SAP Murcia 31/2012, 6 de Febrero de 2012

JurisdicciónEspaña
Número de resolución31/2012
Fecha06 Febrero 2012

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 3

MURCIA

Ilmos. Sres.:

Doña María Jover Carrión

Presidenta

Don Juan del Olmo Gálvez

Don Augusto Morales Limia

Magistrados

SENTENCIA Nº 31/2012

En la Ciudad de Murcia, a seis de febrero de dos mil doce.

Vista, en grado de apelación, por la Sección Tercera de esta Audiencia Provincial la causa procedente del Juzgado de lo Penal Nº 3 de Murcia, seguida ante el mismo como Juicio Rápido Nº 102/2011, por falta de amenazas contra Norberto, como parte apelante, representado por la Procuradora Dª María Antonia Parra Pacheco y defendido por el Letrado D. Trinitario Abadía Jover, y apelado la Acusación Particular de Dª María Inmaculada, representada por la Procuradora Dª María Amor Delgado Vidal y asistida por la Abogado Dª María Remedios Martínez Lozano.

El Ministerio Fiscal en el trámite de conocimiento del recurso de apelación previamente interpuesto impugna el mismo y al mismo tiempo suscita una apelación adhesiva que no guarda relación con la apelación interpuesta por la representación procesal del acusado.

Remitidas a la Audiencia Provincial las actuaciones, se formó por esta Sección Tercera el oportuno Rollo con el Nº 21/2012 (el 23 de enero de 2012 ), señalándose el día 6 de febrero de 2012 para su deliberación y votación.

Es Magistrado-Ponente el Ilmo. Sr. Don Juan del Olmo Gálvez, quien expresa el parecer de la Sala.

ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO

El Juzgado de lo Penal Nº 5 de Murcia dictó sentencia en fecha 1 de septiembre de 2011, estableciendo como probados los siguientes Hechos:

"Se declara probado que el acusado Norberto, en la madrugada del día 17 de agosto de 2.011, en el domicilio familiar sito en el PASEO000, NUM000, NUM001 NUM002 de Murcia, le dijo a su mujer, María Inmaculada, esgrimiendo un cuchillo de cocina de unos 25 cm de longitud, con mango de color negro en su mano derecha, "que sepas que a partir de ahora tienes que dormir con un ojo abierto".

Ya por la mañana, María Inmaculada se encontró al lado de la cama donde ella duerme con desperfectos.

Tal comportamiento del acusado causó temor en María Inmaculada ". SEGUNDO: Consecuencia de ello, la expresada resolución pronunció el siguiente

FALLO

"Que debo condenar y condeno al acusado Norberto como autor criminalmente responsable de una falta de amenazas, ya definida, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, a la pena de 4 días de localización permanente, en domicilio distinto y alejado de la víctima, prohibición de aproximarse a María Inmaculada a una distancia inferior a 300 metros, a su domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro que frecuente y a comunicarse con ella por cualquier medio o procedimiento durante 6 meses, y al pago de las costas procesales con las especialidades del juicio de faltas.

Se mantiene la vigencia de la prohibición de aproximación y comunicación impuesta, mediante auto de fecha 18 de agosto de 2.011, dictado por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Murcia, en sus diligencias urgentes nº 327/11, a Norberto respecto de María Inmaculada, hasta que la presente resolución sea firme, y una vez firme se aplicarán las prohibiciones impuestas en esta sentencia sin solución de continuidad.

Se decreta el decomiso y destrucción del cuchillo intervenido."

TERCERO

Contra la anterior sentencia se interpuso, en tiempo y forma, recurso de apelación por la representación procesal del acusado, fundamentándolo en síntesis en error en la apreciación de la prueba, señalando que la declaración de la víctima es un medio probatorio que debe ser analizado con especial prudencia y rigor, sin perjuicio que pueda tener capacidad para enervar la presunción de inocencia, de ahí que la Jurisprudencia requiera ciertas exigencias, que pasa a enumerar, realizando referencias específicas a lo que recoge la sentencia para fundamentar la condena y a lo que considera debilidades del testimonio de la mujer de su defendido. Reitera que el testimonio de la denunciante, que atiende a una previa situación de tirantez en la relación matrimonial, no tiene entidad para fundar la condena, por cuanto su testimonio, al que ha atendido la Juzgadora de instancia, tiene diversas contradicciones que lo hacen inhábil, así como que no es creíble que la misma sintiera ningún temor ante lo sucedido esa noche en el domicilio familiar. Señala que la Juzgadora no contaba con prueba inculpatoria para enervar la presunción de inocencia, y que en todo caso hubiera debido aplicar el principio in dubio pro reo .

Para sostener su tesis relaciona una prolija relación de sentencias de Audiencias Provinciales.

Interesando la revocación de la sentencia de instancia en el sentido de que se absuelva a su defendido, con todos los pronunciamientos favorables, y con la imposición de las costas a la parte apelada.

CUARTO

Admitido el recurso, y tras la oportuna tramitación, el Ministerio Fiscal, en dictamen fechado el 5 de diciembre de 2011, impugnaba el recurso de apelación interpuesto, y literalmente señalaba: " No obstante lo anterior y a raíz del recurso interpuesto por el recurrente, el Ministerio Fiscal viene a impugnar en apelación la Sentencia recaída en los presentes autos en base a la alegación de "infracción de las normas del Ordenamiento Jurídico" puesto que siguiendo la voluntad del Legislador avalada por el Tribunal Constitucional, aquél quiso sancionar la infracción acreditada en autos como delito sin atender a una necesidad de acreditar un dominio explícito por cuanto el mismo es ya implícito en las relaciones de pareja como en el caso de autos

...", por lo que interesa se condene al acusado por un delito del artículo 171.4 y 6 del Código Penal .

En escrito registrado el 14 de diciembre de 2011 la representación procesal de Dª María Inmaculada impugna el recurso de apelación interpuesto, solicitando la confirmación de la sentencia de instancia, y con expresa condena en costas a la parte apelante.

Por Diligencia de Ordenación de 3 de enero de 2012 se elevaron las actuaciones a la Audiencia Provincial para resolver el recurso de apelación interpuesto.

HECHOS PROBADOS

ÚNICO: Se aceptan los Hechos declarados probados que se contienen en la sentencia apelada, que se dan por reproducidos.

FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO

La parte apelante, disconforme con el pronunciamiento judicial de la sentencia de instancia, interesa su revocación en esta alzada, al considerar que la Juzgadora de instancia ha incurrido en error en la apreciación y en la valoración de la prueba, señalando el recurrente que la versión de la denunciante adolece del incumplimiento de los requisitos exigidos jurisprudencialmente para dotarla de valor, amén de incurrir en falta de credibilidad atendiendo a las circunstancias de tiempo y lugar en que se habrían desarrollado los hechos denunciados, insistiendo en que la declaración de la víctima es un medio probatorio que debe ser analizado con especial prudencia y rigor, sin perjuicio que pueda tener capacidad para enervar la presunción de inocencia, de ahí que la Jurisprudencia requiera ciertas exigencias, que pasa a enumerar, realizando referencias específicas a lo que recoge la sentencia para fundamentar la condena y a lo que considera debilidades del testimonio de la mujer de su defendido. Reitera que el testimonio de la denunciante, que atiende a una previa situación de tirantez en la relación matrimonial, no tiene entidad para fundar la condena, por cuanto su testimonio, al que ha atendido la Juzgadora de instancia, tiene diversas contradicciones que lo hacen inhábil, así como que no es creíble que la misma sintiera ningún temor ante lo sucedido esa noche en el domicilio familiar. Señala que la Juzgadora no contaba con prueba inculpatoria para enervar la presunción de inocencia, y que en todo caso hubiera debido aplicar el principio in dubio pro reo .

En el trámite de impugnación del recurso de apelación, sin mención alguna a la previsión contemplada en el artículo 791.1 y 6 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por remisión del artículo 803 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, ni referencia alguna a una apelación adhesiva, el Ministerio Fiscal, el 5 de diciembre de 2011 (cuando la sentencia le fue notificada el 19 de septiembre de 2011), impugna el recurso de apelación formulado por el acusado, y reseña lo siguiente: " No obstante lo anterior y a raíz del recurso interpuesto por el recurrente, el Ministerio Fiscal viene a impugnar en apelación la Sentencia recaída en los presentes autos en base a la alegación de "infracción de las normas del Ordenamiento Jurídico" puesto que siguiendo la voluntad del Legislador avalada por el Tribunal Constitucional, aquél quiso sancionar la infracción acreditada en autos como delito sin atender a una necesidad de acreditar un dominio explícito por cuanto el mismo es ya implícito en las relaciones de pareja como en el caso de autos ...", interesando se condene al acusado por un delito del artículo 171.4 y 6 del Código Penal .

SEGUNDO

Sobre el "recurso de apelación adhesivo" formulado por el Ministerio Fiscal, esta Sala procede a recordar la doctrina constitucional al respecto, tanto en orden a las adhesiones en los trámites de apelación como de casación, al conformar una doctrina que lejos de atender a formalismos excesivos, y sin perjuicio de reconocer que la interpretación y aplicación de la legalidad corresponde a la Jurisdicción Ordinaria, recuerda que debe primar la tutela judicial efectiva y la garantía del efectivo derecho de defensa.

Así, la Sentencia del Tribunal Constitucional, Sala Primera, 41/2003 de 27 de febrero (Pte: Jiménez de Parga y Cabrera) recoge: este Tribunal ha señalado que lo relativo al alcance y contenido de la adhesión a la apelación constituye una cuestión de interpretación de la legalidad ordinaria, cuya apreciación es competencia exclusiva...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR