SAP Madrid 182/2012, 12 de Julio de 2012

PonenteJOSE ZARZUELO DESCALZO
ECLIES:APM:2012:9962
Número de Recurso593/2010
ProcedimientoRECURSO DE APELACIóN
Número de Resolución182/2012
Fecha de Resolución12 de Julio de 2012
EmisorAudiencia Provincial - Madrid, Sección 21ª

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 21 BIS

MADRID

SENTENCIA: 00182/2012

1280A

C/ FERRAZ, 41

Tfno.: Fax:

N.I.G. 28000 1 2100144 /2012

Rollo: RECURSO DE APELACION 593 /2010

Proc. Origen: PROCEDIMIENTO ORDINARIO 1518 /2008

Órgano Procedencia: JDO. PRIMERA INSTANCIA N. 10 de MADRID

Ponente: Ilmo. Sr. D. José Ignacio Zarzuelo Descalzo

De: PROMAPAR, S.A.

Procurador: RAQUEL VILAS PEREZ

Contra: Gumersindo

Procurador: VICTORIA PEREZ-MULET DIEZ-PICAZO

SENTENCIA

MAGISTRADOS Ilmos Sres.:

D. JOSÉ LUIS RODRÍGUEZ GRECIANO

D. RAFAEL CARNICERO GIMÉNEZ DE AZCÁRATE

D. José Ignacio Zarzuelo Descalzo

En MADRID, a doce de Julio de dos mil doce. La Sección Vigésimoprimera Bis de la Audiencia Provincial de Madrid, compuesta por los Señores Magistrados expresados al margen, ha visto en grado de apelación los autos de juicio ordinario 1518/2008, procedentes del Juzgado de 1ª Instancia nº 10 de Madrid, seguidos entre partes, de una, como apelante Promapar, S.A., y de otra, como apelado D. Gumersindo .

VISTO, siendo Magistrado Ponente el Ilmo. Sr. D. José Ignacio Zarzuelo Descalzo.

ANTECEDENTES DE HECHO

La Sala acepta y da por reproducidos los antecedentes de hecho de la resolución recurrida.

PRIMERO

Por el Juzgado de 1ª Instancia nº 10 de Madrid, en fecha 1 de diciembre de 2009, se dictó sentencia cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: "FALLO: Estimando parcialmente la demanda formulada por la Procuradora Sra. Pérez Mulet, en nombre y representación de Gumersindo frente a PROMAPAR S.A., condeno a la demandada a abonar al demandante la suma de 2.555,3 euros y asimismo la condeno a ejecutar las obras de reparación necesarias para eliminar las humedades y causa de las mismas que se encuentran localizadas en las fotografías del acta notarial de de 28 de julio de 2006 y la diligencia de presencia de 31 de julio de 2006 en la vivienda arrendada al demandante acompañada a la demanda con imposición de costas a la parte demandada."

SEGUNDO

Contra la anterior resolución se interpuso recurso de apelación por la representación de la demandante-reconvenida, y admitido en ambos efectos, se dio traslado del mismo a la parte apelada, que se opuso en tiempo y forma, elevándose los autos junto con oficio ante esta Sección, para resolver el recurso.

TERCERO

Por providencia de esta Sección, de 19 de Abril de 2012, se acordó que no era necesaria la celebración de vista pública, señalándose para deliberación, votación y fallo el día 5 de julio de 2012.

CUARTO

En la tramitación del presente procedimiento han sido observadas en ambas instancias las prescripciones legales.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Se aceptan y tienen por reproducidos los fundamentos jurídicos de la resolución recurrida, que hacemos nuestros a los efectos de evitar innecesarias reiteraciones, en tanto no se contradigan por los de la presente resolución.

PRIMERO

Se recurre en apelación por la representación de la entidad demandada PROMAPAR, S.A., arrendadora de la vivienda sita en la C/ Jorge Juan nº 39-1º de Madrid cedida en arrendamiento al demandante, la sentencia dictada en primera instancia que, en los concretos términos expresados en los antecedentes de hecho de la presente resolución, estimaba la demanda deducida por el arrendatario en reclamación de cantidad por los gastos en que había incurrido para la reparación de humedades en la vivienda y en solicitud de condena a la arrendadora a realizar las obras necesarias para la eliminación de las humedades y la reparación de sus causas.

La sentencia fundaba básicamente la decisión adoptada, tras el análisis de la prueba aportada al procedimiento, en considerar plenamente acreditada la existencia de las humedades, que no habrían desaparecido pese a las reparaciones efectuadas a costa del demandante al no haberse reparado su causa, no acreditándose que el origen de las humedades que padece el demandante sea el mismo de la avería que se reparó por la Comunidad ni tampoco que se haya hecho obra alguna de reparación en la vivienda arrendada, descartando el motivo de oposición que aduce la demandada achacando las causas de las humedades a los problemas con otro vecino que impide el acceso a su propiedad para hacer obras de reparación en aplicación de lo establecido en el artículo 9.1 letras c ) y d) de la LPH y no siendo oponible al arrendatario tal circunstancia, así como las alegaciones en torno a que no se habrían comunicado por el arrendatario las reparaciones efectuadas a su costa, recabando el correspondiente permiso, cuando se mantiene conocer la existencia de las humedades y se alude a la reparación efectuada por la Comunidad, teniendo derecho el arrendatario el derecho a realizar las reparaciones ante la pasividad de la arrendadora y luego reclamar su importe.

Frente al pronunciamiento de primera instancia se invocan por la representación de la demandante como motivos de apelación:

  1. - Error en la apreciación de la prueba, en relación con lo argumentado en el fundamento jurídico segundo sobre la falta de acreditación de la coincidencia en el origen de las humedades.

  2. - Disconformidad con la consideración de que la arrendadora no puede oponer la existencia de conflictos con el vecino que impide la entrada en su domicilio para hacer obras de reparación, aludiendo los requerimientos efectuados al mismo.

  3. - Disconformidad con la argumentación en torno al derecho del arrendatario a realizar las reparaciones frente a la pasividad de la arrendadora, habiéndose acreditado que se han tratado de solucionar las humedades.

  4. - Error por infracción del artículo 107 de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1964 .

SEGUNDO

Como es sabido el contrato de arrendamiento es de naturaleza bilateral y generador por tanto de obligaciones recíprocas, de forma que si al arrendatario corresponde la de pagar la renta convenida, el arrendador debe, a cambio, procurarle el goce de la cosa arrendada durante todo el tiempo del contrato, obligación que se desenvuelve en tres distintas facetas, la primera consistente en la entrega del arrendatario de la cosa objeto del contrato ( art. 1554.1 CC ) como condición indispensable para proporcionarle el uso y disfrute de la misma; la segunda, de conservar la cosa en estado de servir para el uso a que se destina y en consecuencia hacer en ella durante el arrendamiento las reparaciones necesarias a tal fin (art. 1554.2) y la tercera, dirigida a mantener al arrendatario en el goce pacifico del arrendamiento por todo el tiempo del contrato (art. 1554.3) por lo que el arrendador tiene prohibida toda desatención en perjuicio del arrendatario del estado posesorio útil del objeto arrendado, así como la realización de cualquier acto, incluido el ejercicio de un derecho independiente de la relación arrendaticia, y ha de responder de los hechos propios o ajenos que impidan a desmerezcan el pacifico disfrute de la cosa arrendada y de los vicios de la misma que impidan o dificulten ese goce, en contrapartida el arrendatario viene obligado, respondiendo por ello en caso de incumplimiento, a usar de la cosa arrendada como un diligente padre de familia.

Por ello, el contenido de la obligación del arrendador se inicia mediante la entrega al arrendatario del objeto del arriendo, para de esa forma propiciar el goce, y perpetuarse a través de su deber permanente de conservar el inmueble en condiciones para servir al uso convenido, o lo que es lo mismo, que no se agote aquella con la simple puesta a disposición de la cosa; sino que subsiste durante toda la existencia de la relación arrendaticia, merced a una serie de prestaciones sucesivas, de donde se configura, en suma, la obligación con un contenido positivo de hacer ( art. 1088) cual es la de mantener, mediante las obras y reparaciones necesarias, el inmueble en estado de aptitud objetiva plena para su destino, sin derecho alguno a elevar la renta en obtener compensación alguna por ello (con las únicas salvedades, respecto de arrendamientos regidos en por el TRLAU 1964 de aquello que disponen el art. 108 y la DT2 ª y 3ª LAU 29/94, disposiciones transitorias que han de ser interpretadas de acuerdo con la STS de 21.5.2009 ).

En consecuencia, tanto el art. 107 del TRLAU de 1964 como el artículo 21 de la LAU de 1994 pone a cargo del arrendador...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba
1 sentencias
  • SAP Málaga 440/2014, 20 de Octubre de 2014
    • España
    • 20 Octubre 2014
    ...que es necesario que el arrendador repare para que la vivienda pueda seguir sirviendo al uso convenido ". La sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de 12 de julio de 2012 aborda el problema de la concreción de las obras que debe asumir el arrendador, y que por tanto le son exigibles......

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR