Introducción

AutorCarlos Marín Lama - Javier Sánchez Icart - Andrés Pérez Subirana - Daniel Miró i Morros - Fernando Méndez Diestro
Cargo del AutorAbogado. Profesor asociado de la Universidad de Barcelona - Magistrado Juez de lo Social - Abogado. Socio de Despatx Casares Advocats Associats. Profesor de Seguridad Social en ESADE - Abogado. BCN Consultors - Juez Sustituto de Jurisdicción Social
Páginas63-64

Page 63

Las importantes novedades introducidas en materia de despidos colectivos, y en materia de suspensión de contrato y reducción de jornada, por parte de la "reforma laboral 2012", obligaban a dictar un reglamento que estableciese el nuevo procedimiento a seguir en casos de despidos colectivos, suspensión del contrato y reducción de jornada. Esto es lo que viene a regular el nuevo RD 1483/2012 de 29 de octubre. Dicha norma ha derogado la normativa que había estado vigente hasta la fecha en la materia. En concreto han quedado derogados expresamente, el RD 801/2011 de 10 de junio y la posterior Orden ESS 487/2012 de marzo. El primero de ellos pese a ser relativamente reciente -escasamente un año- había quedado ya plenamente desfasado, puesto que se refería a una regulación de los despidos colectivos, suspensiones y reducciones, que nada tiene que ver con la actualmente vigente. Por lo que respecta a la citada Orden de marzo del 2012, debe recordarse que dicha norma se dictó con una clara inalidad transitoria, ya que en la misma se establecía los preceptos que se consideraban transitoriamente vigentes del citado RD 801/2011, lo que se mantenía hasta tanto no se dictase una regulación deinitiva, que es la que ahora pasamos a comentar.

En todo caso, y más allá de la evidente conveniencia de la nueva regulación, es lo cierto que la Disposición Final 19ª apartado 2ª de la Ley 3/2012 de 6 de julio, por la que se aprobó la versión deinitiva de la "reforma laboral 2012", preveía expresamente la necesidad de la misma, que debía prestar especial atención a los "…aspectos relativos al período de consultas, la información a facilitar a los trabajadores en el mismo, las actuaciones de la autoridad laboral para velar por su efectividad, así como los planes de recolocación y las medidas de acompañamiento social asumidas por el empresario…". Sea como fuere, lo cierto es que una nueva regulación del procedimiento era necesaria a in de adaptar un sistema de despidos colectivos, como el previo a la reforma, en el que jugaba un papel central la autorización administrativa, a otro, como el establecido por la reforma, en el que desparece precisamente esa pieza fundamental, y solo existe ya negociación entre las partes y decisión inal del empresario, con lo que el centro de gravedad del proceso se debe situar necesariamente en la referida negociación o período de consultas. En tal sentido, debemos destacar que la nueva regulación se centra fundamentalmente o...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR