ATS, 10 de Diciembre de 2014

PonenteALBERTO GUMERSINDO JORGE BARREIRO
Número de Recurso20776/2014
ProcedimientoRevisión
Fecha de Resolución10 de Diciembre de 2014
EmisorTribunal Supremo - Sala Segunda, de lo Penal

AUTO

En la Villa de Madrid, a diez de Diciembre de dos mil catorce.

HECHOS

PRIMERO

Con fecha 17 de octubre pasado se presentó en el Registro General de este Tribunal, escrito del Procurador Sr. Sánchez Vicente, en nombre y representación de Jesús , solicitando autorización necesaria para interponer recurso extraordinario de revisión contra la sentencia del Juzgado de lo Penal 2 de Ciudad Real, de 22/11/04 , dictada en el Procedimiento Abreviado 46/00, que condenó al hoy solicitante como autor de un delito consumado de maltrato habitual en el ámbito familiar, un delito consumado contra la administración de justicia con la agravante de parentesco, una falta de maltrato de obra y tres faltas de lesiones; y la de la Audiencia Provincial de igual ciudad, Sección Segunda, que dictó sentencia, en grado de apelación, de 16/9/05 , que desestimando el recurso confirmó la sentencia dictada en la instancia.- Se apoya en el art. 954.4º LEcrm. y alega un escrito de 21/4/06 del médico de cabecera Dr. Mario , que emitió el parte de lesiones en 1977 y efectuó declaraciones sobre ese extremo, en el que determina que la víctima no le ha sugerido problemas de maltrato y relaciona los antecedentes de su agresión con su trastorno psicopatológico, que no ha encontrado signos de maltrato, y dice el hoy solicitante "...pero lo más curioso es porque dicho profesional, emite este escrito cuando de su declaración ante el Juzgado, se deducía lo contrario..." . Además presenta "...recorte del periódico La Tribuna de Ciudad Real, en el que la propia denunciante ya en fecha de 20 de diciembre de 2007, en el que apela al defensor del pueblo ante la condena de su esposo y determina que "los moratones que tenía eran consecuencia de que su marido la sujetaba"..." , y por último "...Informes médicos de la denunciante..." .

SEGUNDO

El Ministerio Fiscal por escrito de 25 de noviembre pasado dictaminó:

"...Frente a lo alegado por el recurrente, mantenemos que el hilo argumental no tiene entidad suficiente para influir en la cosa juzgada y parece obvio, en la forma antes razonada, que los nuevos elementos de prueba cuando se trata de retractaciones testificales tienen que evidenciar por sí mismas la inocencia del condenado. No es el caso. Por lo expuesto, interesamos de esa Excma. Sala dicte resolución denegando la autorización para promover el recurso de revisión..." .

RAZONAMIENTOS JURíDICOS

PRIMERO

Jesús condenado por sentencia del Juzgado de lo Penal 2 de Ciudad Real, confirmada por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de igual ciudad, al desestimar el recurso de apelación, como autor de un delito de maltrato habitual, un delito contra la Administración de Justicia y cuatro faltas de lesiones; pretende autorización necesaria para interponer recurso extraordinario de revisión; se apoya en el art. 954.4º LEcrm. y alega: "...Escrito de fecha 21 de abril de 2006 del médico de cabecera D. Mario , quien emitió un parte de lesiones en 1997 y luego había declarado ante el Juez, destacando que no ha encontrado indicios de maltrato con posterioridad. Recorte de un periódico local de 20 de diciembre de 2007 en el que se relata que la víctima ha dirigido un escrito al Defensor del Pueblo de Castilla-la Mancha en el que afirma que los moratones que tenía eran consecuencia de que su marido la sujetaba por los brazos. Manifestación de la víctima, Trinidad , en comparecencia que verifica en el Juzgado en la que declara estar de acuerdo con el indulto al acusado, añadiendo que si denunció fue porque no sabía lo que hacía debido a que sufre un trastorno de personalidad y que ahora su marido la ayuda a superar esta enfermedad. Entiende que estas declaraciones eximen de manera clara y manifiesta toda responsabilidad al condenado..." .

SEGUNDO

El solicitante interesa la autorización para interponer recurso de revisión por estimar que su situación se encuentra acogida en el núm. 4 del art. 954 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal , que permite la revisión "...cuando después de la sentencia sobrevenga el conocimiento de hechos nuevos o de nuevos elementos de prueba, de tal naturaleza que evidencien la inocencia del condenado..." . Este número cuarto exige la concurrencia de dos requisitos: a) Que los hechos o los elementos de prueba sean nuevos, en el sentido de que fueren sobrevenidos o que se revelaren después de la condena, y b) Que evidencien la inocencia del condenado, esto es, que la prueba que se tuvo en cuenta en el anterior enjuiciamiento, quede totalmente desvirtuada por la prueba obtenida después del fallo condenatorio, de modo que haga indubitable la falta de responsabilidad del reo (por todos ver auto de 14 de marzo de 2007). Abundando en estos razonamientos, nuestro auto de 14 de septiembre de 2011, nº recurso 20295/2011 , señala que "cuando se trata del supuesto previsto en el art. 954.4º es preciso que las nuevas pruebas lo sean efectivamente, bien porque antes no existieran o porque fueran conocidas después, y que demuestran la inocencia del condenado. No se trata por lo tanto de elementos probatorios que permitan nuevas argumentaciones en pro de la inocencia del entonces condenado, sino de nuevas pruebas que evidencien aquella, desvirtuando totalmente las pruebas que en su día se tuvieron en cuenta para la condena". El recurso no puede prosperar como propugna el Ministerio Fiscal, y ello porque las fuentes de prueba que ofrece no pueden considerarse nuevas ni de ellas se deriva la inocencia del hoy solicitante.- Los documentos que acompaña, simples fotocopias, teniendo en cuenta que la sentencia de la instancia declara probado las continuas agresiones, vejaciones y malos tratos a que fue sometida su esposa Trinidad , hechos probados que resultaron acreditados por las numerosas pruebas practicadas en el plenario (partes médicos e informes forenses, la testifical de la psicóloga del centro de acogida, las declaraciones de la víctima en sede judicial, así como el testigo Mario , médico de cabecera de Trinidad , sentencia que fue objeto de recurso de apelación, que desestimando el recurso confirma la dictada en la instancia, es por todo ello, lo que lleva al Ministerio Fiscal a dictaminar: "...De la lectura del contenido de los documentos que se adjuntan no es posible, ni siquiera recurriendo a débiles indicios, precisar que los datos que se mencionan como determinantes de la inocencia evidente, puedan considerarse como tal. Su condena se ha hecho depender de la prueba testifical pericial médica y documental practicada en el juicio y que ha desembocado en el juicio de tipicidad dictado al declarar los probados de la sentencia que el acusado golpeó y pateó a su esposa en varias ocasiones llegando a crear en ella un sentimiento de culpabilidad lo que le llevó mucho tiempo a ocultar la realidad..." .

Por lo expuesto, al no encontrarnos con la existencia de nuevos hechos o nuevos elementos de prueba que evidencien la inocencia, la pretensión de autorización carece de apoyo legal y debe desestimarse (art. 957 LEcrm.).

PARTE DISPOSITIVA

LA SALA ACUERDA:

NO HA LUGAR a AUTORIZAR a Jesús a interponer recurso extraordinario de revisión contra la sentencia de 22/11/2004 del Juzgado de lo Penal núm. 2 de Ciudad Real , dictada en el Procedimiento Abreviado 46/00 y la de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de igual ciudad, de 16/9/05 .

Así lo acordaron, mandaron y firman los Excmos. Sres. que han formado Sala para ver y decidir la presente, de lo que como Secretario, certifico.

D. Manuel Marchena Gomez D. Candido Conde-Pumpido Touron D. Alberto Jorge Barreiro

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR