STS, 30 de Diciembre de 1995

PonenteEDUARDO FERNANDEZ CID DE TEMES
ECLIES:TS:1995:8090
Fecha de Resolución30 de Diciembre de 1995
EmisorTribunal Supremo - Sala Primera, de lo Civil

Núm. 1.127.-Sentencia de 30 de diciembre de 1995

PONENTE: Excmo. Sr. don Eduardo Fernández Cid de Temes.

PROCEDIMIENTO: Inicio ordinario declarativo de menor cuantía.

MATERIA: Culpa extracontractual. Concurrencia de culpas.

NORMAS APLICADAS: Arts. 447,537,1.902 y 1.941 del Código Civil. Arts. 1.692.4 y 1.715 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Orden Ministerial de 23 de febrero de 1949 Reglamento de Tendidos Eléctricos de 28 de noviembre de 1968 .

JURISPRUDENCIA CITADA: Sentencias de 23 de marzo de 1984,1 de octubre de 1985,2,4 y 17 de diciembre de 1986,17 de julio de 1987,28 de octubre de 1988,6 de octubre y 26 de noviembre de 1990,19 de febrero de 1992 y 7 de febrero de 1994.

DOCTRINA: La Sala se basa en la doctrina jurisprudencial de la causalidad adecuada o enciente para determinar la existencia de relación entre la acción u omisión--causa- y el daño o perjuicio resultante -efecto-, pero siempre termina afirmando que opta decididamente por soluciones o criterios que le permitan valorar en cada caso si el acto antecedente que se presenta como causa tiene virtualidad suficiente para que del mismo se derive como consecuencia necesaria el efecto dañoso producido.

Aunque persiste el principio básico culpabilista, no es permitido desconocer que la diligencia requerida comprende no sólo las prevenciones y cuidados reglamentarias, sino además todos los que la prudencia imponga para prevenir el evento dañoso en razón de las circunstancias de tiempo y lugar y además al sector del tráfico o entorno físico y social donde se proyecta la conducta, para determinar si el agente obró con el cuidado atención y perseverancia apropiados y con la reflexión necesaria para evitar el perjuicio. Las infracciones de carácter reglamentario no son revisables en casación.

En la villa de Madrid, a treinta de diciembre de mil novecientos noventa y cinco.

Visto por la Sala Primera del Tribunal Supremo, integrada por los Magistrados al final indicados, el recurso de casación contra la Sentencia dictada en grado de apelación por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de La Coruña, como consecuencia de autos de juicio declarativo ordinario de menor cuantía; seguidos ante el Juzgado de Primera Instancia de Carballo; cuyo recurso fue interpuesto por la entidad "Electra del Jallas, S. A.", representada por el Procurador de los Tribunales don José Manuel de Dorremochea Aramburu; siendo parte recurrida doña Penélope , representada por el Procurador de los Tribunales don Argimiro Vázquez Guillen.

Antecedentes de hecho

Primero

1." El Procurador de los Tribunales don Carlos Cambón Penedo, en nombre y representación de doña Penélope , que actúa en propio nombre y derecho y además en el de sus hijos menores de edad, Cristina y Guillermo , formuló demanda de juicio declarativo ordinario de menor cuantía contra la entidad "Electra del Jallas, S. A.", estableciendo los hechos y fundamentos de Derecho que tuvo por conveniente, para terminar suplicando Sentencia: "Estimatoria de la demanda, por la que se condenaraa la demandada al pago de la suma de 20.000.000 de pesetas a los demandantes y a que una vez firme la Sentencia, abonara la referida suma a la parte actora en la calidad en la que actúa de esposa e hijos de don Paulino , con lo demás que en Derecho proceda, así como al pago de las costas».

  1. Admitida la demanda y emplazados los demandados, compareció en nombre y representación de la entidad demandada el Procurador don Antonio Veiga Rodríguez, quien contestó a la demanda estableciendo los hechos y fundamentos de Derecho que tuvo por conveniente para terminar suplicando Sentencia: "En su día en virtud de la cual se desestimara íntegramente la demanda inicial rectora del presente procedimiento, y con expresa imposición de costas a la parte actora».

  2. Recibido el pleito a prueba se practicaron las que propuestas por las partes fueron declaradas pertinentes y figuran en los autos.

  3. Tramitado el procedimiento, el Juez del Juzgado de Primera Instancia núm. 1 de Carballo dictó Sentencia de fecha 28 de febrero de 1990 , cuyo fallo dice literalmente: "Fallo: Que desestimando la demanda promovida por el Procurador don Carlos Cambón Penedo, en nombre y representación de doña Penélope , contra la entidad "Electra del Jallas, S. A.", representada por el Procurador don Antonio Veiga Rodríguez, debo absolver y absuelvo de la misma a dicha demandada, y todo ello sin hacer expresa imposición de costas a ninguna de las partes».

Segundo

Apelada la anterior Sentencia por la representación de doña Penélope , la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de La Coruña dictó Sentencia con fecha 28 de febrero de 1992 . cuyo fallo dice literalmente así: "Fallamos: Que revocando la Sentencia de fecha 28 de febrero de 1990, dictada por el Juzgado de Primera Instancia núm. 1 de Carballo y estimando en parte la demanda formulada por doña Penélope contra la entidad "Electra del Jallas, S. A.", debemos condenar y condenamos a la parte demandada a que abone a la actora, en concepto de indemnización de daños y perjuicios, la cantidad de

7.000.000 de pesetas, con aplicación de lo dispuesto en el art. 921 de la Ley de Enjuiciamiento Civil . Sin hacer expresa imposición de las costas causadas en ambas instancias».

Tercero

Notificada la resolución anterior a las partes, se interpuse) recurso de casación por la representación de la entidad "Electra del Jallas, S. A.», formulado en un único motivo al amparo del núm. 4 del art. 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, redactado por la Ley 10/1992, de 30 de abril, de Medidas Urgentes de Reforma Procesal , en vigor al momento de interponerse este recurso, por cuanto el fallo de la Sentencia recurrida infringe el art. 1.902 del Código Civil .

Cuarto

Admitido el recurso de casación formulado y evacuado el traslado conferido, el Procurador don Argimiro Vázquez Guillen, en representación de la recurrida, presentó escrito con oposición al mismo.

Quinto

No habiéndose solicitado por ambas partes la celebración de vista pública se señaló para votación y fallo el día 18 de diciembre de 1995, en que ha tenido lugar.

Ha sido Ponente el Magistrado Excmo. Sr don Eduardo Fernández Cid de Temes.

Fundamentos de Derecho

Primero

Doña Penélope , viuda, en su propio nombre y derecho y en el de sus hijos menores de edad doña Cristina y don Guillermo , ejercitó acción indemnizatoria de daños y perjuicios en solicitud de que se condenase, en virtud de lo dispuesto en el art. 1.902 del Código Civil , a "Electra del Jallas, S. A.", al pago de la cantidad de 20.000.000 de pesetas.

El Juzgado desestimó la demanda, pero la Audiencia Provincial de La Coruña revocando su Sentencia, la acogió parcialmente, admitiendo como hechos probados los sentados por aquél, consistentes en que: a) en la tarde del día 30 de abril de 1987. don Paulino , esposo de la demandante, se dispuso a colocar, a modo de pasamanos, en una de las terrazas del inmueble de su propiedad, que estaba en construcción, un tubo de aluminio, rozando con la línea de media tensión que discurría paralela por su lado oeste a la propiedad, falleciendo como consecuencia de la descarga eléctrica recibida; b) la línea de media tensión pertenecía a "Electra del Jallas, S. A.", quien poseía autorización administrativa de la misma desde el año 1952; c) la distancia entre la línea y la casa propiedad del fallecido era inferior a cinco metros, siendo posterior en el tiempo la construcción del inmueble que la instalación de la línea; d) la entidad demandada, por medio de acta notarial de 21 de septiembre de 1982, requirió al fallecido, por afectar a la zona de servidumbre de paso de la línea de media tensión, haciéndole saber el peligro que ello conllevaba y requiriéndole para que paralizara las obras mientras no se hicieran las pertinentes adaptaciones para suprimir el peligro creado, así como para que adoptara (as medidas y precauciones oportunas, en evitaciónde cualquier tipo de accidente, haciéndole saber que "Electra del Jallas" no se responsabilizaría de cualquier accidente o daño que pudiera derivarse de ello y que para realizar los estudios pertinentes era preciso que aportara los planos de planta y alzada del edificio y plano de la finca, con la situación de la vivienda y zona afectada por la línea, así como que solicitase de "Electra del Jallas", por medio de escrito, dichos estudios y trabajos, cosa que el fallecido no realizó. Sin embargo, añade la Audiencia, "es de resaltar que resulta obsoleto y por tanto generador de una situación de evidente peligro y riesgo, el mantener una línea de media tensión de 20 kilovatios en deficiente estado de conservación -los apoyos, crucetas y soportes de aisladores se encuentran en mal estado, con una corrosión muy avanzada tanto en los apoyos como en la madera de las crucetas- y a una distancia del inmueble inferior a la que establece la normativa vigente; sin que exima de responsabilidad a la parte demandada el comportamiento negligente o imprudente de Paulino , pues los hechos tuvieron lugar cuatro años y medio después, tiempo durante el cual la entidad interpelada, pese al riesgo que conllevaba la situación y estado del tendido eléctrico, no adoptó medida alguna tendente a poner término a dicha anomalía, ni lo puso en conocimiento de la Consellería de Traballo, Industria e Turismo, a fin de que por el mentado organismo se incoase el pertinente expediente sancionador».

Sobre la base de cuanto queda expuesto, la Sentencia hoy recurrida en casación, partiendo de que el Ordenamiento requiere un acto antijurídico, por vulnerar una norma protectora del bien lesionado (alierum non laedere), que sea imputable a culpa o negligencia del agente, aun con la tendencia a la objetivación de la responsabilidad, acudiendo a la inversión de la carga de la prueba, doctrina del riesgo o a la elevación del cuidado exigible, agotando la diligencia, y que hubo, como concausas, conducta negligente tanto del propio interfecto como de "Electra del Jallas, S. A.», ponderando el grado e intensidad de cada una y repartiendo equitativamente las consecuencias económicas, condenó a la demandada al abono de 7.000.000 de pesetas, turno indemnización de daños y perjuicios.

Segundo

El único motivo del recurso se formula al amparo del núm. 4 del art. 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil , según redacción introducida por Ley 10/1992 , y denuncia infracción del art. 1.902 del Código Civil , entendiendo que el accidente se debió única y exclusivamente a la acción imprudente de la víctima, a cuyos electos señala: Que tuvo que ver la existencia de los cables, no hizo caso del requerimiento de 1982, ni pidió a "Electra» que cortase el paso de la corriente mientras izaba el tubo; el informe del perito sobre el estudio de conservación y distancias se apoya en el Reglamento de Líneas Eléctricas Aéreas de Alta Tensión de 28 de noviembre de 1968, cuando en su art. 2 ." establece que sólo es aplicable a las líneas de nueva instalación, por lo que, siendo la de autos del año 1952 le era aplicable el Reglamento de Líneas Eléctricas de Alta Tensión aprobado por Orden del Ministerio de Industria de 23 de febrero de 1949, que en su art. 41 trata de los cruces sobre edificios, ordenando que los conductores estarán 5 metros más altos, pero nada establece en cuanto a distancias en paralelo con dichos edificios, por lo que era el constructor del edificio quien debía adoptar las precauciones, máxime cuando "Electra del Jallas" tenía a su tavor una servidumbre de paso adquirida por prescripción de veinte años, según el art. 537 del Código Civil .

El motivo tiene que ser desestimado, porque: 1.° Esta Sala se base se basa en la doctrina jurisprudencial de la causalidad adecuada o eficiente para determinar la existencia de relación o enlace entre la acción u omisión -causa- y el daño o perjuicio resultante -efecto- pero siempre termina afirmando que opta decididamente por soluciones y criterios que le permitan valorar en cada caso si el acto antecedente que se presenta como causa tiene virtualidad suficiente para que del mismo se derive, como consecuencia necesaria, el efecto dañoso producido, y que la determinación del nexo causal debe inspirarse en la valoración de las condiciones o circunstancias que el buen sentido señale en cada caso como índice de responsabilidad, dentro del infinito encadenamiento de causas y efectos, con abstracción de todo exclusivismo doctrinal, pues, como se viene repitiendo con reiteración, si bien el art. 1.902 descansa en un principio básico culpabilista, no es permitido desconocer que la diligencia requerida comprende no sólo las prevenciones y cuidados reglamentarios, sino además todos lo que la prudencia imponga para prevenir el evento dañoso, con inversión de la carga de la prueba y presunción de conducta culposa en el agente, así como la aplicación, dentro de unas prudentes pautas, de la responsabilidad basada en el riesgo, aunque sin erigirla en fundamento único de la obligación de resarcir, todo lo cual permite entender que para responsabilizar una conducta, no sólo ha de atenderse a esa diligencia exigible según las circunstancias personales, de tiempo y lugar, sino, además, al sector del tráfico o entorno físico y social donde se proyecta la conducta, para determinar si el agente obró con el cuidado, atención y perseverancia apropiados y con la reflexión necesaria para evitar el perjuicio (Sentencias de 23 de marzo de 1984,1 de octubre de 1985,2 de abril y 17 de diciembre de 1986, 17 de julio de 1987, 28 de octubre de 1988 y 19 de febrero de 1992). Y cuanto 1.128 antecede en nada favorece a una compañía que explota una concesión administrativa de conducción eléctrica de media tensión, la mantiene en malas condiciones de conservación, conoce el peligro concreto desde casi cinco años de antelación a que el evento se produzca, nada hace para prevenirlo o evitarlo, achaca la obligación durante todo ese tiempo a quien después resulta víctima (aunque su actuar sea también culpable), se ampara en una reglamentación obsoleta (el propio dato demuestra lainsuficiencia de las medidas adoptadas), mientras se beneficia del riesgo que crea, y, en definitiva, hace caso omiso del sector del tráfico en el que desarrolla su industria y del entorno físico y social donde proyecta su omisión con pleno conocimiento de ello. 2.° Como dice la Sentencia de 2 de diciembre de 1994. al citar la de 13 de noviembre de 1989, el recurso de casación ha de basarse en infracción de normas del Ordenamiento jurídico consistente en ley, costumbre y principios generales del Derecho, pero no se comprenden, a fines del recurso, las infracciones de carácter reglamentario, como en el caso que nos ocupa las de policía gubernativa (en el nuestro: la Reglamentación de Tendidos Eléctricos de 28 de noviembre de 1968 o la aprobada por Orden Ministerial de 23 de febrero de 1949 , pues ni una ni otra pueden fundar la exculpación), abundando en lo dicho las Sentencias de 6 de octubre y 26 de noviembre de 1990, recogidas en la de 7 de febrero de 1994. 3." El pretender que se ha adquirido una servidumbre de paso de corriente eléctrica por el transcurso de veinte años, al ser continua y aparente, art. 537, es materia que no trata la Audiencia, aunque a ello aluda el Juzgado, porque no se alegó en los escritos rectores del proceso (demanda y contestación) y por ello tampoco fue objeto de prueba, máxime cuando se trata de una concesión administrativa sobre suelo público, cuyo título no se aporta (en 3 de julio de 1975 fue requerida para que legalizase las instalaciones) y consiguientemente, al referirse a ella en el escrito resumen de prueba, tampoco se discutió en los autos la concurrencia de sus requisitos, entre ellos la necesaria posesión en concepto de dueño ( arts. 447 y 1.941 del Código Civil ).

Tercero

Por imperativo legal ( art. 1.715. párrafo último, de la Ley de Enjuiciamiento Civil) han de imponerse las costas a la recurrente, sin pronunciamiento sobre depósito, no constituido al ser disconformes las Sentencias de instancia.

Por lo expuesto, en nombre del Rey y por la autoridad conferida por el pueblo español.

FALLAMOS

FALLAMOS

Que debemos declarar y declaramos no haber lugar al recurso de casación interpuesto por el Procurador don José Manuel de Dorrcmochea Arambu-ru, en representación procesal de "Electra del Jallas, S. A.», contra la Sentencia dictada, en 28 de febrero de 1982, por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de La Coruña ; condenamos a dicha recurrente al pago de las costas; y a su tiempo, comuniqúese esta resolución a expresada Audiencia, devolviéndole los autos y rollo de Sala que remitió.

ASI por esta nuestra Sentencia, que se insertará en la COLECCIÓN LEGISLATIVA pasándose al efecto las copias necesarias, lo pronunciamos, mandamos y firmamos. Alfonso Villagómez Rodil. Eduardo Fernández Cid de Temes. José Almagro Nosete. Rubricados.

Publicación: Leída y publicada fue la anterior Sentencia por el Excmo. Sr don Eduardo Fernández Cid de Temes, Ponente que ha sido en el trámite de los presentes autos, estando celebrando audiencia pública la Sala Primera del Tribunal Supremo, en el día de hoy; de lo que como Secretario de la misma certifico.

129 sentencias
  • SAP Barcelona 81/2013, 15 de Febrero de 2013
    • España
    • 15 Febrero 2013
    ...del control humano, requiriéndose la adecuación (aptitud) de la causa para producir el resultado, como consecuencia lógica y natural ( SSTS 30.12.1995, 3.7.1998, 16.5.2001 ), de forma que la casusalidad adecuada es más bien un problema de imputación; habrá de responder por el daño efectivam......
  • SAP Valencia 83/2018, 27 de Febrero de 2018
    • España
    • 27 Febrero 2018
    ...de la carga de la prueba, de modo que correrá a cargo del arrendatario demostrar que el siniestro se produjo sin culpa del mismo ( SS. del T.S. de 30-12-95, 29-1-96, 13-6-98, 8-11-99 y 11-2-00, entre otras). La Sra. Eva reclama por estos conceptos, de un lado, 1.270 euros ( I.V.A. incluído)......
  • SAP Valencia 98/2014, 7 de Marzo de 2014
    • España
    • 7 Marzo 2014
    ...de la carga de la prueba, de modo que correrá a cargo del arrendatario demostrar que el siniestro se produjo sin culpa del mismo ( SS. del T.S. de 30-12-95, 29-1-96, 13-6-98, 8-11-99 y 11-2-00, entre otras). Pues bien, el primer concepto de transporte de restos por 313'20 euros se correspon......
  • SAP Barcelona 7/2015, 14 de Enero de 2015
    • España
    • 14 Enero 2015
    ...que pruebe haberse ocasionado sin culpa suya ", lo que supone una presunción "iuris tantum" más que de culpa, de responsabilidad ( SSTS 30 diciembre 1995, 29 enero 1996 ), de modo que será el arrendatario para quedar liberado de responsabilidad, el que debe probar que en el incendio no hubo......
  • Solicita tu prueba para ver los resultados completos
4 artículos doctrinales
  • La responsabilidad civil
    • España
    • Derecho civil: derecho de obligaciones
    • 1 Enero 2020
    ...Tribunal Supremo tendía a una creciente objetivación de la responsabilidad civil (por ejemplo las STS 8 de Noviembre de 1990 o 30 de Diciembre de 1995), la jurisprudencia cambió con el siglo, regresando a la doctrina de la culpa como base de la responsabilidad civil (STS de 6 de Septiembre ......
  • La responsabilidad civil
    • España
    • Derecho civil: Manual de derecho de obligaciones y contratos Derecho de obligaciones
    • 23 Noviembre 2021
    ...Tribunal Supremo tendía a una creciente objetivación de la responsabilidad civil (por ejemplo las STS 8 de Noviembre de 1990 o 30 de Diciembre de 1995), la jurisprudencia cambió con el siglo, regresando a la doctrina de la culpa como base de la responsabilidad civil (STS de 6 de Septiembre ......
  • La responsabilidad civil
    • España
    • Derecho civil: manual de derecho de obligaciones y contratos Primera parte
    • 4 Junio 2018
    ...Tribunal Supremo tendía a una creciente objetivación de la responsabilidad civil (por ejemplo las STS 8 de Noviembre de 1990 o 30 de Diciembre de 1995), la jurisprudencia cambió con el siglo, regresando a la doctrina de la culpa como base de la responsabilidad civil (STS de 6 de Septiembre ......
  • Lección 9: la responsabilidad civil
    • España
    • Derecho Civil: Manual de Derecho de Obligaciones
    • 10 Diciembre 2016
    ...Tribunal Supremo tendía a una creciente objetivación de la responsabilidad civil (por ejemplo las STS 8 de Noviembre de 1990 o 30 de Diciembre de 1995), la jurisprudencia cambió con el siglo, regresando a la doctrina de la culpa como base de la responsabilidad civil (STS de 6 de Septiembre ......

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR