STS, 31 de Octubre de 1995

PonenteTEOFILO ORTEGA TORRES
ECLIES:TS:1995:8006
Fecha de Resolución31 de Octubre de 1995
EmisorTribunal Supremo - Sala Primera, de lo Civil

Núm. 926.-Sentencia de 31 de octubre de 1995

PONENTE: Excmo. Sr. don Teófilo Ortega Torres.

PROCEDIMIENTO: Juicio ordinario declarativo de menor cuantía.

MATERIA: Comunidad de bienes, disolución, cosa juzgada.

NORMAS APLICADAS: Arts. 3.°.2 y 7, 400, 401.1 y 404 del Código Civil. Arts. 1.692.4 y 1.715 in fine de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

JURISPRUDENCIA CITADA: Sentencias de 27 de marzo de 1991 y 18 de febrero de 1992.

DOCTRINA: En pleito anterior se solicitó la disolución de la comunidad de bienes pero por tratarse de finca sujeta a Plan Parcial de Ordenación Urbana y pendiente de recalificación y eventual reparcelación es por lo que la Sentencia en dicho proceso denegó la procedencia de la división por resultar inservible parad uso a que se destina, pero en el aspecto económico, no porque físicamente fuera indivisible. En el proceso a que se contrae el recurso el tema causalmente es idéntico por lo que la causa petendi y el petitum coinciden dándose la firmeza de la cosa juzgada.

En la villa de Madrid, a treinta y uno de octubre de mil novecientos noventa y cinco.

Visto por la Sala Primera del Tribunal Supremo, integrada por los Magistrados al final indicados, el recurso de casación contra la Sentencia dictada en grado de apelación por la Audiencia Provincial de Salamanca, como consecuencia de juicio declarativo de menor cuantía, seguido ante el Juzgado de Primera Instancia núm. 3 de Salamanca, sobre venta en subasta de bien común, cuyo recurso fue interpuesto por don Evaristo , representado por el Procurador don Bonifacio Fraile Sánchez, en el que es recurrida doña Natalia , representada por el Procurador don Roberto Primitivo Granizo Palomeque.

Antecedentes de hecho

Primero

Ante el Juzgado de Primera Instancia núm. 3 de Salamanca, fuero» vistos los autos de juicio declarativo ordinario de menor cuantía, núm. 514 1991 promovidos a instancia de don Evaristo , representado por el Procurador don Gonzalo García Sánchez, bajo la dirección del Letrado don Agustín Bullón Vera, contra doña Natalia , representada por el Procurador don Miguel Ángel Gómez Castaño y dirigida por el Letrado don Manuel Calvo Ubeda.

Por la parte actora se formuló demanda arreglada a las prescripciones legales en la cual solicitaba previa alegación de los hechos y fundamentos de Derecho: se dicte en su día Sentencia con los siguientes pronunciamientos: 1." Declarando disuelta la comunidad existente sobre los bienes - trozo de terreno y edificaciones concretadas- y determinadas en los hechos primero y segundo de esta demanda y escritura pública que, como documento núm. 1 de la demanda se ha acompañado, de fecha 11 de abril de 1978, otorgada ante el Notario que fue de esta capital don José Antonio Linage Conde. 2.º Y al no proceder la división y adjudicación de los mismos por ser éstos indivisibles o inservibles, o perjudicial, se venderán -previa tasación judicial de los mismos-, en pública subasta, con intervención de licitadores extraños y se repartirá el precio obtenido de ella, en proporción a sus respectivas partes de cada litigante en lacomunidad. 3.° Condenándoles a estar y pasar por las anteriores declaraciones y condenas, e imponiéndole las costas procesales".

Admitida a trámite la demanda la demandada la contestó alegando los hechos y fundamentos de Derecho que estimó oportunos y terminó suplicando al Juzgado. "... dicte Sentencia por la que desestime las pretensiones de los actores, con expresa condena a tal parte procesal de las costas del procedimiento».

Por el Juzgado se dictó Sentencia con fecha 4 de enero de 1992. cuya Parte dispositiva es como sigue: "Fallo: Que estimando la demanda formulada por el Procurador don Gonzalo García Sánchez, en nombre de don Evaristo , contra doña Natalia , representada por el Procurador don Miguel Angel Castaño, debo declarar y declaro: 1." Disuelta la comunidad existente sobre los bienes concretados en el hecho primero de la demanda y la edificación a que se hace referencia en el hecho segundo de aquélla. 2." Que previa tasación judicial, se venderán en pública subasta, con intervención de licitadores extraños y repartiéndose el obtenido en ella, en proporción a sus respectivas parte. 3.º Condeno a dicha demandada anteriores declaraciones y a que abone las costas procesales por ser preceptivas."

Segundo

Contra dicha Sentencia se interpuso recurso de apelación que fue admitido y sustanciada la alzada la Audiencia Provincial de Salamanca dictó Sentencia con fecha 13 de marzo de 1992, cuyo fallo es del tenor literal siguiente: "Fallamos: Que estimando el recurso de apelación interpuesto por la representación de doña Natalia , contra la Sentencia de 4 de enero de 1992, dictada por el Magistrado-Juez de Primera Instancia del Juzgado núm. 3 de los de Salamanca, en los autos de los que el presente rollo dimana, debemos revocar y revocamos la misma para sobre la base de estimar de la excepción de cosa juzgada, desestimar la demanda, y con imposición de las costas de la primera instancia al demandante-apelado, no haciendo expresa imposición respecto de las del recurso».

Tercero

El Procurador don Bonifacio Fraile Sánchez, actuando en nombre y representación de don Evaristo , formalizó recurso de casación que funda en los siguientes motivos: 1." "Al amparo del núm. 5 del art. 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil por infracción por aplicación indebida del art. 1.252, párrafo 1.º, del Código Civil , y la jurisprudencia que seguidamente se indicará». 2.° "Al amparo del núm. 5 del art. 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil por falta de aplicación de los arts. 400,401,404, 406 y 1.062 , en sus dos apartados y la jurisprudencia de esta Sala que se indicará». 3.° "Al amparo del núm. 5 del art. 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil , infracción por aplicación indebida del art. 400.2, al dar la Sentencia recurrida como existente un pacto o convenio tácito de indivisión, con duración máxima de diez años, en relación con otros preceptos, también infringidos del Código Civil». 4.° "Al amparo del núm. 4 del art. 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil , por error en la apreciación de la prueba basado en documentos que obran en autos que demuestran la equivocación de la Sala en la Sentencia recurrida» (inadmitido).

Cuarto

Admitido el recurso de casación formulado y evacuado el traslado conferido, el Procurador don Roberto Primitivo Granizo Palomeque en representación de doña Natalia , presentó escrito de impugnación al recurso mencionado y terminaba suplicando a esta Sala: "que teniendo por presentado este escrito con su copia, lo admita, y por evacuado el trámite conferido, de impugnación del recurso, lo desestime por completo en su día».

Quinto

No habiéndose solicitado por ninguna de las partes la celebración de vista pública se señaló para votación y fallo el día 20 de octubre de 1995, en que ha tenido lugar.

Ha sido Ponente el Magistrado Excmo. Sr. don Teófilo Ortega Torres.

Fundamentos de Derecho

Primero

El primer motivo del recurso, amparado en el antiguo núm. 5 -hoy 4-de la Ley de Enjuiciamiento Civil, acusa infracción del art. 1.252.1 del Código Civil por cuanto el Tribunal a quo estimó la excepción de cosa juzgada opuesta por doña Natalia en relación con la Sentencia firme dictada por el Juzgado de Primera Instancia núm. 7 de Salamanca en autos núm. 91/1990 seguidos entre quienes también son partes en el actual proceso -don Evaristo , actor hoy recurrente, y la mencionada Sra. Natalia , demandada- y que lleva fecha 27 de noviembre de 1990. Alega, en síntesis, el Sr. Evaristo que en el juicio a que puso fin la Sentencia citada, solicitó la división de la cosa común (terreno radicante en Villamayor, Salamanca, de que son copropietarios, por mitades indivisas, la ira. Natalia y el Sr. Evaristo ) y se resolvió ser indivisible, y, en el presente, pretende la venta en pública subasta de la finca y el reparto del precio en proporción a las respectivas cuotas. La Sala de instancia ha entendido que concurre la identidad causal requerida legalmente, dado que "ambas peticiones de división material o subasta carecen de substantividad propias y son meras modalidades en que puede desembocar pretensión básica, fundamental, y común deponer fin y disolver la comunidad de bienes existente entre actor y demandada, constituyendo tal disolución antecedente obligado y necesario para que la división o venta en pública subasta puedan tener lugar en función a la divisibilidad o no de la cosa». Y lo cierto es que en efecto, en el suplico de la demanda iniciadora del referido juicio núm. 91/1990. se solicitó, en primer lugar y como pronunciamiento básico, "declarar disuelta la comunidad existente» y, a continuación la división material de la finca, a cuyo respecto lo declarada en la Sentencia de 27 de noviembre de 1990 fue que, por las razones que se exponen (fundamentalmente hallarse pendiente la tramitación de un Plan Parcial de recalificación de suelo urbano de la finca, por lo que su división prematura podría "perjudicar los intereses de sus propietarios y/o experimentar para ellos, o para aquel de ellos afectado, una pérdida económica considerable»), era aplicable al caso lo establecido en el art. 3.º, 2 y 7 del mismo, todo lo cual, unido a la consideración de que en la actualidad, y de facto, ambas partes disfrutan, en exclusiva, sus respectivos chalets edificados, con sus correspondientes parcelas», condujo a la desestimación de la demanda, o sea que en realidad, lo denegado en Sentencia firme fue la procedencia de la división de la cosa común, por resultar "inservible para el uso a que se destina», en un sentido económico, pero no por tratarse de una "cosa esencialmente indivisible» ( art. 404 del Código Civil ). Ahora bien, en la demanda del actual proceso se solicita de nuevo, como pronunciamiento básico, la disolución de la comunidad (presupuesto de la procedencia de venta en pública subasta) y siendo así es claro que, denegada aquella disolución en la Sentencia anterior, se produce la identidad absoluta entre lo ya resuelto y lo ahora pretendido, sin que sea cuestionable el requisito de coincidencia en la causa petendi y el petitum que se aprecia evidentemente, lo que lleva al decaimiento del motivo estudiado con sólo advertir que: a)En rigor, lo decidido en la Sentencia de 27 de noviembre de 1990 implica, en tanto no se altere la situación táctica que contempla la imposibilidad, no sólo de la división material de la finca, sino también la de su venta en pública subasta, pues lo desestimado fue la acción de división en el sentido de "disolución de la comunidad»; y b) No comparte la Sala el criterio de la Audiencia respecto a que, al consentir el Sr. Evaristo la Sentencia de 27 de noviembre de 1990, ello haya de interpretarse "como conformidad con el estado de indivisión, dando con ello nacimiento a un pacto o convenio tácito de la misma, con duración máxima de diez años ( art. 400 del Código Civil )», sino que, según ya se ha dicho, ha de estarse a lo resuelto en aquélla como determinante de la cosa juzgada, con sus efectos propios sin más.

Segundo

El perecimiento del motivo anterior hace innecesario el examen de los formulados como segundo y tercero -el cuarto ha sido inadmitido- al resultar procedente la estimación de la excepción de cosa juzgada tal como lo fue en la Sentencia impugnada y no obstante el rechazo de un extremo accesorio de su argumentación, ya que el recurso de casación se dirige contra el fallo de la Sentencia y no contra razonamientos no determinantes del mismo (Sentencias de 27 de marzo de 1991 y 18 de febrero de 1992. entre otras).

Tercero

Consecuentemente, ha de desestimarse el recurso con la preceptiva imposición de costas al recurrente ( art. 1.715, in fine de la Ley de Enjuiciamiento Civil )

Por lo expuesto, en nombre del Rey y por la autoridad conferida por el pueblo español.

FALLAMOS

Que debemos declarar y declaramos no haber lugar al recurso de casación interpuesto por don Evaristo contra la Sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Salamanca con fecha 13 de marzo de 1992 ; y condenamos a dicho recurrente al pago de las costas causadas. Líbrese al Presidente de la mencionada Audiencia la certificación correspondiente con devolución de los autos y rollo de Sala remitidos.

ASI por esta nuestra Sentencia, que se insertará en la COLECCIÓN LEGISLATIVA pasándose al efecto las copias necesarias, lo pronunciamos, mandamos y firmamos. Alfonso Barcala Trillo Figueroa. Jesús Marina Martínez Pardo. Teófilo Ortega Torres.-Rubricados.

Publicación: Leída y publicada fue la anterior Sentencia por el Excmo. Sr don Teófilo Ortega Torres, Ponente que ha sido en el trámite de los presentes autos, estando celebrando audiencia pública la Sala Primera del Tribunal Supremo, en el día de hoy lo que como Secretario de la misma certifico.

4 sentencias
  • STSJ Cataluña 771/2005, 14 de Octubre de 2005
    • España
    • 14 octobre 2005
    ...unidad reparcelable ( artículo 86.1 del RGU ). No resulta de aplicación al caso de autos el criterio recogido en la sentencia del Tribunal Supremo de 31 de octubre de 1995 , referido a un supuesto en el que se reconoce indemnización por 207,95 m2, de una finca de 544,47m2, no incluidos en e......
  • SAP Murcia 284/2007, 22 de Noviembre de 2007
    • España
    • 22 novembre 2007
    ...Por tanto, es incompatible con la posibilidad de que se produzcan sentencias contradictorias sobre un mismo asunto (SSTS 21-5 y 12-12-1994, 31-10-1995, 30-7-1996, 25-3-1997 y 1-12-1997 ), lo que no sucede ni puede suceder en este caso: en el primer proceso no se decidió sobre el fondo del a......
  • SAP Alicante 31/2000, 17 de Enero de 2000
    • España
    • 17 janvier 2000
    ...y previene el art. 404 del C Civil del citado cuerpo legal. Tal doctrina no quiebra por las precisiones contenidas en la STS. de fecha 31 de octubre de 1995 que en apoyo de su pretensión invoco expresamente la parte recurrente puesto que tal resolución se viene limitar a respetar la fuerza ......
  • SAP Alicante 31/2000, 17 de Enero de 2000
    • España
    • 17 janvier 2000
    ...y previene el art. 404 del C Civil del citado cuerpo legal. Tal doctrina no quiebra por las precisiones contenidas en la STS. de fecha 31 de octubre de 1995 que en apoyo de su pretensión invoco expresamente la parte recurrente puesto que tal resolución se viene limitar a respetar la fuerza ......

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR