sureste de la Alianza han sufrido una avalancha de refu-
giados en Europa nunca vista desde el f‌i nal de la II Guerra Mundial. El Medi-
terráneo oriental y central han visto en los últimos años cómo organizaciones
criminales han lanzado al mar, en dirección a Europa, a cientos de miles de
refugiados que huyen de la guerra. El acuerdo UE-Turquía ha conseguido
cerrar el acceso oriental terrestre y afectar seriamente al marítimo. Si el con-
trol de este f‌l ujo en esa zona del Mediterráneo se demuestra efectivo, pero
las causas de dicha migración no se mitigan y la inseguridad libia se extiende
a otros países del Magreb, no es descartable que el Mediterráneo occidental
acabe sufriendo esa misma avalancha de refugiados.
La Alianza, de hecho, ha transformado su operación Artículo 5, de
Defensa Colectiva, Active Endeavour, en una operación no-Artículo 5, de
219
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
Seguridad Marítima, denominada operación Sea Guardian, capaz de realizar
toda la gama de operaciones de Seguridad Marítima161.
Igualmente, los aliados han contribuido aportando activos marítimos a
los esfuerzos internacionales para detener la actividad de las maf‌i as delin-
cuenciales que promueven el f‌l ujo de la migración irregular en el Mar Egeo,
en el contexto de la crisis de los refugiados. La OTAN proporciona igual-
mente información en tiempo real sobre los f‌l ujos migratorios en situación
irregular a Turquía, Grecia y la Agencia de Fronteras Exteriores de la UE
(FRONTEX)162. Los datos de esta agencia europea ref‌l ejan que, en 2015, los
Estados miembro notif‌i caron más de 1.820.000 cruces ilegales a lo largo de
las fronteras exteriores de la UE163. La misma agencia estima que, sólo desde
Libia, este año 2016 llegarán 300.000 refugiados a las fronteras europeas164.
También en la Cumbre de Varsovia se acordó, en principio, un posible
papel de la OTAN en el Mediterráneo central para, a petición de la Unión
Europea, prestar apoyo a la Operación Sophia165 de la UE mediante el suminis-
tro de capacidades de Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento, así como de
apoyo logístico166.
Esta toma de conciencia de la Alianza respecto a las amenazas que en-
vuelven a su f‌l anco sur, cuando a la vez se incrementa la tensión en el este por
la intervención de Rusia en Ucrania, tienen mucho que ver con la insistencia
con que algunos países miembro, precisamente de la periferia septentrional
de la Alianza, han planteado esa necesaria mirada al sur. España, Portugal,
161 Ibídem. Ver párrafo 91 del Comunicado de la Cumbre de Varsovia.
162 Ibídem. Ver párrafo 92 del Comunicado de la Cumbre de Varsovia.
163 [En línea]
Annual_report/2015/General_Report_2015.pdf>. Visto el 23/08/2016.
164 La Vanguardia, 18 de junio de 2016, [En línea] .lavanguardia.com/
vida/20160618/402597372001/frontex-estima-que-300-000-refugiados-llegaran-este-ano-
a-la-ue-desde-libia.html>. Visto el 23/08/2016.
165 La Operación EUNAVFOR MED Sophia fue prorrogada por el Consejo de la UE en junio de
2016 hasta el 27 de julio de 2017. Esta operación pretende desarticular el modelo de negocio
de las redes del tráf‌i co ilícito y trata de seres humanos en el Mediterráneo central meridional.
El Consejo reforzó el mandato con dos tareas nuevas: la formación de guardacostas y de la
Armada libia, así como la ejecución del embargo de armas decretado por la ONU. [En línea]
-
med-sophia/>. Visto el 30/08/2016.
166 Ver Nota 155. Párrafo 93 del Comunicado de la Cumbre de Varsovia.
220
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
Italia y Francia, en concreto, forman una especie de lobby sureño que incluso
mantiene reuniones para aunar criterios y plantearlos de forma común en las
reuniones formales de la OTAN. Así, en el mes de mayo previo a la última
Cumbre, los ministros de Defensa de estos cuatro países mantuvieron un
encuentro para elaborar un discurso único y trasladar a la Alianza Atlántica
la visión compartida sobre el papel de la organización ante los desafíos a los
que se enfrenta. Antes de la Cumbre de Gales, en 2014, se celebró una reu-
nión similar.
La información que distribuyó el Ministerio de Defensa español tras el
encuentro de los cuatro ministros en mayo ponía de manif‌i esto que: «[…] el
agravamiento de la situación en el escenario Sur, entendiendo este como el
propio Sur y Siria e Irak, y la petición de Estados Unidos de que la OTAN se
implique más en la lucha contra el Daesh, han reforzado la presencia de este
f‌l anco en la agenda de la cumbre de Varsovia»167.
Lo que los países del sur no han manifestado nunca es que sus problemas
sean más graves que los del este, simplemente han querido que la organiza-
ción no se olviden de las potenciales amenazas que les afectan más direc-
tamente. Cosa distinta sucede con algunos países del este, donde de forma
explícita el titular de Exteriores polaco, Witold Waszczykowski, señaló sin
cortarse que: «Rusia supone un peligro existencial mayor que el de grupos
como el Estado Islámico»168.
Una de las mayores preocupaciones de la Alianza se centra en evitar, por
todos los medios, la regionalización interna de la seguridad, que podría debi-
litar la cohesión que requiere el principio de seguridad colectiva169. Por eso se
pone especial énfasis en las últimas cumbres en no dejar de lado las diferentes
sensibilidades que coexisten en su seno y afrontarlas, al menos sobre el papel,
de forma conjunta. A España no se le puede negar su implicación en buena
167 Ver, [En línea] .defensa.gob.es/gabinete/notasPrensa/2016/05/DGC-
160512-morenes-prepara-cumbre-otan-en-tolon.html>. Visto el 21/08/2016.
168 Rusia Today, 17 de abril de 2016. [En línea] .rt.com/op-edge/339973-
poland-russia-isis-europe-threat/>. Citado por Mario LABORIE IGLESIAS: «La OTAN… cit.»,
pp. 38.
169 Juan MOLINER GONZÁLEZ: La Cumbre de la OTAN en Varsovia. Documento de
Opinión 79bis/2016 del IEEE. [En línea] .es/Galerias/f‌i chero/docs_
opinion/2016/DIEEEO79bis-2016_CumbreOTAN_Varsovia_Moliner.pdf>. Visto el
23/08/2016.
221
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
parte de las operaciones en marcha, dada su participación por varias veces
en las rotaciones de policía aérea de los países bálticos y en el liderazgo de la
Fuerza de Muy Alta Disponibilidad durante 2016, además de su implicación
en la Active Edeavour en el Mediterráneo, Active Fence en Turquía, Ocean Shield
en el golfo de Adén y Cuerno de África y la Resolute Support de adiestramiento
en Afganistán. Por eso mismo def‌i ende un incremento del uso de la seguridad
cooperativa, una de las tres acciones fundamentales que contempla el Con-
cepto Estratégico de la Alianza, para que proyecte estabilidad en el f‌l anco sur.
Pese a todo, el peso de los acontecimientos del este europeo hicieron que
la atención de la Cumbre de Varsovia se centrara mucho más en esta vertiente
que en la del sur. Félix Arteaga se muestra rotundo al af‌i rmar que: «La OTAN
no va a actuar directamente en el f‌l anco sur, salvo que las poblaciones o los
territorios de los aliados estén en peligro»170.
VII. CONCLUSIONES
Si reconocemos que la geografía, de nuevo, es un elemento determinante
de nuestras relaciones internacionales e incluso de nuestras percepciones de
seguridad, España no tiene más alternativa que prestarle la atención que se
merece a nuestro sur, que empieza en el estrecho de Gibraltar.
La lengua de agua, o la autopista marítima, que separa Europa de África
y une el Atlántico con el Mediterráneo, es nuestro referente más cercano y
nos proyecta hacia el sur, el este y el oeste. El cometido de frontera sur tanto
de la UE como de la OTAN, que nos ha concedido la naturaleza, nos obliga
a mantener un control activo sobre lo que circula y nos llega a través de esa
angostura.
España mantiene un buen número de sistemas relacionados con la se-
guridad en esta zona, además de compartir con otros actores presentes la
preocupación y la responsabilidad de velar porque este punto de encuentro
marítimo y humano siga estando abierto y seguro tanto a la navegación como
a los intercambios de todo tipo.
Los países ribereños son los primeros interesados en que esta zona se
mantenga libre de amenazas y de coacciones. Pero no solamente ellos tienen
presencia activa. Gran Bretaña desde Gibraltar y Estados Unidos desde Rota
170 Félix ARTEAGA: «El f‌l anco sur de la OTAN». El País, 8 de julio de 2016.
222
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
Los actores que intervienen en la estrategia del Estrecho de Gibraltar
y Morón, además de la OTAN, llevan décadas, a veces siglos, prestando aten-
ción a lo que el Estrecho signif‌i ca.
Las nuevas amenazas a la seguridad, en forma de organizaciones que han
radicalizado sus concepciones religiosas hasta el extremo de declarar la guerra
santa contra todo el que no piensa como ellas, y que compatibilizan el en-
frentamiento armado tradicional en sus países de origen, con las actividades
terroristas indiscriminadas en el seno de los estados a los que se enfrentan en
occidente, hace que el desarrollo económico y social de las comunidades de
la ribera sur del Mediterráneo se haya convertido en un objetivo estratégico
para los países de la ribera norte.
El desarrollo y la seguridad, dos elementos de una misma ecuación, no
pueden desligarse en un planteamiento que aspire a tener futuro. La posi-
bilidad de que un contagio generalizado de esa nueva amenaza mundial se
extienda por nuestro sur más cercano obliga a que la colaboración con Ma-
rruecos y Argelia centre nuestras preocupaciones más inmediatas. Pero ello
no nos ha de hacer olvidar que, junto al desarrollo y la seguridad, el respeto
a los derechos humanos es el cemento que unirá esos dos conceptos, como
dejó dicho ante la Asamblea de las Naciones Unidas su secretario general,
Kof‌i Annan, en 2005.
Pese a que los planteamientos a largo plazo son necesarios, para tener
claros cuales son nuestros objetivos estratégicos no debemos olvidar que en
lo inmediato es imprescindible asegurar el bienestar de nuestras sociedades y
prevenir cualquier amenaza que pretenda transgredir el sistema que libremen-
te nos hemos otorgado. Desde el respeto a la diversidad, la seguridad ligada al
desarrollo es un elemento crucial de cualquier Estado para que nuestra forma
de entender el mundo siga evolucionando y progresando.
España ocupa un lugar en el mapa que determina su área de responsabili-
dad inmediata. Con vista larga, pero sin dejar de lado la cercana geografía, la
cooperación entre los actores que tienen presencia en el Estrecho se presenta
como la más clara y rentable manera de garantizar la seguridad de nuestro
espacio geográf‌i co de referencia.
Ya existen formas de cooperación activa entre los actores en presencia,
pero el esfuerzo porque esas fórmulas sigan evolucionando y algunas nuevas
implementándose, nos ha de llevar al convencimiento de que la seguridad de
nuestros próximos contribuye a la nuestra y viceversa. Y que nada de lo que
223
Cuadernos de Gibraltar – Gibraltar Reports
Número 2/Issue # 2, 2016-2017, pp. 147-223
ISSN 2444-7382
LUIS ROMERO BARTUMEUS
suceda en nuestro sur más cercano nos debe ser ajeno. La seguridad coope-
rativa, uno de los principios que aspira a alcanzar la sociedad occidental, se
impone como elemento de actuación y como herramienta de futuro.
Si bien nuestra mirada al sur comienza en el Estrecho, y no debemos dejar
de observarlo con atención, la seguridad del área sahelo-magrebí es la que
determinará nuestro futuro a medio plazo, tal y como se plasma en nuestra
Estrategia de Seguridad Nacional de 2013.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR