SAP Córdoba 653/2018, 22 de Octubre de 2018

PonenteMARIA VICTORIA FERNANDEZ DE MOLINA TIRADO
ECLIES:APCO:2018:1141
Número de Recurso6/2018
ProcedimientoCivil
Número de Resolución653/2018
Fecha de Resolución22 de Octubre de 2018
EmisorAudiencia Provincial - Córdoba, Sección 1ª

AUDIENCIA PROVINCIAL DE CORDOBA.

SECCIÓN 1ª CIVIL.

APELACIÓN CIVIL Rollo nº 6/2018

SENTENCIA Nº 653/2018

Juzgado de Primera Instancia Único de DIRECCION000

Procedimiento: Guarda, custodia y alimentos n.º 3/2017

Presidente:

D. PEDRO ROQUE VILLAMOR MONTORO

Magistrados:

D. FELIPE LUIS MORENO GÓMEZ

D. ª MARÍA VICTORIA FERNÁNDEZ DE MOLINA TIRADO

En Córdoba, a 22 de octubre de 2018.

Vistos en grado de apelación, ante la Sección Primera de esta Audiencia Provincial, los autos sobre Guarda, custodia y alimentos N.º 3/17, procedentes del Juzgado de Primera Instancia de DIRECCION000, seguido ante esta Audiencia en virtud de recurso de apelación contra la sentencia de n.º 66/17 interpuesto por D. Vidal representado e por la Procuradora D. ª Manuela Martínez Guerra, en segunda instancia pr el Procurador Sr. López Aguilar y defendido por la Letrada D. ª Inés Serrano Benítez, en el que es parte apelada D. ª Guillerma

, representada por la Procuradora D. ª Amalia M. ª Cabello de Alba Jurado y defendida por D. Alejandro Hernández Valdés, en el que ha sido parte el Ministerio Fiscal.

ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO

El día 26 de julio de 2017 el Juzgado referido dictó sentencia cuya parte dispositiva establece:

"Que estimando sustancialmente la demanda formulada por la procuradora Sra. Cabello de Alba Jurado, en representación de doña Guillerma, frente a don Vidal representado por la procuradora Sra. Martínez Guerra procede adoptar la siguientes medidas;

La guarda y custodia de la menor Marcelina se atribuye a la madre con la patria potestad compartida, tomándose por ambos progenitores decisiones que afecten a la menor de común acuerdo y ello siempre en beneficio del menor.

Régimen de visitas, martes y jueves de 16,30 horas a as 19,30 horas, en invierno y 18 a 21 en verano, fines de semanas alternos; sábados y domingos desde 10 a 20 horas, debiendo el Sr. Vidal, o un familiar del mismo recoger y a la hija en el domicilio materno,a fin de que pueda pernoctar en el mismo.

Será el contacto entre padre e hija siguiendo el régimen restrictivo expuesto -el que establezca la relación entre padre e hija, una vez producido este hecho,se estará en el caso de ampliar el régimen de visitas y acordar régimen en los periodos vacacionales,que en el momento actuales desaconsejan, a la vista del escaso interés por su hija.

En concepto de alimentos para la menor el padre ingresará en al cuenta corriente que la madre designe la cantidad de 150 euros mensuales actualizables anualmente conforme al IPC u otro que lo sustituya.

El padre contribuirá al 50 % de los gastos extraordinarios, en caso de desacuerdo, solución judicial"

SEGUNDO

La Parte demandada interpuso en tiempo y forma recurso de apelación contra dicha sentencia sobre la base de los hechos y fundamentos jurídicos contenidos en el escrito de apelación.

Admitido a trámite el recurso, se confirió traslado del mismo por el término legal a la parte contraria y al Ministerio Fiscal, quienes se opusieron; y previa deliberación de la Sala, que tuvo lugar el día 19 de octubre de 2019, quedaron las actuaciones conclusas para Sentencia.

TERCERO

En la tramitación del recurso se han observado las prescripciones legales, siendo Ponente la Ilma. Sra. . ª MARÍA VICTORIA FERNÁNDEZ DE MOLINA TIRADO.

FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO

D. ª Guillerma formuló de demanda sobre guarda, custodia y alimentos frente a don Vidal interesando la adopción de una serie de medidas definitivas en relación a la hija común menor de edad, concretamente la atribución a D. ª Guillerma de la guarda y custodia de la menor, siendo la patria potestad compartida entre ambos progenitores, establecimiento a favor del padre de un régimen de visitas limitado y fijando una pensión de alimentos a favor de la menor de 200 euros mensuales pagaderos por meses anticipados dentro de los cinco primeros días de cada mes, actualizable anualmente conforme IPC

D. Vidal contestó a la demanda en sentido de mostrar su conformidad con la atribución de la guarda y custodia de la menor a la madre, se opuso a la adopción de un régimen de visitas limitado alegando que la hija tenía 4 años y que no existía circunstancia alguna que impidiese un régimen de visitas normalizado (fines de semanas alternos de viernes a domingos, y vacaciones por mitad) . finalmente interesaba la fijación de unos alimentos por importe de 120 euros mensuales.

En la sentencia que puso término al procedimiento se estimó sustancialmente la demanda atribuyendo la guarda y custodia de la menor Marcelina a la madre siendo la patria potestad compartida; fijó un régimen de visitas limitado, martes y jueves de 16,30 horas a as 19,30 horas, en invierno y 18 a 21 en verano y fines de semanas alternos; sábados y domingos desde 10 a 20 horas, sin periodos de vacaciones, pero abriendo la puerta a una eventual ampliación del régimen de visitas a través del correspondiente procedimiento de modificación de medidas en función de como se desarrollase la relación paterno filial con el régimen de visitas establecido. Además fijó unos alimentos para la menor por importe de 150 euros mensual, con distribución entre ambos progenitores de los gastos extraordinarios al 50 %.

Frente a esta sentencia la representación procesal de D. Eduardo formuló recurso de apelación en el que, muestra su disconformidad con el pronunciamiento relativo al régimen de vistas por considerar que el mismo carece de suficiente motivación e infringe el art 94 del CC, así como con el pronunciamiento en materia de alimentos en atención a que dada su precaria situación económica, la misma es desproporcionada, máxime cuanto la parte contraria aceptó la suma 120 euros ofrecida por el demandado/recurrente.

Por su parte, la apelada D. ª Guillerma se opuso al recurso alegando que el pronunciamiento en materia de régimen de vistas está suficientemente motivado, puesto que en la página cuarta de la sentencia se exponen las razones que han conducido a adoptar un régimen de visitas restringido. Y en cuanto a a la pensión de alimentos entiende que es acertada la fijación de 150 euros y que solo mostró la conformidad a la cantidad ofrecida de 120 euros ante el triste convencimiento de que el recurrente no iba a hacer frente su pago, sea cual fuere la cantidad que se fijase.

El Ministerio Fiscal se opuso igualmente al recurso.

SEGUNDO

El primer motivo del recurso se refiere al pronunciamiento en materia de Régimen de vistas.

Alega el recurrente que sentencia carece de motivación suficiente para limitar el régimen de visitas ya que se basa solo en la declaración vertida en juicio por D. ª Guillerma y la testifical de la abuela materna,que el apelante reside en distinta localidad de la menor, que no asistió al acto de juicio porque se había trasladado en busca de trabajo, que la madre obstaculiza las visitas y que no concurre ninguna circunstancia que implique un riego, un perjuicio para el menor que aconseje la limitación del régimen de visitas como impone el art 94 del CC.

En relación a la motivación de las resoluciones judiciales, expresa la STS de 6 de mayo de 2009, que el deber de motivar las resoluciones judiciales tiene especial relevancia en la perspectiva constitucional; y el Tribunal Constitucional viene reiterando que la motivación ha de expresar los elementos y razones de juicio que permitan conocer cuáles han sido los criterios jurídicos esenciales que fundamentan la decisión, o, lo que es lo mismo, su "ratio decidendi"; y asimismo ha de contener una fundamentación en derecho, consecuencia de una exégesis racional del ordenamiento jurídico y no fruto de la arbitrariedad ( SSTC 36 y 42 de 2.006, de 13 de febrero ; 60/2006, 27 de febrero ; 118/2006, 24 de abril ; 47/2007, 12 de marzo ; 92 y 94 de 2.007, 7 de mayo ; 132/2007, 4 de junio ; 60/2008, 26 de mayo ; y 89/2008, 21 de julio, entre otras muchas). Añade que el deber de motivación, que se extiende tanto a la fundamentación fáctica como a la jurídica "strictu sensu", no se cumple cuando no se contiene motivación alguna o cuando la efectuada es claramente insuficiente, como sucede en aquellos supuestos en los que el Juzgador se limita a apreciaciones "in genere", sin tener en cuenta las circunstancias del caso concreto exigentes de una mayor explicación, dando lugar con tal deficiencia argumentativa a una conclusión arbitraria, caracterizada por la apariencia de ser meramente voluntarista, "simple expresión de la voluntad" ( SSTC, entre otras, 33/2001, 12 de febrero ; 164/2002, 17 de septiembre ; 74/2003, 23 de abril ). Concluye que aunque en ocasiones la declaración de no haberse probado los hechos que sirven de fundamento a las pretensiones y excepciones de las partes no requiere una especial exégesis, dada la propia impronta negativa de la declaración, sin embargo lo que no cabe es hacer caso omiso de las pruebas obrantes en autos sin explicar por qué no se toman en cuenta. También el TC en su Sentencia de 13 de junio de 1.986 señala que la facultad de los Tribunales de apreciar y valorar las pruebas, comporta que tal valoración se lleve efectivamente a cabo, lo que...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR